(#347). IONIZACIÓN DEL AIRE EN CERCANÍAS DE LÍNEAS DE ALTA TENSIÓN; ANALOGÍA CON EL ASMA Y LAS TORMENTAS ELÉCTRICAS

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En esta artículo aceptado para publicar en Electromagnetic Biology and Medicine, la autora asocia el riesgo de padecer leucemia cerca de líneas de alta tensión con la ionización del aire producido por los altos voltajes. Para ello, realiza una analogía con la asociación entre las tormentas eléctricas y las crisis asmáticas, de nuevo teniendo como causa la ionización del aire.

El evento de Melbourne

En 21 de noviembre de 2016 una tormenta eléctrica produjo una crisis asmática en Melbourne (Australia), dejando 9 muertes y miles de personas afectadas. La lluvia produjo la ruptura del polen de las gramíneas en una zona en el noreste, y los fuertes vientos lo llevaron a la ciudad.

Esas partículas de polen se adhieren al aire formando aerosoles, los cuales, debido a las tormentas eléctricas pueden ionizarse. Y esa ionización produce una mayor adherencia de las partículas una vez inhaladas. Esta explicación es bien conocida desde hace más de un siglo, y es la que se formula como más plausible para explicar esos hechos.

Esas partículas rotas de polen pueden medir menos de 2.5 micrómetros, por lo que son extremadamente pequeñas. La lluvia, de este modo, no “limpia” el ambiente, sino que produce al día siguiente una mayor cantidad de polen  en el aire. Los granos de ponen desaparecen, pero las micro partículas de su ruptura no. Esto también ocurre en condiciones de alta humedad y temperatura.

La asociación entre los campos magnéticos y la leucemia infantil

La IARC en 2002 catalogó los campos magnéticos de la radiación de baja frecuencia como posibles cancerígenos, por su relación con la leucemia infantil en estudios epidemiológicos realizados en las cercanías de líneas de alta tensión.

Sin embargo, la hipótesis que plantea la autora es que no son realmente los campos magnéticos lo que produciría ese incremento de riesgo de leucemia infantil, sino el aire ionizado por el efecto corona propiciado por la ruptura dieléctrica debido al campo eléctrico de los cables.

Ese aire ionizado se puede unir a partículas altamente contaminantes y cancerígenas, y hacer que el aerosol resultante esté cargado, con lo que se produciría el mismo efecto que en el caso comentado del asma. Esas partículas cargadas se depositan en la zona, y cambian el campo eléctrico estático, que como varias investigaciones han mostrado, es diferente en las cercanías de una línea de alta tensión, especialmente en la dirección del viento.

Comentarios

La autora plantea una hipótesis interesante, aunque ya conocida. De hecho Denis Henshaw ha postulado un argumento similar, como mostraba en este informe sobre el estado de la cuestión de la relación entre las líneas de alta tensión y el riesgo de diferentes enfermedades.

Sin embargo, creo que este artículo es valioso porque invita claramente a considerar la exposición a la polución ambiental (proveniente principalmente del tráfico) en los estudios epidemiológicos sobre leucemia infantil. Como se puede apreciar, es plausible que la contaminación de esas zonas interaccione con el aire ionizado para crear material particulado menor de 2.5 micras, el más peligroso, y además cargado, lo que facilita su adherencia en los tejidos una vez inhalado.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Redmayne, M. (2018).A proposed explanation for thunderstorm asthma and leukemia risk near high-voltage power lines: a supported hypothesis. Electromagnetic Biology and Medicine, doi: 10.1080/15368378.2018.1466309

 
Indicadores de calidad de la revista*
 

Impact Factor (2017)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

 1.360

Q3 

BIOLOGY

Scimago (SJR)

0.34 

 Q3

BIOPHYSICS

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#204). BEBIDAS CARBONATADAS Y ATAQUES DE ASMA

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] La prevalencia del asma ha aumentado de manera consistente desde hace 25 años en Estados Unidos. Existen varios factores asociados con la exacerbación de los síntomas del asma en adultos: tabaco, polución, obesidad, y dieta.

Los autores referencian varios estudios recientes que ligan el consumo de soda y bebidas azucaradas con el asma en niños. El mecanismo de actuación puede ser a través de la inflamación promovida por la alta cantidad de azúcar contenida en esas bebidas y por la presencia de benzoato de sodio, que es un conservante.

El objetivo de esta invetigación es analizar la asociación entre las hospitalizaciones por ataques de asma y el consumo de bebidas refrescantes carbonatadas (sodas).

Metodología

Los autores examinaron los datos de la California Health Interview Survey 2011-2012; telefónicamente se encuestó a 42935 personas en California, y donde se preguntaba específicamente por episodios de hospitalización por asma. Del conjunto de la muestra, 3784 personas eran asmáticas.

Al margen de obtener datos sobre la hospitalización, a los participantes se les preguntó por el consumo de soda en la última semana (como proxy a su nivel de consumo habitual), y se obtuvo información sobre otras variables de control: edad, peso, sexo, educación, tabaquismo, percepción sobre salud y raza/etnia.

Resultados e implicaciones

Una vez ajustado por el resto de covariables, se encontró una asociación entre beber más 3 o más sodas a la semana y la hospitalización por ataques de asma: OR=2.77, 95% CI (1.51 ; 5.10). Ninguna de las variables demográficas fue significativa.

Por tanto, para personas asmáticas, este tipo de productos de alimentación también incrementa la probabilidad de tener efectos negativos para su salud. Los autores recomiendan sustituir la ingesta de estos productos por frutas y vegetales, que a su vez reducen los síntomas de esta patología

Limitaciones/Comentarios

El estudio está sujeto a varias fuentes de sesgo. La primera es que se confía en el recuerdo de los participantes sobre sus hábitos de concumso de este prodcuto. La segunda es que tampoco se controla por el tamaño de las raciones consumidas, sólo sobre el número de veces que se ingieren a la semana. Finalmente, no se aporta información acerca del estilo de vida de esas personas, el nivel de aúcar cosumidor,  ni del estatus socioeconómico.

Bajo mi punto de vista, estas limitaciones hacen que debamos ser cautos a la hora de interpretar estos resultados.

Cisneros, R. et al. (2016).  Soda consumption and hospital admissions among Californian adults with asthma. Journal of Asthma, ,  doi: 10.1080/02770903.2016.1218014

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2015)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

1.854

Q3

RESPIRATORY SYSTEM

Scimago (SJR)

0.76

Q2

PULMONARY AND RESPIRATORY MEDICINE

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#124). PARACETAMOL ASOCIADO AL ASMA EN NIÑOS

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] El asma es la enfermedad crónica más común durante la infancia. Algunos estudios recientes ya han propuesto una asociación positiva entre la exposición a paracetamol en el vientre materno y en la primera infancia con el desarrollo de este enfermedad.

Los autores, con buen criterio, indican que esos resultados previos podrían estar sujetos a sesgo debido a variables no medidas relacionadas con factores ambientales. Sin embargo, ellos proponen el uso de controles negativos, en este caso analizar si el uso de paracetamol en los padres (en la madre antes del embarazo), produce efectos similares. Si es así, es posible que exista ese sesgo, pero si los resultados difieren, entonces la robustez de la asociación entre paracetamol y el asma se incrementa considerablemente. Y ese es precisamente el objetivo de esta investigación.

Metodología

Participaron 95200 madres que dieron a luz 114500 niños en Noruega entre 1999 y 2008. Esas madres cumplimentaron un cuestionario en las semanas 18 y 30 de gestación, y cuando el niño tenía 6 meses, 3 años y 7 años. En ese cuestionario se indicaba el uso de paracetamol; otras múltiples variables de control fueron también recogidas. Importante fue la inclusión del uso de ibuprofeno (que es un sustitutivo habitual del paracetamol).

También se examinaba el uso de paracetamol por la madre 6 meses antes de quedarse embarazada, así como por el padre.

Resultados

Existe una asociación positiva entre el uso de paracetamol en el embarazo y en la primera infancia con el desarrollo del asma de los niños a los 3 y 7 años. Esa evidencia es robusta porque los posibles factores de confundido no pueden explicar totalmente los resultados encontrados.

Existe también una evidencia más débil y menos clara por tanto de unos efectos similares del ibuprofeno, que deberán ser estudiados con más profundidad en el futuro.

Prenatal and infant paracetamol exposure and development of asth

Implicaciones

Las madres deberían cuidarse mucho más de tomar este tipo de medicamentos durante el embarazo. Cuando el niño tiene pocos meses de vida, medicarlo con paracetamol o ibuprofeno (ej. marcas tan conocidas como Apiretal y Dalsy) cuando no es absolutamente necesario conlleva un incremento de riesgo evidente de que el niño desarrolle una enfermedad crónica.

Limitaciones/Comentarios

Es un estudio con una muestra muy grande, aunque los autores comentan que no les fue posible indicar la cantidad de paracetamol usado. En cualquier caso, este estudio es una evidencia más de que los padres tenemos una gran responsabilidad al medicar innecesariamente a nuestros hijos cuando tienen un poco de fiebre o cualquier síntoma de dolor que se pasa o cura sin necesidad de medicinas.

Magnus, M. C. et al. (2016). Prenatal and infant paracetamol exposure and development of asthma: the Norwegian Mother and Child Cohort Study. International Journal of Epidemiology, doi: 10.1093/ije/dyv366

Indicadores de calidad de la revista*
JCR  Impact Factor (2014): 9.17
SJR  Impact Factor (2014): 3.75
* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados