(#330). LA PEDIATRA TORIL JELTER ADVIERTE SOBRE EL EFECTO DE LA RADIACIÓN NO IONIZANTE EN NIÑOS

[DESPIERTA] En esta conferencia realizada en 2015, la pediatra Toril Jelter cuenta su experiencia clínica en relación al efecto de la radiación no ionizante (especialmente las microondas) en los niños.

La Dra. Jelter se licenció en medicina en la Universidad de Oslo (Noruega), y actualmente trabaja en Estados Unidos, donde acumula más de 30 años de profesión.

En su intervención relata varios casos de niños con importantes problemas conductuales, como imposibilidad de conciliar el sueño, agresividad o comportamiento anti social. Algunos de ellos, con autismo.

Jelter indagó acerca de las condiciones del entorno de esos niños, y en todos los casos que expone había una fuente de contaminación electromagnética que, al suprimirse, hacía que su comportamiento cambiara radicalmente a mejor.

Contadores “inteligentes”, routers Wi-Fi o incluso electricidad “sucia” estaban asociados a ese comportamiento de los niños. Al suprimirse o limitarse la exposición, los niños mejoraban.

Es seguro que los casos que cuenta Jelter no pueden considerarse como evidencia científica en sentido estricto, ya que podrían haber otras variables de confundido. Es sólo una experiencia clínica, pero sigue siendo relevante, porque muestra un hilo conductor común y congruente con las evidencias que la investigación ha reportado sobre el efecto de la radiación no-ionizante.

Jelter incide en que los niños con problemas en el sistema inmune y los que sufren un trastorno del espectro autista son los más vulnerables. Incluso se plantea si no podría considerarse como abuso el hecho de que los padres y otros adultos con los que interaccionan esos niños no hagan nada para limitar su exposición a esas fuentes de radiación que empeoran sus síntomas. Por supuesto, la pediatra aboga porque se elimine el Wi-Fi de las escuelas.

En otra de sus diapositivas, la doctora alude a la diversidad de personas que son electrohipersensibles, poniendo el foco en aquellas con alto nivel cultural y educativo, como la ex primera ministra de Noruega, Gro Harlem Brundtland, que fue también directora de la OMS desde 1998 hasta 2003. Médicos, profesores, ejecutivos de compañías de electricidad y gas…, la electrohipersensibilidad no distingue entre profesiones.

La conferencia íntegra se muestra en el vídeo de la izquierda, mientras que en el de la derecha aparece una entrevista a Gro Harlem Brundtland, donde admite que se ha convertido en una persona muy sensible a las microondas, y que se debería de tomar mucho más en serio esta cuestión

Este tipo de experiencias clínicas y testimonios son de gran valor para hacer más visible este problema. Como siempre, nos seguimos preguntando cómo es posible que haya personas que nieguen categóricamente todo esto. Al menos la duda debería estar presente en ellos.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados




(#119). PESTICIDAS, AUTISMO Y ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] Los autores repasan varios estudios que ligan el autismo (TEA-Trastorno del Espectro Autista) con la exposición ambiental a pesticidas. Sin embargo, los estudios epidemiológicos son retrospectivos y no pueden cerciorarse prospectivamente de manera sistemática de cuáles son los productos químicos, de los más de 80000 que se usan en la industria, que tienen un mayor impacto para dañar el desarrollo cerebral. Los estudios realizados en laboratorio son caros y usan frecuentemente células no neuronales, o se centran en la muerte de las neuronas como punto final. Los autores comentan que esto hace que se desconozcan los procesos fisiológicos y moleculares que son únicos en las neuronas o que diferencian los cerebros normales de los cerebros enfermos en humanos.

Existe evidencia que los cambios transcripcionales en el cerebro están asociados con el autismo; hay una reducción de la expresión de genes involucrados en la sinapsis y una expresión elevada de genes involucrados en la función inmune y microglial.

Lo que hipotetizan los autores es que esos cambios transcripcionales podrían guiar la identificación prospectiva de riesgos químicos del autismo.

Metodología

Para ello, los autores emplearon cultivos de neuronas de ratones expuestos a múltiples químicos, para después monitorizar esos cambios transcripcionales. Comparan el perfil de la expresión de los genes de los cultivos con la expresión de las células cerebrales de humanos, y concluyen que su aproximación es válida.

Después midieron la citotoxicidad de 294 productos químicos que la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos) tiene registrados, entre los cuales están pesticidas de uso común en agricultura y diversos plastificantes. Los cultivos se trataron con concentraciones no tóxicas de esos  químicos. Se realizó un análisis cluster jerárquico con todos los compuestos químicos en función de los 5121 genes que se expresaron en la exposición.

Resultados

Uno de esos clusters (cluster 2) compuesto por varios productos químicos fungicidas produjo una expresión de genes en los cultivos similar a la del trastorno del espectro autista en humanos, el envejecimiento y la neurodegeneración. Esos químicos estimulan la producción de radicales libres y producen disrupción de los microtúbulos. Los antioxidantes podrían reducir esos efectos negativos.

La lista de productos químicos en ese cluster son los siguientes, con su respectivo uso en agricultura:

Nature Communications 7,  (2016). doi:10.1038/ncomms11173

Implicaciones

Existen pesticidas cuyos efectos en la expresión de genes de células neuronales es similar a la que se produce con enfemerdades neurodegenerativas (como el Alzheimer) y con el autismo. Esos productos químicos (que están permitidos para su uso en agricultura), incluso a dosis no tóxicas, estimulan la producción de radicales libres y la disrupción de microtúbulos en las neuronas.

Limitaciones

Este artículo es una excelente investigación, cuyo único punto que me atrevo a discutir sería el empleo de un tipo de análisis cluster jerárquico en el que no se indica si se han probado otros procedimientos de clusterización, por ejemplo, los basados en clases latentes. La clusterización es un proceso exploratorio. La partición de los datos y el estudio de la robustez de los clusters frente a las diferentes particiones puede ser una buena forma de apoyar los resultados de la clusterización.

 

Pearson, B. L. et al. (2016). Identification of chemicals that mimic transcriptional changes associated with autism, brain aging and neurodegeneration. Nature Communications,doi: 10.1038/ncomms11173

Indicadores de calidad de la revista*
JCR Impact Factor (2014): 11.47
SJR  Impact Factor (2014): 5.46
* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados