(#442). LAS RAZONES POR LAS QUE LA EPA Y LA IARC DIFIEREN SOBRE EL GLIFOSATO

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Environmental Sciences Europe, el autor analizó las causas por las cuales la EPA de Estados Unidos y la IARC llegaron a conclusiones opuestas sobre la genotoxicidad de los herbicidas basados en glifosato.

La EPA considera al glifosato como no probable cancerígeno para los humanos, mientras que la IARC lo ha categorizado como probable cancerígeno (2A). La IARC concluye que hay una evidencia fuerte de que la exposición al glifosato es genotóxica a través de al menos dos mecanismos conocidos: el daño al ADN y el estrés oxidativo.

El autor se adentró en el cuerpo de estudios analizados por ambas agencias. Así, la EPA confió principalmente en estudios realizados por las compañías, no publicados en revistas científicas, de los cuales el 99% reportó resultados negativos. SIn embargo, la IARC se basó fundamentalmente en estudios publicados en la literatura científica de los cuales el 70% (83 de 118) fueron positivos.

Además, la EPA empleó datos se estudios centrados en evaluar la versión técnica del glifosato, es decir, la que no llega compuestos adyuvantes para mejorar su eficacia (que es la formulación real que se emplea en las fumigaciones), y tampoco tuvo en cuenta los estudios sobre su principal metabolito, el AMPA, que es también tóxico. Recordemos que las fórmulas de los herbicidas basados en glifosato contienen compuestos que altera la absorción, la distribución, el metabolismo, la excreción y  (posiblemente) la toxicidad del glifosato.

La siguiente tabla muestra un ejemplo de la diferencia en toxicidad en células humanas; los herbicidas basados en glifosato son tóxicos a concentraciones mucho menores que el glifosato técnico.

Assay/marker Glyphosate technical Formulated GBHs Differential Source
Viability of human peripheral blood mononuclear cells 1640 μg/mL 56.4 μg/mL 29 Martinez et al. [40]
LC 50 in HepG2 cells (ppm) 19,323 62 312 Mesnage et al. [33]
LC 50 in JEG3 cells (ppm) 1192 32 37 Mesnage et al. [33]
1/LC 50 JEG3 cells (ppm) [glyphosate IPA-salt; Roundup Classic] 0.000082 0.0081 99 Defarge et al. [32]
DNA damage to peripheral blood mononuclear cells 250 μM 5 μM [Roundup 360 PLUS] 50 Wozniak et al. [34]
LC 50 in human HepaRG cells 2 mg/mL 0.04–0.1 mg/mL 20–50 Rice et al. [41]

Otra fuente de discrepancia entre la evaluación de ambas agencias es la consideración de los usos ocupacionales del pesticida, no siendo tenidos en cuenta por la EPA.

La siguiente tabla, elaborada por los autores después de revisar todos los estudios tenidos en cuenta por esas agencias es bastante clara; hay una diferencia extraordinaria entre los resultados de los ensayos realizados por la industria (“Reg”) y los implementados por investigadores publicados en la literatura científica ( “Pub”).

Assay type and compound tested Number of assays Number of positives Percent positive
Reg. Pub. Total Reg. Pub. Total Reg. (%) Pub. (%) Total (%)
Bacterial reverse mutation
 Glyphosate technical 23 4 27 0 0 0 0 0 0
 Formulated GBHs 28 3 31 0 1 1 0 33 3
In vitro and in vivo mammalian gene mutation
 Glyphosate technical 4 2 6 0 1 1 0 50 17
 Formulated GBHs 0 1 1 0 1 1 0 100 100
In vitro chromosomal aberration
 Glyphosate technical 4 5 9 0 3 3 0 60 33
 AMPA 0 1 1 0 1 1 0 100 100
 Formulated GBHs 0 2 2 0 1 1 0 50 50
In vitro micronuclei induction in mammals
 Glyphosate technical 0 6 6 0 4 4 0 67 67
In vivo chromosomal aberration
 Glyphosate technical 5 2 7 0 2 2 0 100 29
 Formulated GBHs 0 8 8 0 6 6 0 75 75
In vivo micronuclei induction in mammals
 Glyphosate technical 14 6 20 1 2 3 7 33 15
 AMPA 0 1 1 0 1 1 0 100 100
 Formulated GBHs 15 13 28 0 7 7 0 54 25
DNA damage
 Glyphosate technical 2 27 29 0 23 23 0 85 79
 AMPA 0 3 3 0 3 3 0 100 100
 Formulated GBHs 0 38 38 0 33 33 0 87 87
All assays
 Glyphosate technical 52 52 104 1 35 36 2 67 35
 AMPA 0 5 5 0 5 5 0 100 100
 Formulated GBHs 43 65 108 0 49 49 0 75 45
 All tested compounds 95 122 217 1 89 90 1 73 41
  1. 1. Table includes assays on glyphosate technical cited in EPA’s 2016 “Glyphosate Issue Paper: Evaluation of Carcinogenic Potential,” Sect. 5: Data Evaluation of Genetic Toxicity, Table 5.1, 5.2, 5.3, 5.4, 5.5, 5.6, and 5.7. Assays on formulated GBHs considered by EPA come from Tables F.1, F.2, F.3, F.4 and F.5 in Appendix F: “Genotoxicity Studies with Glyphosate Based Formulations” [3]
  2. 2. Also included are additional assays on glyphosate technical, AMPA, and formulated GBHs from IARC Monograph 112 on the carcinogenicity of glyphosate [4] from Tables 4.1, 4.2, 4.3, 4.4, 4.5, or 4.6
  3. 3. Additional file 1: Tables S1–S7 list all assays in the core tables from EPA 2016 [3] and IARC 2017 [4] based on genotoxicity assay type

Finalmente, los autores incluyen una revisión de los estudios publicados desde que ambas agencias evaluaron el glifosato. Los resultados, de nuevo, son rotundos en relación a la genotoxicidad del pesticida:

Citation Compound tested Dose/concentration Test target Assay Result
Genotox assay type
 Mammalian in vivo
  Kasuba et al. [48] Glyphosate technical 0.5, 2.91 and 3.5 μg/mL Human CBMN assay, oxidative stress Positive, oxidative stress (all conc.)
  Kasuba et al. [48] Glyphosate technical 0.5, 2.91 and 3.5 μg/mL Human HepG2 cells, oxidative stress Positive, oxidative stress (all conc.)
  Milic et al. [49] Glyphosate technical 0.1, 0.5, 1.75 and 10 mg/kg/day Wistar rat COMET, DNA damage, leukocytes, liver cells Positive, DNA damage in leukocytes and liver cells (all conc.)
 Mammalian in vitro
  Luaces et al. [50] Formulated GBH (Roundup Full II®) 280, 420, 560, 1120 μmol/L Armadillo Chromosomal aberrations Positive (all conc.)
  Luo et al. [51] Formulated GBH (Roundup®) Not provided in abstract Human L-02 hepatocytes, oxidative stress Positive, oxidative stress
  Kwiatkowska et al. [52] Glyphosate technical 0.1–10 mM Human blood cells Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (at 0.5–10 mM doses)
  Townsend et al. [53] Glyphosate technical 0.1 μM–15 mM Human Raji cells Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (at doses above 1 mM)
  De Almeida et al. [54] Formulated GBHs (Roundup®and Wipeout®) 10–500 μg/mL Human cancer cell lines Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (all conc.)
  Rice et al. [41] Glyphosate technical and formulated GBHs 0.0007–33 mM Human HepaRG and HaCaT cell lines Cell Titer-Glo, ROS-Glo and JC10, oxidative stress Positive, oxidative stress (pure glyphosate ≥ 10 mM, formulations all conc.)
  Rossi et al. [55] Formulated GBH (Roundup Full II®) 0.026–0.379 mL/day Armadillo Chromosomal aberrations Positive (all conc.)
  Santovito et al. [56] Glyphosate technical 0.5, 0.1, 0.05, 0.025 and 0.0125 μg/mL Human lymphocytes Chromosomal aberration and micronuclei Positive (all conc.)
  Szepanowski et al. [57] Glyphosate technical and formulated GBH 0.0005–0.005% of culture medium Human ganglia cultures Myelination Positive (all conc. of GBH)
  Wozniak et al. [34] Glyphosate technical, formulated GBH (Roundup 360 PLUS®) and AMPA 1 to 1000 μM Human cells Breaks, peripheral mononuclear cells, DNA damage Positive, DNA damage (GBH ≥ 5 μM, glyphosate ≥ 250 μM, AMPA ≥ 500 μM)
 Non-mammalian in vivo
  Schaumburg et al. [58] Formulated GBH (Roundup®) 50, 100, 200, 400, 800, 1600 μg/egg Salvator merianae (reptile) Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (≥ 100 μg/egg)
  Soloneski et al. [45] Formulated GBH (Credit®) and formulated dicamba herbicide (Banvel®) 5–10% formulation of GBHs Rhinella arenarum larvae (amphibian) SCGE, DNA breaks Positive, DNA breaks (above 5%)
  Vieira et al. [59] Formulated GBHs (in situ exposure) Not provided in abstract Prochilodus lineatus (fish) DNA damage, erythrocyte abnormalities Positive
  Burella et al. [60] Formulated GBH (Roundup®) 750, 1250, 1750 μg/egg Caiman latirostris (reptile) Comet, embryos, DNA damage Positive, DNA damage (all conc.)
  de Moura et al. [61] Formulated GBH (Roundup®) Not provided in abstract Leiarius marmoratusx/Pseudoplatystoma reticulatum (fish) Micronucleus Positive (≥ 1.357 mg/L)
  Hong et al. [62] Glyphosate technical 0, 4.4, 9.8, 44 and 98 mg/L Eriocheir sinensis (crab) Haemocyte DNA damage Positive (> 4.4 mg/L)
  Lopez Gonzalez et al. [63] Formulated GBHs (Roundup Full II® and PanzerGold®) 500, 750, 1000 μg/egg Caiman latirostris (reptile) Micronucleus, embryos Positive, embryos (≥ 1000 μg/egg)
  Hong et al. [64] Formulated GBH (Roundup®) 0.35, 0.70, 1.40, 2.80 and 5.60 mg/L Macrobrachium nipponensis(shrimp) Micronucleus Positive (≥ 1.40 mg/L)
 Non-mammalian in vitro
  Baurand et al. [65] Formulated GBH (Roundup Flash®) Range around EC50 values Cantareus aspersus (snail) DNA damage Positive (≥ 30 mg)
  Perez-Iglesias et al. [66] Glyphosate technical 100, 1000 and 10,000 μg/g Leptodactylus latinasus (frog) Hepatic melanomacrophages–erythrocyte nuclear abnormalities Positive (all conc.)
  Bailey et al. [67] Formulated GBH (TouchDown®) 2.7%, 5.5%, or 9.8% glyphosate Caenorhabditis elegans(nematode) Mitochondrial chain complexes, oxidative stress Positive, oxidative stress (≥ 5.5%)
  de Brito Rodrigues et al. [68] Formulated GBHs (Roundup®and glyphosate AKB 480) Low doses not specified, high doses up to 37.53 mg/L Danio rerio (fish) Genotoxicity Negative (lethal at high doses but no genotoxicity observed)
  Bollani et al. [69] Formulated GBHs (in situ exposure) Glyphosate ≤ 13.6 μg/L, AMPA ≤ 9.75 μg/L Allium cepa (plant) Micronucleus Positive
  Santo et al. [70] Formulated GBH (Roundup®) 5.0 mg/L Danio rerio (fish) Micronucleus, oxidative stress Positive, oxidative stress
Glyphosate technicala Number of studies 11
Number positive 11
Percent positive 100%
Formulated GBHsb Number of studies 19
Number positive 18
Percent positive 95%
All new studies Number of studies 27
Number positive 26
Percent positive 96%
  1. aIncludes studies published after 02/01/2015, the publication date of Marques et al. [43], the most recent study cited in IARC [4] or EPA [3]
  2. bNote that since some studies conducted assays on BOTH glyphosate technical and formulated GBHs, the number of studies on glyphosate technical plus formulated GBHs exceeds the total number of new studies

De este modo, los resultados reportados por investigadores independientes de la industria muestran claramente la genotoxicidad de los herbicidas basados en glifosato.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Benbrook, C. M. (2019). How did the US EPA and IARC reach diametrically opposed conclusions on the genotoxicity of glyphosate-based herbicides? Environmental Health Europe, doi: 10.1186/s12302-018-0184-7

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2018) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 5.878 Q1 ENVIRONMENTAL SCIENCES
Scimago (SJR) 1.128 Q1 POLLUTION

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#355). SCOTT PRUITT DEJA LA EPA DEBIDO A SUS ESCÁNDALOS

[DESPIERTA]  Por fin dimitió Scott Pruitt, el Administrador de la EPA que había demandado a ésta en varias ocasiones cuando era fiscal en Oklahoma. El hombre que estaba al lado de los contaminadores, de los lobbistas. No obstante, y como suele suceder en estos casos, para el Presidente Trump, Pruitt ha hecho un gran trabajo en estos meses que ha estado a cargo de la agencia ambiental norteamericana. Qué iba a decir Trump, al fin y al cabo fue él quien lo puso a dedo, compartiendo, además, ideario ambiental.

Pruitt dimite principalmente por sus extravagancias, sus poco disimulados vínculos con la industria, y porque muchos de sus compañeros se han quejado de sus actividades y su abuso de poder.

Nihal Kirshan, el periodista que escribe para Open Secrets, detalla una lista (no exhaustiva) de las andanzas de Pruitt como Administrador de la EPA. Hay para todos los gustos: usar la sirenas de su coche para ir más rápido a un restaurante, vivir en una casa de un lobbista y pagar un alquiler menor al de mercado, gastarse 90 mil dólares de los contribuyentes en un mes en vuelos en jets privados y militares, utilizar a sus ayudantes para tareas personales como buscar perfumes o adquirir colchones, mantener una agenda de eventos secreta, destinar mucho más dinero del adecuado para su seguridad personal, etc.

Su sucesor es Andrew Wheeler, un antiguo lobbista de la industria del carbón. Esta gente es la que tiene el poder de la regulación ambiental en Estados Unidos. No sé si cabe decir mucho más.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados




(#340). SACRIFICE ZONES: LA DESIGUALDAD SOCIAL Y LA EXPOSICIÓN A TÓXICOS EN ESTADOS UNIDOS

[MONOTEMA]  Las zonas de sacrificio eran lugares que los gobiernos estadounidense y soviético empleaban para realizar todo tipo de actividades nucleares. Esos sitios quedaban para siempre inhabitables, aunque no todos ellos realmente se vaciaban de personas. Eran zonas (y personas) que se “sacrificaban” para un supuesto bien mayor. Pero ellos nunca pidieron ser sacrificados y, desde luego, es muy discutible que cualquier objetivo político-económico pueda prevalecer sobre la salud de una comunidad.

Sacrifice zones cuenta la terrible historia de diferentes comunidades norteamericanas que han sufrido de manera directa la contaminación de industrias situadas en sus aledaños. Son las nuevas zonas de sacrificio; esta vez no hay residuos nucleares, pero sí dioxinas, benzeno, residuos de pesticidas, arsénico, tungsteno o manganeso.

En este post voy a comentar brevemente algunos de los puntos más relevantes de esta obra (publicada en 2012), que presenta además la constatación de que la desigualdad social también lleva aparejada una mayor desigualdad en la exposición a tóxicos industriales. A través de 12 casos en diferentes comunidades de Estados Unidos, el libro muestra una desesperante realidad de mentiras, inoperancia, dolor y muerte.

El autor

Steve Lerner (en la foto) es un premiado escritor que está ampliamente familiarizado con temas ambientales, y que para realizar este trabajo ha pasado 2 años de su vida recorriendo Estados Unidos para entrevistar a cientos de personas que forman parte de esas comunidades “sacrificadas”.

Lerner pone nombre y apellidos al dolor y a la lucha de individuos que se convirtieron en héroes incidentales. Y lo hace de manera honesta, mostrando la desesperanza de colectivos que sabían que estaban sufriendo las consecuencias de una contaminación, mientras las empresas y el Gobierno seguían imbuidos en falsedades e inoperancia.

Desigualdad en la ubicación de focos contaminantes

La segregación racial llevó a construir barrios para negros, a dividir las ciudades en zonas donde el color de la piel (y el del dinero) designaban quién debía habitarlas. Aunque esa época se fue diluyendo, muchos vecindarios segregados mantuvieron su estructura racial; los hijos y nietos de esos primeros habitantes siguieron viviendo allí.

A la discriminación histórica y la depresión económica, algunas de esas comunidades han añadido la presencia de industrias altamente contaminantes. Lerner muestra los datos de diferentes investigaciones que indican que la exposición a tóxicos ambientales es mayor para esas personas en relación a las que viven en zonas más ricas. Además, las empresas se aprovechan de esos vecindarios deprimidos; su menor nivel educativo y económico les confiere menos capacidad para organizarse y protestar contra los atropellos medioambientales que sufren.

El autor muestra que esas empresas mienten sistemáticamente, y que no controlan de manera adecuada sus contaminantes. Aunque existen abogados y asociaciones que asesoran y ayudan a este tipo de comunidades a organizarse, lo cierto es que se ven casi siempre impotentes ante las dificultades de probar que están siendo envenenados, y la burocracia de las instituciones gubernamentales que deberían haber realizado un mejor trabajo.

Casas con las ventanas permanentemente cerradas, con la gente odiando volver del trabajo para no encontrarse de nuevo con el insoportable olor, o beber y bañarse en agua contaminada. Vecindarios que quedan para siempre estigmatizados, porque aunque hay casos (pocos) en los que finalmente se ha conseguido que la industria se vaya, la contaminación persiste,  los suelos siguen envenenados; la comunidad queda marcada para siempre.

Aunque el Gobierno multa a veces a esas empresas, lo hace en menor medida que a las que están ubicadas en zonas más ricas. También hay desigualdad en eso. Además, Lerner, enfatiza la injusticia de la redistribución de esas multas, porque deberían ir directamente a compensar a la familias que viven al lado de esos focos contaminantes, y no perderse en la recaudación global.

Los vecinos se convierten en expertos ambientales sin quererlo, sin tener la formación necesaria, aprenden a hablar en partes por millón. Sin embargo, y pese a los esfuerzos en recopilar información sobre las enfermedades que sufren, no son capaces de convencer a la comunidad científica; claro, no es válido desde el punto  de vista metodológico. Pero esos casos particulares constituyen en sí una evidencia también, aunque luego se disipe entre los que claman que para inferir una relación causal hace falta mucho más. Es siempre la misma historia; se pretende que se pruebe estadísticamente algo que es evidente, pero que luego se pierde entre los vericuetos de la jerga académica. Y entonces los que defienden a los envenenadores argumentan que aunque haya realmente más casos de enfermedades, ello es debido a que en esas comunidades se fuma más, se bebe más o se drogan más. Es cierto, eso ocurre, pero esa confusión en las variables no debería tapar una realidad terrible. Pero lo hace. No es de extrañar que el Centro de Control de Enfermedades haya sido incapaz de probar causalidad en decenas de clusters de enfermedades en esas zonas.

El Gobierno no puede atribuir causalidad, pero en Pensacola, en su tristemente famosa montaña de dioxinas, nunca se completaron las labores de limpiado. Los vecinos se bañaban y bebían agua contaminada. No, el Gobierno no podía atribuir causalidad, pero las muestras de suelo daban 950 ppt de dioxinas, cuando el límite residencial es de 7 ppt. De dieldrín 2000 ppb, cuando el límite es de 40 ppb. De arsénico 9400 ppb, cuando el límite es de 370 ppb. De benzopirenos 1133 ppb, cuando se considera seguro un máximo de 88 ppb. Pero el Gobierno no puede atribuir causalidad.

Lerner cuenta diversos ejemplos de tremendas mentiras, de cómo la industria sin ningún pudor escribe un discurso falso, sin importar las consecuencias. Por ejemplo, en agosto de 2005, después de recibir muchas quejas sobre la planta de carbon de Royal Oak, en Florida, un representante de la misma enfatizaba que los test de emisiones hechos en la fábrica habían demostrado estar en relga; no sólo cumplían con la ley de Florida, sino que lo hacían de manera holgada. Un mes después, sin embargo, los inspectores encontraron que la planta emitía 9 veces más metanol que lo permitido. Tres meses después de las declaraciones de ese individuo, los inspectores habían hallado 9 violaciones de la ley. Al día siguiente, la fábrica cerró.

Contaminación del aire, del agua, del suelo. Lerner muestra industrias del carbón, plásticos, armas, refinerías…todas ellas colocadas prácticamente en el patio de atrás de esos vecindarios “sacrificados”. No importa, al fin y al cabo son negros, indios, hispanos o blancos que se merecen lo que tienen. Por cierto, los omnipresentes hermanos Koch también son protagonistas. Pese a que han recibido millonarias multas, ellos siguen escribiendo su relato, como el que muestra este vídeo.

El autor concluye el libro abogando por reducir los impuestos a los ciudadanos e incrementarlos a los fabricantes de este tipo de productos hechos con sustancias tan tóxicas. También sugiere una monitorización independiente, y destinar más recursos a ello. Hay que ser prudentes, bajar los límites máximos permitidos, proteger a la población más vulnerable y ser mucho más conservadores debido a que desconocemos el efecto sinérgico de la combinación de diferentes tóxicos.

Todos aquellos que defienden el neoliberalismo, la auto regulación, y les abren las puertas a este tipo de empresas sin exigir el control adecuado, deberían irse a vivir con sus familias a uno de estos vecindarios. Tal vez así, verían las cosas de otra manera.

Cómo citar este artículo: Martínez, J. A. (2018, junio 12). Sacrifice zones; La desigualdad social y la exposición a tóxicos en Estados Unidos. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b340

Todos los posts relacionados




(#295). POISON SPRING; UNA INQUIETANTE HISTORIA SOBRE LA EPA Y LOS PESTICIDAS

[MONOTEMA]  Cuando una organización gubernamental, que nace con el loable fin de proteger la salud de las personas y el medio ambiente, actúa justamente de manera contraria y se pliega a los intereses espúreos de las corporaciones, la desesperanza, el solipsismo, e incluso el nihilismo se pueden adueñar de cualquier individuo honesto que evalúe la situación. Es lógico, porque ya no sólo son multinacionales contra personas, sino el propio Gobierno el que acaba empujando todavía más.

Poison Spring cuenta como la Environmental Protection Agency (EPA), ha sido cómplice de las tropelías de la industria de los pesticidas prácticamente desde su creación en 1970. A pesar de contar con científicos honestos, las injerencias gubernamentales (por intereses económicos) y la carencia de recursos han propiciado que se haya fallado en el objetivo básico de regular adecuadamente el uso (indiscriminado) de sustancias tóxicas en la agricultura.

En este post voy a comentar algunos de los puntos más relevantes de esta obra (publicada en 2014), que resume 25 años de trabajo de E. G. Vallianatos, un analista científico de la EPA que, desde 1979 a 2004, fue testigo de lo que estaba sucediendo dentro de su organización. La información que aporta es, tristemente, fiel reflejo de la deriva de un sistema neoliberal perverso.

Los autores

E. G. Vallianatos (en la foto) es zoólogo, doctor en historia y postdoc en historia de la ciencia. Trabajó durante 25 años como técnico de la EPA, por lo que fue testigo de casi todos los eventos más importantes a los que esta organización tuvo que hacer frente. El acceso a documentación y su experiencia vivida junto a otros científicos en la EPA, han propiciado que Vallianatos haya podido contar con solvencia una realidad lamentable.

El libro está también co-escrito por McKay Jenkins, periodista y profesor  de la Universidad de Delaware, especializado en toxicología y medioambiente.

Puertas giratorias y manipulación de los mensajes

William Ruckerlshaus fue el primer administrador de la EPA, y bajo su mandato se tomaron decisiones importantes, como la supresión del DDT en 1972. Sin embargo, es un ejemplo de las continuas puertas giratorias entre la política y la industria. Ruckerlshaus dejó la EPA para trabajar en Weyershauser y Monsanto, entre otras corporaciones con conflictos claros de interés con la misión de la agencia gubernamental. Pero luego volvió a la EPA en la época de Reagan, para dejarla otra vez en 1985. En esta ocasión se convirtío en CEO de Brownig-Ferris, una gestora de residuos, incrementando su salario de $72000 al año que tenía en la EPA hasta $1 millón en la corporación.

Recientemente, hemos asistido a los “fichajes” de Scott Pruit y Michael Dourson, por lo que la EPA sigue siendo hasta prácticamente día de hoy un nido de “hombres de la industria”. Así, la queja de los autores está ciertamente justificada.

No sólo las puertas giratorias constituyen una carencia de independencia, sino que también la EPA ha sufrido una pérdida irremisible de capacidad para hacer correctamente su trabajo, ya que ha visto deteriorado su presupuesto y los laboratorios para validar las investigaciones de la industria. Menos dinero y menos laboratorios.

La desmantaleción progresiva de la EPA y su incapacidad manifiesta para regular es sólo una parte del macabro juego. Las corporaciones y los políticos ligados a ellas han de manipular también las percepciones de los ciudadanos. Por eso, como bien indican los autores, cuando la EPA o cualquier otra organización o equipo de investigación informa acerca de los potenciales riesgos de un pesticida, la maquinaria de relaciones públicas comienza a funcionar, y el mensaje que se construye es que se está “en contra de los granjeros y agricultores”. Así, se manipula a la opinión pública, porque realmente cuando se denuncian los peligros de los pesticidas no se está yendo contra los agricultores, sino defendiendo los intereses de la población general. Y en cualquier caso, se perjudica el “agronegocio” (agribusiness), que es algo más complejo que poner el foco en un “pobre agricultor”, ya que significa poner en riesgo los ingresos de gigantes de la industria química que obtienen enormes beneficios vendiendo esos productos contaminantes. Defender la salud y el medio ambiente no es ir en contra de los granjeros como la maquinaria perversamente expresa, pero desafortunadamente a la opinión pública llegan menos estas matizaciones.

“Habrá escasez y hambre”, decían corporaciones y grandes agricultores en 1972 cuando la EPA prohibió el DDT. Pues eso.

La manipulación del mensaje llega, por supuesto, a la publicidad de los productos. Como hemos comentado tantas veces en este blog, la corporaciones sólo cuentan la parte de la historia que les interesa y disfrazan la realidad. Estos dos anuncios de DDT de mediados de lo años 40 son una buena muestra de ello.

ddt-good-for-me-1947-630x849
ddt

Las quejas y adertencias sobre la toxicidad del DDT ya habían salido a la palestra cuando se publicaron esos anuncios, como también muestra este artículo de 1946:

Warnings-about-DDT_1946_-630x1016

De la prohibición a la gestión del riesgo

Esta es una de las grandes victorias de la corporaciones químicas, conseguir que los productos cancerígenos se pueden seguir diseminando como pesticidas, siempre que vayan sujetos a una gestión del riesgo. Es decir, de un análisis coste-beneficio en el que lo relevante es una “dosis tolerable” de esos productos para los humanos. Ello supone, entre otras cosas, que no existen efectos acumulativos ni efecto cóctel (interacción con otros tóxicos), lo que es ciertamente discutible.

Y también supone que los agricultores emplean los pesticidas de manera adecuada, algo que los autores cuestionan, por ejemplo aludiendo a una encuesta realizada en 1981 por el gobierno estadounidense sobre su uso en Florida; el 40% de los agricultures usaban el pesticida equivocado o simplemente rociaban de más sus cultivos.

En realidad, como argumentan los autores, se trata de una forma legal de cubrirse las espaldas. Esto es, las corporaciones se protegen contra demandas por efectos tóxicos de los pesticidas a través de esas consideraciones de riesgo y tolerancia de dosis pequeñas. Así, son todavía hoy pertinentes las palabras de Morton Biskind, médico que falleció en 1981 y que alertó contra los peligros del DDT: “Los aparatos de comunicación (…) se encargan de negar, suprimir y distorsionar la abrumadora evidencia. Un nuevo principio de toxicología parece que se arraiga en la literatura: no importa cómo de letal un veneno pueda ser para otras formas de vida animal; si no mata instantáneamente a los humanos entonces es seguro. Cuando, sin embargo, mata a una persona, entonces es culpa de ese propio individuo, ya sea porque era alérgico a esa sustancia o porque la usó inadecuadamente”. Hoy, 37 años después del fallecimiento de Biskind, no podemos objetar ni una coma a esas palabras.

El fraude y la ocultación

Por si todo esto no fuera suficiente, los estudios de las empresas y los procesos de validación y supervisión de la EPA están salpicados de fraude y corrupción. Los autores comentan lo sucedido con el IBT, ese escándalo de proporciones colosales del mayor centro de investigación privado para las empresas agroquímicas, y del que hablamos con pausa en el post sobre los Poison Papers. Como comentamos entonces, la EPA hizo poco por volver a evaluar decenas de sustancias cuyos test reportados por las corporaciones estaban manipulados.

La EPA pasa por alto los ingredientes “inertes” de los pesticidas. Son secretos comerciales, según los productores, y no son evaluados porque no forman parte de la composición molecular activa. Pero no son para nada inertes, ya que en su mayoría son altamente tóxicos, a veces incluso  más que el componente activo. Pueden actuar como coadyuvantes para aumentar la adherencia del biocida, y entre ellos se encuentran compuestos como el clorobenzeno, benzeno, formaldehido…Según los autores el DDT podría pasar ahora como elemento inerte. Hay alrededor de 1800 ingredientes inertes y cuya inclusión en un pesticida concreto puede suponer más del 50% del propio producto. De este modo, existe una ocultación importante de la carga tóxica de los pesticidas, tal y como comentamos en diferentes posts sobre el glifosato.

Al fraude y la ocultación se añaden, además, el riesgo que sufren los investigadores de ser “señalados” por decir o hacer algo en contra del agronegocio. Así, los autores comentan el caso del estudio epidemiológico de Alsea (Oregón), y cuya historia describimos con detalle al comentar el libro “Una amarga niebla”.  Ese estudio que llevó a la EPA a prohibir el pesticida 2,4,5-T (uno de los dos componentes del Agente Naranja),  supuso un beso mortal para el programa epidemiológico de la Agencia. Varios de sus científicos se vieron atacados por la maquinaria de relaciones públicas de las corporaciones, afectando a las carreras profesionales de esos investigadores y a su trabajo dentro de la EPA.

Y es que la EPA ha jugado con fuego en muchas ocasiones. Los efectos del DDT todavía se veían en 1982 pese a su prohibición 10 años antes. La EPA tenía documentación que probaba su efecto en pájaros y peces en el Valle de Río Grande. Vallianatos descubrió unos documentos internos de científicos de la Agencia que ilustraban este hecho, pero que iban a ser destruidos. Ni la EPA ni el Gobierno de Texas hicieron  nada al respecto, a pesar de su conocimiento.

Así, la EPA tiene la cualidad de ser objeto de demandas que vienen desde todos los ángulos. Cuando tiene la osadía de regular en contra de los intereses de la industria, pese a las abrumadoras evidencias, entonces las corporaciones litigan contra ella. Pero como también deja gran parte de su trabajo sin hacer, organizaciones ecologistas y otros grupos también la llevan a los tribunales por no defender lo que realmente es su misión; proteger al ciudadano y al medio ambiente. Tal es el caso de la demanda de Earth Justice contra la EPA en 2013 por aprobar un nuevo insecticida neonicotenoide de Dow, especilmente lesivo para las abejas (los estudios recientes no dejan lugar a dudas sobre ese daño).

Miopía tóxica

Los profesores de marketing estamos familiarizados con el concepto de miopía comercial, que se produce cuando un ejecutivo es incapaz de identificar correctamente el mercado en el que compite una empresa, formado por necesidades a satisfacer, alternativas para satisfacerlas y clientes reales y potenciales.

Lo que los autores del libro expresan con claridad es que analizar de manera simple el potencial daño humano de un pesticida es incurrir en un error similar. Podríamos llamarlo miopía tóxica, porque para valorar el daño que hacen los pesticidas a los humanos y a la naturaleza hay que tener unas miras mucho más amplias y entender la complejidad y dinámica de los ecosistemas y, por supuesto, del cuerpo humano.

El libro está plagado de numerosas citas y advertencias de científicos en este sentido, y también de cifras, que quizá muestren de forma más directa la definición del problema. En 1991 la EPA estimó que 50 millones de norteamericanos estaban bebiendo agua potable potencialmente contaminada con pesticidas. A día de hoy, ya se han confirmado restos de insecticidas en ese agua para consumo humano.

En 2005 un estudio reveló que los pesticidas producían 300000 envenenamientos al año en Estados Unidos. La cifra en todo el mundo era de 26 millones, con 200000 muertes atribuidas y 750000 nuevos enfermos crónicos todos los años.

En 1954 los insectos destrozaron un 10% de las cosechas en Estados Unidos. En 1980 (junto con las enfermedades) un 37%, a pesar de las ingentes toneladas de pesticidas empleados. “¿Ha merecido la pena?”, se preguntan los autores.

El investigador David Pimentel estimó en 2003 que sin el empleo de pesticidas los agricultores habrían perdido el 41% de sus cultivos, lo que hubiera incrementado el precio de los productos entre un 5 y un 10%, es decir, una subida moderada y asumible, y más teniendo en cuenta los beneficios de haber evitado el daño para los humanos y el medio ambiente, una cifra que Pimentel estimaba en $12 mil millones al año.

Conclusión

Vallianatos y Jenkins enfocan su esperanza en las próximas generaciones de jóvenes que deben luchar por cambiar este modelo perverso y enfocarse hacia una agricultura que minimice los pesticidas. No es fácil, desde luego. No sólo los intereses de las multinaciones y la complicidad de los gobiernos están en contra, sino también incluso muchos agricultores.

Los autores comentan los casos de amenazas a pequeños granjeros y agricultores proclives a eliminar los pesticidas por parte de sus propios compañeros. Es el máximo triunfo de los malvados y manipuladores, hacer que los propios agricultores defiendan un producto que les está matando a ellos antes que a nadie.

Pero claro, no a todos; los grandes propietarios de tierras no suelen vivir en el campo, y les importa bien poco lo que allí suceda. Que rocíen veneno con las avionetas fumigadores les trae sin cuidado. Para los que están al pie del cañón todos los días, lo lamentable es que los pesticidas actúan como una droga; necesitan cada vez más, son adictos a algo que les produce un beneficio rápido, y que tienen que consumir con más intensidad porque la resistencia a ellos se incrementa. Un panorama desolador.

Los autores apuestan por tener un modelo de agricultura mucho menos concentrado e intensivo, con predominio de propietarios pequeños (familiy farming), con rotación de cultivos, con menos presión sobre la producción, y con el uso del control integral de plagas. Esto no lo está diciendo un soñador utópico; lo están diciendo cientos de investigadores desde hace décadas.

Luego vendrán los palmeros de siempre a defender lo indefendible, a pervertir el discurso, a manipular los mensajes. A llamar magufos, ecolopijos, comunistas, o lo que suene más despectivo a los que defienden un modelo alternativo y a los que denuncian los peligros de los pesticidas. Y entonces dirán que el estudio doble ciego de no se quién demuestra que los pesticidas no hacen daño, o cosas similares. Y así se creerán más científicos que nadie, porque son tecnólogos que vencen a los magufos alarmistas.

Y ahora yo me permito proponer a los lectores que reflexionen, que piensen en todas las historias que llevamos contando en este blog sobre pesticidas. Que valoren el contexto en el que la ciencia se produce, y la historia vivida desde la II Guerra Mundial. Después, que evalúen las interacciones entre política, corporaciones y ciencia, así como el papel de las agencias reguladoras y los efectos sobre los ciudadanos. Y finalmente, que visionen los anuncios publicitarios de los productores, y empiecen a contabilizar las mentiras, manipulaciones, fraudes y corrupciones por parte de todos los actores del sistema. Luego, pueden volver a leer el discurso y el relato de los voceros, y esos “super científicos” que tratan de sacarnos de la ignorancia.

Cómo citar este artículo: Martínez, J. A. (2018, enero 10). Poison Spring; una inquietante historia sobre la EPA y los pesticidas. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b295

Todos los posts relacionados




(#291). RELACIONES PÚBLICAS Y MÁS ALLÁ

[MONOTEMA] En la universidad suelen enseñar que el marketing emplea una herramienta de comunicación llamada “relaciones públicas” para intentar conseguir la favorabilidad del público objetivo al que se dirige la marca.

En muchas ocasiones se confunde con la “publicidad” pero se suelen diferenciar ambas herramientas; en la publicidad se paga y se controla el mensaje, mientras que en las relaciones públicas se puede pagar (patrocinios) o no pagar (publicity) pero el mensaje no se controla directamente.

Sin embargo, a nivel práctico, la idea de la comunicación de marketing es siempre la misma; enviar el mensaje que le interesa a la marca (entendiendo marca como cualquier emisor con algo que “ofrecer”), aunque sea contando sólo una parte de la historia (casi siempre ocurre así, claro). De este modo, las relaciones públicas se convierten en una herramienta de manipulación o de control sobre la información. Ya vimos en el tema de las campañas de alimentación y el lobby del azúcar, a qué nos referimos cuando aludimos a contar sólo una cara del asunto.

En este post voy a comentar 3 casos muy recientes de empleo de las relaciones públicas que nos deben ayudar a entender lo difícil que es acceder a información completa, a concer los hechos tal y como son, con el mínimo sesgo.

La EPA necesita marketing

Después de las numerosas alusiones a la supuesta mala práxis y las sospechas de corrupción y connivencia con la industria que he realizado en este blog, no es de extrañar que la Environmental Protection Agency (EPA) de Estados Unidos, vuelva a protagonizar otro episodio digno de comentar.

Según se describe en este artículo, acababan de contratar a una agencia de relaciones públicas para echar una mano a la imagen maltrecha de Scott Pruitt y, en general, de la propia institución.

Definers Corp había sido la agraciada, con un suculento contrato de $120000. Pero los lazos evidentes de esta corporación con el partido republicano, y las acciones realizadas opiniéndose a ambientalistas, investigadores e incluso a la propia EPA en el pasado, han puesto el asunto en boca de los medios masivos.

Tal ha sido el jaleo montado que acaban de anular ese contrato, y es que también habían saltado voces alertando de que la empresa de relaciones públicas podría monitorizar también a aquellos trabajadores de la EPA críticos con Trump o con el giro que pudiera tomar la organización tras poner al frente al controvertido Scott Pruitt.

El contrato, además, fue “a dedo” y la EPA ha tenido que recular. En cualquier caso, la EPA ya había realizado un contrato similar con otra agencia de relaciones públicas anteriormente por $207597.

¿Para qué quiere una agencia gubernamental que trabaja para proteger la salud de los ciudadanos y el medio ambiente gastarse tanto dinero del contribuyente en actividades de “imagen”? Pues, dados los antecedentes, no sería descabellado que algunos piensen que es para modelar la opinión del ciudadano sobre ciertos temas clave relacionados con la regulación de pesticidas o el cambio climático, por ejemplo.

Los Koch atacan de nuevo

Ya tenemos de nuevo a Industrias Koch protagonizando una nueva “intervención“. En esta ocasión, van a gastar varios millones de dólares una campaña multitudinaria para tratar de “vender” el nuevo plan de impuestos de Trump. Ya sabéis, ese plan en el que se rebajan los impuestos a las grandes empresas y en el que también parece que se van a beneficiar la clase media, salvo por el matiz de que sólo se asegura esa bajada hasta 2025, mientras que para las empresas no hay límite temporal.

La red Koch ya había gastado más de $20 millones de dólares este año en impulsar el proyecto de ley. Ante tal avalancha de esta “campaña educativa”, resulta difícil imaginar las múltiples vías y estrategias que emplearán para conseguir la favorabilidad del público, que como hemos dicho es el principal objetivo de las relaciones públicas.

¿Medicamentos caros?

No podía faltar en este trío un clásico de las relaciones públicas y del marketing: la industria farmacéutica. Las grandes compañías colaboran a través de PhRMA, una especie de asociación de productores, que ponen unos $270 millones para crear un “bote” del que ir sacando cachos para “repartir” a distro y siniestro.

Y ese reparto va hacia campañas publicitarias, políticos (de ambos bandos, que nunca se sabe), abogados para que se creen leyes que perjudiquen sus beneficios y, por su puesto, asociaciones de pacientes y fundaciones de diversas patologías.

Johnson & Johnson, Pfizer, Merck… son algunas de las farmacéuticas que forman el grupo que pretende luchar contra la mala imagen que, entre otras causas, origina el elevado precio de los medicamentos. En 2016, se gastaron $425 mil millones, y la tendencia sigue al alza.

Conclusión

El dinero mueve una maquinaria de relaciones públicas que hace que la información fluya en un sentido que no siempre coincide con los intereses de la mayoría de ciudadanos, ni siquiera en muchas ocasiones con los más básicos derechos.

Así, la inversión en contar la historia que le interesa a la parte protagonista, es común tanto en una agencia del gobierno (EPA), como en el propio gobierno (a través de lobbies de la industria), como en organizaciones privadas (farmacéuticas). Por tanto, los ciudadanos convivimos ante una lluvia incesante de mensajes que tratan de crear una actitud favorable, pero sólo mostrando la cara que les interesa a los emisores.

¡Vaya novedad!, pensarán algunos. Eso ya lo sabíamos, claro que sí. Pero no está demás ejemplificarlo de vez en cuando para recordar el poder del contexto en la valoración de la información, y en cómo se puede tergiversar una realidad por el mero hecho de invertir más dinero en ello. Y claro, lamentablemente los grupos de presión que defienden el dinero, tienen más presupuesto que los grupos de presión que defienden a las personas y a la naturaleza. La lucha es desigual, muy desigual.

Nunca sabemos realmente lo que está detrás de todas las informaciones que nos llegan. Por eso, lo más prudente es intentar actuar de manera crítica, uno mismo, leyendo la literatura científica, valorando los posibles sesgos que ésta puede sufrir, y después juntando todo ello con los intereses económicos que rodean la cuestión que se esté estudiando.

Valorar la ciencia de forma aséptica sin tener el cuenta el contexto es tan erróneo como quedarse únicamente con el p-valor de un análisis estadístico sin analizar completamente la metodología del estudio. Leamos ciencia pero aprendamos también de la historia. Y luego podremos empezar a sacar conclusiones.

Todos los posts relacionados




(#272). CONTAMINACIÓN AMBIENTAL: LA EPA CONTRA SU PROPIA MISIÓN

[MONOTEMA] Al menos eso parece por las noticias que están sucediendo en los últimos meses en Estados Unidos. La última de ellas es la que recoge Lerner (2017): Michael Dourson ha sido propuesto para dirigir la Office of Chemical Safety and Pollution Prevention, uno de los puestos más relevantes dentro de la EPA. Dourson ha sido consultor de la industria en al menos 30 de los productos que tendrá que regular.

Su consultora, Toxicolgy Excellence for Risk Assessment (TERA) ha sido recurrentemente financiada por compañías como Dow Chemical, CropLife America, the American Petroleum Institute, Koch Industries, y otros.

Como indica Lerner (2017), Dourson estará en posición de tomar decisiones sobre el clorpirifós, un insecticida que variosestudios han mostrado tóxico en bajas dosis para los niños. La EPA propuso prohibir el insecticida Clorpirifós en 2016, pero Dow (su productor) publicó un informe argumentando que se podría garantizar la seguridad en humanos en un factor 5000 veces menos restrictivo que el que la EPA recomendaba para niños entre 1 y 2 años.

Después de revertir esa propuesta de prohibición, el Administrador de la EPA, Scott Pruitt, retrasó la evaluación del clorpirifós y de otros pesticidas.

Lerner (2017) señala además que Dourson sería responsable de la implementación del Toxic Substances Control Act para estipular los niveles de seguridad algunos de los más peligrosos químicos en uso, entre ellos el Tricloretileno, 1-Bromopropano y 1,4-Dioxano, los cuales su consultora encontró más seguros que lo que lo hicieron científicos independientes.

Scott Faber, vicepresidente del Environmental Working Group dijo al respecto: “Es como poner a Phillip Morris a cargo de la American Lung Association”.

En este post vamos a profundizar un poco más en esta noticia, reflexionando sobre los conflictos de interés y la lamentable pérdida de independencia en favor del poder corporativo.

El clorpirifós y la eterna lucha de las multinacionales por proteger su negocio

Según Lerner (2017), el clorpirifós se ha ligado al autismo y déficit de desarrollo, aunque la investigación que nombra la periodista no dice específicamente que el clorpirifós se asocie con el autismo (existe evidencia débil de asociación, pero con un patrón poco claro de respuesta a la dosis), sino con los organofosfatos en general (Shelton et al., 2014), tipología a la que pertenece ese insecticida. Por tanto, es recomendable leer detenidamente el estudio de Shelton et al. (2014) para establecer conclusiones.

En 1992, Dow tuvo que sacar a la luz unos 220 informes de incidentes adversos sobre pesticidas que no se reportaron a la EPA. Esa información salió en un juicio por un accidente ocurrido en 1990 donde un exterminador casero echó clorpirifós cerca de la ventana donde un bebé estaba durmiendo la siesta; el niño quedó parcialmente paralizado. La familia demandó a Dow pero el afectado murió en la adolescencia y, aunque Dow tuvo que pagar una multa de $10 millones a la familia, nunca reconoció que hubiera hecho algo malo.

Dow amenazó con demandar a la EPA en 2000 ante la posibilidad de que la agencia reguladora lo prohibiera en la agricultura. Finalmente la EPA no lo prohibió, pero sí que en 2016 se planteó la posibilidad de hacerlo, a lo que la industria respondió con posiciones como la de esta carta enviada por Janet E. Collins, vicepresidenta ejecutiva de CropLife America (Collins, 2016), una entidad sin ánimo de lucro que representa a los productores agroquímicos. En esa carta pedían a la EPA que no basara su decisión en (según ellos) “estudios epidemiológicos que no cumplen con estándar de calidad bien definidos, y que no están integrados dentro de una evaluación de riesgos para la salud, de una manera bien definida y transparente”.

b272_2Este proceder de Dow nos recuerda mucho el que contamos sobre los herbicidas 2,4-D y 2,4.5-T (Martínez, 2017); es decir, la presión a toda costa y en contra de evidencias que muestran estudios independientes, y también en contra de evidencias circunstanciales, para mantener su producto en el mercado. Entre 2005 y 2016 Dow ha obtenido unas ganancias netas de prácticamente 40 mil millones de dólares.

El TERA como solución a los problemas de la EPA

Así es como nació este organismo en 1995, cuando Michael Dourson, tras 15 años, dejó la EPA para fundar esta entidad sin ánimo de lucro, que pretendía cubrir las deficiencias de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. En 2014, y según Adams (2014), la EPA sólo ha evaluado la seguridad de 558 de los 84000 productos que estaban en el mercado.

Es un problema de recursos, y es ahí donde Dourson vio la oportunidad de formar TERA como una organización que, según su propia definición, es independiente y tiene como objetivo proteger la salud pública, reuniendo a científicos del gobierno, la academia y la industria. Sin embargo, más del 50% de los paneles de revisión por pares que TERA ha formado desde 1995 fueron para estudios financiados por grupos industriales.

Adams (2014) comenta el ejemplo de la acrilamida, un posible cancerígeno que se encuentra en las patatas fritas. El estudio de la acrilamida realizado en 2011, cuyo objetivo era evaluar el riesgo de cáncer oral, fue financiado por Burger King y otras empresas del sector. Cuatro de sus ocho autores fueron científicos del TERA, con Dourson a la cabeza. TERA también seleccionó el panel que revisó el estudio, cuyos resultados sugieren relajar el nivel de protección de la EPA por un factor de 10.

Dourson argumenta que TERA es neutral; Los científicos que suelen trabajar para la industria a menudo se emparejan con un número igual de investigadores gubernamentales y académicos. Sin embargo, para otros expertos como Denison (2017), el TERA es un instrumento de las corporaciones para lavar la imagen de un tóxico que está bajo sospecha.

El concepto de neutralidad

Pero claro, el concepto de neutralidad es un poco particular para Dourson. Lo que nos dice la historia (ver por ejemplo, Martínez, 2017), es que la industria defiende sus intereses por encima de los de los ciudadanos, aunque para ello tenga que ocultar la verdad y contar sólo la parte del relato que le beneficia.

Bajo esta premisa si se quiere formar un panel “neutral”, los científicos de la industria tendrían que verse contrarrestados por científicos que defendieran el polo opuesto, es decir, los intereses de los ciudadanos por encima de los de la industria aunque para ello tengan que ocultar la verdad y contar sólo la parte del relato que le beneficia.

Rápidamente el lector puede darse cuenta de dónde está el problema aquí, y es que esa “otra parte” la forman en TERA investigadores gubernamenales y de universidades americanas. Estos investigadores es de esperar que tengan una visión neutral, pero neutral de verdad, lo que significa que defenderían la verdad en base a la evidencia disponible y la aplicación de medidas de precaución cuando fuera necesario. Por tanto, si en un lado tenemos un “sesgo pro industria”, al otro lado no hay un “sesgo pro ciudadanía”, sino unos científicos que se presupone independientes y que tratan de hacer su trabajo de manera adecuada.

En consecuencia, la neutralidad que defiende Dourson es bastante discutible, porque parte de un supuesto equilibrio que no existe. La visión de la industria debe ser escuchada, sí, pero su influencia contamina el proceso de toma de decisiones.

Una muestra de ese trabajo del TERA se puede ver en la siguiente figura, sobre 10 productos químicos en los que ha recomendado niveles más laxos que los hasta ahora establecidos (Denison, 2017). Parece, por tanto, que los resultados siempre van en el mismo sentido.EDF-Dourson-10-Chems-9.22.17Las redes de publicación científica

Publicar en revistas de impacto no siempre es sinónimo de calidad. A veces entran en juego otra serie de factores que influyen en que un artículo sea finalmente publicado. Es un mundo extremadamente complejo para analizarlo en este post, pero hoy simplemente podemos apuntar el ejemplo de la revista Regulatory Toxicology and Pharmacology.

Según Denison (2017), 37 de 66 artículos realizados por Michael Dourson tras dejar la EPA en 1995 y ponerse al frente de TERA han sido publicados en Regulatory Toxicology and Pharmacology, una revista con un perfil claramente pro industria (con patrocinadores de la industria química y del tabaco). Dourson es, además, uno de los editores de la revista.

Los investigadores somos miembros a menudo de más de un comité editorial de revistas científicas. Es parte de nuestro trabajo. Y publicar en una revista donde eres editor o editor asociado es hasta cierto punto frecuente…pero dentro de unos límites, claro. Cuando uno publica más de la mitad de su producción científica de los últimos 20 años en la misma revista se corre el riesgo de que se piense que puede haber algún supuesto trato de favor, o al menos, que la “facilidad” para publicar en esa revista es mayor. Adams (2014), hace un razonamiento parecido.

Hacia la destrucción de la EPA

La EPA nació en 1970 con la desafiante misión de tratar de regular la inmensamente creciente puesta en el mercado de productos químicos. Sus baches han sido numerosos, y los hemos comentado en otros artículos (ej. Martínez 2017). Pero la deriva que está llevando este año 2017 es ciertamente preocupante. Como contábamos en Martínez (2017):

En febrero de 2017, Scott Pruitt se convertía en su máximo responsable, una persona que había trabajado como fiscal general de Oklahoma y que había demandado anteriormente en 14 ocasiones a la EPA bajo la presidencia de Obama, precisamente para defender los intereses de la industria frente a las políticas de cambio climático. Ahora, según describen Bieseckner & Causey (2017), se han conocido varios emails que prueban que efectivamente este abogado se coordinaba en privado con esas empresas contaminantes para torpedear las decisiones de la administración Obama. Pero el Senado de Estados Unidos ha puesto al frente de la EPA a una persona cercana a los hermanos Koch, y cuyos esfuerzos por proteger la industria más contaminante son evidentes.

Donald Trump ha bajado un 31% el presupuesto de la EPA, de 8200 millones de dólares a 5655 millones en el año fiscal  de 2018, desde el 1 de octubre de 2017 al 30 de septiembre de 2018), su  nivel más bajo en 40 años si ajustamos por la inflación (Trush & Davenport, 2017). Por tanto, no sólo la EPA se pone en manos de perfiles pro industria, sino que los recursos para realizar su trabajo son claramente insuficientes.

Los demócratas han criticado el nombramiento de Michael Dourson. Los republicanos, sin embargo,  contra argumentan que es una forma de luchar contra la “demasiada politización” de la EPA bajo la presidencia de Obama (Toloken, 2017). Extraña visión esta de los republicanos, ya que para ellos poner a Scott Pruitt como Administrador y a Michael Dourson como prácticamente el segundo en el escalafón no es “politizar” la EPA. Conociendo los antecedentes de Pruitt y Dourson en relación a su perfil pro industria, y tras el tremendo recorte en los presupuestos, parece que la EPA puede quedar herida de muerte.

Eso sí, en este escenario es previsible que organizaciones como el TERA y otras privadas, vean sus negocios crecer en el ámbito de la evaluación de riesgos. Estas organizaciones se  suelen vender como hace el TERA: “independent non-profit science por for public health protection”. Pero sabemos muy bien que eso simplemente forma parte de las herramientas de marketing. Ya comentamos en el post sobre el lobby del azúcar la cantidad de organizaciones, fundaciones, institutos, que en España la industria crea para lavar su imagen y dar la parte del mensaje que les interesa (Martínez, 2017).  Son organizaciones sin ánimo de lucro, sí, pero eso no significan que su misión sea defender una causa justa.

Conclusión

El “fichaje” de Michael Dourson por la EPA se une al de Scott Pruitt y a la bajada en un 31% del presupuesto de esta agencia gubernamental. Todo en el mismo año. Un panorama ciertamente preocupante que se añade a los históricos casos de corrupción y ocultación.

Mientras tanto, la industria sigue frotándose las manos, ya que la situación aparantemente se pone de cara para permitir regulaciones más laxas, además de obtener una mayor capacidad de influencia.

“America first”, sin duda, pero parece que unos más primero que otros. Estos movimientos de la Administración Trump desprotegen todavía más a una ciudadanía que (no sólo en Estados Unidos) no se da cuenta de que lo que este Sistema realmente significa para ellos.

Referencias

Adams, R. (2014, diciembre 19). One-stop science shop has become a favorite of industry—and Texas. Descargado desde: https://www.publicintegrity.org/2014/12/19/16546/one-stop-science-shop-has-become-favorite-industry-and-texas

Bieseckner, M. & Causaey, A. K. (2017, junio 16). Emails reiterate EPA chief’s ties to fossil fuel interests.  Descargado desde: https://www.washingtonpost.com/business/emails-reiterate-epa-chiefs-ties-to-fossil-fuel-interests/2017/06/15/4c799f10-523b-11e7-b74e-0d2785d3083d_story.html?tid=ss_tw&utm_term=.4b564871e2a6

Collins, J. E. (2016, noviembre 29). Carta al Dr. Jack Housenger. Director del Programa de Pesticidas de la EPA. Descargado desde: http://191hmt1pr08amfq62276etw2.wpengine.netdna-cdn.com/wp-content/uploads/2016/01/FINAL-CLA-Petition-Regulatory-Decision-Making-11-29-16.pdf

Denison, R. (2017, agosto 9). Dourson’s go-to journal for publishing his industry-funded papers is, well, also industry-funded. Descargado desde: http://blogs.edf.org/health/2017/08/09/doursons-go-to-journal-for-publishing-his-industry-funded-papers-is-well-also-industry-funded/

Denison, R. (2017, septiembre 18). Modus operandi: How EPA toxics nominee Dourson carries out his work for the chemical industry. Descargado desde: http://blogs.edf.org/health/2017/09/18/modus-operandi-how-epa-toxics-nominee-dourson-carries-out-his-work-for-the-chemical-industry/

Denison, R. (2017, septiembre 22). Proof in pudding: EPA toxics nominee Dourson has consistently recommended “safe” levels for chemicals that would weaken health protections. Descargado desde: http://blogs.edf.org/health/2017/09/22/proof-in-pudding-epa-toxics-nominee-dourson-has-consistently-recommended-safe-levels-for-chemicals-that-would-weaken-health-protections/

Lerner, S. (2017, enero 14). Poison fruit. Dow Chemical Wants Farmers to Keep Using a Pesticide Linked to Autism and ADHD. Descargado desde: https://theintercept.com/2017/01/14/dow-chemical-wants-farmers-to-keep-using-a-pesticide-linked-to-autism-and-adhd/?comments=1#comments

Lerner, S. (2017, octubre 3). Trump’s pick for EPA safety chief argued kids are lesssensitive to toxins. Descargado desde: https://theintercept.com/2017/10/03/epa-nominee-michael-dourson-toxic-chemicals/

Martínez, J. A. (2017, marzo 17). Monsanto corrompe a la EPA para defender el glifosato, según emails descubiertos. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b228

Martínez, J. A. (2017, septiembre 12). El lobby del azúcar. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b205

Martínez, J. A. (2017, septiembre 29). Ciudades y vecindarios libres de glifosato; aplicación a Santa Ana. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b239

Martínez, J. A. (2017, octubre 1). Una amarga niebla y los Poison Papers. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b271

Shelton, J. F., et al. (2014). Neurodevelopmental Disorders and Prenatal Residential Proximity  to Agricultural Pesticides: The CHARGE Study.  Environmental Health Perspectives, 122 (10), 1103-1109.

Thrush, G. & Davenport, C. (2017, marzo 15). Donald Trump Budget Slashes Funds for E.P.A. and State Department. Decargado desde: https://www.nytimes.com/2017/03/15/us/politics/budget-epa-state-department-cuts.html

Toloken, S. (2017, octubre 6). Trump’s choice to head EPA chemical safety office faces tough questioning over ties to industry. Descargado desde: http://www.plasticsnews.com/article/20171006/NEWS/171009926/trumps-choice-to-head-epa-chemical-safety-office-faces-tough

Cómo citar este artículo: Martínez, J. A. (2017, octubre 8). Contaminación ambienta: La EPA contra su propia misión. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b272

Todos los posts relacionados  




(#239). CIUDADES Y VECINDARIOS LIBRES DE GLIFOSATO; APLICACIÓN A SANTA ANA

[MONOTEMA] (Actualizado 07/09/2019) En este post voy a reproducir el trabajo que voluntariamente he realizado para intentar ayudar en la discusión sobre el uso del glifosato como herbicida en parques y jardines públicos. Está enfocado en el Polígono de Santa Ana (Cartagena), pero invito a todos los que así lo estimen oportuno a que lo empleen para hacérselo llegar a Asociaciones de Vecinos y Ayuntamientos de cualquier municipio. El documento, que he hecho llegar a la Junta Directiva de la Entidad que gestiona el barrio, también puede descargarse en pdf aquí: DESCARGAR DOCUMENTO (este pdf no se actualiza, por lo que es conveniente leer siempre la versión actualizada en este post).

Una amplia discusión sobre este artículo la realicé en este programa de Doble Cara, publicado el 27 de junio de 2017:

doblecara1. Introducción

Este es un breve informe sobre la discusión acerca de minimizar el empleo de herbicidas basados en glifosato en Santa Ana. Este documento está dirigido a la Junta Directiva de la Entidad de Conservación, y también a todos los vecinos del barrio, y pretende justificar la necesidad de un cambio de estrategia en el tratamiento de malas hierbas en los jardines y parques, avanzando hacia un enfoque basado en la limitación del uso de biocidas.

La brevedad de este informe es requisito imprescindible para su lectura y diseminación, y por eso está diseñado de este modo. Para una mayor profundidad, de puede contactar con el autor.

2. La ciencia, el dinero y la política

Los que nos dedicamos a la ciencia sabemos perfectamente que en la mayoría de los temas tratados existen debates y, de forma concurrente, evidencias que se van acumulando. Sobre ellas se deben tomar las decisiones, admitiendo que esas conclusiones derivadas de la evidencia pueden evolucionar y cambiar con el tiempo. Sin embargo, ese proceso de investigación y acumulación se ve perturbado cuando las decisiones que han de realizarse implican consecuencias económicas para diversos agentes que intervienen. Dado que las decisiones sobre regulación son políticas, el contexto de análisis de cualquier tema científico debe envolver cuestiones económicas y, por supuesto, también políticas.

Esto no quiere decir, y lo subrayo, que en este tema el color político condicione el análisis científico. No. Rotundamente no. Lo que quiero enfatizar es que una cosa son las evidencias científicas, otra cosa son los intereses económicos, y otra cosa son las regulaciones políticas. Pero los tres elementos están relacionados, interactúan, tal y como perfectamente explica Bové (2015), cuando destripa el papel de los lobbies económicos en las regulaciones de la Unión Europea, precisamente en el caso de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). O en las presiones que reciben algunos investigadores y en la forma de actuar de los editores de algunas revistas científicas, como explican Séralini et al. (2014), justamente al hilo de la retractación de su artículo sobre el riesgo del glifosato en la revista Food and Chemical Toxicology, por las presiones de Monsanto (que comercializa la marca más empleada: Roundup), y los conflictos de interés. Esa retractación fue criticada desde muchos ámbitos (ej. Resnik, 2015), incluso desde Retraction Watch (Retraction Watch, 2014), pero da una idea de las implicaciones económicas de ciertos resultados de investigación contrarios a los intereses de la industria.

De este modo, es indispensable a la hora de hablar del glifosato contextualizar los intereses económicos y políticos que entran en juego, al margen de valorar las evidencias científicas.

3. El caso de Argentina, paradigmático

La molécula del glifosato fue patentada por Monsanto a comienzos de los años 70 como principio activo del herbicida Roundup, que salió al mercado en 1974. La patente caducó en el año 2000, y ahora es comercializado por diversas empresas, aunque Monsanto sigue siendo la líder. La génesis del glifosato se basa en estas dos patentes, de 1964 y 1969:

1964
1969

Pero el glifosato no es sólo un producto para quitar las malas hierbas antes de la cosecha, o para usarlo en jardines y parques, también es clave en la producción de productos transgénicos, como la soja, que está modificada genéticamente para resistir este herbicida.

Como indica Báez (2016), en 1996 Monsanto introdujo en Argentina la soja resistente a Roundup, y lo hizo a modo de “experimentación”, sin patentar la semilla para incrementar su diseminación y vendiendo el Roundup a un precio sensiblemente menor. Así, la soja transgénica pasó a ser el primer cultivo del país (90% de superficie cultivada). El cambio en el modelo de producción agraria argentina y sus consecuencias se muestra perfectamente en Melón (2014).

Las fumigaciones aéreas con glifosato y la gran exposición de determinados núcleos de población al herbicida comenzaron a generar una gran preocupación social. A este respecto, el médico de la Universidad Nacional de Rosario, el Dr. Damián Verzeñassi, lleva varios años realizando, junto a estudiantes de último año de la carrera de medicina, campamentos sanitarios en diversas localidades de las provincias de Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos. Como señala Benítez (2016), estas investigaciones encontraron un crecimiento del cáncer entre 4.5 y 7.5 veces superior en el primer quinquenio del periodo analizado. Además, también se detectó un aumento del hipotiroidismo y de malformaciones.

Verzeñassi participó en octubre de 2016 en el Tribunal Internacional Monsanto, una iniciativa de la sociedad civil internacional para examinar la responsabilidad por las violaciones a los derechos humanos, crímenes contra la humanidad y ecocidio, que se presume que cometió la multinacional norteamericana Monsanto en numerosos países (Andrés, 2016). Pero a la vuelta de La Haya, el médico se encontró con que la Facultad de Medicina había clausurado con cadenas su oficina, incautando los registros de sus investigaciones. También, como señala, Benítez (2016), denunciaron amenazas verbales por parte de las autoridades de la Facultad. Recordemos que la Universidad Nacional de Rosario es una universidad pública. Aunque finalmente, y tras el apoyo de múltiples colectivos, Verzeñassi consiguió que retiraran las cadenas, la intimidación sufrida es un reflejo de cómo los intereses económicos pueden llegar a interferir en la vida de los investigadores, empleando métodos de coacción como los descritos. Actualmente, Verzeñassi continúa trabajando, con muchas dificultades eso sí, con el fin de recopilar más datos que puedan ser publicados en una revista científica.

Verzeñassi no es el único científico latinoaericano vilipendiado por reportar resultados contrarios a los intereses del poder económico. Andrés Carrasco, ex presidente del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONICET) de Argentina, y que falleció en 2014, fue uno de los pioneros en denunciar los efectos tóxicos de las fumigaciones en su país. Pese a publicar su trabajo en una revista científica  (Paganelli et al., 2010), como bien indica Gatti (2014), fue duramente atacado:

 A medida que se fue involucrando en denuncias cada vez más intensas, cada vez más precisas, del modelo agropecuario, y a participar en asambleas ciudadanas, coloquios científicos alternativos, manifestaciones, iniciativas de vecinos fumigados, comenzaron a hacerle la vida imposible. Las primeras en lanzar la ofensiva, recuerda Aranda, fueron las empresas  agroquímicas. “Abogados de Casafe (la asociación que reúne a las empresas fabricantes de agrotóxicos) llegaron hasta su laboratorio y lo patotearon”, lo amenazaron por teléfono, por correo. En 2010, productores arroceros lo agredieron cuando hablaba en una escuela de la provincia de Chaco, ubicada en una zona frecuente y abundantemente fumigada.  Medios de comunicación, como los diarios Clarín y La Nación, cuyos suplementos rurales están financiados por las corporaciones del sector, intentaron desprestigiarlo. Y  lo mismo hizo el ministro de Ciencia de la época, Lino Barañao, que procuró desacreditarlo y que el Conicet lo sancionara. La maniobra de Barañao no careció de torpeza. Entre la literatura que manejó para defenestrar a Carrasco figuraban documentos de la propia Monsanto y de científicos pagados por la empresa. Un par de años después, en 2011, Wikileaks reveló documentos de la embajada de Estados Unidos que deban cuenta del espionaje realizado a Monsanto y dejaban en claro los lazos entre la representación diplomática y Monsanto.

Precisamente en Chaco, el pueblo Avia Terai se ha hecho tristemente famoso por los estragos producidos por los pesticidas (al menos eso es lo que sospecha buena parte de la población). Como indica Barruti (2018), en 2013 un censo realizado por la misma comunidad identificó 101 menores discapacitados sobre un total de poco más de 5000 habitantes.

Los niños nacen con enfermedades feroces (manchas, hidrocefalias, tumores, espina bífida…), y sus imágenes han dado la vuelta al mundo, como el de la niña Aixa (ver foto inferior izquierda), cuya enfermedad tiene una incidencia de 1 entre 500000 nacimientos en Argentina, pero de 3 entre 400 en su pueblo fumigado por el glifosato y otros pesticidas.

Barruti (2018), explica que, pese a las evidencias encontradas por médicos y otros investigadores, poco o nada se ha hecho a nivel oficial para revertir la situación:

En provincias como la del Chaco, los médicos registraron pueblos donde los nacimientos con malformaciones habían aumentado dramáticamente (en 2010 un informe de salud y contaminación encargado por el Ministerio de Salud de esa provincia revelaría que el aumento había sido de 400 por ciento). También se encontraron cada vez con más casos de abortos espontáneos, cáncer (el mismo informe establecía 30 por ciento de afectados en algunos pueblos, cuando la media nacional es de 18), alergias y enfermedades raras que se manifestaban bajo la forma de escamas o manchas en la piel. Hubo científicos en el Chaco que pidieron colaboración al gobierno para profundizar sus estudios, como el bioquímico Horacio Lucero, que desde mediados de los noventa no dejaba de sorprenderse con lo que estaba viendo en su laboratorio, donde analizaba la sangre de esas madres, padres y bebés. Pero las alarmas fueron desoídas, o enterradas en comisiones de investigación que se desarticularon al poco tiempo de inaguradas.

En consecuencia, el problema del glifosato va mucho más allá de evaluar su toxicidad y de emplearlo para las malas hierbas. El glifosato forma parte de un entramado económico-empresarial, un elemento vital en el mundo de los transgénicos, que a su vez es parte de un estrategia global de dirección de las economías y producciones agrícolas. Cualquiera que ose a cuestionarlo, estará en el punto de mira. De hecho, como indica Barruti (2018), incluso en Avia Terai hay defensores de los pesticidas, no sólo los productores de soja, sino trabajadores que sienten que si se ataca a los pesticidas podrían perder su puesto de trabajo, lo que crea un clima muy tenso entre los propios habitantes de ese pueblo fustigado por la enfermedad.

El glifosato se usa en combinación con otros pesticidas, como el 2,4 D, el endosulfán y el metamidofos, pesticidas altamente controvertidos y prohibidosen en varios países  (Heguy, 2013). Un informe del Ministerio de Salud de mayo de 2012 indicaba que en las poblaciones expuestas a los agroquímicos hay un 30% más de casos de cáncer que en las que no lo están, y también un mayor número de malformaciones.

Los docentes de las escuelas rurales se ven impotentes ante este problema. Pese a que intentan asociarse y denunciar, han visto en los últimos años como tanto ellos como los alumnos sufren las consecencias de las fumigaciones. Una muestra de ello es el testimonio de Ana Zabaloy, que falleció el 8 de junio de 2019 de cáncer (Tiempoar.com.ar, 2019):

Somos testigos obligados del costo humano del actual sistema productivo. Vimos a nuestros alumnos sufrir los efectos de las fumigaciones en la salud, así como si la Constitución Nacional y los derechos del niño ni la mismísima ley de educación nacional no fueron aplicables a los niños de las zonas rurales ni a sus familias, todos rociados con venenos por aire y tierra

En este vídeo de la Red Federal de Docentes por la Vida, Zabaloy explica cómo son envenenados prácticamente a diario, y las presiones a las que se ha visto sometida desde las propias instituciones públicas para que no hablara del tema.

En Argentina sigue habiendo lugares donde se sospecha que puede ser la causa de un incremento en los casos de cáncer. Como describre Rodríguez (2017), tal es el caso de Gualeguaychú, un municipio de la Provincia de Entre Ríos, donde la incidencia de cáncer (nuevos casos por año) entre 2001 y 2012 creción un 70%. Según el Dr. Hétor Arozena la ciudad registra el doble de incidencia en comparación con el resto de las zonas en cuatro tumores: linfomas, estómago, vejiga y riñón, planteando la hipótesis de que pueda ser debido a la contaminación con agroquímicos (especialmente del agua). El relato de Rodríguez (2017) sobre niños que mueren por cáncer y la desesperanza de la población que lo sufre recuerdan mucho a la historia de las fumigaciones con Agente Naranja en los bosques de Oregón en la década de 1970 (Martínez, 2017). Tristemente. Sin embargo, nuevos datos referidos a 2001-2011 sobre incidencia de cáncer en la ciudad en comparación con la región de Entre Ríos y el resto del país arrojan más dudas. Si bien es cierto que hay una incidencia creciente de cáncer, y que se observa una tasa notablemente superior en Gualeguaychú para el cáncer colorrectal con respecto al resto del país (29,1% frente a 19,1%) las diferencias globales no son claras, si bien son levemente superior en los tumores en páncreas, riñón, linfoma no Hodgkin y estómago (Gualeguaychu.gov.ar, 2017). Una revisión detallada del estudio a nivel estadístico sería deseable.

Una perspectiva similar es mostrada por Lutzky (2017), quien comenta las palabras del Dr. Medardo Ávila Vázquez, médico y docente de la Universidad Nacional de Córdoba, acerca del incremento de casos de cáncer, malformaciones, problemas cardíacos y neurológicos,y casos de síndrome de Down entre los niños que viven en las inmediaciones de los cultivos de soja, debido al uso de agroquímicos (principalmente glifosato). Sin embargo, y aunque Ávila Vázquez publicó una investigación donde encontró una asociación entre la exposición a glifosato y el cáncer (Vázquez et al., 2017), lo hizo en el International Journal of Clinical Medicine, una revista no indexada en los más exigentes criterios de impacto (JCR y SJR). De este modo, y pese a la situación de denuncia que se está viviendo en Argentina desde hace más de 15 años, todavía no existe un estudio epidemiológico al respecto publicado en una revista científica de alto impacto.

Los campos se siguen fumigando con avionetas, y es habitual que los  niños y docentes de escuelas cercanas sufran episodios de intoxicación, sobre todo cuando se fumiga en condiciones de viento inapropiadas (Unoentrerios.com, 2017). No siempre se cumple la normativa de avisar con 48 horas de antelación o de hacerlo en condiciones climatológicas propicias, pero aunque se cumpliera, el riesgo sigue presente.

Sin embargo, diferentes comunidades y organizaciones siguen movilizándose. En la ciudad de Santa Fe, se ha prohibido la utilización y venta de glifosato en todas sus variantes (Friedlander, 2018), a través de una ordenanza municipal. Esto se ha conseguido gracias a la lucha de vecinos agrupados en la ONG “Paren de fumigarnos”. Por tanto, la presión vecinal ha logrado modificar las leyes municipales para dejar de emplear este producto tóxico y usar alternativas menos contaminantes.

4. ¿Es cancerígeno?

Lo es para la International Agency for Research on Cancer – IARC – (agencia dependiente de la Organización Mundial de la Salud) y no lo es para la European Food Safety Authority (EFSA). En 2015, la IARC (2015) determinó que los herbicidas basados en glifosato eran cancerígenos de tipo 2A (probable cancerígeno en humanos). Esto significa lo siguiente: (1) Evidencia limitada en humanos provenientes de estudios epidemiológicos de caso-control, incluyendo investigaciones de alta calidad reportando vínculos con el linfoma de no-Hodgkin; (2) Evidencia suficiente en animales provenientes de estudios analizados por la Environmental Protection Agengy (EPA) estadounidense (diferentes tipos de tumores en ratones y ratas); (3) Evidencia suficiente y consistente de que el glifosato es genotóxico y puede inducir estrés oxidativo en humanos.

Sin embargo, en 2016, la EFSA concluyó que el glifosato es improbable que cause cáncer en humanos. No obstante, los estudios en los que se basa la EFSA son sólo sobre el glifosato, pero no sobre el glifosato+adyuvantes, que sí fueron considerados por la IARC, lo que según Vandenberg et al. (2017) es una cuestión capital para entender esa divergencia de criterio.

Las diferencia entre ambas posturas la explica también Tarazona et al. (2017), donde claramente se admite que los estudios realizados por la propia industria química (aquellos que tienen intereses económicos) han pesado mucho más en el análisis de la EFSA (no cancerígeno) que en los de la IARC (probablemente cancerígeno).

Cuatro años más tarde de que la EFSA dictaminara la no peligrosidad del glifosato, como explica Rejón (2019), el Tribunal General de la Unión Europea ha obligado a esta agencia a que haga públicos los estudios realizados por la industria, que les sirvieron para tomar esa decisión, y que se mantenían ocultos al público porque, según la EFSA, facilitar esos estudios “supondría un perjuicio serio para los intereses comerciales y financieros de las empresas”.

El glifosato tampoco es cancerígeno para la Environmental Protection Agency (EPA), que es la agencia que regula en Estados Unidos. Sin embargo, en pleno proceso judicial a Monsanto (demanda interpuesta por varios enfermos de cáncer), han salido a la luz varios documentos que muestran que los intereses económicos de Monsanto han intentado corromper las decisiones políticas de la Agencia, los “Monsanto papers”. En uno de ellos, Marion Copley, antigua trabajadora de la EPA y que estaba sufriendo un cáncer de mama terminal, increpa a uno de los directivos de la EPA, Jesse Rowland, acusándole de connivencia con Monsanto y de no atender a la amplia evidencia que sugiere la peligrosidad del glifosato. La carta no tiene desperdicio, y está fechada en marzo de 2013, antes de que la OMS calificara a esta sustancia como probable cancerígeno. Las acusaciones de Copley, que moriría pocos meses después de enviar esta carta, son demoledoras. Ruega a Rowland que deje de mirar por sus propios intereses, y de regular en favor de la industria, y de confabular con otros colegas que han publicado investigaciones afines a los intereses de Monsanto, y que han condicionado los informes de la Cancer Assessment Review Committee (CARC) sobre los que la EPA basa sus decisiones. No sólo eso, sino que también en otros emails se descubre que uno de los ejecutivos de Monsanto, William Heydens, propuso que la compañía escribiera un artículo científico usando la conocida “escritura fantasma” por la cual se paga a autores para que firmen  un estudio que está dirigido totalmente por los intereses de la compañía, con el fin de contrarrestar el informe de la OMS (Charles, 2017). Además, y como cuenta Pouget (2017), en 1999 Monsanto pidió al investigador de la Universidad de Swansea en Gales, James Parry, un estudio para probar que su producto era seguro, pero Parry encontró que el glifosato podía ocasionar disrupciones en el ADN y causar anomalías cromosómicas, por lo que sugería más estudios. Como esos resultados iban en contra de las expectativas de Monsanto, el informe fue enterrado y se dio por concluida su investigación.

La EPA estadounidense tiene de nuevo  su credibilidad en entredicho. En febrero de 2017, Scott Pruitt se convertía en su máximo responsable, una persona que había trabajado como fiscal general de Oklahoma y que había demandado anteriormente en 14 ocasiones a la EPA bajo la presidencia de Obama, precisamente para defender los intereses de la industria frente a las políticas de cambio climático. Ahora, según describen Bieseckner & Causey (2017), se han conocido varios emails que prueban que efectivamente este abogado se coordinaba en privado con esas empresas contaminantes para torpedear las decisiones de la administración Obama. Pero el Senado de Estados Unidos ha puesto al frente de la EPA a una persona cercana a los hermanos Koch, y cuyos esfuerzos por proteger la industria más contaminante son evidentes.

Por tanto, y volviendo al glifosato, es evidente que las diferencias entre la catalogación del glifosato como cancerígeno o no provienen de la forma en la que se ha evaluado, de las presiones económicas, y de las decisiones políticas relativas a las formaciones de los comités de evaluación y del gobiernos de esas organizaciones.

La divergencia entre las decisiones de las comentadas agencias ha llevado a decenas de científicos a posicionarse al respecto. Por ejemplo, en 2016, 94 científicos firmaron una artículo publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health (Portier et al, 2016), donde se criticaba la decisión de la EFSA; La EFSA se equivocaba al confiar en un informe que tenía muchas carencias, no consideraba toda la evidencia disponible en las publicaciones de revisión por pares, aunque sí se basaba en informes privados de la industria. De este modo, y según esos 94 científicos, la EFSA debería reconsiderar su postura, valorar la clasificación de la IARC y tomar las acciones pertinentes para limitar el uso de este herbicida.

Pero la Unión Europea parece que nunca ha tomado en serio la posibilidad de prohibir el glifosato. Según Testbiotech (2017), la Comisión Europea ha anunciado que está planeando extender la autorización del glifosato durante 10 años más. Para ello se basa en la evaluación de otra organización, la European Chemicals Agency (ECHA), realizada en marzo de 2017. Como indica Testbiotech (2017) la Comisión Europea aprobó la importación de 14 nuevas plantas genéticamente modificadas y resistentes a los herbicidas (por lo que tendrán residuos de glifosato y de otros pesticidas), cuando la evaluación sobre el glifosato estaba todavía en progreso. La mayoría de las importaciones que se hace en la Unión Europea de este tipo de organismos modificados genéticamente es para la alimentación animal. En consecuencia, la prohibición del glifosato conllevaría un reajuste y reformulación de la importación de algunas plantas modificadas genéticamente, como la soja, ampliamente empleada en Europa e importada de países como Argentina o Estados Unidos.

La decisión de la EFSA y de la ECHA ha motivado que Christopher J. Portier, quien fuera Director (entre otros) del US National Center for Environmental Health, de la US Agency for Toxic Substances and Diseases Registry, y de US National Toxicology Program, enviara una carta al Presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Junker, fechada el 28 de mayo de 2017 (Portier, 2017). En ella, Porter, que ahora se conocen nuevos datos sobre estudios que han analizado el efecto del glifosato en animales, y que un nuevo análisis de esos datos muestra endpoints en experimentos donde se incrementa el riesgo de tumores en exposición crónica en roedores. Esos estudios no fueron tenidos en cuenta por ninguna de esas Agencias. Porter, en conjunción con otros científicos, ya  había escrito el 27 de noviembre de 2015 una misiva similar dirigida al Comisario Andriukatis (Portier et al., 2015) en relación a la revisión realizada por la EFSA y la BfR (German Federal Institute for Risk Assessment). Como comenta Portier en su carta a Junker, el 15 de marzo de 2016 miembros del Parlamento Europeo pidieron tener acceso a todos los datos sobre los estudios realizados con animales que eran tratados hasta entonces como información confidencial (estudios realizados por la propia industria).

Pero las cartas de científicos pidiendo precaución con el glifosato vienen de lejos. Ya en 2011, el biólogo Don Huber, profesor emérito de la Universidad de Purdue, y uno de los mayores expertos en su campo, envió una misiva al Secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, quien ocupó el cargo desde 2009 hasta 2017. En la carta, que puede consultarse en Farmandranchfreedom.com (2011), Huber advierte de la aparición de un nuevo micro organismo que tiene el potencial de causar infertilidad y abortos en animales de granja, y de hacer enfermar a las plantas, y que podría estar relacionado con el abuso del empleo del glifosato.

Otra muestra de la no uniformidad de posturas es lo que ha sucedido en el Estado de California en Estados Unidos, donde se obliga a Monsanto a etiquetar a los productos con glifosato como cancerígenos, aunque no se prohíbe su uso (Donley, 2017), tras  la evaluación de la Office of Environmental Health Hazard Assessment (OEHHA), y pese a una demanda interpuesta meses atrás por Monsanto para evitar que ello ocurriera.

La disparidad de criterios sobre el riesgo de los pesticidas no sólo se circunscribe al glifosato, sino también a otros tóxicos como el clorpirifós. En Estados Unidos existe una discusión similar, donde el estado de California anunció en mayo de 2019 que iba a prohibir este producto, ligado a problemas neurológicos en niños, pese a que se mantiene “legal” en el resto del país (Dennis & Eilperin, 2019). En California admiten que los efectos del pesticida están contrastados a niveles más bajos de lo que antes se creía, y se van a dedicar $5.7 millones para apoyar a una transición a alternativas más sostenibles. No sólo California, sino que Hawaii, New York, Oregon, Connecticut y New Jersey han prohibido o están en proceso de hacerlo el clorpirifós. DowDuPont, continúa defendiendo que el pesticida es seguro con su empleo actual. Y como comentamos en su momento (Martínez, 2017), el gigante agroquímico ha presionado en repetidas ocasiones a la EPA para que no prohíba el pesticida.

En consecuencia, hemos de admitir el debate en la comunidad científica, pero también que un nutrido grupo de investigadores y que las agencias IARC (OMS) y OEHHA se han posicionado claramente en favor de considerarlo como cancerígeno, mientras que otras agencias como la EPA y la EFSA que lo han desestimado como cancerígeno han sido abiertamente criticadas, o por su metodología (EFSA) o por su parcialidad (EPA).

De hecho el director de la IARC, Christopher Wild, se lamentaba de los ataques orquestados por Monsanto a su Agencia, y su estrategia de difamación, tras la catalogación de este producto como probable cancerígeno (Foucart & Horel, 2017). Como reflexionaba el Eurodiputado José Bové, es incomprensible que Europa siga los dictámenes de la IARC sobre 500 productos pero no sobre el glifosato.

El desprecio de Monsanto a todo aquel que contradiga sus postulados es total. El 8 de septiembre de 2017 contestaba con esta carta al Comité de Agricultura del Parlamento Europeo, tras haber sido invitado a discutir en una sesión a celebrar el 11 de octubre de 2017 sobre el reciente escándalo de los “Monsanto papers”. Según Monsanto, oponerse al gllifosato es oponerse a la agricultura, el Parlamento está politizando este tema y dejándose influenciar por grupos de ONGs y activistas. Una copia de la carta original se muestra a continuación. El cinismo de Monsanto es palpable, ya que después de todas las irregularidades encontradas en los “Monsanto papers” y considerando las evidencias de la literatura, Monsanto se niega a participar en ese acto en el Parlamento Europeo.

Monsanto1
Monsanto2

Otra muestra de su modus operandi es el descubrimiento de que el gigante agroquímico había espiado a unos 200 políticos, periodistas y científicos franceses en 2016 para conocer su postura en relación al glifosato y los transgénicos (Elpais.com, 2019). Monsanto quería saber hasta qué punto eran influenciables, y para ello recopiló datos personales (aficiones, direcciones postales, teléfonos personales):

 

Los archivos para Monsanto incluían también una tabla con 74 personas consideradas “objetivos prioritarios” y que se dividían en cuatro grupos: los “aliados”, los “aliados potenciales para reclutar”, las personalidades “para educar” y aquellos “para observar”. En las listas apareció la exministra socialista de Medio Ambiente, Ségolène Royal, que ha mostrado su condena por considerarlo “totalmente ilegal” y que, además, “dice mucho sobre los métodos de los lobbistas”.

Como indica de Lorenzo (2015), entre las prácticas de Monsanto están el reclutamiento de lobistas, empresarios e investigadores con el fin vender la bondad de los transgénicos en España.  Para ello, emplea como plataforma la Fundación Antama, con el fin de designar lobistas que negocien en el Parlamento Europeo con los diputados. Según indica de Lorenzo (2015), el directo Jorge de Saja es un representante en Bruselas de una docena de patronales alimentarias españolas que se benefician con los transgénicos:

 

Jorge de Saja se relaciona con otro lobista clave para Monsanto en Bruselas, Jonathan Ramsay, encargado de las relaciones con los eurodiputados. De Saja es director de la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (CESFAC) – que la Fundación Antama incluye entre sus ‘amigos institucionales’-, cargo que comparte con su pertenencia al  Consejo de la Federación Europea de Fabricantes de Piensos (FEFAC). También fue vocal de la Agencia de Seguridad Alimentaria (AECOSAN), organismo dependiente del Ministerio de Sanidad que vela por la salud de los consumidores.

Levin (2019), cuenta que Monsanto desarrolló protocolos para vigilar y desacreditar a periodistas y activistas criticos con la empresa, entre ellas a Carey Gillam, reportera de Reuters, y autora del libro “Whitewash: The story of a weed killer, cancer, and the corruption of science”. El “centro de respuesta” de la multinacional, elaboró diversas vías para defender sus intereses:

 

Monsanto planeó una serie de “acciones” para atacar el libro de Gillam, incluso antes de que fuera publicado. Llegaron a escribir argumentarios para terceros con los que criticar el libro y dirigir a “agricultores y profesionales” a la hora de publicar críticas negativas sobre el libro en sus redes sociales.

Según Guillam (2019), casi 50 páginas de comunicaciones internas trataban de planificar el desprestigio de su reputación:

 

Uno de los planes de Monsanto consistía en pagar por anuncios online para que si alguien ponía mi nombre en el buscador, apareciera al principio de los resultados un blog sobre mí escrito por la empresa. En las comunicaciones internas también se habla de la necesidad de generar temas de debate sobre mí que puedan ser usados “por terceros”. Además, Monsanto produjo un vídeo para amplificar la propaganda diseñada por la compañía en torno a mi persona y mi trabajo.

La historia sobre la consideración de cancerígeno del glifosato se remonta, como muy bien indica DFC (2017), a comienzos de los años 80, cuando en 1984 la EPA encuentra indicios de incremento de riesgo de cáncer en un estudio en ratones presentado por Monsanto. DFC (2017), describe con detalle el proceso por el cual Monsanto trató de cambiar esta situación a través de la contratación de un “experto independiente”, el doctor Marvin Kushner, que había trabajado para Monsanto previamente (de ahí las comillas). Kushner encontró un error en el estudio original por el cual desaparecía la significación estadística, algo que la EPA desestimó posteriormente. Sin embargo, Monsanto siguió presionando, con más comités y más expertos, tal y como cuenta DFC (2017), hasta que consiguió que lo aceptasen como producto no cancerígeno.

Como indica de Lorenzo (2019), el Tribunal de Justicia Europeo ha dado luz verde a la publicación de más de 600 documentos que revelan la complicidad de funcionarios de la UE con los fabricantes de pesticidas:

 

 Se le acusa directamente al secretario general de la Comisión Europea de orquestar un proceso de evaluación de impacto defectuosa (documentos 42 , 559 ). Sus extraños resultados restaron importancia a los impactos en la salud. Este funcionario justificaba en 2016 que mientras más pesticidas permanecieran en uso, menor sería el impacto sobre la salud y el medio ambiente (documento 560); y que cuantos menos pesticidas de alteración endocrina se identifiquen, tanto mejor (documento 273).

En abril de 2018 había interpuestas 2400 demandas contra Monsanto en Estados Unidos, realizadas por enfermos de cáncer, todos ellos rociadores de glifosato en parques y jardines, en su propia residencia, o en huertos y otros cultivos (Strayer, 2018). Los afectados argumentan que siguieron las indicaciones de seguridad, pero que no fueron advertidos de que ese producto podría producir cáncer, cuando la evidencia publicada así parece mostrarlo. En  2019 el número de demandas asciende a 13400 (Laborde, 2019).

En agosto de 2018, Monsanto fue condenada por un jurado de California (EEUU) a indemnizar con $289 millones a un jardinero enfermo de cáncer que empleó el producto varios años en el distrito escolar de San Francisco. Según el jurado, Monsanto no advirtió correctamente del riesgo de usar el producto (Eldiario.es, 2018). Los emails descubiertos que probaban que Monsanto conocía los efectos nocivos para la salud del glifosato, y el tipo de cáncer desarrollado (linfoma no-Hodgkin, que precisamente se asocia a la exposición alta a este producto), han contribuido notablemente a la decisión final. El caso de este jardinero, Dewayne Jonhson, es el primero de los cientos de contenciosos jurídicos que la multinacional agroquímica, ahora propiedad de Bayer, tiene que afrontar en Estados Unidos.

El pago de esos $289 se redujo después a 78 millones (Sánchez, 2019).  En marzo de 2019, un jurado de San Francisco ha considerado que el glifosato empleado por Edwin Hardeman para fumigar su jardín entre 1980 y 2012 es una causa sustancial del cáncer que padece (linfoma no-Hodgkin).  Como indica Eldiario.es (2019), Bayer sigue negando que el glifosato sea cancerígeno: “la ciencia confirma que los herbicidas a base de glifosato no causan cáncer”. 

Dos meses más tarde, en mayo de 2019, un matrimonio norteamericano enfermo de cáncer (linfoma no Hodgkin y cáncer cerebral) ha ganado también una demanda millonaria contra Monsanto (Laborde, 2019). La pareja estuvo empleando Roundup durante 35 años, sin que la empresa advirtiera del riesgo que corrían al utilizarlo. Ahora la multinacional deberá pagar 2055 millones de dólares de indemnización (que presumiblemente se reducirán tras las apelaciones posteriores).

5. La toxicidad del glifosato

En un recientes estudio, Myers et al. (2016), firman un documento de consenso sobre el glifosato. Los autores referencian estudios donde se han mostrado efectos tóxicos del glifosato, tanto en roedores como en humanos. En roedores hay evidencias sobre efectos en el hígado y riñones, aunque esos estudios normalmente no tienen en cuenta otros potenciales daños derivados de la disrupción del sistema endocrino. A dosis consideradas seguras para humanos, varios estudios muestran que puede inducir daño hepático y renal. Malformaciones en neonatos se han encontrado también en poblaciones de cerdos y de humanos (efectos severos en zonas de Argentina y Paraguay). Asimismo, la acción antibiótica del glifosato puede alterar la micriobiota intestinal en vertebrados.

En Estados Unidos se considera segura una dosis de 1.75 mg/kg/día,  mientras que en la Unión Europea es de 0.3 mg/kg/día. Este último umbral está vigente desde 2002. Los autores cuestionan estos niveles porque están fijados basados en estudios de los propios fabricantes, y no están típicamente a la vista para ser revisados por científicos independientes. Según Myers et al. (2016) otras investigaciones independientes han mostrado que esos niveles tomados por la Unión Europea son al menos 3 veces más altos que lo que la evidencia científica indica como límite.

La dosis letal que mata al 50% de los individuos (LD50)  es de 4320 mg/kg en ratas (Kongtip et al., 2017), por lo que es altamente improbable una intoxicación fatal en humanos, y los efectos a corto plazo se relacionan con irritación dermal, oral o nasal, náuseas, dolores de cabeza o asma.

No sólo se ve afectada la salud de las personas, también el entorno se ve perjudicado, y afecta a otras especies como insectos, microorganismos del suelo, peces y otros invertebrados acuáticos.  El glifosato persiste en el agua y el suelo más de lo inicialmente creído, incluso por más de un año. Y se traslada a la cadena alimenticia a través de su ingesta por los animales y de la contaminación del agua de bebida. Además la lista completa de ingredientes de muchas marcas comerciales de glifosato no muestra sustancias inertes que son perjudiciales para el entorno.

Aunque el glifosato actúa como inhibidor de la síntesis de aminoácidos aromáticos en las plantas, su toxicidad para animales y humanos es evidente, incluso en dosis más bajas de las permitidas. En su estudio, Mesnage et al. (2017), expusieron durante 2 años a 10 ratas de laboratorio a dosis de glifosato en agua de bebida de 0.05 microgramos/litro, que están por debajo de lo marcado por la Unión Europea (0.1 microgramos/litro) y de Estados Unidos (700 microgramos/litro), lo que supuso una ingesta diaria de 4 ng/kg/día, es decir, muy por debajo de los 0.3 mg/kg/día permitidos en la Unión Europea como dosis aceptable y de los 1.75 mg/kg/día en Estados Unidos. El grupo de control los componían otras 10 ratas. Las ratas del grupo experimental, es decir, las que ingerían dosis bajas de glifosato, tenían mayores signos de patología en el hígado. A partir del primer año, las ratas expuestas acumulaban mayores niveles de triglicéridos. En cuanto al proteoma (las proteínas expresadas en células particulares) de células del hígado, el análisis  mostró alteraciones para las ratas expuestas. Los análisis del metaboloma mostraron resultados en la misma línea de daño hepático, de características similares a lo que se conoce como enfermedad del hígado graso no alcohólico, con una progresión a esteatohepatitis no alcohólica, es decir, inflamación del hígado. Según los autores, este tipo de enfermedad de hígado graso está creciendo en los últimos años de manera alarmante, con una prevalencia actual en Estados Unidos entre el 20 y el 30% de la población. El hígado graso está asociado con la obesidad, diabetes y síndrome metabólico.

Los efectos sobre la microbiota intestinal (e indirectamente sobre el funcionamiento del sistema nervioso central) se han confirmado en experimentos con ratones, aunque en dosis bastante por encima de las permitidas en humanos (Aitbali et al. 2018).

Es cierto que, aunque es habitual que se encuentren residuos de glifosato en los alimentos, sus niveles de residuos suelen estar por debajo de lo que los umbrales de referencia indican. Por ejemplo, en el último estudio realizado en Canadá, un 29.7% de las 3188 muestras de comida contenían glifosato pero sólo un 1.3% lo hacía en niveles mayores de los legalmente permitidos (Canadian Food Inspection Agency, 2017).  Aunque desde la propia Agencia Canadiense eso se vea como un triunfo, esto indica que 41 muestras de alimentos tenían más glifosato del debido, lo que otros pueden interpretar como un número alto. En julio de 2017, la Organic Consumers Associations de Estados Unidos anunció que se había encontrado glifosato en 10 de 11 muestras del helado Ben & Jerry’s (Monaco, 2017), debido a que sus ingredientes provenían de organismos genéticamente modificados donde se emplea este herbicida. Aunque la cantidad econtrada estaba por debajo de lo que marca la legislación, no deja de ser destacable que un alimento etiquetado como “natural” por la marca, haya restos de este producto.

Incluso en ocasiones donde en los medios se muestran estudios donde alimentos tienen niveles calificados como “altos” de glifosato, lo cierto es que en ocasiones están muy por debajo de los permitidos. Por ejemplo, Greenmedinfo.com (2019), reportó el análisis de la hamburgesa “Impossible burger” que indicaba 0.0113 mg/kg (11.3 ppb), inferior a los 0.3 mg/kg/día permitidos en la Unión Europea como dosis aceptable y a los 1.75 mg/kg/día en Estados Unidos.

La FDA en Estados Unidos comenzó en 2016 a testar ciertos alimentos para analizar los residuos de glifostato (Nosowitz, 2018). Aunque según una investigación realizada en 2017 sobre cuatro alimentos, no se encontraron niveles por encima de los permitidos, es cierto que ha saludo a la luz información que indica que en otros test realizados fuera de las muestras oficiales sí que lo han hecho, como en el caso del maíz. Emails de la FDA a la EPA así lo atestiguan (USRTK, 2018):

emailsglifosato

Y es que el creciente uso del glifosato está haciendo que se encuentren residuos del herbicida y de su metabolito (AMPA) en la orina en niveles decenas de veces mayores que en la década de los 90. Así, lo muestra el estudio de Mills et al. (2017), quienes compararon la excreción  de glifosato y de AMPA en participantes de California en varias secuencias temporales entre 1993 y 2016.  Los resultados muestran unos cambios significativos entre los dos periodos más distantes.orinaglifosatoEste resultado es previsible si contemplamos la evolución de la aplicación del glifosato en Estados Unidos, según Benbrook (2016):

usoglifosatoUna de las razones por las que se encuentra glifosato en los alimentos es por su uso justo antes de la recolección, lo que es ilegal en algunos países, como Francia desde el año 2000. Sin embargo, como comenta Bové (2017), para algunos agricultures que lo emplean es una ventaja porque abarata los costes. Esta es una de las causas, según el Eurodiputado francés, por las cuales los agricultores están presionando para que no se elimine.

El uso del glifosato antes de la cosecha está más detalladamento explicado en Elikaherria.eus (2016). El glifosato tiene un amplio uso para acelerar la cosecha del trigo, lo cual se suele hacer una o dos semanas antes de cosechar para acelerar el secado del grano. Este proceso de desecado es importante en las zonas húmedas. Aunque empleado principalmente para desecar trigo, también se usa con avena, lentejas, guisantes, soja no OGM, maíz, lino, centeno, trigo sarraceno, mijo, colza, remolacha azucarera y patatas. Aunque este uso concreto del glifosato es un porcentaje muy pequeño de todo el uso agrícola, es clave en la exposición en la dieta humana.

En cualquier caso, esas dosis permitidas no consideran el “efecto cóctel”, es decir, el efecto sinérgico que producen los biocidas a los que los humanos estamos expuestos, aunque cada uno por separado tenga una presencia por debajo de los límites legales. Como recientemente muestran Muturi et al. (2017), ese efecto cóctel afecta a la vida microbial en ecosistemas acuáticos. Y desde luego esto no está pasando desapercibido para las agencias reguladoras como la EFSA, que admite un gran interés en estudiar cómo esa mezcla de tóxicos a bajos niveles puede afectar a los humanos, quedando todavía mucho camino que recorrer para poder incorporar este tipo de información de mezcla de biocidas en las evaluaciones de riesgo (Panizzi, et al., 2017). No obstante, y como muestra Donley (2016), la EPA está fallando al revisar las interacciones de algunas patentes de pesticidas solicitadas en Estados Unidos, aún cuando las empresas que los patentan proveen de información sobre los efectos sinérgicos con otras sustancias. Las interacciones y efectos no aditivos de diferentes pesticidas es mostrada por Hernández et al. (2013)Gunatilake et al. (2019), plantean la hipótesis de que el incremento de enfermedades renales de etiología desconocida que se está dando en países como Sri Lanka, El Salvador, Nicaragua, México o India podrían verse causadas en parte por la exposición a glifosato (principalmente en zonas agrícolas), debido a su efecto singérgico con las exposición a otros contaminantes, como el paraquat y metales pesados. La formulación comercial del pesticida, con adyuvantes como las polyoxyethylenamines, los compuestos cuaternarios de amonio, incluso arsénico, cromo, plomo y níquel, se postula como un factor clave en esa toxicidad.

Estudios recientes, como el de Jumarie et al. (2017), muestran asimismo que el glifosato y otros herbicidas como la atrazina afectan al equilibrio redox de las abejas. En conjunción con los metales pesados, pueden inducir estrés oxidativo, lo que podría influir en el equilibro entre la defensa antioxidante y las especies reactivas al oxígeno, concluyendo en una peroxidación de los lípidos. Los autores postulan que esta puede ser una de las causas de la pérdida de hasta un 20% de colonias de abejas en las últimas décadas. Los herbicidas llegan a los ríos y se mezclan con metales pesados que pueden ocasionar riesgos relevantes para los humanos y el entorno (Machado et al., 2017).

El glifosato es tóxico y su metabolito (degradación del compuesto principal), el ácido aminometilfosfónico (AMPA), también lo es. Bento et al. (2017), revisa varias investigaciones que así lo sugieren; el glifosato se relaciona con daño en el ADN, inhibe la actividad de enzimas séricas, e incluso se relaciona con la enfermedad de Parkinson. En cuanto al AMPA, también es genotóxico y produce aberraciones cromosomáticas en linfocitos humanos.

La acción de este herbicida se basa en la inhibición de una enzima fundamental para la planta, la 5-enolpiruvil-shikimato-3-fosfato sintetasa, que se emplea para la síntesis de aminoácidos aromáticos. Como esta enzima no está presente en los vertebrados, se ha creído durante mucho tiempo que este producto no afecta a los animales o a los humanos. Sin embargo, como bien indican Vandenberg et al. (2017), la evidencia sugiere que esta afirmación es falsa. Según los autores, hay pocos estudios epidemiológicos que examinen el impacto del glifosato sobre las enfermedades humanas. Se han documentado enfermedades crónicas de riñón que han matado a miles de trabajadores en granjas de Sri Lanka y caña de azúcar en Centro América, que estaban expuestos a herbicidas, incluyendo el glifosato. Otros estudios sugieren una asociación de la exposición al glifosato con el cáncer, concretamente el linfoma no-Hodgkin. Estudios recientes, asimismo, muestran que en animales de laboratorio el glifosato puede afectar el desarrollo reproductivo de ratas y peces (malformaciones).  En otros estudios se muestran daños en las funciones del hígado, riñones y corazón, planteando que el mecanismo de acción pudiera estar relacionado con la alteración del flujo de iones en esos tejidos. Además, la exposición a este herbicida también se ha relacionado con daños oculares, y con la inducción de estrés oxidativo y genotoxicidad, tanto en estudio in vitro como in vivo. Las personas que viven en entornos agrícolas tienen mayor exposición, especialmente las mujeres embarazadas, cuyos niveles del herbicida en sangre son mayores que las que no tienen relación con la agricultura (Kongtip et al., 2017).

Es más, esa enzima sí que está presente en humanos, específicamente en bacterias que pueblan la microbiota intestinal (flora intestinal), aunque no hay todavía evidencias sobre cómo ello puede afectar al sistema inmune. Esta divergencia entre lo que dice Monsanto sobre su herbicida Roundup (que sólo afecta a plantas) y la presencia de esa ezima en la flora intestinal humana es la base de la demanda interpuesta en Columbia (Estados Unidos) por parte de las ONGs Beyond Pesticides y Organic Consumers Association, fechada en marzo 2017 (The Richman Law Group, 2017). Esta demanda se basa, en lenguaje coloquial, en la supuesta publicidad engañosa que Monsanto hace de su herbicida por ocultar (a conciencia) que la enzima está presente en la flora intestinal de humanos y animales.

Las formulaciones comerciales de los herbicidas son una mezcla de glifosato y de otras sustancias llamadas ingredientes inertes, que son añadidas para alterar las propiedades físico químicas del herbicida y potenciar su acción. Por ejemplo, se añaden ingredientes para mejorar la adhesión a la superficie de las plantas, o para facilitar la penetración en las paredes celulares. Esos químicos, también conocidos como adyuvantes, no son especificados por los fabricantes, es decir, la composición de los herbicidas basados en glifosato no es completamente conocida, se ocultan esos compuestos químicos. Tal y como describe el estudio de Defarge et al. (2016), todas las formulaciones comerciales del glifosato y sus coadyuvantes fueron citotóxicos a concentraciones menores de las que se emplean en su uso agrícola, e incluso por debajo del umbral de toxicidad actuaron como disruptores endocrinos (entre un 20 y un 67% de una concentración sin efecto observado). Estos resultados concuerdan con las investigaciones de Mesnage et al. (2013) y Mesnage et al. (2014). Los autores enfatizan que la regulación de estos pesticidas no debería basarse sólo en el ingrediente activo, sino también en los coadyuvantes. De este modo, la dosis diaria aceptable debería recalcularse y con la situación real de aplicación del glifosato, es decir, con la acción de los coadyuvantes, y no sólo con el ingrediente activo. Investigaciones recientes como la de Chlopecka et al. (2017) siguen esa misma línea argumental; los coadyuvantes del glifosato pueden tener alta toxicidad.

La toxicidad del glifosato afecta también a otras especies vegetales, que se ven expuestas indirectamente, como por ejemplo a través de la contaminación de suelos y aguas de agricultura; pueden ser tóxicos para la germinación de semillas, como muestran Gomes et al. (2016), además de para las algas (Yanjie, et al., 2017).  Como indican Florencia et al. (2017), el glifosato en los campos de cultivo no sólo mata especies nativas sino que genera la aparición de especies resistentes al herbicida, lo que a su vez hace que se tengan que incrementar las dosis de glifosato, y el problema se va realimentando y haciendo cada vez mayor.

Y también afecta a especies animales por la contaminación de aguas, provocando daños hepáticos en peces (Dos Santos et al., 2017),  malformaciones en embriones  (Sulukan et al. , 2017), alteraciones en los espermatozoides (Sánchez et al., 2017), o cambios en el comportamiento de alimentación (Giaquinto, et al. 2017). En experimentos en ratas se ha encontrado que altera el eje hormonal hipotálamo-hipófisis-tiroides en exposiciones perinatales (De Souza, et al., 2017).  A altas concentraciones produce daños en leucocitos humanos y metilación del ADN (Kwiatkowska, et al., 2017).

En consecuencia, hay evidencias suficientes para plantear que la toxicidad del glifosato va más allá de la mera intoxicación aguda a corto plazo, ya que a largo plazo, e incluso a dosis más bajas de las permitidas, tiene multitud de efectos biológicos. Y no sólo es debido al ingrediente activo (glifosato) o su metabolito (AMPA), sino también a las sustancias coadyuvantes de las formulaciones comerciales.

Los resultados preliminares del Global Glyphosate Study realizado por el Instituto Ramazzini confirman esos resultados (Martínez, 2018). Los autores exposieron a ratas a glifosato y a su formulación comercial (Roundup); A dosis permitidas por la EPA se han encontrado efectos sobre el microbioma, reproductivos y mutagénicos.

6. La diferencia entre las evaluaciones de la EPA y la IARC y nuevas evidencias

Benbrook (2019), explica las causas por las cuales la EPA de Estados Unidos y la IARC llegaron a conclusiones opuestas sobre la genotoxicidad de los herbicidas basados en glifosato.

El autor se adentró en el cuerpo de estudios analizados por ambas agencias. Así, la EPA confió principalmente en estudios realizados por las compañías, no publicados en revistas científicas, de los cuales el 99% reportó resultados negativos. SIn embargo, la IARC se basó fundamentalmente en estudios publicados en la literatura científica de los cuales el 70% (83 de 118) fueron positivos.

Además, la EPA empleó datos se estudios centrados en evaluar la versión técnica del glifosato, es decir, la que no llega compuestos adyuvantes para mejorar su eficacia (que es la formulación real que se emplea en las fumigaciones), y tampoco tuvo en cuenta los estudios sobre su principal metabolito, el AMPA, que es también tóxico. Recordemos que las fórmulas de los herbicidas basados en glifosato contienen compuestos que alteran la absorción, la distribución, el metabolismo, la excreción y  (posiblemente) la toxicidad del glifosato.

La siguiente tabla muestra un ejemplo de la diferencia en toxicidad en células humanas; los herbicidas basados en glifosato son tóxicos a concentraciones mucho menores que el glifosato técnico.

Assay/marker Glyphosate technical Formulated GBHs Differential Source
Viability of human peripheral blood mononuclear cells 1640 μg/mL 56.4 μg/mL 29 Martinez et al. [40]
LC 50 in HepG2 cells (ppm) 19,323 62 312 Mesnage et al. [33]
LC 50 in JEG3 cells (ppm) 1192 32 37 Mesnage et al. [33]
1/LC 50 JEG3 cells (ppm) [glyphosate IPA-salt; Roundup Classic] 0.000082 0.0081 99 Defarge et al. [32]
DNA damage to peripheral blood mononuclear cells 250 μM 5 μM [Roundup 360 PLUS] 50 Wozniak et al. [34]
LC 50 in human HepaRG cells 2 mg/mL 0.04–0.1 mg/mL 20–50 Rice et al. [41]

 

Otra fuente de discrepancia entre la evaluación de ambas agencias es la consideración de los usos ocupacionales del pesticida, no siendo tenidos en cuenta por la EPA.

La siguiente tabla, elaborada por el autor después de revisar todos los estudios tenidos en cuenta por esas agencias es bastante clara; hay una diferencia extraordinaria entre los resultados de los ensayos realizados por la industria (“Reg”) y los implementados por investigadores publicados en la literatura científica ( “Pub”).

Assay type and compound tested Number of assays Number of positives Percent positive
Reg. Pub. Total Reg. Pub. Total Reg. (%) Pub. (%) Total (%)
Bacterial reverse mutation
 Glyphosate technical 23 4 27 0 0 0 0 0 0
 Formulated GBHs 28 3 31 0 1 1 0 33 3
In vitro and in vivo mammalian gene mutation
 Glyphosate technical 4 2 6 0 1 1 0 50 17
 Formulated GBHs 0 1 1 0 1 1 0 100 100
In vitro chromosomal aberration
 Glyphosate technical 4 5 9 0 3 3 0 60 33
 AMPA 0 1 1 0 1 1 0 100 100
 Formulated GBHs 0 2 2 0 1 1 0 50 50
In vitro micronuclei induction in mammals
 Glyphosate technical 0 6 6 0 4 4 0 67 67
In vivo chromosomal aberration
 Glyphosate technical 5 2 7 0 2 2 0 100 29
 Formulated GBHs 0 8 8 0 6 6 0 75 75
In vivo micronuclei induction in mammals
 Glyphosate technical 14 6 20 1 2 3 7 33 15
 AMPA 0 1 1 0 1 1 0 100 100
 Formulated GBHs 15 13 28 0 7 7 0 54 25
DNA damage
 Glyphosate technical 2 27 29 0 23 23 0 85 79
 AMPA 0 3 3 0 3 3 0 100 100
 Formulated GBHs 0 38 38 0 33 33 0 87 87
All assays
 Glyphosate technical 52 52 104 1 35 36 2 67 35
 AMPA 0 5 5 0 5 5 0 100 100
 Formulated GBHs 43 65 108 0 49 49 0 75 45
 All tested compounds 95 122 217 1 89 90 1 73 41
  1. 1. Table includes assays on glyphosate technical cited in EPA’s 2016 “Glyphosate Issue Paper: Evaluation of Carcinogenic Potential,” Sect. 5: Data Evaluation of Genetic Toxicity, Table 5.1, 5.2, 5.3, 5.4, 5.5, 5.6, and 5.7. Assays on formulated GBHs considered by EPA come from Tables F.1, F.2, F.3, F.4 and F.5 in Appendix F: “Genotoxicity Studies with Glyphosate Based Formulations” [3]
  2. 2. Also included are additional assays on glyphosate technical, AMPA, and formulated GBHs from IARC Monograph 112 on the carcinogenicity of glyphosate [4] from Tables 4.1, 4.2, 4.3, 4.4, 4.5, or 4.6
  3. 3. Additional file 1: Tables S1–S7 list all assays in the core tables from EPA 2016 [3] and IARC 2017 [4] based on genotoxicity assay type

Finalmente, el autor incluye una revisión de los estudios publicados desde que ambas agencias evaluaron el glifosato. Los resultados, de nuevo, son rotundos en relación a la genotoxicidad del pesticida:

 850

7. La persistencia del glifosato

El glifosato y su metabolito (AMPA), ambos tóxicos, tienen una persistencia muy variable. Bento et al. (2016), matizan más claramente lo que las investigaciones anteriores han encontrado en relación a la persistencia. La vida media del glifosato medida en DT50 y DT90 (tiempo requerido en días para convertir el 50% y el 90%  del herbicida en sustancias de degradación), es una forma de valorar su persistencia. Así, el DT50 está entre 1 y 197 días y el DT90 entre 40 y 280 días. Por su parte, su metabolito tóxico, el AMPA, es más persistente que el glifosato: DT50 que varía entre 23 y 958 días. La degradación de los pesticidas puede ser biótica (microbial) o abiótica (fotodegradación o degradación química), dependiendo fuertemente estos procesos del entorno concreto de aplicación, y de la composición de los suelos.

La investigación de Bento et al. (2016)  estudió la persistencia del glifosato y el AMPA en muestras de suelos estériles y no estériles, en condiciones bióticas y abióticas, en diferentes contextos de humedad, temperatura y luz. Los resultados mostraron un patrón diferente de degradación en función de las condiciones experimentales. La disipación de ambos compuestos (glifosato y AMPA) ocurrió mayoritariamente por la actividad microbiana, debido a factores bióticos. Tanto la temperatura como la humedad del suelo afectaron la persistencia del glifosato y del AMPA; no ocurrió así con las condiciones de luz/oscuridad. La vida media del glifosato DT50 varía entre 1.5 y 53.5 días mientras que el DT90 varía entre 8 y 280 días, dependiendo del tratamiento. Su metabolito, el AMPA persiste más tiempo en el suelo que el glifosato, con el DT50 a 30º que varía entre 26.4 y 44.5 días, y el DT90 entre 87.8 y 148 días. Los valores más cortos de disipación ocurren a los 30ºC y en condiciones de saturación de agua o de retención al 60%, es decir, de mayor humedad. De este modo, el glifosato y su metabolito AMPA se degradan mucho más rápido en condiciones de altas temperaturas y humedad (clima lluvioso), y más lento en condiciones de temperaturas más bajas y clima seco. Entre las implicaciones del estudio los autores advierten que las aplicaciones repetidas de este herbicida en climas secos y en estaciones más frías puede ser una amenaza potencial para el entorno y para la salud humana.

Este estudio muestra que la degradación del glifosato y su metabolito – AMPA- depende fuertemente de las condiciones de cada suelo y de la temperatura ambiente. De este modo, las recomendaciones sobre la seguridad del herbicida cuando se fumiga no deben ser iguales para todas las latitudes geográficas, ni para todas las estaciones del año, ni para todos los climas, ni para todos los suelos.

Bento et al. (2017), por su parte, recuerdan que, aunque tanto el glifosato como el AMPA son considerados no volátiles, por lo que su diseminación en la atmósfera se considera despreciable, sin embargo, su transporte a otras áreas a través del viento es bastante probable. En su estudio, los autores encuentran que el glifosato y el AMPA se fijan a material particulado, siendo de especial relevancia las fracciones más finas (PM10 y PM2.5). Según la modelización que realizan los autores, vientos de 3.5 a 4.4 m/s podrían dispersar  partículas de hasta 20 micras,  mientras que para las partículas menores de 10 micras, la velocidad crítica sería incluso menor, entre 1.2 y 1.4 m/s. A estas velocidades las partículas podrían viajar varios cientos de kilómetros antes de posarse en la superficie. Es importante destacar que durante las 4 semanas de experimento la formación de AMPA fue muy pequeña debido a la poca degradación del glifosato, debido probablemente a la carencia de humedad propia de las condiciones experimentales. Recordemos que la mayor erosión por el viento ocurre en condiciones de muy baja humedad. Por tanto, si el glifosato es empleado en periodos secos, la probabilidad de que se disperse por el aire se incrementa. Los autores concluyen con que la aplicación de glifosato en regiones susceptibles de ser erosionadas por el viento y en clima seco debería ser evitada.

De este modo, y aplicándolo al caso nuestro barrio, y dadas las condiciones climáticas en las que estamos inmersos, debería evitarse su uso, sobre todo en los meses más fríos, y si se fumiga, la recomendación de no acceder a esos terrenos en 5 días es demasiado imprudente, a tenor de lo que marcan las últimas investigaciones. Es más, en función de la velocidad del viento tanto el glifosato como el AMPA se dispersan fácilmente a zonas colindantes, como colegios, viviendas o parques infantiles.

La persistencia del glifosato en los suelos europeos también se ha estudiado recientemente (Silva, et al., 2017).  El 45% delos suelos de cultivo europeos contienen residuos de glifosato y/o AMPA. Bien es cierto que el estudio se realizó sobre 317 muestras de suelos con alto uso de pesticidas. No obstante, estos resultados refuerzan la idea de que el glifosato y el AMPA no se degradan tan rápidamente como sería deseable, y que además, esa mayor persistencia incremente el riesgo de diseminación por erosión del viento y contaminación de agua.

8. Alternativas al glifosato. El caso del Ayuntamiento de Barcelona

Las evidencias que desde hace tiempo muestran los riesgos del glifosato han llevado a que en algunos países y ciudades se restrinja o limite su uso. En Francia se prohíbe su comercialización en tiendas, y varios ayuntamientos españoles (ej. Badalona, Barcelona, Huelva, Madrid, Tarragona, Valdemoro, Zaragoza) han mostrado su voluntad de minimizar su uso en parques, vías y jardines públicos. También ocurre en ciudades francesas, como Lyon o Nantes, u otras europeas como Bristol, Rotterdam o Edimburgo, o norteamericanas como Irvine (California). El país galo está siendo pionero en las restricciones al glifosato: desde el 1 de enero de 2017 no está permitido su uso en espacios públicos, según Colpisa (2017).

Como indica Vizcay (2018), el gobierno francés ha lanzado una web con el objetivo de ayudar a los agricultores a ir dejando el herbicida  antes de 2020. De este modo, los agricultores pueden registrarse en ella y compromenterse a eliminar el glifosato de su actividad. Se ofrece, asimismo, asesoría técnica para el empleo de otras alternativas. Es más, se incrementará el impuesto por contaminación fitosanitaria para ayudar a funciar el desarrollo de la agricultura ecológica (un euro más por kilo para el glifosato).

En julio de 2019, Austria ha anunciado que prohíbe el glifosato (Sánchez, 2019). Amparados en el Principio de Precaución, el Partido Socialdemócrata Austriaco ha realizado esta propuesta, apoyada por diversos grupos políticos (con votos en contra sólo del Partido Popular ÖPV). Como recuerda Sánchez (2019):

 

Legalmente, el unilateralismo nacional es controvertido porque la prohibición podría violar la legislación de la UE. La Ordenanza de Protección de Plantas de la UE autoriza el uso de glifosato hasta finales de 2022. Los estados miembros individuales pueden imponer una prohibición de sustancias activas aprobadas solo en casos excepcionales. Ahora el balón está en la Comisión Europea, que ha prometido la posibilidad de prohibiciones nacionales y podría dar lugar a un encadenamiento de decisiones en el continente.

El Ayuntamiento de Barcelona, por su parte, presentó en 2017 su medida de gobierno para aplicar la erradicación del glifosato (Ajuntament de Barcelona, 2017), que podemos comentar en sus aspectos más destacados, reproduciendo parte de la presentación realizada en una Jornadas organizadas por la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos (AEPJP), en Madrid, en febrero de 2017.

  1. Botánicamente no existen malas hierbas, es más un tema cultural.
  2. Cuando las hierbas molestan (zonas de paso, hierbas secas, acumulación de suciedad), se pueden aplicar las siguientes técnicas: (1) Retirar las hierbas más altas (no necesariamente todas); (2) Desbrozar si todas las hierbas son muy altas; (3) Incrementar la limpieza de residuos; (4) Desbrozar o retirar hierbas secas, sobre todo en periodos de riesgo de incendios.. Mientras tanto, es importante, trabajar en la comunicación y divulgación de los beneficios de la flora espontánea.
  3. Las acciones para erradicar el glifosato son paulatinas, y conllevan una transición marcada por la constante evaluación de ese avance, haciendo pruebas piloto en varios barrios de la ciudad.
  4. En Barcelona han aumentado ligeramente las quejas sobre presencia de hierbas desde que esta medida se ha implementado un 5% en 2016 (750 sobre 150000), mientras que en 2015 fue del 3$ y en 2014 del 3.2%. No obstante, la ciudadanía ha acogido la medida muy positivamente.
  5. Se están aplicando técnicas para prevenir la aparición de hierbas espontáneas y evaluar su eficiencia. “Las técnicas de prevención incluyen, por un lado la plantación/siembra de alcorques y por otra la aportación de mulching. En referencia a la plantación de alcorques, se está trabajando para incluir en el Pliego de prescripciones técnicas de Obra Nueva en jardinería, los criterios para el diseño y mantenimiento de plantaciones en alcorques. Así en todos los proyectos en los que se vea viable, se propondrá la instalación de riego automática y plantación/siembra de los alcorques. La lista de plantas propuestas serán predominantemente plantas reserva de fauna útil”.
  6. Se han ensayado técnicas de desherbado alternativas a los herbicidas: “Durante la fase de estudio, se han probado diferentes máquinas de desherbado alternativas: máquinas de choque térmico (con agua caliente, vapor de agua, algunas incorporaban aditivos con espuma de almidón) y máquinas quemadoras (p.ej. de propano). Después de diferentes pruebas, se consideró que las más eficientes y que encajaban más con los requisitos ambientales y de prevención eran las de vapor de agua. Las que tenían aditivos se descartaron para su uso en espacio público y los quemadores también por el riesgo de incendio”. En cualquier caso, los rendimientos son menores que un herbicida químico (se necesita más tiempo para hacer el mismo trabajo).
  7. Se han modificado e incrementado las partidas de limpieza de residuos en zonas con hierbas espontáneas.
  8. Se han planteado realizar estudios clínicos con los trabajadores de Parques y Jardines que hayan estado en contacto con los productos fitosanitarios, y se recuerda que en el caso de que lo sigan estando deben de: (1) Seguir todas las medidas de prevención; (2) Lavar la ropa de los trabajadores en tintorerías, y no en casa; (3) Tener duchas diferenciadas en el centro de trabajo; (4) Hacer revisiones médicas de frecuencia trimestral con analíticas específicas.
  9. Se han diseñado propuestas de cogestión con entidades, colectivos y escuelas para la plantación y mantenimiento de alcorques y otros espacios verdes.

El análisis de este caso es de gran utilidad para la implementación de una estrategia de abandono del glifosato por parte de la Junta Directiva de la Entidad de Conservación del Polígono de Santa Ana.

9. Legislación

Como indica Ajuntament de Barcelona (2017), son especialmente relevantes la Directiva 2009/128/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, y el Real Decreto 1311/2012 de 14 de septiembre del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno español, relativas a la racionalización del uso de los productos fitosanitarios  para reducir los riesgos y efectos del uso de los plaguicidas en la salud humana y el medio ambiente y el Plan de Acción Nacional requerido para conseguirlo.

La Directiva 2009/128/CE del Parlamento Europeo y del Consejo establece el marco de la actuación comunitaria para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas. De este modo, se proponen una serie de medidas destinadas a conseguir una reducción de los riesgos y los efectos del uso de los plaguicidas en la salud humana y el medio ambiente, el fomento de la gestión integrada de plagas y de planteamientos o técnicas alternativos, como las alternativas no químicas a los plaguicidas.

El punto (16) de esa Directiva estipula lo siguiente:

(16) El uso de plaguicidas puede ser particularmente peligroso en zonas muy sensibles, como son los espacios Natura 2000 protegidos en virtud de las Directivas 79/409/CEE y 92/43/CEE. En otros lugares, como parques y jardines públicos, campos de deportes y áreas de recreo, áreas escolares y de juego infantil, así como en las inmediaciones de centros de asistencia sanitaria, los riesgos derivados de la exposición a los plaguicidas son grandes. En esos lugares debe minimizarse o prohibirse la utilización de plaguicidas. Cuando se utilicen plaguicidas deben preverse medidas adecuadas de gestión del riesgo, así como concederse prioridad a los plaguicidas de bajo riesgo y a las medidas de control biológico.

El Reglamento (CE) nº 1107/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, relativo a la comercialización de productos fitosanitarios y por el que se derogan las Directivas 79/117/CEE y 91/414/CEE del Consejo, indica en sus puntos (35) y (36).

(35) Para garantizar un elevado nivel de protección de la salud humana y animal y del medio ambiente, los productos fitosanitarios deben usarse correctamente, con arreglo a su autorización, teniendo en cuenta los principios de la gestión integrada de plagas y otorgando prioridad a las alternativas naturales de índole no química cuando así sea posible.

 (36) Además del presente Reglamento y de la Directiva 2009/128/CE, se ha adoptado una estrategia temática sobre el uso sostenible de los plaguicidas. A fin de lograr la coherencia de estos instrumentos, la etiqueta del producto debe permitir al usuario saber dónde, cuándo y en qué circunstancias puede utilizarse un producto fitosanitario.

Por tanto, se está indicando claramente que los riesgos de exposición a pesticidas en parques y jardines públicos, campos de deportes y áreas de recreo, áreas escolares y de juego infantil, así como en las inmediaciones de centros de asistencia sanitaria, son grandes,  que debe minimizarse o prohibirse el uso de esos pesticidas, que se debe informar sobre las circunstancias de uso del producto fitosanitario, y que se han de emplear alternativas naturales siempre que sea posible.

Además, el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, indica en los Artículos (46), (47) y (50):

Artículo 46. Ámbitos distintos de la producción primaria agraria profesional.

  1. El presente capitulo es de aplicación al uso de productos fitosanitarios en cualquier actividad distinta de la producción primaria agrícola profesional. Concretamente, es aplicable a los tratamientos fitosanitarios que se hayan de realizar en: a) Espacios utilizados por el público en general, comprendidos las áreas verdes y de recreo, con vegetación ornamental o para sombra, dedicadas al ocio, esparcimiento o práctica de deportes, diferenciando entre: b) Campos de deporte: Espacios destinados a la práctica de deportes por personas provistas de indumentaria y calzado apropiados, diferenciados entre abiertos y confinados, conforme a lo especificado en a). c) Espacios utilizados por grupos vulnerables: Los jardines existentes en los recintos o en las inmediaciones de colegios y guarderías infantiles, campos de juegos infantiles y centros de asistencia sanitaria, incluidas las residencias para ancianos 2. Las zonas a que se refieren las letras a) b) y c) del apartado anterior tendrán la consideración de zonas específicas y como tales, la autoridad competente velará porque se minimice o prohíba el uso de plaguicidas adoptándose medidas adecuadas de gestión del riesgo y concediendo prioridad al uso de productos fitosanitarios de bajo riesgo.

Artículo 47. Restricciones generales en ámbitos no agrarios.

  1. En todos los espacios y áreas comprendidas en los ámbitos referidos en el artículo 46 quedan prohibidos, con carácter general para todas las clases de usuarios: a) Los tratamientos mediante aeronaves. b) Los tratamientos con productos fitosanitarios preparados en forma de polvo mediante técnicas de aplicación por espolvoreo con asistencia neumática, salvo el caso de tratamientos confinados en invernaderos, almacenes u otros espacios estancos.

 Artículo 50. Condicionamientos específicos para los ámbitos no agrarios.

  1. En los espacios utilizados por el público en general, el responsable de la aplicación deberá: a) Adoptar las medidas necesarias para evitar que se produzca el acceso de terceros, tanto durante la ejecución de los tratamientos como durante el periodo de tiempo siguiente que se haya determinado necesario para cada caso. b) Realizar los tratamientos en horarios en que la presencia de terceros sea improbable, salvo que se trate de jardines cercados o que sea posible establecer una barrera señalizada que advierta al público de la prohibición del acceso al área comprendida dentro del perímetro señalizado. 2. En los espacios utilizados por grupos vulnerables, además de cumplir lo especificado en el apartado 1, se requiere el conocimiento previo del director del centro afectado conforme a lo expresado en el apartado 1.a), para que pueda adoptar las medidas preventivas que procedan. El director del centro, con al menos 48 horas de antelación al tratamiento, podrá proponer justificadamente una fecha u hora más apropiada.

Por tanto, las escuelas y zonas aledañas son zonas especiales, frecuentadas por grupos vulnerables, en las que se deberá minimizar o evitar el uso de pesticidas, se prohíben los productos en forma de polvo, se deben realizar los tratamientos en horarios donde la presencia de terceros sea improbable, y deberá informarse al director del centro educativo con más de 48 horas de antelación para que éste pueda con al menos dos días de margen proponer justificadamente una fecha y hora más apropiada.

Los ayuntamientos, además, están obligados a comunicar a los vecinos, con 8 días de antelación, el lugar y fecha previstos de los tratamientos y los productos fitosanitarios a utilizar

10. Conclusiones

En este breve documento se han mostrado varias ideas a considerar:

  1. El debate científico sobre el glifosato está condicionado por el factor económico y político, lo que explica en parte las discrepancias de criterio entre varias agencias reguladoras.
  2. Desde un punto de vista científico existe una amplia evidencia de publicaciones recientes y en revistas de alto impacto de la toxicidad de este herbicida, y sus efectos no deseados en humanos, animales, plantas y ecosistema.
  3. En humanos, la exposición a glifosato se asocia principalmente a linfoma no-Hodgkin, problemas hepáticos y renales, y efectos genotóxicos.
  4. Los efectos tóxicos del glifosato pueden darse a dosis por debajo de las permitidas en la Unión Europea.
  5. El glifosato es el ingrediente activo del herbicida, pero las sustancias adyuvantes del producto pueden ser mucho más tóxicas incluso que el propio glifosato.
  6. El tiempo de degradación del glifosato y de su metabolito tóxico (AMPA) es muy variable y depende de las condiciones del suelo y del clima. En climas secos y en meses fríos puede ser de varias semanas o incluso de varios meses.
  7. El glifosato y el AMPA se dispersan por la acción del viento en climas y terrenos secos añadidos a partículas de polvo, pudiendo afectar a zonas aledañas, y también a zonas alejadas varios kilómetros.
  8. En varias ciudades de España y de otros países existen proyectos municipales para la erradicación del glifosato en parques, jardines y vías públicas. El ejemplo del Ayuntamiento de Barcelona confirma que se necesita un cambio cultural y una planificación estratégica, para hacer una transición hacia una situación de cero biocidas.
  9. La legislación europea y española es clara en su recomendación de evitar el uso de herbicidas en zonas sensibles, como son las frecuentadas por niños, y usar alternativas no tóxicas.
  10. Si en el futuro la evidencia científica evoluciona y se prueba la inocuidad del glifosato en las condiciones en las que se usa en la actualidad, habrá que admitirlo con toda la honestidad y sin ningún tipo de rubor. Pero, a día de hoy, no es así.

11. Recomendaciones para la gestión

En base a lo especificado, me permito realizar las siguientes recomendaciones para la gestión:

  1. Considerar este asunto como un tema independiente de las ideologías de cada vecino o de cada miembro de la Junta. La enfermedad no te pregunta si eres de un color político o de otro. El cuidado del medio ambiente y el cumplimiento de las recomendaciones de la legislación europea y española tampoco debería ser cuestión de ideología. El que la regulación del glifosato tenga imbricaciones económicas y políticas es simplemente debido a un tema de conflicto de intereses. Pero a nivel de vecino, de ciudadano, de habitante de Santa Ana, lo importante tendría que ser evitar este tipo de amenazas para la salud y para el entorno, independientemente, insisto, del color político de cada uno.
  2. Plantear en la Asamblea un cambio de estrategia en la gestión de las malas hierbas de los jardines, parques y vías, presentando un plan de acción para los próximos meses/años, que sea secuencial, que se ajuste a las recomendaciones legislativas de minimización o eliminación de biocidas, y que se vote para su aprobación.
  3. Ese plan deberá ser explicado, divulgado, comunicado al vecindario, como una forma de reorientar la gestión del barrio, dentro de un cambio cultural que afecta a todas las partes implicadas. ¿Qué barrio queremos? Esa es, quizá, la pregunta esencial.
  4. Involucrar a la empresa de jardinería y a los empleados, y programar un nuevo calendario de actuaciones, con la posibilidad de realizar en un primer momento pruebas piloto en áreas concretas, y con el compromiso de evitar desde un principio el uso de herbicidas en las zonas más sensibles.
  5. Presentar un nuevo presupuesto del nuevo programa de eliminación del glifosato, que principalmente contemplaría, entre otros, la posibilidad de comprar una máquina de vapor de agua.
  6. Comunicar a los vecinos con la suficiente antelación cualquier tipo de fumigación a realizar en el proceso de transición, tal y como marca la legislación vigente.
  7. Plantear la posibilidad de diseñar programas de intervención con los centros educativos del barrio, por los cuales de planten o mantegan alcorques, por ejemplo. También existe la posibilidad de plantear iniciativas voluntarias de cogestión de espacios verdes en Santa Ana, por ejemplo, implicar a los vecinos que así lo deseen en el cuidado de determinados segmentos de parterres.

12. Efecto sobre el municipio

Afortunadamente, varios meses después de la primera versión de este artículo, la ciudad de Cartagena ha aprobado la eliminación del glifosato (y de otros herbicidas químicos) para usos no agrarios en espacios públicos (ver documento).

mocionCartagena

Sin embargo, se sigue emlpeando este producto en parques y jardines (el último caso es del 14 de marzo de 2019), por auténticos irresponsables que, no sólo obvian toda esta información presentada en este post, sino que desoyen los propios principios acordados por al ayuntamiento de la ciudad. La colaboración ciudadana se convierte entonces en fundamental para identificar a quien vean fumigar, y pedir las responsabilidades oportunas.

El 5 de julio de 2017 se aprobó una moción en la Asamblea Regional sobre el uso de herbicidas químicios. En ella no habla en concreto sobre el glifosato sino sobre todos los herbicidas químicos, y dice específicamente esto en uno de los párrafos:

Que en un ejercicio de responsabilidad en defensa de la salud de los murcianos y murcianas como de su patrimonio natural, tal y como recomienda el Real decreto 1311/2012, se limite y prohíba progresivamente en un plazo de 2 a 3 años la aplicación de herbicidas químicos para todos los usos no agrarios en los espacios de uso público, carreteras o redes de servicio en todo el territorio optando siempre por métodos sostenibles biológicos, físicos y otros no químicos siempre que permitan un control satisfactorio de las plagas

En Cartagena, en el siguiendo vídeo se muestra la sesión del pleno de 30 de noviembre de 2017 en el que se aprobó la moción (4h 25minutos – 4h 31 minutos). En esos 6 minutos se lee la moción y se aprueba por votación.

Seguiré actualizando esta entrada para ir incluyendo nuevas evidencias científicas sobre el glifosato e informaciones relacionadas acerca del comportamiento de la industria y reguladores.

Referencias

Aitbali, et al. (2018). Glyphosate based- herbicide exposure affects gut microbiota, anxiety and depression-like behaviors in mice. Neurotoxicology and Teratology, doi: 10.1016/j.ntt.2018.04.002

Ajuntament de Barcelona (2017). Espacios verdes y vía pública sin aplicación de herbicidas químicas: La experiencia de Barcelona. Jornada AEPJP, Madrid, 23 de ferbero de 2017.

Barruti, S. (2018, julio 23). Las manchas de la fumigación. Descargado desde: https://gatopardo.com/reportajes/glifosato-argentina/

Benbrook, C. M. (2016). Trends in glyphosate herbicide use in the United States and globally. Environmental Science Europe, 28 (1), 3.

Bento, C. P. et al. (2016). Persistence of glyphosate and aminomethylphosphonic acid in loess soil under different combinations of temperature, soil moisture and light/darkness. Science of the Total Environment, doi: 10.1016/j.scitotenv.2016.07.215

Bento,  C. P. et al. (2017). Glyphosate and AMPA distribution in wind-eroded sediment derived from loess soil. Environmental Pollution, doi:1 0.1016/j.envpol.2016.11.033

Bieseckner, M. & Causaey, A. K. (2017, junio 16). Emails reiterate EPA chief’s ties to fossil fuel interests.  Descargado desde: https://www.washingtonpost.com/business/emails-reiterate-epa-chiefs-ties-to-fossil-fuel-interests/2017/06/15/4c799f10-523b-11e7-b74e-0d2785d3083d_story.html?tid=ss_tw&utm_term=.4b564871e2a6

Bové, J. (2015). Asalto a Bruselas. Los lobbies en el corazón de Europa. Barcelona: Icaria Editorial.

Bové, J. (2017, septiembre 26). Glyphosate : pour José Bové, la grogne des céréaliers est «scandaleuse». Descargado desde: http://www.liberation.fr/debats/2017/09/26/glyphosate-pour-jose-bove-la-grogne-des-cerealiers-est-scandaleuse_1599011

Benbrook, C. M. (2019). How did the US EPA and IARC reach diametrically opposed conclusions on the genotoxicity of glyphosate-based herbicides? Environmental Health Europe, doi: 10.1186/s12302-018-0184-7

Canadian Food Inspection Agency (2017). Safeguarding with science: Glyphosate testing in 2015-2106. Canadian Food Inspection Agency.

Charles, D. (2017, marzo 15). Emails Reveal Monsanto’s Tactics To Defend Glyphosate Against Cancer Fears. Descargado desde: http://www.npr.org/sections/thesalt/2017/03/15/520250505/emails-reveal-monsantos-tactics-to-defend-glyphosate-against-cancer-fears

Chlopecka, M., et al. (2017). The effect of glyphosate-based herbicide Roundup and its co-formulant, POEA, on the motoric activity of rat intestine – In vitro study. Environmental Toxicology and Pharmacology, doi: 10.1016/j.etap.2016.12.010

Colpisa (2017, septiembre 25).Francia prohibirá totalmente el uso del glifosato. Descargado desde:http://www.diariosur.es/sociedad/salud/francia-prohibe-herbicida-glifosato-20170925104315-ntrc.html

Defarge, N. et al. (2016). Co-Formulants in Glyphosate-Based Herbicides Disrupt Aromatase Activity in Human Cells below Toxic Levels. International Journal of Environmental Research and Public Health, doi: 10.3390/ijerph13030264

De Lorenzo, J. (2015, diciembre 9). Monsanto recluta lobistas, empresarios e investigadores para vender la bondad de los transgénicos en España. Descargado desde: http://www.lacelosia.com/monsanto-recluta-lobistas-empresarios-e-investigadores-para-vender-la-bondad-de-los-transgenicos-en-espana/

De Lorenzo, J. (2019, mayo 13).Los ‘papeles secretos’ de los pesticidas, divulgados por PAN Europa, delatan la complicidad de funcionarios de la UE con los fabricantes. Descargado desde: http://www.lacelosia.com/los-papeles-secretos-de-los-pesticidas-divulgados-por-pan-europa-delatan-la-complicidad-de-funcionarios-de-la-ue-con-los-fabricantes/

De Souza, J. S. et al. (2017). Perinatal exposure to glyphosate-based herbicide alters the thyrotrophic axis and causes thyroid hormone homeostasis imbalance in male rats. Toxicology, doi: 10.1016/j.tox.2016.11.005

DFC (2017, octubre 8).El Glifosato, las agencias reguladoras y la ciencia- 1ª parte. Descargado desde: http://dfc-economiahistoria.blogspot.com.es/2017/10/el-glifosato-las-agencias-reguladoras-y.html?m=0#comment-form

Donley, N. (2016).Toxic concoctions. How the EPA ignores de dangers of pesticide cocktails.  Descargado desde: http://www.biologicaldiversity.org/campaigns/pesticides_reduction/pdfs/Toxic_concoctions.pdf

Donley, N. (2017, marzo, 28). California EPA Becomes First U.S. Agency to Declare That Roundup Causes Cancer. Descargado desde: https://www.biologicaldiversity.org/news/press_releases/2017/glyphosate-03-28-2017.php

Dos Santos, A. P. R., et al. (2017). A glyphosate-based herbicide induces histomorphological and protein expression changes in the liver of the female guppy Poecilia reticulata. Chemosphere, doi: 10.1016/j.chemosphere.2016.10.116

Elikaherria.eus (2016, marzo 16). ¿Por qué se aplica el glifosato a los cultivos poco antes de la cosecha?. Descargado desde: http://www.elikaherria.eus/por-que-se-aplica-el-glifosato-a-los-cultivos-poco-antes-de-la-cosecha/?lang=es

Eldiario.es (2018, agosto 11). Monsanto, condenada a pagar 289 millones de euros por un cáncer terminal provocado por el glifosato. Descargado desde: https://www.eldiario.es/internacional/Monsanto-millones-dolares-cancerigeno-glifosato_0_802469754.html

Eldiario.es (2019, marzo 20).Bayer se hunde en Bolsa tras sentenciar un juzgado que su herbicida con glifosato Roundup causa cáncer. Descargado desde:ttps://www.eldiario.es/economia/Bayer-Bolsa-judicial-herbicida-Monsanto_0_879812941.html

Elpais.com (2019, mayo 12).Bayer pide perdón por el espionaje de Monsanto a personalidades francesas. Descargado desde: https://elpais.com/sociedad/2019/05/12/actualidad/1557680267_598898.html?rel=mas?rel=mas

Farmandranchfreedom.org (2011, enero 17). Letter to Secretary Vilsack from Dr. Huber – Roundup May Be Causing Animal Miscarriages and Infertility. Descargado desde: http://farmandranchfreedom.org/letter-dr-huber-roundup-animal-miscarriage-infertility/

Florencia, F. M. et al. (2017). Effects of the herbicide glyphosate on non-target plant native species from Chaco forest (Argentina). Ecotoxicology and Environmental Safety, doi: 10.1016/j.ecoenv.2017.06.049

Foucart, S. & Horel, S. (2017, junio 19). « Monsanto papers » : la guerre du géant des pesticides contre la science. Descargado desde: http://www.lemonde.fr/planete/article/2017/06/01/monsanto-operation-intoxication_5136915_3244.html

Friedlander, M. (2018, agosto 31). Prohibieron el uso y la venta de glifosato en la ciudad de Santa Fe. Descargado desde: http://www.infocampo.com.ar/prohibieron-el-uso-y-la-venta-de-glifosato-en-la-ciudad-de-santa-fe/

Gomes, M. P., et al. (2016). Effects of glyphosate acid and the glyphosate-commercial formulation (Roundup) on Dimorphandra wilsonii seed germination: Interference of seed respiratory metabolism. Environmental Pollution, doi: 10.1016/j.envpol.2016.09.087

Giaquinto, P. C., et al. (2017). Effects of Glyphosate-Based Herbicide Sub-Lethal Concentrations on Fish Feeding Behavior. Bulletin of Environmental Contamination and Toxicology, doi: 10.1007/s00128-017-2037-2

Greenmedinfo.com (2019, mayo 16). GMO Impossible burger positivo for canrcinogenic glyphosate. Descargado desde: http://www.greenmedinfo.com/blog/gmo-impossible-burger-positive-carcinogenic-glyphosate?fbclid=IwAR0Yr4Y8YzKIJugbgPMfocP1ZkdHYeNAQeO2IBdecXYx8CJMubzvoWCSw0g

Gualeguaychu.gov.ar (2017, noviembre 24). Se presentó el estudio epidemiológico del cáncer y se anunció un proyecto para prohibir la venta, uso y almacenamiento de glifosato. Descargado desde: http://www.gualeguaychu.gov.ar/noticia/5254-se-presento-el-estudio-epidemiologico-del-cancer-y-se-anuncio-un-proyecto-para-prohibir-la-venta,-uso-y-almacenamiento-de-glifosato

Guillan, C. (2019, agosto 10). Soy periodista y así fue como Monsanto quiso arruinar mi reputación. Descargado desde: https://www.eldiario.es/theguardian/periodista-Monsanto-quiso-arruinar-reputacion_0_929857174.html

Gunatilake, S., Seneff, S. & Orlando, L. (2019). Glyphosate’s Synergistic Toxicity in Combination with Other Factors as a Cause of Chronic Kidney Disease of Unknown Origin. International Journal of Environmental Research and Public Health, 16, 2734.

Heguy, S. (2013). Argentina, la tierra de los niños envenenados. XL Semanal, 12 de enero.

Hernández, A. F., et al. (2013). Toxic effects of pesticide mixtures at a molecular level: their relevance to human health. Toxicology, doi:10.1016/j.tox.2012.06.009

IARC (2015). IARC Monographs Volume 112: evaluation of five organophosphate insecticides and herbicides. World Health Organization.

Jumarie, C. et al. (2017) Mixtures of herbicides and metals affect the redox system of honey bees.  Chemosphere, doi: 10.1016/j.chemosphere.2016.10.056

Kongtip, P. et al. (2017). Glyphosate and Paraquat in maternal and fetal serums in Thai women. Journal of Agromedicine, doi: 10.1080/1059924X.2017.1319315

Kwiatkowska, M. et al. (2017). DNA damage and methylation induced by glyphosate in human peripheral blood mononuclear cells (in vitro study). Food and Chemical Toxicology, doi: 10.1016/j.fct.2017.03.051.

Laborde, A. (2019, mayo 15).“Responsabilizamos a Monsanto por los nueve años que llevamos luchando contra el cáncer”. Descargado desde: https://elpais.com/sociedad/2019/05/14/actualidad/1557861001_184565.html?fbclid=IwAR0gNdzcI2h1Lp5uWeLWdF8Q96znwh0od2aj3ofBnsOG70WTCH4WhY8ZsbY

Levin, S. (2019, agosto 9). Monsanto investigó a periodistas, activistas e incluso a Neil Young para intentar desacreditarlos. Descargado desde: https://www.eldiario.es/theguardian/documentos-Monsanto-maniobras-periodistas-activistas_0_929507410.html

Lutzky, L. (2017, noviembre 18).Cánceres, malformaciones y abortos espontáneos: Así es la Argentina fumigada. Descargado desde: https://actualidad.rt.com/actualidad/255504-canceres-malformaciones-abortos-espontaneos-argentina-fumigar-

Machado, C. S., et al. (2017). Health risks of environmental exposure to metals and herbicides in the Pardo River, Brazil. Environmental Science and Pollution Research, doi: 10.1007/s11356-017-9461-z

Martínez, J. A. (2017, octubre 1). Una amarga niebla y los Poison Papers. Descargado desde: http://www.cienciasinmiedo.es/b271/

Martínez, J. A. (2017, octubre 8). Contaminación ambiental: La EPA contra su propia misión. Descargado desde: http://www.cienciasinmiedo.es/b272/

Martínez, J. A. (2018, mayo 24). Resultados preliminares sobre la toxicidad del glifosato presentados en el Parlamento Europeo. Descargado desde: http://www.cienciasinmiedo.es/b333/

Mesnage, R. et al. (2013). Ethoxylated adjuvants of glyphosate-based herbicides are active principles of human cell toxicity. Toxicology, doi: 10.1016/j.tox.2012.09.006

Mesnage, R. et al. (2014). Major pesticides are more toxic to human cells than their declared active principles. BioMed Research International, doi: 10.1155/2014/179691

Mesnage, R. et al.  (2017).  Multiomics reveal non-alcoholic fatty liver disease in rats following chronic exposure to an ultra-low dose of Roundup herbicide. Scientific Reports, doi: 10.1038/srep39328

Mills, P. J. et al. (2017). Excretion of the Herbicide Glyphosate in Older Adults Between 1993 and 2016. JAMA, 318 (16), 1610-1611.

Monaco, E. (2017, julio 28). Glyphosate Found in Most Samples of Ben & Jerry’s Ice Cream. Descargado desde: http://www.organicauthority.com/natural-ben-jerrys-ice-cream-actually-contains-glyphosate/

Muturi, E. J. et al. (2017). Effect of pesticides on microbial communities in container aquatic habitats. Scientific Reports, doi: 10.1038/srep44565

Myers, J. P. et al. (2016).  Concerns over use of glyphosate-based herbicides and risks associated with exposures: a consensus statement. Environmental Health,  doi: 10.1186/s12940-016-0117-0

Nosowitz, D. (2018, mayo 1). Emails shows FDA chemists have been quielty finding glyphosate in food. Descargado desde: https://modernfarmer.com/2018/05/emails-show-fda-chemists-have-been-quietly-finding-glyphosate-in-food/

Panizzi, S. et al. (2017). Combined ecotoxicological risk assessment in the frame of European authorization of pesticides. Science of the Total Environment, doi: 10.1016/j.scitotenv.2016.10.154

Portier et al. (2016). Differences in the carcinogenic evaluation of glyphosate between the International Agency for Research on Cancer (IARC) and the European Food Safety Authority (EFSA). Journal of Epidemiology & Community Health, doi:10.1136/jech-2015-207005

Pouget, J. (2017). Documents prove Monsanto has known Roundup was dangerous for years. Descargado desde: http://www.konbini.com/us/lifestyle/documents-reveal-monsanto-knew-roundup-dangerous/

Rejón, R. (2019, marzo 7). Los jueces obligan a publicar los estudios sobre el glifosato que Europa declaró secretos para preservar los “intereses comerciales”. Descargado desde: https://www.eldiario.es/sociedad/publicar-estudios-Europa-glifosato-cancerigeno_0_875262568.html

Resnik, D. B. (2015). Retracting Inconclusive Research: Lessons from the Séralini GM Maize Feeding Study. Journal of Agricultural and Environmental Ethics, doi: 10.1007/s10806-015-9546-y

Retraction Watch (2014). Journal editor defends retraction of GMO-rats study while authors reveal some of paper’s history.  Descargado desde: http://retractionwatch.com/2014/01/16/journal-editor-defends-retraction-of-gmo-rats-study-while-authors-reveal-some-of-papers-history/

Rodríguez, G. (2017, noviembre 17). Gualeguaychú, la ciudad que no toma agua de la canilla por miedo al cáncer. Descargado desde: https://www.tiempoar.com.ar/articulo/view/72512/gualeguaycha-la-ciudad-que-no-toma-agua-de-la-canilla-por-miedo-al-ca-ncer?utm_content=bufferdea78&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer#.WhEf__WFFQw.buffer

Sánchez, R. (2019, marzo 20). Un tribunal confirma que el glifosato es «causa sustancial» de cáncer. Descargado desde: https://www.abc.es/sociedad/abci-tribunal-confirma-glifosato-causa-sustancial-cancer-201903200959_noticia.html

Sánchez, R. (2019, julio 3). Austria prohíbe el uso del herbicida glifosato. Descargado desde: https://www.abc.es/sociedad/abci-austria-prohibe-herbicida-glifosato-201907031343_noticia.html

Sánchez, J. A. et al. (2017). Effects of Roundup formulations on biochemical biomarkers and male sperm quality of the livebearing Jenynsia multidentata. Chemosphere, doi: 10.1016/j.chemosphere.2017.02.147

Séralini, G. E. et al. (2014). Conflicts of interests, confidentiality and censorship in health risk assessment: the example of an herbicide and a GMO. Environmental Sciences Europe, 26, 13.

Silva, V. et al. (2017). Distribution of glyphosate and aminomethylphosphonic acid (AMPA) in agricultural topsoils of the European Union. Science of the Total Environment,  https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2017.10.093

Strayer, P. (2018, abril 4).Inside Monsanto’s day in court: Scientists weigh in on glyphosate’s cancer risks. Descargado desde: https://www.pri.org/stories/2018-04-04/inside-monsanto-s-day-court-scientists-weigh-glyphosate-s-cancer-risks

Sulukan, E. et al. (2017). An approach to clarify the effect mechanism of glyphosate on body malformations during embryonic development of zebrafish (Daino rerio). Chemosphere, doi: 10.1016/j.chemosphere.2017.04.018

Tarazona, J. V. et al. (2017). Glyphosate toxicity and carcinogenicity: a review of the scientific basis of the European Union assessment and its differences with IARC. Archives of Toxicology, doi: 10.1007/s00204-017-1962-5.

Tiempoar.com.ar (2019, junio 10).Murió Ana Zabaloy, la docente envenenada con agrotóxicos de San Antonio de Areco. Descargado desde: https://www.tiempoar.com.ar/nota/murio-ana-zabaloy-la-docente-envenenada-con-agrotoxicos-de-san-antonio-de-areco?fbclid=IwAR3NLklLXKv5TmcyKC__m0UB8DuzLd4VDKj4_nOT5U3vkVPXGMvy1hJ2uL0

The Richman Law Group (2017). Roundup DC complaint.  Descargado desde: https://www.organicconsumers.org/sites/default/files/roundup_dc_complaint_final_1.pdf

Unoenrtrerios.com (2017, octubre 3).”Es un precedente que va a ayudar a los docentes de escuelas fumigadas en Argentina”. Descargado desde: https://www.unoentrerios.com.ar/la-provincia/es-un-precedente-que-va-ayudar-los-docentes-escuelas-fumigadas-argentina-n1481202.html

USRTK (2018, abril 20). FDA FOIA documents regarding glyphosate residue testing.  Descargado desde:https://usrtk.org/pesticides/fda-foia-documents-regarding-glyphosate-residue-testing/

Vandenberg, L. N.  et al. (2017). Is it time to reassess current safety standards for glyphosate-based herbicides?  Journal of Epidemiology and Community Health, doi: 10.1136/jech-2016-208463

Vazquez, M. A., Maturano, E., Etchegoyen, A., Difilippo, F. S. & Maclean, B. (2017) Association between Cancer and Environmental Exposure to Glyphosate. International Journal of Clinical Medicine, 8, 73-85

Vizcay, G. (2018, noviembre 29). Francia elimina gradualmente el glifosato e incrementa el impuesto por su uso. Descargado desde: http://piensachile.com/2018/11/francia-elimina-gradualmente-el-glifosato-e-incrementa-el-impuesto-por-su-uso/?fbclid=IwAR3wkZRB0ZyCY5CKtcwXYAJmb4njKqoJ3o5AlwNAqHMnh6Ez5diTo7Iuvoc

Yanjie, Q. et al. (2017). Toxic effects of glyphosate on diploid and triploid fin cell lines from Misgurnus anguillicaudatus. Chemosphere, doi: 10.1016/j.chemosphere.2017.03.098

Cómo citar este artículo: Martínez, J. A. (2019, septiembre 7). Ciudades y vecindarios libres de glifosato; aplicación a Santa Ana. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b239

Todos los posts relacionados




(#228). MONSANTO CORROMPE A LA EPA PARA DEFENDER EL GLIFOSATO, SEGÚN EMAILS DESCUBIERTOS

[DESPIERTA] Siguen los escándalos en relación al glifosato, el pesticida “estrella” de Monsanto, y que cubre nuestra comida, jardines y parques. Después de que en 2015 la OMS (tras la consulta a la IARC) lo declarara como probable cancerígeno (grupo 2A), la corporación continúa sus esfuerzos para desacreditar ese informe.

Para ello está alargando sus brazos de influencia a estamentos como la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) o la EPA estadounidense. No basta que 94 científicos publicaran en 2016 esta crítica a la postura de la EFSA de contradecir a la OMS; ni que otros 14 científicos firmaran también en 2016, este documento de consenso alertando de que las dosis permitidas son dañinas para la salud. En ambos estudios, ese centenar de científicos aboga por la precaución, y por evitar la interferencia de la industria con estudios pagados por ellos y que son opacos, los cuales no deberían tenerse en cuenta para las evaluaciones de la EFSA o la EPA.

Tampoco basta que sigan publicándose evidencias de que los efectos acumulados de la exposición a este pesticida, incluso en dosis muy por debajo de las permitidas y extremadamente bajas, produce daño hepático (Mesnage et al., 2017). 

La comprobación de esas prácticas de Monsanto una vez más está saliendo a la luz. Ahora, en Estados Unidos, y tras una demanda interpuesta en California por varios enfermos de cáncer a la corporación, se han hecho públicos algunos emails que comprometen al gigante agroquímico.

En uno de ellos, Marion Copley, antigua trabajadora de la EPA y que estaba sufriendo un cáncer de mama terminal, saca los colores a uno de los mandamases de la EPA, Jesse Rowland, acusándole de connivencia con Monsanto y de no atender a la amplia evidencia que sugiere la peligrosidad del glifosato. La carta no tiene desperdicio, y está fechada en marzo de 2013, antes de que la OMS calificara a esta sustancia como probable cancerígeno:

b228_01

Las acusaciones de Copley, que moriría pocos meses después de enviar esta carta, son demoledoras. Ruega a Rowland que deje de mirar por sus propios intereses, y de regular en favor de la industria, y de confabular con otros colegas que han publicado investigaciones afines a los intereses de Monsanto, y que han condicionado los informes de la Cancer Assessment Review Committee (CARC) sobre los que la EPA basa sus decisiones.

No sólo eso, sino que también en otros emails se descubre que uno de los ejecutivos de Monsanto, William Heydens, propuso que la compañía escribiera un artículo científico usando la conocida “escritura fantasma” por la cual se paga a autores para que firmen  un estudio que está dirigido totalmente por los intereses de la compañía, con el fin de contrarrestar el informe de la OMS.

A día de hoy, la situación es que varias agencias reguladoras consideran al glifosato como no cancerígeno: EPA, European Food Safety Agency, Food and Agruculture Organization y la European Chemical Agency (ECHA). La pregunta que surge es clara. Todas contradicen las conclusiones de la OMS, y obvian las investigaciones que he comentado al principio.

Es cierto que la OMS puede errar, y de hecho lo más inteligente es revisar cada uno de nosotros la evidencia existente para llegar a conclusiones. Invito a los lectores a que así lo hagan, que lean los artículos enlazados y que reflexionen acerca de las presiones de Monsanto y de la corrupción que supuestamente existe en los organismos reguladores, tal y como muestran los emails que ahora han salido a la luz. Y que luego, los lectores decidan si quieren que los jardines donde juegan sus hijos, o la comida que ingieren esté rociada con glifosato.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados