(#442). LAS RAZONES POR LAS QUE LA EPA Y LA IARC DIFIEREN SOBRE EL GLIFOSATO

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Environmental Sciences Europe, el autor analizó las causas por las cuales la EPA de Estados Unidos y la IARC llegaron a conclusiones opuestas sobre la genotoxicidad de los herbicidas basados en glifosato.

La EPA considera al glifosato como no probable cancerígeno para los humanos, mientras que la IARC lo ha categorizado como probable cancerígeno (2A). La IARC concluye que hay una evidencia fuerte de que la exposición al glifosato es genotóxica a través de al menos dos mecanismos conocidos: el daño al ADN y el estrés oxidativo.

El autor se adentró en el cuerpo de estudios analizados por ambas agencias. Así, la EPA confió principalmente en estudios realizados por las compañías, no publicados en revistas científicas, de los cuales el 99% reportó resultados negativos. SIn embargo, la IARC se basó fundamentalmente en estudios publicados en la literatura científica de los cuales el 70% (83 de 118) fueron positivos.

Además, la EPA empleó datos se estudios centrados en evaluar la versión técnica del glifosato, es decir, la que no llega compuestos adyuvantes para mejorar su eficacia (que es la formulación real que se emplea en las fumigaciones), y tampoco tuvo en cuenta los estudios sobre su principal metabolito, el AMPA, que es también tóxico. Recordemos que las fórmulas de los herbicidas basados en glifosato contienen compuestos que altera la absorción, la distribución, el metabolismo, la excreción y  (posiblemente) la toxicidad del glifosato.

La siguiente tabla muestra un ejemplo de la diferencia en toxicidad en células humanas; los herbicidas basados en glifosato son tóxicos a concentraciones mucho menores que el glifosato técnico.

Assay/marker Glyphosate technical Formulated GBHs Differential Source
Viability of human peripheral blood mononuclear cells 1640 μg/mL 56.4 μg/mL 29 Martinez et al. [40]
LC 50 in HepG2 cells (ppm) 19,323 62 312 Mesnage et al. [33]
LC 50 in JEG3 cells (ppm) 1192 32 37 Mesnage et al. [33]
1/LC 50 JEG3 cells (ppm) [glyphosate IPA-salt; Roundup Classic] 0.000082 0.0081 99 Defarge et al. [32]
DNA damage to peripheral blood mononuclear cells 250 μM 5 μM [Roundup 360 PLUS] 50 Wozniak et al. [34]
LC 50 in human HepaRG cells 2 mg/mL 0.04–0.1 mg/mL 20–50 Rice et al. [41]

Otra fuente de discrepancia entre la evaluación de ambas agencias es la consideración de los usos ocupacionales del pesticida, no siendo tenidos en cuenta por la EPA.

La siguiente tabla, elaborada por los autores después de revisar todos los estudios tenidos en cuenta por esas agencias es bastante clara; hay una diferencia extraordinaria entre los resultados de los ensayos realizados por la industria (“Reg”) y los implementados por investigadores publicados en la literatura científica ( “Pub”).

Assay type and compound tested Number of assays Number of positives Percent positive
Reg. Pub. Total Reg. Pub. Total Reg. (%) Pub. (%) Total (%)
Bacterial reverse mutation
 Glyphosate technical 23 4 27 0 0 0 0 0 0
 Formulated GBHs 28 3 31 0 1 1 0 33 3
In vitro and in vivo mammalian gene mutation
 Glyphosate technical 4 2 6 0 1 1 0 50 17
 Formulated GBHs 0 1 1 0 1 1 0 100 100
In vitro chromosomal aberration
 Glyphosate technical 4 5 9 0 3 3 0 60 33
 AMPA 0 1 1 0 1 1 0 100 100
 Formulated GBHs 0 2 2 0 1 1 0 50 50
In vitro micronuclei induction in mammals
 Glyphosate technical 0 6 6 0 4 4 0 67 67
In vivo chromosomal aberration
 Glyphosate technical 5 2 7 0 2 2 0 100 29
 Formulated GBHs 0 8 8 0 6 6 0 75 75
In vivo micronuclei induction in mammals
 Glyphosate technical 14 6 20 1 2 3 7 33 15
 AMPA 0 1 1 0 1 1 0 100 100
 Formulated GBHs 15 13 28 0 7 7 0 54 25
DNA damage
 Glyphosate technical 2 27 29 0 23 23 0 85 79
 AMPA 0 3 3 0 3 3 0 100 100
 Formulated GBHs 0 38 38 0 33 33 0 87 87
All assays
 Glyphosate technical 52 52 104 1 35 36 2 67 35
 AMPA 0 5 5 0 5 5 0 100 100
 Formulated GBHs 43 65 108 0 49 49 0 75 45
 All tested compounds 95 122 217 1 89 90 1 73 41
  1. 1. Table includes assays on glyphosate technical cited in EPA’s 2016 “Glyphosate Issue Paper: Evaluation of Carcinogenic Potential,” Sect. 5: Data Evaluation of Genetic Toxicity, Table 5.1, 5.2, 5.3, 5.4, 5.5, 5.6, and 5.7. Assays on formulated GBHs considered by EPA come from Tables F.1, F.2, F.3, F.4 and F.5 in Appendix F: “Genotoxicity Studies with Glyphosate Based Formulations” [3]
  2. 2. Also included are additional assays on glyphosate technical, AMPA, and formulated GBHs from IARC Monograph 112 on the carcinogenicity of glyphosate [4] from Tables 4.1, 4.2, 4.3, 4.4, 4.5, or 4.6
  3. 3. Additional file 1: Tables S1–S7 list all assays in the core tables from EPA 2016 [3] and IARC 2017 [4] based on genotoxicity assay type

Finalmente, los autores incluyen una revisión de los estudios publicados desde que ambas agencias evaluaron el glifosato. Los resultados, de nuevo, son rotundos en relación a la genotoxicidad del pesticida:

Citation Compound tested Dose/concentration Test target Assay Result
Genotox assay type
 Mammalian in vivo
  Kasuba et al. [48] Glyphosate technical 0.5, 2.91 and 3.5 μg/mL Human CBMN assay, oxidative stress Positive, oxidative stress (all conc.)
  Kasuba et al. [48] Glyphosate technical 0.5, 2.91 and 3.5 μg/mL Human HepG2 cells, oxidative stress Positive, oxidative stress (all conc.)
  Milic et al. [49] Glyphosate technical 0.1, 0.5, 1.75 and 10 mg/kg/day Wistar rat COMET, DNA damage, leukocytes, liver cells Positive, DNA damage in leukocytes and liver cells (all conc.)
 Mammalian in vitro
  Luaces et al. [50] Formulated GBH (Roundup Full II®) 280, 420, 560, 1120 μmol/L Armadillo Chromosomal aberrations Positive (all conc.)
  Luo et al. [51] Formulated GBH (Roundup®) Not provided in abstract Human L-02 hepatocytes, oxidative stress Positive, oxidative stress
  Kwiatkowska et al. [52] Glyphosate technical 0.1–10 mM Human blood cells Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (at 0.5–10 mM doses)
  Townsend et al. [53] Glyphosate technical 0.1 μM–15 mM Human Raji cells Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (at doses above 1 mM)
  De Almeida et al. [54] Formulated GBHs (Roundup®and Wipeout®) 10–500 μg/mL Human cancer cell lines Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (all conc.)
  Rice et al. [41] Glyphosate technical and formulated GBHs 0.0007–33 mM Human HepaRG and HaCaT cell lines Cell Titer-Glo, ROS-Glo and JC10, oxidative stress Positive, oxidative stress (pure glyphosate ≥ 10 mM, formulations all conc.)
  Rossi et al. [55] Formulated GBH (Roundup Full II®) 0.026–0.379 mL/day Armadillo Chromosomal aberrations Positive (all conc.)
  Santovito et al. [56] Glyphosate technical 0.5, 0.1, 0.05, 0.025 and 0.0125 μg/mL Human lymphocytes Chromosomal aberration and micronuclei Positive (all conc.)
  Szepanowski et al. [57] Glyphosate technical and formulated GBH 0.0005–0.005% of culture medium Human ganglia cultures Myelination Positive (all conc. of GBH)
  Wozniak et al. [34] Glyphosate technical, formulated GBH (Roundup 360 PLUS®) and AMPA 1 to 1000 μM Human cells Breaks, peripheral mononuclear cells, DNA damage Positive, DNA damage (GBH ≥ 5 μM, glyphosate ≥ 250 μM, AMPA ≥ 500 μM)
 Non-mammalian in vivo
  Schaumburg et al. [58] Formulated GBH (Roundup®) 50, 100, 200, 400, 800, 1600 μg/egg Salvator merianae (reptile) Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (≥ 100 μg/egg)
  Soloneski et al. [45] Formulated GBH (Credit®) and formulated dicamba herbicide (Banvel®) 5–10% formulation of GBHs Rhinella arenarum larvae (amphibian) SCGE, DNA breaks Positive, DNA breaks (above 5%)
  Vieira et al. [59] Formulated GBHs (in situ exposure) Not provided in abstract Prochilodus lineatus (fish) DNA damage, erythrocyte abnormalities Positive
  Burella et al. [60] Formulated GBH (Roundup®) 750, 1250, 1750 μg/egg Caiman latirostris (reptile) Comet, embryos, DNA damage Positive, DNA damage (all conc.)
  de Moura et al. [61] Formulated GBH (Roundup®) Not provided in abstract Leiarius marmoratusx/Pseudoplatystoma reticulatum (fish) Micronucleus Positive (≥ 1.357 mg/L)
  Hong et al. [62] Glyphosate technical 0, 4.4, 9.8, 44 and 98 mg/L Eriocheir sinensis (crab) Haemocyte DNA damage Positive (> 4.4 mg/L)
  Lopez Gonzalez et al. [63] Formulated GBHs (Roundup Full II® and PanzerGold®) 500, 750, 1000 μg/egg Caiman latirostris (reptile) Micronucleus, embryos Positive, embryos (≥ 1000 μg/egg)
  Hong et al. [64] Formulated GBH (Roundup®) 0.35, 0.70, 1.40, 2.80 and 5.60 mg/L Macrobrachium nipponensis(shrimp) Micronucleus Positive (≥ 1.40 mg/L)
 Non-mammalian in vitro
  Baurand et al. [65] Formulated GBH (Roundup Flash®) Range around EC50 values Cantareus aspersus (snail) DNA damage Positive (≥ 30 mg)
  Perez-Iglesias et al. [66] Glyphosate technical 100, 1000 and 10,000 μg/g Leptodactylus latinasus (frog) Hepatic melanomacrophages–erythrocyte nuclear abnormalities Positive (all conc.)
  Bailey et al. [67] Formulated GBH (TouchDown®) 2.7%, 5.5%, or 9.8% glyphosate Caenorhabditis elegans(nematode) Mitochondrial chain complexes, oxidative stress Positive, oxidative stress (≥ 5.5%)
  de Brito Rodrigues et al. [68] Formulated GBHs (Roundup®and glyphosate AKB 480) Low doses not specified, high doses up to 37.53 mg/L Danio rerio (fish) Genotoxicity Negative (lethal at high doses but no genotoxicity observed)
  Bollani et al. [69] Formulated GBHs (in situ exposure) Glyphosate ≤ 13.6 μg/L, AMPA ≤ 9.75 μg/L Allium cepa (plant) Micronucleus Positive
  Santo et al. [70] Formulated GBH (Roundup®) 5.0 mg/L Danio rerio (fish) Micronucleus, oxidative stress Positive, oxidative stress
Glyphosate technicala Number of studies 11
Number positive 11
Percent positive 100%
Formulated GBHsb Number of studies 19
Number positive 18
Percent positive 95%
All new studies Number of studies 27
Number positive 26
Percent positive 96%
  1. aIncludes studies published after 02/01/2015, the publication date of Marques et al. [43], the most recent study cited in IARC [4] or EPA [3]
  2. bNote that since some studies conducted assays on BOTH glyphosate technical and formulated GBHs, the number of studies on glyphosate technical plus formulated GBHs exceeds the total number of new studies

De este modo, los resultados reportados por investigadores independientes de la industria muestran claramente la genotoxicidad de los herbicidas basados en glifosato.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Benbrook, C. M. (2019). How did the US EPA and IARC reach diametrically opposed conclusions on the genotoxicity of glyphosate-based herbicides? Environmental Health Europe, doi: 10.1186/s12302-018-0184-7

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2018) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 5.878 Q1 ENVIRONMENTAL SCIENCES
Scimago (SJR) 1.128 Q1 POLLUTION

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#296). ESTRÉS OXIDATIVO ANTE EXPOSICIONES CORTAS A RADIOFRECUENCIA

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en el Journal of Environmental Science and Health – Part A, los autores exponen células humanas de neuroblastoma a diferentes emisiones radiofrecuencia, encontrando una mayor susceptibilidad de esas células al estrés oxidativo después de exposiciones a corto plazo.

Se desconoce todavía el mecanismo exacto por el cual la radiación no ionizante de radiofrecuencia puede producir efectos adversos más allá del calentamiento de los tejidos. Los autores son claros con ello. Pero al mismo tiempo postulan que diversas investigaciones han identificado el desarrollo de estrés oxidativo como posible causa. Por ello, se centran analizar las especies reactivas de oxígeno (ROS), que son las precursoras de ese estrés oxidativo.

El objetivo de esta investigación es, por tanto, evaluar elefecto de exposiciones cortas a radiofrecuencia en células de neuroblastoma en relación a parámetros indicativos de estrés oxidativo.

Metodología

Se realizó un experimento in vitro, empleando células cultivadas SH-SY5Y de neuroblastoma. Esas células se expusieron a un campo electromagnético de 1800 MHz, de intensidad 30 V/m, durante 10, 30 y 60 minutos. El SAR promedio fue estimado en 1.6 W/kg, y se creó un grupo de control bajo las mismas condiciones ambientales excepto que no se expuso a la radiación.

Para evaluar el daño oxidativo, los investigadores midieron la concentración de grupos carbonilo en las proteínas de las células. También consideraron el nivel de peroxidación de los lípidos a través de la concentración de malondialdehido (MDA). Finalmente midieron la concentración total de glutatión (GSH), que es un antioxidante de las células que las ayuda a protegerse de los radicales libres y peróxidos, es decir, de las ROS.

Resultados e implicaciones

La concentración de grupos carbonilo se incrementó significativamente tras una exposición de 60 minutos, tal y como se muestra en la figura siguiente.

b296_2En cuanto al MDA, los resultados son similares, tras 60 minutos se producen diferencias significativas.

b296_3Finalmente, la concentración de GSH disminuyó con el tiempo, pero no hay diferencias con respecto al grupo de control. Es más, existe un pico extraño en el grupo expuesto a los 10 minutos, que podría interpretarse en que existe una disrupción a muy corto plazo, pero que los autores tampoco son capaces de clarificar.

b296_4Globalmente, los resultados muestran que la exposición a radiofrecuencia de 1800 MHz incrementa las ROS tras 60 mintuos de exposición, es decir, hay un aumento del estrés oxidativo pese a que es una radiación no ionizante. Recordemos que el estrés oxidativo puede afectar directa e indirectamente al ADN.

Limitaciones/Comentarios

El artículo parte de una buena idea pero le falta concretar más, ya que los resultados deberían de haberse intentado replicar, lo que le hubiera concedido seguramente una robustez y solidez mucho mayor.

En cualquier caso, se muestra una perturbación clara de ROS en exposiciones cortas, lo que de nuevo es otra evidencia más para sumar a las cientos que existen y que demuestran que los efectos de la radiación no ionizante deben considerarse con mucha seriedad.

No obstante, la densidad de potencia es de 30 V/m y el SAR de 1.6 W/Kg. De este modo, podría ser una aproximación a una conversación por teléfono móvil. Esto quiere decir que la densidad de potencia y el SAR son relativamente altos, y no serían trasladables exposiciones más livianas a un Wi-Fi o una antena de telefonía medianamente lejana. Pero claro, es de esperar que cuando se estudian efectos a corto plazo se haga diseñando un estímulo fuerte, como han hecho los autores.

En definitiva, siempre hay que tomar con cautela este tipo de estudios, pero eso no significa que no sean relevantes. Las causas por las que la radiación no ionizante puede causar daño biológico están todavía lejos de ser esclarecidas con detalle. Sin embargo, y mientras tanto, hay evidencias que se acumulan que nos están advirtiendo seriamente.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Marjanovic, A. M. et al. (2017).Oxidative stress response in SH-SY5Y cells exposed to short-term 1800 MHz radiofrequency radiation. Journal of Environmental Science and Health – Part A, doi: 10.1080/10934529.2017.1383124

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2016)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

1.425

Q3

ENGINEERING, ENVIRONMENTAL

Scimago (SJR)

0.51

Q2

ENVIRONMENTAL ENGINEERING

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#288). ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES, MÓVILES Y WI-FI

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este editorial del European Journal of Preventive Cardiology, los autores claramente enfatizan la necesidad de contemplar la exposición a radiofrecuencia como un factor relevante de riesgo de enfermedades cardíacas.

En los últimos años se ha encontrado un incremento significativo del infarto agudo de miocardio con elevación del ST (inicio de la repolaración ventricular) en pacientes sin factores de riesgo estándar modificables, es decir, sin hipercolesterolemia, hipertención, diabetes ni tabaquismo, y los autores plantean que el incremento desmesurado de la exposición a radiación electromagnética no ionizante podría ser una de las causas que lo expliquen.

Ignorancia entre los médicos

Los autores inciden en la ignorancia que existe en la comunidad médica sobre la evidencia científica que muestra los efectos biológicos negativos de la exposición a radiofrecuencia. Y ello ocurre pese que desde hace años diferentes organismos llevan advirtiendo sobre ello, como la propia Organización Mundial de la Salud, la European Academy for Environmental Medicine y la American Academy for Environmental Medicine.

Además, los autores abogan por una recategorización de este agente ambiental, del actual grupo 2B (posible cancerígeno) a otro más exigente, dada la evidencia publicada desde 2011, año en que la OMS lo consideró en ese grupo. Y por cierto, también cuestionan la forma en la que se ha evaluado en esa categoría por parte del comité de expertos de la IARC.

Relación con enfermedades cardíacas

Hacen referencia a diversas investigaciones que han mostrado que la exposición a radiofrecuencia produce estrés oxidativo, y ese es precisamente el factor que los autores consideran clave para su posible relación con las enfermedades cardiovasculares.

El estrés oxidativo es un factor de riesgo para este tipo de enfermedades, y la exposición crónica a ese estresante puede dañar las células y alterar los mecanismos de transducción de señales. El incremento de la presión arterial es otra de los efectos que se han ligado a la exposición a radiofrecuencia,  y que también podría afectar a la salud del corazón.

Una historia ya conocida

Como muchos otros investigadores y muchas personas afectadas e interesadas en el bioelectromagnetismo, los autores se preguntan acerca de cómo es posible que se ignoren las evidencias que durante las décadas de los 70, 80 y 90 del siglo pasado se encontraron en estudios militares, donde ya se ligaba la exposición a emisiones de radiofrecuencia con diversas patologías, como enfermedad coronaria, hipertensión o disrupción del metabolismo de lípidos.

Sin embargo, los autores no vacilan en afirmar que la comunidad científica y militar ha pasado de puntillas por ello debido a las consecuencias económicas y militares de considerar perjudicial este tipo de comunicaciones inalámbricas.

Necesidad de minimizar la exposición

Pese a que, como los autores comentan, algunos países y ciudades están empezando a dar pasos para la regulación (prohibición o restricción del WIFi en las escuelas), hay una pasividad enorme a este respecto.

Se necesitan más estudios independientes y profundizar en los posibles efectos de la exposición a radiofrecuencia sobre las enfermedades cardíacas.

Comentarios

En este artículo, los autores hablan de forma clara y precisa sobre una situación que, para cualquier científico imparcial y honesto, es evidente; hay indicios más que suficientes para ser prudentes y regular la exposición a este contaminante ambiental.

Y como bien dicen los autores y hemos comentado más de una vez en este blog, la comunidad médica debe dar un paso al frente, informarse, leer las evidencias publicadas, y actuar al respecto. Sin la implicación de los médicos, el resto de ciudadanos lo tenemos muy complicado para que se nos escuche cuando pedimos que, por ejemplo, se elimine el Wi-Fi en los colegios, se eviten los dispositivos inalámbricos en los niños, o se quite una antena de telefonía enfrente de casa.

Y mientras tanto, una gran parte de la población sigue dando la espalda a este asunto, y lo que es peor, atacando y estigmatizando a quienes defienden el camino de la prudencia.

Un último apunte, la autora principal del editoria, Priyanka Bandara, es miembro del panel científico de Environmental Health Trust. Tal vez alguien pueda pensar que eso significa un conflicto de  interés, pero realmente no lo es, y por eso no está declarado en el artículo. Si se pone al mismo nivel a los investigadores que colaboran de organizaciones sin ánimo de lucro o plataformas ciudadanas en defensa de la salud y el medio ambiente con aquellos que trabajan o son financiados por la industria, apaga y vámonos.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Bandara, P. & Weller, S. (2017).Cardiovascular disease: Time to identify emerging environmental risk factors. European Journal of Preventive Cardiology, doi:10.1177/2047487317734898

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2016)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

3.606

Q2

CARDIAC & CARDIOVASCULAR SYSTEMS

Scimago (SJR)

1.6

Q1

CARDIOLOGY & CARDIOVASCULAR MEDICINE

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#245). EL WI-FI PRODUCE ESTRÉS OXIDATIVO EN EL CEREBRO E HÍGADO DE RATAS DE LABORATORIO

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En el embarazo la radiación electromagnética puede interactuar con el feto y resultar en problemas de desarrollo. A pesar de que los autores citan numerosas referencias de investigaciones que reportan el riesgo para los seres humanos de la exposición a este tipo de radiación, reconocen que todavía los datos sobre estos efectos son escasos y conflictivos.

Las sustancias reactivas al oxígeno (ROS) se producen en muchas funciones fisiológicas e inducen daños en las células a través del estrés oxidativo. Según los autores, el cerebro es más sensible al daño oxidativo. Además, la radiación electromagnética induce toxicidad hepática.

Las ROS son controladas y “limpiadas” por antioxidanes como el glutatión peroxidasa, una enzima que se encarga de convertir el peróxido de hidrógeno en agua. La vitamina E es otra molécula que puede eliminar los radicales libres dentro de las células y  plasma, y es probable que actúe de manera sinérgica con la vitamina C.

La absorción de radiación electromagnética en los tejidos depende de las propiedades dieléctricas de éstos y de su conductividad. La conductividad eléctrica se incrementa durante el embarazo debido a un mayor contenido de agua, por lo que es posible que esto haga más sensible a las mujeres embarazadas a la exposición a este tipo de radiación.

El objetivo de esta investigación es analizar el efecto de la radiación Wi-Fi (2.45 GHz) sobre el daño oxidativo en el cerebro e hígado de ratas durante el embarazo.

Metodología

Se emplearon 16 ratas albinas y sus 48 recién nacidos. Los animales fueron mantenidos en cajas individuales en un entorno libre  de patógenos y a una temperatura entre 20 y 24 grados, con exposición a la luz entre las 08:00 y 20:00.

Las ratas fueron expuestas a radiación electromagnética durante el embarazo y tanto ellas como sus 48 crías fueron aleatoriamente divididos en dos grupos de 24 unidades, uno de ellos el grupo de control y el otro el experimental. En el grupo de control, por tanto, estaban 8 madres y 24 recién nacidos que fueron sometidos a una exposición fantasma de 60 minutos al día desde el embarazo hasta las 3 semanas de vida de las crías, durante 5 días a la semana. En el grupo experimental esa exposición fue obviamente real, a una frecuencia de 2.45  GHz y en las mismas condiciones que el grupo de control.

La frecuencia fue pulsante a 217 Hz, con una intensidad de 11 V/m (unos 320000 microW/m2), lo que produce un SAR de 0.1 W/kg. La distancia de la antena a la cabeza de las ratas fue de 25 cm.

Las ratas fueron anestesiadas y posteriormente decapitadas, analizando sus cerebros e hígados. Se midieron el glugatión reducido (GSH), el glutatión peroxidasa (GSH-Px),  retinol, beta-caroteno,  vitamina C y vitamina E. Además, se estudió la peroxidación de los lípidos.

Resultados e implicaciones

En relación a la peroxidación de los lípidos los resultados muestran que tanto en el cerebro como en el hígado las ratas expuestas al Wi-Fi tenían significativamente unos niveles más altos.

b245_2b245_3

En cuanto a los resultados en el glutatión, el grupo expuesto obtuvo significativamente menores niveles, tanto en el cerebro como en el hígado de GSH-Px, y menores niveles de GH en el cerebro. Las concentraciones de retinol, beta-caroteno y vitamina C fueron menores en el cerebro de las ratas. En el hígado los resultados fueron similares, a excepción de que no se encontró variación significativa en la vitamina C.

En conjunción estos resultados alertan de que la exposición a la frecuencia característica del Wi-Fi a niveles muy por debajo de los permitidos por la legislación (que sólo consideran efectos térmicos) induce daño oxidativo en el cerebro e hígado de animales de ratas recién nacidas.

Limitaciones/Comentarios

La muestra de animales es ciertamente reducida, y los autores no comentan la posibilidad de realizar un ajuste estadístico de comparaciones múltiples que, aunque controvertido para cierto sector de investigadores, al menos habría dado un dibujo alternativo de los resultados y estimulado el debate.

Hay un error en la Tabla 1 del artículo en cuanto a los niveles de vitaminas en el grupo de control y experimental (parece que se han cambiado), ya que el comentario de los autores en el artículo es diferente, aunque no ha habido ningún erratum publicado, lo que hace que sigamos con especial atención la evolución de este artículo en el futuro.

Queda demostrado, una vez más, que las radiaciones no ionizantes producen efectos biológicos más allá de los efectos térmicos, incluso a niveles de energía por debajo de los permitidos. Urgen más investigaciones al respecto y, sobre todo, regular con mucha  más determinación.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Celik, O. et al.  (2016). Oxidative stress of brain and liver is increased by Wi-Fi (2.45 GHz) exposure of rats during pregnancy and the development of newborns. Journal of Chemical Neuroanatomy, 75, 134–139. doi: 10.1016/j.jchemneu.2015.10.005

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2015)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

1.800

Q3

NEUROSCIENCES

Scimago (SJR)

0.91

Q4

CELLULAR AND MOLECULAR NEUROSCIENCE

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados