(#355). SCOTT PRUITT DEJA LA EPA DEBIDO A SUS ESCÁNDALOS

[DESPIERTA]  Por fin dimitió Scott Pruitt, el Administrador de la EPA que había demandado a ésta en varias ocasiones cuando era fiscal en Oklahoma. El hombre que estaba al lado de los contaminadores, de los lobbistas. No obstante, y como suele suceder en estos casos, para el Presidente Trump, Pruitt ha hecho un gran trabajo en estos meses que ha estado a cargo de la agencia ambiental norteamericana. Qué iba a decir Trump, al fin y al cabo fue él quien lo puso a dedo, compartiendo, además, ideario ambiental.

Pruitt dimite principalmente por sus extravagancias, sus poco disimulados vínculos con la industria, y porque muchos de sus compañeros se han quejado de sus actividades y su abuso de poder.

Nihal Kirshan, el periodista que escribe para Open Secrets, detalla una lista (no exhaustiva) de las andanzas de Pruitt como Administrador de la EPA. Hay para todos los gustos: usar la sirenas de su coche para ir más rápido a un restaurante, vivir en una casa de un lobbista y pagar un alquiler menor al de mercado, gastarse 90 mil dólares de los contribuyentes en un mes en vuelos en jets privados y militares, utilizar a sus ayudantes para tareas personales como buscar perfumes o adquirir colchones, mantener una agenda de eventos secreta, destinar mucho más dinero del adecuado para su seguridad personal, etc.

Su sucesor es Andrew Wheeler, un antiguo lobbista de la industria del carbón. Esta gente es la que tiene el poder de la regulación ambiental en Estados Unidos. No sé si cabe decir mucho más.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados




(#345). LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA EN “DOBLE CARA”

[MONOTEMA] En este nuevo programa de “Doble Cara”, y con la dirección de Antonio J. Mayor, he tenido la oportunidad de explicar en profundidad algunos de los puntos clave del debate sobre los efectos no térmicos de las ondas electromagnéticas en frecuencias no ionizante. El programa se puede escuchar aquí:

Programas de Doble CaraPara seguir adecuadamente el programa, sugiero consultar los siguientes enlaces:

Caso del “phonegate”.

Ataque de microondas a la embajada de Estados Unidos en Moscú.

Efectos sobre la salud del Wi-Fi.

Electrohipersensibilidad.

Conflictos de interés.

Es importante que se visione también todo el material enlazado en esos textos. Material auxiliar y para profundizar puede consultarse en este misma web, donde se el lector encontrará referncias a revisiones sistemáticas realizadas sobre el efecto en el estrés oxidativo, los efectos biológicos en plantas, y otros aspectos comentadosen el podcast.

Confrontación con los que niegan y ridiculizan este asunto

En la última parte del programa, y una vez explicado y justificado el cuerpo de investigación que muestra los efectos biológicos (no térmicos) negativos de la radiación no ionizante, y contextualizando los conflictos de interés y el sector de la población que sufre una sensibilidad especial a este tipo de ondas, llega el momento de confrontar todo ello con algunas declaraciones y posturas que, desgraciadamente, tienen un peso mediático mayor. Que el lector y los oyentes saquen sus propias conclusiones:

ElConfidencial.com (2015, dicembre 2):

 La tecnología basada en campos electromagnéticos lleva años llenando titulares a causa de sus supuestos efectos nocivos para la salud, algo que de lo que la ciencia no ha encontrado ninguna evidencia hasta el momento.

Eldiario.es (2018, junio 7):

Existen muchos grupos pseudocientíficos que alimentan el miedo, promoviendo ideas absurdas, como que las ondas electromagnéticas producen cáncer o que comer tal cosa previene el cáncer, pero su objetivo suele ser vender una terapia o una dieta milagrosa

 – Pedro Duque (actual Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades de España).

De gran interés también es ver cómo han reaccionado algunos académicos en España ante el artículo de Vicenç Navarro del 17 de mayo de 2018, que le llevó a escribir esta réplica, que creo que resume bastante bien todo lo que hemos contado en el programa.

Finalmente, en “Doble Cara” también hicimos mención a este vídeo publicado por la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Murcia en marzo de 2018.

En el vídeo (que no tiene desperdicio), se mezclan los OVNIS con la investigación sobre móviles y Wi-FI, haciendo un paralelismo vergonzoso. Es más, dice que la ley debería actuar con todo su peso. Pues supongo que si eso ocurriera los juzgados se llenarían de los cientos de investigadores que desde los años 50 han publicado los miles de estudios a los que hemos aludido en el programa (y que están accesibles para todo el mundo). Llamar pseudocientíficos a todos esos investigadores, o pseudociencia a la investigación en bioelectromagnetismo es, cuando menos, insultante. Realizar la trampa dialéctica de asociarla a fenómenos paranormales es penoso.

Comentario final

Ojalá dentro de 20 o 30 años podamos decir que existen miles de  estudios (independientes) que rebaten todos los publicados hasta ahora, y que no tenemos que preocuparnos más por este tema. Si eso ocurre, yo seré el primero en admitir que es así.

Sin embargo, con todo lo publicado a día de hoy, lo prudente y justo a nivel científico es reconocer que hay suficientes evidencias como para aplicar la precaución. Simplemente eso. La tecnología no va a desaparecer, seguirá habiendo móviles, Wi-Fi, etc., pero cada uno deberá usarla entendiendo los riesgos que ello conlleva, y las autoridades tendrán que asegurar la proteccción de la población más vulnerable, y los derechos de aquellos que se ven afectados.

Cómo citar este artículo: Martínez, J. A. (2018, junio 19). La contaminación electromagnética en “Doble Cara”. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b345

Todos los posts relacionados




(#315). GOBERNANDO CONTRA LA SALUD

[DESPIERTA] Sergi Pitarch escribe sobre una de los últimos casos de evidencia de conflictos de interés entre la política y la industria en España. La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, ha explicado en el Congreso que defiende la continuidad de uso de fertilizantes con niveles altos de cadmio, superiores a lo que recomienda la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y, por supuesto, desoyendo las múltiples investigaciones científicas al respecto.

La ministra era directivo de Fertiberia, empresa que es la principal interesada en que la regulación sobre el cadmio no se produzca en los términos acordes al interés general.

Pitarch, además, señala las numerosas mentiras y medias verdades de la ministra en su intervención en el Congreso, dejando en evidencia su posición pro industria.

La Comisión Europea propone reducir paulatinamente los  niveles de cadmio a 20 mg/kg, mientras que España propone 75 mg/kg, sin bajar ni un ápice de esa cifra.

La Comisión Europea estima que en el escenario más desfavorable los agricultores sufrirían un coste del 1%, algo que justificaría sin duda la reducción efectiva en los fertilizantes, en defensa de la salud de todos.

Los efectos del cadmio en la salud (con evidencias claras de su toxicidad para riñones y huesos) pueden consultarse en Amzal et al. (2009), Satarug et al. (2010), o Thomas et al. (2009).

Estamos, por tanto, ante otro caso de connivencia con la industria, parecido al del Ministerio de Sanidad y la industria alimentaria. Cabe preguntarse entonces de qué sirve la ciencia, y también de qué sirve nuestra Constitución, donde el concepto de “interés general” parece que a veces se queda sólo en el papel.

Esta noticia ha coincidido en la misma semana con la escrita por Lucía Villa sobre la inexplicable lentitud de los legisladores españoles para decidirse a regular la exposición a gas radón en viviendas y edificios. Este gas radiactivo es la segunda causa de  cáncer de pulmón en el mundo. Tenemos en España, además, a Alberto Ruano, un investigador muy activo en esta área a nivel internacional, pero los resultados de sus investigaciones (y las de otros colegas) siguen sin ser escuchadas. En otros países, como Estados Unidos y Reino Unido, ya hace tiempo que legislaron al respecto.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados




(#202). CONFLICTOS DE INTERESES EN SOCIEDADES MÉDICAS EN ITALIA

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] Las Sociedades Médicas Profesionales juegan un papel fundamental en el avance de la calidad de la asistencia médica a través del desarrollo de guías de práctica clínica, diseminación de información, financiación de proyectos y la organización de actividades formativos.

Estas asociaciones son a menudo financiadas por corporaciones farmacéuticas y de equipamiento médico. Esto ha hecho que se investigue el conflicto de interés que puede surgir, no sólo a nivel de un médico, sino de este tipo de sociedades. Para tratar de evitar la intromisión de los intereses de la industria en las actividades de las sociedades médicas algunas implementan acciones para gobernar las relaciones con sus patrocinadores, como por ejemplo, separar en los congresos las sesiones financiadas por la industria del resto de programa académico.

El objetivo de esta investigación es describir cómo las sociedades médicas italianas interactúan con la industria, analizando la información que aparece en sus páginas webs, así como ilustrar las políticas de transparencia implementadas por esas sociedades.

Metodología

Los autores exploraron las webs de todas las sociedades médicas registradas en Italia, entre enero y septiembre de 2014. Según la Ley en Italia, esas sociedades tienen que representar al menos al 30% de los profesionales trabajando en ese campo y ser sin ánimo de lucro.

Para cada una de las web, se registró la siguiente información: (1) Si hablaban de los conflicto de intereses en sus estatutos; (2) Si había un código ético; (3) Si publicaban un informe financiero anual; (4) Si había logos de la industria en sus webs; (5) Si la industria estaba presente en la conferencia anual de la sociedad; (6) Si la industria estaba presente en eventos paralelos en la conferencia anual.

Los datos fueron extraídos de manera independiente por varios investigadores, y fueron consensuados al final del proceso.

Resultados e implicaciones

En 2013, había 154 sociedades médicas registradas en Italia, de las cuales 23 fue imposible recoger toda la información requerida, por lo que fueron excluidas del análisis.

Sólo un 4.6% de todas las sociedades tenía un código ético que cubría las relaciones con la industria en sus webs, un 45.6% de los estatutos mencionaban los posibles conflictos de interés, y apenas un 6.1% publicaba su financiación.

Un 29% de las sociedades tenía logos de la industria en sus webs, y el 67.7% había recibido dinero para organizar su conferencia anual o un seminario paralelo durante los mismos días de desarrollo de esa conferencia principal.

Los autores, a la vista de estos resultados, concluyen que existe muy poca transparencia en las sociedades médicas italianas, especialmente en lo que se refiere al dinero recibido por la industria. Y aunque la hubiera, seguiría siendo insuficiente si ello no se refleja en una gestión adecuada de los conflicto de interés. Admitir que la industria financia la sociedad médica no es suficiente, hace falta conocer cómo se maneja esa relación.

La supresión de la financiación de esas corporaciones es una opción, según comentan los autores, para evitar cualquier posibilidad de conflicto de interés, o al menos, organizar sus conferencias anuales sin ningún tipo de patrocinio.

Limitaciones/Comentarios

Es posible, tal y como reconocen los autores, que existan códigos éticos en algunas sociedades y que no se hayan puesto a la vista en sus webs, lo que sesgaría a la baja los resultados encontrados.

Lloyd, E. & Penn, H.  (2014).  Conflict of interest between professional medical societies and industry: a crosssectional study of Italian medical societies’ websites. BMJ Open,  doi: 10.1136/bmjopen-2016-011124

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2015)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

2.562

Q1

MEDICINE GENERAL & INTERNAL

Scimago (SJR)

1.45

Q1

MEDICINE (MISCELLANEOUS)

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados