(#143). LOS HOMBRES COMEN MÁS EN COMPAÑÍA DE MUJERES

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] Los autores postulan que ciertos hábitos alimenticios de los hombres y de las mujeres están explicados desde una perspectiva de la psicología evolutiva, donde la competencia entre las personas del mismo género (presiones intra-sexuales) y el intento de conseguir el favor del sexo opuesto (presiones inter-sexuales), condicionan la forma de comportarse. La anorexia en mujeres sería un desorden alimenticio explicado por ese factor; como los hombres prefieren mujeres delgadas, la competencia entre las propias mujeres hace que intenten ser más delgadas que las demás.

Las hipótesis de los autores son muy simples, y son contrapuestas; (1) los hombres comerán más en la compañía de mujeres que cuando están con hombres; (2) los hombres comerán más en compañía de hombres que en compañía de mujeres.

La oposición de estas hipótesis se justifica por el hecho de que hay razones para pensar que ambas son plausibles desde el punto de vista teórico.  En el primer caso, los hombres tratarán de “presumir”, intentando mostrar a las mujeres que tienen una habilidad especial, o que son capaces de realizar una “proeza”. Al ser este tipo de acciones esporádicas, ello pesaría más que el hecho de pensar que comer tanto conlleva a la larga problemas de salud/sobrepreso que precisamente no lo harían atractivo para mujeres.

En el segundo caso, cuando los hombres comen en compañía, la competición entre ellos por mostrar dominio o estatus (lo que a su vez no es más que una forma de hacer ver su superioridad, al estilo de cómo los animales miden su fuerza para liderar la manada o fecundar a las hembras), podría hacerles tratar de comer más que sus compañeros.

Metodología

Se realizó un estudio observacional en un restaurante italiano donde se podía comer “todo lo que se podía” de determinados platos (pizza y ensalada). Participaron 60 hombres y 35 mujeres, cuyo patrón de ingesta fue registrado por varios observadores.

Resultados e implicaciones

Los hombres que cenaban con mujeres comieron significativamente más pizza y más ensalada que aquellos que cenaban con otros hombres. Además, las mujeres no comieron menos en compañía de otras mujeres que en compañía de hombres.

b143_2

Parece que pesa mucho más la tendencia de los hombres a realizar comportamientos de “riesgo” en compañía de mujeres, tal y como la literatura ha mostrado en ocasiones, que el hecho de mostrar la dominancia sobre otros hombres. Al fin y al cabo, en el primer caso hay una transferencia directa de ese comportamiento en la percepción femenina.

Limitaciones/Comentarios

La muestra es muy pequeña y se necesita la replicación. Además, no se tienen en cuenta otras variables de confundido que podrían condicionar los resultados al integrarse en un modelo estadístico más completo. Esto hace que los resultados haya que tomarlos con cierta reserva.

 Kniffin, K. N. et al. (2016). Eating heavily: Men eat more in the company of women. Evolutionary Pyschological Science, doi: 10.1007/s40806-015-0035-3 

Indicadores de calidad de la revista*

  Impact Factor (2015) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) No está incluida
Scimago (SJR) No está incluida

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#113). COMEMOS DEMASIADOS ALIMENTOS ULTRA PROCESADOS

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] Los azúcares añadidos se han convertido en una amenaza para la salud según diversas organizaciones (OMS, AHA; USDGAC…), ya que una elevada ingesta se ha relacionado con el incremento de riesgo de diabetes tipo 2, obesidad, colesterol alto, presión arterial alta, hipertensión, cáncer, enfermedades coronarias, caries… Además son una fuente de calorías “vacías” que desplazan otros alimentos más nutritivos de nuestra dieta.

En Estados Unidos se recomienda que la ingesta diaria no supere el 10% del total de calorías. Básicamente, y esto no lo dice el artículo, ello supondría tomar unas 200 calorías para una dieta de 2000, lo que sería equivalente a unos 50 gramos diarios. Esos 50 gramos estarían cubiertos por aproximadamente 5 yogures de 125 gramos, sin tomar absolutamente nada más al día (ni galletas, ni cereales, ni chocolates, ni refrescos, ni bollería, etc.). En Estados Unidos, los autores comentan que el consumo está en el 15% de las calorías diarias, por lo que es preceptivo actuar para reducirlo. Los productos manufacturados son la principal fuente de azúcares añadidos en la dieta. El objetivo de esta investigación es evaluar el consumo de este tipo de productos en Estados Unidos.

Metodología

Se realizó un estudio transversal con 9317 participantes en la National Health and Nutrition Examination Survey 2009-2010. Para ello se diseñó un muestreo probabilístico multietápico por clusters, procediendo a la sobre representación de determinados subgrupos para incrementar la fiabilidad de las estimaciones (hispanos, no hispanos negros, no hispanos blancos, otras personas por debajo del 130% del nivel de pobreza federal, y personas mayores de 80 años).

La encuesta consistía en una entrevista personal en el domicilio del participante y un examen médico en un centro de salud móvil. Para los niños pequeños se contó con la colaboración de los padres o personas que más conocían los hábitos de esos niños. 

Los alimentos se dividieron en 4 grupos:

(1) Alimentos no procesados o mínimamente procesados (frutas, verduras, carnes, pescados, huevos, tubérculos, legumbres…)

(2) Condimentos culinarios (azúcar, sal, aceites)

(3) Alimentos procesados (comida manufacturada con el añadido de azúcares y sal para condimentar comida mínimamente procesada, como pan, latas de conserva o quesos).

(4) Alimentos ultra procesados (comida manufacturada con sal, azúcares y otros ingredientes como conservantes, colorantes, endulzantes, etc.). Aquí estarían los cereales para el desayuno, yogures azucarados, batidos, galletas, refrescos, zumos azucarados, snacks, helados, bollería, comida precocinada, etc.

Es importante señalar que por azúcares añadidos se entienden aquellos que no están presentes en los alimentos de manera natural, como la fructosa en la fruta o la lactosa en los lácteos.

Resultados

La media calórica diaria fue de 2069.5 kcal, proveniendo el 57.9% de ellas de productos ultraprocesados. Un 29.6% provino de alimentos sin procesar o mínimamente procesados.

En cuanto a los azúcares, la media fue de 292 calorías, es decir, alrededor de un 14%. De esos azúcares, el 89.7% provenían de comidas ultraprocesadas siendo las fuentes más importantes los refrescos (17.1%), las bebidas de frutas (13.9%), galletas y bollería (11.2%). El contenido medio de azúcar en las comidas ultra procesadas fue del 21.1% de las calorías, lo que es 8 veces más alto  en que las comidas procesadas, y 5 veces más elevado que en las no procesadas o mínimamente procesadas.

Finalmente, se encontró una asociación prácticamente lineal entre la ingesta de azúcares añadidos y la de comida ultraprocesada, lo que indica que aquellos que se alimentan con este tipo de comida manufacturada ingieren más cantidad de azúcar.

Implicaciones

En Estados Unidos la comida ultra procesada constituye la principal fuente de calorías, y es la responsable de que se exceda en un porcentaje considerable las recomendaciones sobre consumo diario de azúcar añadido. Comer menos de un 30% de calorías de productos que no sean ultra procesados es una buena forma de cumplir con esa sugerencia de ingerir menos de un 10% de calorías provenientes de azúcares añadidos.

La distribución de consumo de refrescos entre los participantes está muy asociada al consumo de comida ultra procesada, al igual que el de zumos de frutas azucarados. Esto es muy importante para evaluar si  los estudios que emplean como proxy el consumo de refrescos o de bebidas azucaradas para relacionar el consumo de azúcares añadidos con diversas enfermedades pueden ser correctos. Como ese consumo se incrementa gradualmente en los 5 quintiles de la distribución de ingesta de comida procesada, hay indicios para confiar en que el “monstruo” no son los refrescos, al menos no sólo los refrescos, sino el estilo de vida asociado a la gente que consume más refrescos (más comida procesada y, por tanto, más azúcares añadidos).

Limitaciones

Los estudios con entrevistas siempre están sujetos a sesgo potencial, y pueden haber algunos alimentos donde haya errores de clasificación para asignarlos a algunos de los 4 grupos del estudio.

 

Martínez Steele, E. et al. (2016). Ultra-processed foods and added sugars in the US diet: evidence from a nationally representative cross-sectional study. BMJ Open,doi: 10.1136/bmjopen-2015-009892

Indicadores de calidad de la revista*
JCR Impact Factor (2014): 2.27
SJR  Impact Factor (2014): 1.13
* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#106). ¿EL ASPARTAMO ES CANCERÍGENO?

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] El aspartamo se descubrió en 1965 y es el líder del mercado en edulcorantes artificiales. Millones de personas en todo el mundo lo consumen, y fue aprobado su uso generalizado en Estados Unidos en 1996 y en Europa en 1994.

Los autores hacen un repaso a los estudios publicados, considerando además unos informes de la industria que no fueron accesibles en su momento y que recientemente salieron a la luz.

Los estudios que la industria suministró a la FDA

Los autores primeramente comentan varios estudios que G.D. Searle, un productor de este aditivo, suministró a la FDA a comienzos de los 70, y que se han conocido en 2011. Esos estudios sirvieron a la FDA para tomar la decisión sobre la idoneidad de comercializar el aspartamo.

Según su opinión, esos estudios tienen importantes carencias relativas al diseño y ejecución de los mismos, fuera de los estándares actuales de experimentación.

Otros ensayos considerados por la FDA y la Agencia Europea (EFSA)

Los autores comentan varios estudios más tenidos en cuenta por la FDA y la EFSA, considerando sus resultados insuficientes para afirmar la inocuidad de ese producto, y la recomendación  de la ingesta máxima diaria recomendada de 40 mg/kg de peso corporal.

Los estudios del Instituto Ramazzini

Sin embargo, varios estudios salidos de este Instituto desde 2005 a 2010 hallaron indicios suficientes como para afirmar el carácter de cancerígeno de esta sustancia en ratas. Varios tipos de cáncer, y una relación clara entre la dosis y el efecto hacen pensar, según los autores, que el aspartamo podría causar efectos negativos en los humanos a dosis inferiores a las recomendadas para la ingesta diaria.

Esos estudios fueron criticados desde diversos sectores de la industria química, pero los autores proveen una detallada respuesta a cada una de esas críticas.

Estudios epidemiológicos

Los autores comentan dos estudios epidemiológicos, el de Lim et al. (2006) y el de Schernhammer et al. (2012). El primero de ellos, realizado en una muestra de 473984 individuos entre 50 y 71 años, reportó asociaciones no significativas entre la ingesta de más de 900 mg/día y neoplasias hematopéyicas y gliomas, pero en opinión de los autores había varias limitaciones que cuestionaban ese estudio. Así, por ejemplo, el tiempo de seguimiento fue limitado (5 años) y se midió sólo el consumo 1 año antes del inicio del seguimiento.

El segundo de ellos se realizó con una muestra menor (47819 hombres y 77218 mujeres), pero con un seguimiento mucho mayor (20 años), y reportó asociaciones significativas para el mieloma múltiple y el linfoma no-Hodgkin a partir de una ingesta de una unidad o más al día de refresco edulcorado (equivalente a unos 70-180 mg). Sin embargo, no se encontraron efectos en mujeres, lo que llevó a ser prudentes en las conclusiones finales.

Conclusión

Los autores se quejan de que se está perdiendo demasiado tiempo debatiendo sobre los resultados de esos estudios, y mientras tanto se sigue sin regular el uso del aspartamo cuando, según ellos, existen indicios suficientes para ser mucho más restrictivos, debido a su asociación con varios tipos de cáncer. Los estudios realizados por su equipo de investigación, el resultado del estudio epidemiológico de Schernhammer et al. (2012), y las deficiencias identificadas en los estudios realizados por la industria en los años 70 son razones suficientes para pedir una mayor prudencia en el uso del aspartamo.

Implicaciones

Debe limitarse mucho más la ingesta de aspartamo, especialmente en poblaciones más sensibles como embarazadas y niños. 

Limitaciones

Los autores hacen un buen trabajo discutiendo las limitaciones que se les han achacado a sus estudios de laboratorio. No obstante, claman por más estudios para profundizar en este tema, y abogan por la prudencia dados los indicios existentes y hasta que no haya resultados más claros.

 

Soffritti, M. et al. (2015). The Carcinogenic Effects of Aspartame: The Urgent Need for Regulatory Re-Evaluation. American Journal of Industrial Medicine, 57, 383-397.

Indicadores de calidad de la revista*
JCR Impact Factor (2014): 1.74
SJR  Impact Factor (2014): 0.81
* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación




(#91). BEBIDAS AZUCARADAS Y RIESGO DE FALLO CARDÍACO

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] La prevalencia de fallo cardíaco en Estados Unidos es de 5.8 millones, y crece en los últimos años, siendo más común en hombres y en personas mayores. Las bebidas azucaradas se han asociado  con cambios en la presión sanguínea, las concentraciones de glucosa, insulina y peso.

Las bebidas azucaradas incrementan el riesgo de hipertensión, síndrome metabólico, diabetes, enfermedad coronaria e infarto.

Un fallo cardíaco ocurre cuando el corazón no puede bombear sangre adecuadamente. No es sinónimo de muerte, pero sí que es una enfermedad grave. El objetivo del estudio es analizar la asociación de esta enfermedad con el consumo de bebidas azucaradas en una cohorte de población.

Metodología

Los participantes pertenecían a la cohorte de hombres suecos establecida entre 1997 y 1998, todos nacidos entre 1918 y 1952, que completaron un cuestionario sobre diversos hábitos, como dieta, actividad física, estilo de vida, tabaquismo, consumo de alochol y datos antropométricos. Un total de 48850 hombres respondieron a la encuesta. Después de emplear diferentes criterios de exclusión (cáncer,infartos, etc.), la población final resultó en 42400 individuos.

El cuestionario que tenían que rellenar (fue en 1997) se refería al consumo de 96 tipos de comida y bebida durante el año anterior. Se preguntó asimismo y de manera específica por el consumo de bebidas azucaradas (sodas-refrescos y zumos con azúcar añadido). 

Después se contabilizaron las hospitalizaciones por fallo cardíaco a partir del 1 de enero de 1998 hasta el 31 de diciembre de 2010.

Resultados

1. Desde el punto de vista descriptivo existe una asociación negativa entre el nivel de educación y el consumo de bebidas azucaradas; los que tienen un nivel más bajo consumen más que los de nivel alto.

2. El consumo de 2 o más unidades de bebida azucarada por día está asociado con el riesgo de fallo cardíaco: HR=1.23 ; IC 95% (1.12 , 1.35). Cuando se realizó un análisis de sensibilidad y se descartó a los individuos con diabetes los resultados fueron casi idénticos. El riesgo de fallo cardíaco de ese grupo de altos consumidores se estima en un 23% con respecto a los no consumidores de bebidas azucaradas.

3. Beber entre 1 y 2 vasos de bebida bordea la significación estadística al 95%: HR=1.09 ; IC 95% (0.99, 1.20).

4. La supervivencia de las personas que no tuvieron fallo cardíaco fue superior en el grupo en el que no consumían bebidas azucaradas con respecto al que consumían 2 o más unidades por día.

Implicaciones

El consumo de dos unidades de bebidas azucaradas al día (el equivalente a dos vasos) incrementa un 23% el riesgo de sufrir un fallo cardíaco en hombres con respecto a no consumir ningún tipo de bebida similar. Hay indicios de que consumir entre 1 y 2 vasos diarios incrementa también el riesgo.

Claramente se hace preciso una mayor concienciación con respecto a este tema y una mayor regulación. La concienciación es importante porque los estratos con menor nivel educativo son precisamente los que más consumen este tipo de bebidas.

Limitaciones

Es un buen artículo, que realiza diferentes análisis de sensibilidad para dar robustez a los resultados, y que incluso implementa un procedimiento de validación del cuestionario sobre hábitos de vida y alimentación. Aunque obviamente pueda existir error de medida, ese error lo que hace es mitigar el tamaño del efecto de la asociación. Es decir, como esa asociación es significativa, si no existiera error de medida probablemente sería aún más elevada.

Ahora bien, en este tipo de investigaciones sobre el azúcar quedan muchas incógnitas en el aire. Por ejemplo, en este artículo no se ha tenido en cuenta el consumo de los azúcares añadidos de productos lácteos o cereales, algo que podría condicionar los resultados.

 

Rahma, I., Wolk, A. & Larsson, S. C. (2015). The relationship between sweetened beverage consumption and risk of heart failure in men. Heart, doi:10.1136/heartjnl-2015-307542.

Indicadores de calidad de la revista*
JCR Impact Factor (2014):  5.59
SJR  Impact Factor (2014): 2.71
* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#68). ABUSO DE ESTEROIDES POR DEPORTISTAS NO PROFESIONALES

[DESPIERTA] En Estados Unidos se han encontrado recientemente varios laboratorios ilegales que producían esteroides. Los mayores consumidores no son deportistas de élite, sino personas normales que, por diferentes razones, desean un incremento (generalmente rápido) de su masa muscular y de su capacidad atlética. Soldados, policías, bomberos, body-builders, culturistas, aficionadas a las pesas, etc. son el principal mercado, además de, por supuesto, un porcentaje de deportistas de élite que los emplea aunque estén consideradas sustancias prohibidas. El mismo Schwarzenegger ha admitido su ingesta en varias ocasiones…Los efectos secundarios (graves) del abuso de este tipo de sustancias no parecen amedrentar a los consumidores.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados




(#48). OBESIDAD, GRASA CORPORAL Y CÁNCER

En 2012 aproximadamente la mitad de la población de la Unión Europea tenía sobrepeso, y 1 de cada 6 personas era considerada obesa. Es muy interesante la estadística que nos proporciona por países, porque nos dice que entre los 13 países de Europa con mayor porcentaje de obesidad, hay 5 que son países mediterráneas (Malta, Eslovenia, Grecia, España y Chipre), lo que nos debería hacer pensar también sobre quizá el sobredimensionamiento de las bondades de la dieta mediterránea (esto es sólo una apreciación personal). Y atención, más de un 15% de los adolescentes de Italia, Grecia, España y Portugal son obesos o tienen sobrepeso. La OMS define que una persona tiene sobre peso si tiene un índice de masas corporal entre 25 y 29.99 kg/m2. Mientras que se es obeso si se tiene 30 o más.

Es interesante también cómo nombra estudios que muestran que los niños amamantados tienen menor probabilidad de ser obesos, pero que hay cierta controversia al respecto. También hay estudios que indican que no sólo es bueno para evitar el sobrepeso en niños, sino también en las propias madres. Asimismo, se estima que un 5.5% de todos los cánceres son atribuibles al sobrepeso y a la obesidad (los tipos de cáncer asociados con mayor fuerza son: esófago, mama, recto, colon, riñón, páncreas y endometrio).

El artículo termina haciendo referencia a sugerencias muy generales del Código Europeo Contra el Cáncer, donde nos recuerda que debemos comer cereales en grano, legumbres, frutas y verduras, evitar las carnes rojas, las grasas y las bebidas azucaradas, la comida procesada y la sal.  Obviamente, son recomendaciones demasiado simples y habría que entrar en detalle sobre cada una de ellas.

Anderson et al. (2015). European code against cancer 4th edition: Obesity, body fatness and cancer.Cancer Epidemiology. doi: 10.1016/j.canep.2015.01.017

Indicadores de calidad de la revista*
JCR Impact Factor (2014): 2.711
SJR Impact Factor (2014): 1.08
* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#47). DIETA MEDITERRÁNEA Y CÁNCER DE MAMA

La incidencia de cáncer de mama ha aumentado en un 20% desde 2008. Es la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. La prevención es fundamental, y en este estudio el objetivo es analizar si la dieta mediterránea puede tener algún tipo de factor protector para un grupo de población determinado, en este caso mujeres con alto riesgo de enfermedad cardiovascular.

Los autores realizan un experimento en el que asignan aleatoriamente a más de 4000 mujeres a tres condiciones. El grupo de control está formado por mujeres cuya dieta se les aconseja que sea baja en grasas saturadas. Uno de los grupos experimentales, además de seguir la dieta mediterránea tenía un suplemento diario de nueces de unos 30 gramos. Para el otro grupo experimental el suplemento era de aceite de oliva virgen extra (1 litro a la semana para ellas y sus familias). Las participantes fueron seguidos durante una mediana de 4.8 años.

Los resultados indican que en el grupo de suplementación con aceite de oliva los casos de cáncer de mama fueron significativamente más bajos que en el grupo de control, HR=0.32 95% IC (0.13 ; 0.79). Para el grupo de suplementación con nueces no había diferencias significativas.

Es importante señalar que se ajustó por diferentes covariables (fumar, alcohol, historial familiar de cáncer, uso de estatinas, edad, etc.). Esto es relevante porque aunque sea un diseño aleatorizado, la inclusión de covariables ayuda a contolar por posibles sesgos que pueden aparecer, incluso en casos de muestras grandes como este.

Pero más importante aún es el hecho de que, en el cuestionario de adhesión a la dieta mediterránea que se les pasó a cada una de las participantes, las del grupo de control tenían una adhesión equivalente a las de los dos grupos experimentales (es decir, básicamente el grupo de control siguió la misma dieta mediterránea que los grupos experimentales), lo que refuerza aún más el efecto encontrado de la suplementación con aceite de oliva. De este modo, los autores dicen que una ingesta en aceite de oliva que supere el 15% de las calorías diarias actúa como factor protector ante el cáncer de mama. Esto quiere decir que, para dietas de unas 2000 Kcal/día, se deben tomar al menos tres cucharadas soperas de aceite de oliva cada día.

Toledo et al. (2015). Mediterranean Diet and Invasive Breast Cancer Risk Among Women at High Cardiovascular Risk in the PREDIMED Trial A Randomized Clinical Trial. JAMA Internal Medicine. doi: 10.1001/jamainternmed.2015.4838
 
Indicadores de calidad de la revista*
JCR Impact Factor (2014): 13.116
SJR Impact Factor (2014): 4.190
* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#46). DIETA Y VIGOREXIA

Estudio muy sencillo en su concepción que, además, no es demasiado claro en la presentación de resultados. Los autores analizan 141 usuarios de salas de musculación que, tras emplear un cuestionario y una escala validada, clasifican en vigoréxicos o no.

Lo más interesante del artículo, a mi juicio, es mostrar que los vigoréxicos consumen en promedio más de 2 g/kg, lo que está por encima de lo que recomienda, por ejemplo, el Colegio Americano de Medicina Deportiva; en deportistas que llevan a cabo entrenamiento de fuerza los rangos recomendados oscilan entre 1,2 g/kg/día y 1,7 g/kg/día. Comenta también que diversas investigación indican que para aumentar la masa muscular se debe realizar una ingesta proteica de 1,6-1,8 g/kg de peso corporal y que cantidades superiores no han demostrado tener mayor beneficio en el aumento de la masa muscular.

Martínez, A., Cortés, E., Rizo, M. M. & Gil, V. F. (2015). Valoración de la dieta de usuarios de sala de musculación con dismorfia muscular (vigorexia). Nutrición Hospitalaria 32 (1), 324-329. doi: 10.3305/nh.2015.32.1.8922
 
Indicadores de calidad de la revista*
JCR Impact Factor (2014): No está incluida
SJR Impact Factor (2014): No está incluida
* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#37). COSTE-EFECTIVIDAD DE UNA NUEVA DIETA NÓRDICA

La Nueva Dieta Nórdica (NND) es una propuesta para cambiar los hábitos alimenticios  en base a un consumo saludable, bajo en azúcar, sustentado en frutas, verduras, pescado, cereales en grano y en productos autóctonos y orgánicos. Los autores realizan un análisis de coste-efectividad sobre su posible implantación en Dinamarca.

Para ello realizan un modelo de utilidad en el que ésta depende del precio de cada producto, en una visión de “consumidor racional” que tiene, ciertamente, limitaciones. Al mismo tiempo calculan los costes para el entorno de esa nueva dieta en oposición a la actual y los costes en salud, tomados como los años de vida perdidos.

Los resultados muestran que, aunque los costes en alimentación serían un 16% mayores, los costes para el entorno serían entre un 15 y un 25% más bajos, y se salvarían 18000 años de vida por año. Globalmente, el programa supondría un ratio coste efectividad de entre 73000 a 94000 Euros por años de vida perdidos salvados, lo que estaría dentro de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, sobre los valores aconsejables de intervenciones como ésta (hasta 3 veces la renta media per-cápita de un país, lo que en el caso de Dinamarca se cumpliría).

En mi opinión este tipo de artículos son quizá demasiado ambiciosos al tratar de hacer estimaciones macro a través de información incompleta y asunciones un poco cuestionables. En cualquier caso, es una manera de cuantificar o monetizar el coste de intervenciones programadas para mejorar la salud. En este estudio, los resultados concluyen que sería eficiente hacerlo. Pero más allá de los números los gobernantes deberían estimular este tipo de iniciativas para que la gente comiera de manera más saludable, hubiera menos enfermedades, menos gasto sanitario, más productividad laboral y menos impacto en el entorno…y si es demasiado costoso seguro que hay formas de hacerlo más eficiente.

Jensen, J. D., Saxe, H., & Denver, S. (2015). Cost-Effectiveness of a New Nordic Diet as a Strategy for Health Promotion. International Journal of Environmental Research and Public Health,12, 7370-7391; doi:10.3390/ijerph120707370

Indicadores de calidad de la revista*
JCR Impact Factor (2014): 2.063
SJR  Impact Factor (2014): 0.77
* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados