(#419). MUERE ANA ZABALOY, DOCENTE Y SÍMBOLO DE LA LUCHA CONTRA LAS FUMIGACIONES

[DESPIERTA] Ana Zabaloy falleció el pasado 8 de junio de 2019, víctima de un cáncer. La docente se convirtió en un símbolo de la lucha contra las fumigaciones que afectaban a las escuelas rurales de Argentina.

Somos testigos obligados del costo humano del actual sistema productivo. Vimos a nuestros alumnos sufrir los efectos de las fumigaciones en la salud, así como si la Constitución Nacional y los derechos del niño ni la mismísima ley de educación nacional no fueron aplicables a los niños de las zonas rurales ni a sus familias, todos rociados con venenos por aire y tierra

En este vídeo de la Red Federal de Docentes por la Vida, Zabaloy explica cómo son envenenados prácticamente a diario, y las presiones a las que se ha visto sometida desde las propias instituciones públicas para que no hablara del tema. Merece la pena dedicar unos minutos a verlo.

Descanse en paz.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados




(#330). LA PEDIATRA TORIL JELTER ADVIERTE SOBRE EL EFECTO DE LA RADIACIÓN NO IONIZANTE EN NIÑOS

[DESPIERTA] En esta conferencia realizada en 2015, la pediatra Toril Jelter cuenta su experiencia clínica en relación al efecto de la radiación no ionizante (especialmente las microondas) en los niños.

La Dra. Jelter se licenció en medicina en la Universidad de Oslo (Noruega), y actualmente trabaja en Estados Unidos, donde acumula más de 30 años de profesión.

En su intervención relata varios casos de niños con importantes problemas conductuales, como imposibilidad de conciliar el sueño, agresividad o comportamiento anti social. Algunos de ellos, con autismo.

Jelter indagó acerca de las condiciones del entorno de esos niños, y en todos los casos que expone había una fuente de contaminación electromagnética que, al suprimirse, hacía que su comportamiento cambiara radicalmente a mejor.

Contadores “inteligentes”, routers Wi-Fi o incluso electricidad “sucia” estaban asociados a ese comportamiento de los niños. Al suprimirse o limitarse la exposición, los niños mejoraban.

Es seguro que los casos que cuenta Jelter no pueden considerarse como evidencia científica en sentido estricto, ya que podrían haber otras variables de confundido. Es sólo una experiencia clínica, pero sigue siendo relevante, porque muestra un hilo conductor común y congruente con las evidencias que la investigación ha reportado sobre el efecto de la radiación no-ionizante.

Jelter incide en que los niños con problemas en el sistema inmune y los que sufren un trastorno del espectro autista son los más vulnerables. Incluso se plantea si no podría considerarse como abuso el hecho de que los padres y otros adultos con los que interaccionan esos niños no hagan nada para limitar su exposición a esas fuentes de radiación que empeoran sus síntomas. Por supuesto, la pediatra aboga porque se elimine el Wi-Fi de las escuelas.

En otra de sus diapositivas, la doctora alude a la diversidad de personas que son electrohipersensibles, poniendo el foco en aquellas con alto nivel cultural y educativo, como la ex primera ministra de Noruega, Gro Harlem Brundtland, que fue también directora de la OMS desde 1998 hasta 2003. Médicos, profesores, ejecutivos de compañías de electricidad y gas…, la electrohipersensibilidad no distingue entre profesiones.

La conferencia íntegra se muestra en el vídeo de la izquierda, mientras que en el de la derecha aparece una entrevista a Gro Harlem Brundtland, donde admite que se ha convertido en una persona muy sensible a las microondas, y que se debería de tomar mucho más en serio esta cuestión

Este tipo de experiencias clínicas y testimonios son de gran valor para hacer más visible este problema. Como siempre, nos seguimos preguntando cómo es posible que haya personas que nieguen categóricamente todo esto. Al menos la duda debería estar presente en ellos.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados




(#326). ENDULZANTES ARTIFICIALES Y OBESIDAD EN NIÑOS; EVIDENCIA LIMITADA

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Nutrients, los autores analizan si la exposición a endulzantes no nutritivos durante los primeros años de vida, e incluso durante el embarazo, pueden estar asociados al desarrollo de la obesidad.

Hay un creciente interés en la investigación actual  por los analizar el efecto de la exposición pre natal y post natal a determinados agentes que puedan sembrar la semilla de la obesidad en la infancia.

Pon endulzantes no nutritivos los autores identifican compuestos sintéticos, como el aspartamo, la sucralosa y la sacarina, y también los alcoholes de azúcar, como el xilitol, así como los compuestos derivados de plantas (ej. stevia).

Los autores referencian varios estudios que muestran la asociación de estos endulzantes con efectos adversos cardiometabólicos.

El objetivo de esta investigación es realizar una revisión de la literatura acerca de la relación entre la exposición pre natal y post natal a estos endulzades y el desarrollo de obesidad. Dado que existe cierta controversia al respecto (ej. la Ameriacan Dietetic Association indica que esos endulzantes son seguros dentro de unos límites, mientras que el US Institute of Medicine aboga por evitarlos en la infancia), este estudio pretende dar una visión más completa.

Incremento del consumo

Estos endulzantes han incrementado su venta entre los niños norteamericanos en los últimos años, entre otros motivos por las campañas de marketing que los promueven como más saludables, y también por el propio desconocimiento de los padres (3 de cada 4 padres no identifican correctamente en las etiquetas este tipo de endulzantes).

Revisión de la literatura sobre exposición en la infancia

Los autores revisan enayos clínicos controlados, estudios de cohortes y estudios transversales. Globalmente existe evidencia limitada sobre su asociación con la obesidad, con estudios que reportan carencia de asociación y otros que encuentran una asociación positiva entre la ingesta de estos endulzantes y parámetros de obesidad.

Sin embargo, la heteregoeneidad de estas investigaciones, sus diferentes diseños metodológicos, y la divergencia en las edades de los niños expuestos, hace complicado llegar a conclusiones más sólidas.

Revisión de la literatura sobre exposición pre natal

De los 5 estudios revisados por los autores (2 RCT y 3 de cohortes), sólo 2 de estos últimos reportaron una asociación positiva.

Revisión de la literatura sobre exposición en animales

De los 6 experimentos revisados, 4 de ellos mostraron una asociación positiva, uno no encontró asociación y otro una asociación negativa.

De nuevo, por tanto, existe una evidencia limitada, y aún sigue habiendo muchas incógnitas por resolver.

Posibles mecanismos

Los autores identifican varios mecanismos por los cuales la ingesta de estos endulzantes podría tener un efecto en la ganancia de peso y en la composición corporal en la infancia: programación del metabolismo y las preferencias de sabor, secreción hormonal, disrupción de la microbiota. Recordemos que estos endulzantes son transferidos al líquido amniótico y a la leche materna, por lo que la dieta de la madre en el periodo pre natal y en la lactancia es fundamental.

Limitaciones/Comentarios

Aunque falta consistencia entre los estudios, los autores son claros en su conclusión final: Dada la robusta evidencia acerca de los riesgos para la salud de la ingesta elevada de azúcar en la dieta, y dada la incertidumbre de alimentarse con endulzantes artificiales, lo más prudente es que las embarazadas y los niños limiten su consumo, al menos hasta que haya más estudios al respecto.

Es una recomendación bastante lógica ante la evidencia disponible. Es complejo resumir esos resultados de investigación ante la gran heterogeneidad de diseños metodológicos, pero los indicios hacen pensar en una asociación entre ese tipo de endulzantes y la obesidad. Bien es cierto que es una evidencia muy limitada, y que por ahora no podemos pasar de este punto.

Una de las consecuencias de esta revisión es, precisamente, advertir de que sustituir el azúcar por endulzantes artificiales puede no ser una buena idea si no se limita también el consumo de estos.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Archibald,  et al.  (2018). Early-Life Exposure to Non-Nutritive Sweeteners and the Developmental Origins of Childhood Obesity: Global Evidence from Human and Rodent Studies. Nutrients, doi: 10.3390/nu10020194.

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2016)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

3.550

Q1

NUTRITION & DIETETICS

Scimago (SJR)

1.48

Q1

FOOD SCIENCE

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados  




(#325). PLACEBO PARA EL TDAH EMPLEANDO NEURORRETROALIMENTACIÓN CON EGG

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este editorial del Journal of Attention Disorders, los autores se plantean en qué medida un procedimiento terapéutico como la neurorrealimentación (o neurorretroalimentación) basada en electroencefalografía puede emplearse para mejorar los síntomas del TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) debido a su efecto placebo.

Los autores rápidamente se posicionan en el sí, es decir, a través de la sugestión se pueden modular acciones voluntarias y funciones atónomas, y debido a las características de esta terapia (alto componente tecnológico, novedad, confianza en el neurociencia), el placebo es más proclive a ocurrir.

La neurorrealimentación con electroencefalografía

Este procedimiento pretende que el sujeto adquiera el control sobre ciertas respuestas cerebrales a través de la monitorización con una electroencefalografía (EEG) de los potenciales eléctricos.

El autor nombra varias investigaciones que muestran que los beneficios de la terapia cuando se emplea la propia señal cerebral son comparables a cuando se utiliza una señal “fantasma”. Dicho de otro modo, la magnitud del efecto placebo es similar a la del supuesto efecto testado; la eficacia no supera al placebo.

En consecuencia, esta terapia, al menos de momento, es una simple neuro sugestión.

¿Se puede prescribir un tratamiento de sugestión?

Los autores indican que sí, y que de hecho muchos clínicos prescriben tratamientos basados en la sugestión incluso sin saberlo. Nombran al psicólogo Irving Kirsch, quien tuvo acceso a resultados no publicados de ensayos clínicos aleatorizados, como en el caso de los inhibidores de recaptación de la serotonina en el tratamiento de la depresión, donde apenas los efectos del medicameto superaban al placebo. Otros ejemplos relacionados con terapias de acupuntura o incluso con cirugías de rodilla mostraban resultados similares: realizar el tratamiento  o simularlo (haciendo creer al paciente que lo estaba recibiendo realmente) produce efectos equivalentes.

Tratamiento del TDAH

Algunos fármacos reducen los síntomas del TDAH en niños de manera más efectiva que el placebo, pero con el coste del riesgo de efectos secundarios, como la ansiedad, tristeza, llanzo, morderse las uñas, euforia o timidez.

La posibilidad de disminuir el riesgo de efectos secudarios a largo plazo producidos por fármacos para tratar el TDAH hace que los autores vean las terapias de sugestión como atractivas. Manejar el “engaño” puede ser controvertido desde el punto de vista ético, y por ello existen protocolos clínicos en los que se le indica al niño que efectivamente va a tomar una pastilla que es placebo, y que no le va a producir ningún efecto secundario. Y aún así el placebo se sigue produciendo.

De este modo, los autores ven la neurorrealimentación con EEG como una buena oportunidad para emplearla como terapia para el TDAH, y cuyo efecto placebo podría ser incluso mayor que el encontrado con pastillas inocuas. De hecho, ellos mismos ya han podido constatar en estudios recientes que así puede ocurrir.

Comentarios

Los autores muestran que se puede prescribir placebo para tratar el TDAH, y hacerlo “salvando” los cuestionamientos éticos, al claramente especificar al niño y sus familiares de que en realidad va a recibir una terapia de sugestión pero que le puede ayudar a mejorar los síntomas.

A este respecto, la neurorretroalimentación con EEG se presenta como una atractiva opción para ello, debido a sus connotaciones tecnológicas que puede estimular áun más ese efecto placebo.

Como indican los autores, en Estados Unidos un 45% de los médicos emplean placebos en la práctica clínica y un 96% de ellos cree que los placebos pueden tener efectos terapéuticos.

El efecto placebo sigue siendo un tema apasionante para la investigación en muchas áreas de la ciencia, y tal vez debiera considerarse mucho más antes de prescribir determinados fármacos con mayor riesgo de producir efectos secundarios.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Thibault, R. T.  et al.  (2018). Treating ADHD with Suggestion:Neurofeedback and Placebo Therapeutics. Journal of Attention Disorders, Forthcoming.

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2016)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

3.378

Q2

PSYCHIATRY

Scimago (SJR)

1.22

Q1

CLINICAL PSYCHOLOGY

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados  




(#318). CAMPOS MAGNÉTICOS Y ABORTO; SIGUE SIN ESTAR CLARO

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este estudio publicado en Scientific Reports, los autores reportan una asociación entre la exposición a campos magnéticos de extremada baja frecuencia y el riesgo de aborto espontáneo.

Este tipo de efectos adversos no ha suscitado el mismo interés que otros (relacionados con el cáncer, por ejemplo), pese a que hay varios estudios observacionales y en laboratorio que han mostrado señales de que puede haber algún tipo de relación funcional.

El objetivo de esta investigación es profundizar en el estudio de esa posible asociación a través del seguimiento de una cohorte de mujeres embarazadas.

Metodología

La cohorte la compusieron mujeres mayores de 17 años que residían en un área particular de San Francisco (California). Un total de 1054 mujeres (todas con menos de 10 semanas de embarazo confirmado mediante un test) accedieron a participar. Para evitar posibles sesgos debido a la propensión al aborto (que podía ser debido a múltiples factores), los autores excluyeron a aquellas mujeres con un historial previo de 2 o más abortos).

Las embarazadas portaron consigo un exposímetro durante 24 horas, con el fin de medir una exposición típica, al estilo de como hacen otros estudios similares en este campo. La no cumplimentación de las instrucciones para llevar el aparato hizo que 138 mujeres fueran excluidas.

Una entrevista personal completó la recogida de datos, en aras de identificar posibles variables de confundido para cada caso, aunque se hizo antes de realizar las mediciones con el exposímetro.

Los autores consideraron la distribución de medidas y tomaron como criterio emplear el percentill 99 para discriminar entre baja y alta exposición. Así, si el 99% de las medidas estaban por debajo 0.25 μT se les categorizaba como exposición baja (primer cuartil). El resto de cuartiles fue considerado como exposición alta, en línea con lo que otros estudios epidemiológicos han mostrado como niveles de incremento de riesgo de enfermedades como la leucemia infantil. También se dividió a las participantes entre aquellas que fielmente habían usado el exposímetro en un día típico frente a las que reportaron hacerlo en condiciones no típicas, es decir, poco representativas de un día usual.

El método estadístico empleado fue la regresión de Cox y se estimaron los Hazard Ratio al 95% de confianza, tomando el primer cuartil como categoría de referencia.

Resultados e implicaciones

Los resultados más destacados se muestran en la siguiente tabla, que resume la asociación entre la exposición a campos magnéticos y el riesgo de aborto espontáneo, sólo para las mujeres que usaron el exposímetro en un día típico:

Cuartiles Total (N) Abortos HR (95% IC)
1 (<0.25 μT) 106 11 (10.4%) Categoría referencia
2 (0.25 – 0.36 μT) 116 32 (27.6%) 3.29 (1.59 ; 6.79)
3 (0.27 – 0.62 μT) 119 31 (26.1%) 3.01 (1.48 ; 6.12)
4 (>0.63 μT) 112 21 (18.8%)  2.02 (0.95 ; 4.28)

Existe, por tanto, un efecto significativo aunque el patrón de respuesta a la dosis no es claro. De hecho, los autores comentan que esto podría ser indicativo de un simple umbral de efecto que haría que a partir de un determinado nivel (independientemente del incremento de dosis) se aumentaría el riesgo.

Limitaciones/Comentarios

Muy extraño este artículo. Honestamente, no parece con la entidad suficiente como para ser publicado en una revista de tanto impacto. Está deslabazado y tiene unas carencias sorprendentes.

Por ejemplo, no distingue entre diferentes frecuencias a la hora de establecer su planteamiento y diseño, englobándolo todo en campos magnéticos (magnetic fields) sin discriminar entre la exposición a campos eléctricos y campos magnéticos en baja frecuencia, y campos electromagnéticos en alta frecuencia. Así, hemos de deducir que sólo mide radiación no ionizante de baja frecuencia, lo que es una limitación ya que deja de lado la radiofrecuencia, cuando precisamente cita a esta como posible causa de abortos.

Además, no explica cómo por que un cuartil de la distribución tenga 0.62 μT en el 99% de las medidas que hace el dosímetro a lo largo del día. Es como si esas mujeres estuvieran al lado de una fuente muy intensa prácticamente durante las 24 horas del día.

En definitiva, creo que no podemos sacar grandes conclusiones de este artículo pese a que ofrece un resultado llamativo y está publicado en una revista de alto impacto. Una pena, porque los autores deberían haber completado mejor su investigación y, tal vez así, hubiéramos podido sacar alguna implicación de interés.

LEE EL ARTÍULO ORIGINAL AQUÍ:

De-Kun, L. et al.  (2017). Exposure to Magnetic Field NonIonizing Radiation and the Risk of Miscarriage: A Prospective Cohort Study.  Scientific Reports, doi: 10.1038/s41598-017-16623-8

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2016)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

4.259

Q1

MULTIDISCIPLINARY SCIENCES

Scimago (SJR)

1.62

Q1

MULTIDISCIPLINARY

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#317). EXPOSICIÓN DE LAS CAJERAS DE SUPERMERCADOS A CAMPOS MAGNÉTICOS

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este estudio publicado en International Journal of Radiation Biology, los autores investigan la asociación entre la exposición a campos magnéticos de frecuencia media y el riesgo de eventos adversos en el embarazo.

Ese tipo de campos están comprendidos en un rango de 300 Hz a 10 MHz, por lo que están a medio camnino entre los de extrema baja frecuencia (hasta 300 Hz) y los de radiofrecuencia (entre 10 MHz y 300 GHz).

Una fuente de emisión de esos campos son los dispositivos de seguimiento de los productos en los supermercados, que usualmente se disponen al final de la caja registradora, con el fin de evitar robos.

El objetivo de esta investigación es analizar si la exposición que sufren las cajeras está ligada algún riesgo reproductivo.

Metodología

Las personas participantes pertenecían a un detallista de Finlandia, con un rango de edad entre 18 y 40 años, y que hubieran trabajado dentro del periodo 2008-2015. La cohorte fue de 4157 mujeres.

Los nacimientos que ocurrieron durante el estudio fueron registrados (tomados del Registro Médico del país). Datos sobre la madre refereidos a estatus socioconómico, tabaquismo, y eventos en embarazos anteriores también estaban disponibles.

De los niños se obtuvieron datos sobre edad gestacional, fecha de nacimiento, peso al nacer, género, número y orden del feto (en caso de varios fetos). Asimismo, los abortos también fueron identificados.

Para que una embarazada fuera incluida en el estudio, tenía que estar encinta si estaba contratada en el momento de aborto, o al menos había empezado a trabajar antes de las 10 semanas de gestación en el caso de partos normales.

Un total de 536 nacimientos y 38 abortos espontáneos ocurrieron durante el periodo del estudio.

En cuanto a la exposición, esta dependía de si la caja tenía ese dispositivo y de la distancia entre la ubicación de la mujer y aquél. Además, las cajeras también pasan entre las puertas del dispositivo, lo que incrementa la exposición a corto plazo. Los dispositivos operaban a 8.2 MHz.

Al margen de las emisiones en el rango de los MHz los investigadores también midieron en el rango entre 30 Hz y 400 kHz, para tener en cuenta la exposición al campo magnético generado por todos los dispositivos electrónicos cirundantes (caja, cinta de productos, etc.).

Resultados e implicaciones

La mayor fuente de exposición no provino de los dispositivos de seguimiento de productos sino de las emisiones propias del equipamiento de las cajas de pago y de los campos estáticos generados también por esos dispositivos.

De este modo, y para sorpresa de los autores, lo realmente significativo fue la exposición sufrida por mujeres en tiendas pequeñas donde no existía el dispositivo de seguimiento y donde quizá el diseño de las cajas era diferente (y de ahí la divergencia en el campo magnético generado con respecto a los supermercados). Los valores de campo magnético alterno medidos donde estaban situadas las cajeras fueron los siguientes:

  Campo magnético (μT)
Tienda Medido en el asiento de la cajera
a 0.21
b 0.17
c 0.45
d 0.20
e 0.40
f 0.42

Como puede verse, algunos bordean los 0.2 μT (punto de corte en varios estudios epidemiológicos para discriminar entre expuestos y no expuestos), e incluso algunos están por encima de 0.3-0-4 μT que se ha identificado como nivel de riesgo para incrementar la probabilidad de padecer leucemia infantil.

Los campos estáticos en el caso de los supermercados fueron de 100 μT en los asientos de las cajeras, bastante por encima de los 52 μT que genera el campo magnético terrestre en Finlandia.

Los autores testan si existen diferencias entre la probabilidad de aborto espontáneo o de bajo peso al nacer entre las mujeres expuestas a los dispositivos de seguimiento y las que no, y no encontraron diferencias. Lo que sucede, es que ese análisis es muy incompleto, porque no tiene en cuenta la exposición proveniente de las frecuencias más bajas generadas por las cajas que, como se muestra en la tabla anterior son de consideración.

Limitaciones/Comentarios

Lo más interesante de este artículo es conocer la exposición que sufren las cajeras en los supermercados y otras tiendas detallistas.

Los autores hacen un análisis parcial de los datos, cuando quizá hubiera sido mucho más acertado implementar un modelo similar pero incluyendo una variable de exposición total, en lugar de discernir entre establecimientos que disponían de dispositivos de seguimiento y los que no, y más teniendo en cuenta el bajo nivel de inmisiones provenientes en ese rango de frecuencias. Además, no tiene en cuenta las posibles exposiciones a radiofrecuencia (teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos) que puede ser también importante.

Es por tanto, y a mi juicio, una manera incompleta de enfocar la investigación, y que deja  muchas preguntas abiertas.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Khan, M. W. et al.  (2018). A pilot study on the reproductive risks of maternal exposure to magnetic fields from electronic article surveillance systems.  International Journal of Radiation Biology, doi: 10.1080/09553002.2018.1439197

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2016)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

1.992

Q1

NUCLEAR SCIENCE & TECHNOLOGY

Scimago (SJR)

0.7

Q2

RADIOLOGY, NUCLEAR MEDICINE & IMAGING

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#311). EXPOSICIÓN A RADIOFRECUENCIA EN UNIDADES DE CUIDADOS INTENSIVOS NEONATALES

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Environmental Research los autores analizan a qué niveles de radiofrecuencia están expuetos los bebés en las unidades de cuidados intensivos neonatales.

El empleo de dispositivos inalámbricos en los hospitales se ha incrementado de manera importante, especialmente en el área de cuidado de recién nacidos, donde también hay inmisiones de baja frecuencia (ventiladores mecánicos, sistemas de monitorización, aspiradores médicos, computadoras, etc.).

Los autores comentan la especial naturaleza de los neonatos en cuanto a su sensibilidad a los efectos de los campos electromagnéticos no ionizantes, en particular la vulnerabilidad del sistema nervioso central, aunque admiten que se necesitan más investigaciones para conseguir evidencias al respecto, ya que varios estudios han encontrado diferencias no significativas en sensibilidad con respecto a los adultos.

La asociación de la exposición a campos de bajas frecuencias con cambios en la actividad cardíaca, leucemia, y bajo peso al nacer han sido identificadas en la literatura.

Dado el cuerpo de investigación que ha encontrado efectos biológicos de la radiación no ionizante, y el especial estado de los niños que deben pasar dias (incluso semanas) en este tipo de unidades de neonatos, el objetivo de esta investigación es medir la exposición a radiofrecuencia en el entorno donde se sitúan las incubadoras.

Metodología

El estudio se realizó en el Hospital Universitario San Cecilio de Granada, en la Unidad Pediátrica del mismo, donde se podían acomodar de 6 a 8 recién nacidos. En esas instalaciones se disponían las incubadores y varias zonas para amamantar a los niños.

Las incubadoras era del tipo C2000, las cuales empleaban bandas de funcionamiento entre los 150 KHz y los 80 MHz, y entre los 80 MHz y los 2.5 GHz.

A esas emisiones hay que sumar todas las correspondientes al resto de equipos, los teléfonos móviles del personal, las computadoras y antenas de comunicaciones fuera del hospital.

Las medidas fueron realizadas con el dosímetro ExpoM RF, que permitía la discriminación de bandas de frecuencia, y de este modo ayudaba a una mejor identificación de las fuentes de radiación.

El trabajo de campo se realizó en mayo de 2015, y para realizar la mediciones se les pidió a los trabajadores que pusieran su teléfono móvil en modo avión. Las muestras se recogieron en varios puntos de la unidad y dentro de una incubadora (donde estuvo en marcha 17 horas). Para esa medida de exposición contínua dentro de la incubadora no hubo ninguna restricción en el uso de teléfonos móviles por parte de las personas cercanas.

Resultados e implicaciones

Las mediciones realizadas en diferentes zonas de la unidad reportaron valores entre 1.05 y 2.49 V/m, es decir, entre aproximadamente 3000 y 16000 μW/m2.

En la incubadora el promedio fue de 0.81 V/m, es decir, unos 1700 μW/m2, llegando el máximo valor a 6600 μW/m2.

Los autores abogan por tratar de reducir la exposición, limitando el uso de dispositivos inalámbricos en las cercanías de los niños, y apantallar otros elementos del aparataje de la unidad, como medida de prudencia mientras se sigue investigando.

Comentarios

Como hemos referido en otras investigaciones, se han encontrado efectos biológicos negativos en niveles de 30-60 μW/m2, y el informe Bioinitiative llegó a recomendar en 2007 un rango de 100-1000 μW/m2 en interior-exterior, para luego hacer más exigentes sus propias sugerencias por debajo de esos 30 μW/m2.

No sabemos las consecuencias de exponer a esos recién nacidos a esta densidad de potencia de campo electromagnético. Parece evidente que en ese periodo tan delicado en el que están dentro de la incubadora y, en general, dentro de la unidad de cuidados intensivos, están sujetos a unos niveles de innmisión bastante por encima de lo que sería ideal en interiores.

La comunidad médica debe reaccionar e incorporar estos principios de precaución en la unidad de cuidados de neonatos.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Calvente, I. et al. (2017). Radiofrequency exposure in the Neonatal Medium Care Unit. Environmental Research, doi: 10.1016/j.envres.2016.09.019

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2016)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

3.835

Q1

ENVIRONMENTAL SCIENCES

Scimago (SJR)

1.39

Q1

BIOCHEMISTRY

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#306). EXPOSICIÓN A WI-FI EN LAS ESCUELAS SUECAS

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Frontiers in Public Health, los autores miden la exposición a radiofrecuencia en diversos centros educativos suecos, con el fin de tener una idea del riesgo al que están sometidos los niños.

En el inicio del artículo hacen dos aseveraciones importantes. En primer lugar, dado que la educación es obligatoria por ley, los centros escolares deben ser seguros en cuanto a riesgos ambientales. En segundo lugar, la tecnología en las aulas no ha demostrado que aporte valor añadido educativo; de hecho, los efectos sobre los niños sí que existen, pero son negativos: disminución de la atención e incremento del tiempo de pantalla. Este último factor está ligado a depresiones, obseisdad, perturbaciones del desarrollo emocional, problemas de sueño y estrés, tal y como los autores referencian.

Los adolescentes pasan luego muchas horas delante del móvil y otros dispositivos conectados a internet, cuando acaba el colegio. Por ejemplo, en un estudio realizado en 2016 en un condado de Suecia, el 80% de los estudiantes de 16 años pasaban al menos 3 horas delante de una pantalla en su tiempo libre, y el 35% lo hacía 5 horas o más. Por tanto, incluir más horas de pantalla también en la escuela incrementae de manera relevante la exposición diaria de niños y adolescentes.

Hasta aquí todo lo comentado ya es de por sí preocupante porque se está introduciendo demasiado rápido y con mucha intensidad una tecnología que no ha probado sus beneficios a nivel educativo y que tiene los efectos negativos colaterales mencionados. Pero, además, está el posible riesgo derivado de la exposición a radiofrecuencia, que para algunos es controvertido, pero que como bien repasan los autores, existen amplias evidencias de su efecto biológico negativo (aquí los investigadores proveen un interesante repaso bibliográfico).

La ICNIRP estableció en 1998 unos niveles de referencia para frecuencias entre 10 MHz y 300 GHz que han adoptado la mayoría de los países. Lamentablemente, en 20 años, y tras cientos de investigaciones alertando de que es necesario revisar esos límites, la situación ha variado poco a nivel legal. Recordemos que esos valores de referencia protegen contra daños causados por efecto térmico al incrementar la temperatura de los tejidos 1ºC  en exposiciones cortas de 30 minutos. No dice nada,  por tanto, sobre cualquier otro efecto a corto o alargo plazo, ni acerca de otras condiciones de exposición (por ejemplo, en niños).

Suecia y otras naciones aplican las recomendaciones de la ICNIRP de 10000000 μW/m2 para frecuencias entre 2 y 300 GHz, mientras que en otros países como Italia, Rusia, Polonia, India y China el límite es 100 veces menor: 100000 μW/m2.

En 2012 el informe Bioinititative recomendó unos niveles de 3-6 μW/m2 aplicando un factor de seguridad de 10, ya que se habían encontrado efectos biológicos adversos densidades de potencia de 30-60 μW/m2. Como puede apreciarse, la distancia que hay entre los niveles amparados por la ley y lo que proponen numerosos investigadores es abismal.

En los colegios hay múltiples factores de exposición: routers Wi-Fi, teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos, iPads y otros ordenadores conectados inalámbricamente, posibles antenas de telefonía cercanas, etc. De ahí la preocupación de muchos padres por conocer a cuánto se exponen sus hijos a diario. El objetivo de esta investigación es dar respuesta a esa cuestión.

Metodología

Los autores contactaron con varias escuelas, presentaron el proyecto, y finalmente 18 profesores de 7 colegios aceptaron participar voluntariamente. Los maestros debían portar un exposímetro en una pequeña bolsa en el hombre durante varios días. Ese dispositivo podía discriminar entre diferentes frecuencias y medir la densidad de potencia, tanto los picos como su valor promedio.

Resultados e implicaciones

El profesor con un valor promedio más bajo (1.1 μW/m2) enseñaba en un aula lejana de cualquier punto de acceso Wi-Fi y tenía su portátil conectado por cable. Los alumnos utilizaban portátiles pero un modo avión, y los móviles estaban prohibidos. De este modo, sólo se detectaron picos puntuales cuando el profesor estaba juntoa otros docentes que llevaban encendido el teléfono móvil.

En cuanto al profesor con mayor promedio (66.1 μW/m2), enseñaba en una clase cableada, pero donde los estudiantes y demás profesores conectaban sus móviles a estaciones base de telefonía externas para entrar a internet, debido al pobre acceso Wi-Fi en el propio centro. 

Estos resultados podrían ser interpretados con optimismo, dado que reflejan exposiciones medias que son ciertamente leves. Sin embargo, al ser valores medios no reflejan fielmente la realidad de los picos y situaciones de alta exposición. Así, la mayor exposición ocurrió con un profesor que permitió a sus 20 alumnos conectar sus ordenadores al router del colegio y ver vídeos de Youtube. En ese caso, la media fue de 396.6 μW/m2 con picos de 3602.2 μW/m2.

Los autores, en un esfuerzo de relativizar sus resultados (que realmente se agradece), mostraron lo que habían obtenido estudios similares, los cuales vienen resumidos en la siguiente tabla:

b306_2Es importante remarcar, tal y como hacen los autores, que la señal Wi-Fi no es continua, y se transmite en paquetes pulsados, en lo que se llama “ciclo de trabajo” que es la proporción del tiempo que el aparato transmite la señal. Cada dispositivo tiene su ciclo de trabajo con el que se comunica con otros, y según un estudio realizado en colegios del Reino Unido, está en promedio en 0.08% para portátiles y en 4.79% para puntos de acceso. Esto quiere decir que los dispositivos emiten pulsos que pueden ser del orden de los milisegundos, dependiendo de la cantidad de información que transmitan. En ese estudio del Reino Unido, la mayor exposición en una clase de 30 portátiles y con un router a 0.5 metros era de 16600 μW/m2.

Limitaciones/Comentarios

Los profesores llevaron el exposímetro pero hubiera sido más indicado que lo hubiesen hecho los alumnos para tener una visión más real de la exposición. En cualquier caso, los resultados sugieren que el Wi-fi en las escuelas no expone tanto a los alumnos (en promedio) como las conexiones de teléfono móvil (cuando conectan con la estación base). Y esto es importante porque si los colegios prohiben el uso del móvil o regulan que se mantenga siempre en modo avión, la exposición final baja considerablemente.

Es evidente que lo ideal es tener una conexión por cable en las aulas. Pero si no es así, también se puede reducir la exposición conectando el modo inalámbrico de portátiles o tablets sólo en momentos puntuales, y estando en modo avión el resto del tiempo. Una mínima inversión en educar en este modo de comportamiento reduciría muchísimo la exposición. además, y como indican los autores, los routers deberían estar fuera de las clases. La tabla resumen que muestran los investigadores al final, recoge las principales recomendaciones:

b306_3En definitiva, esta investigación muestra que podemos tener a nuestros hijos en la escuela con un nivel bajo de exposición con sólo seguir unas sencillas normas básicas, y sin renunciar al uso de los dispositivos inalámbricos si la conexión por cable no es factible. El lector puede, rápidamente, analizar la diferencia entre adoptar esta razonable perspectiva que sugieren los autores, y la de los colegios donde los niños usan tablets desde los 6 años, sin ningún tipo de cuidado con respecto al tipo de conexión, la activación del modo avión, o el empleo de teléfonos móviles por parte del profesorado o adolescentes. En esos colegios donde priman las conexiones inalámbricas sin considerar los riesgos, la exposición de los niños es muy superior a los niveles recomendables del informe Bioinitiative. Cualquier educador que lea esto, debería tomar cartas en el asunto.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Hedendahl, L. K. et al. (2017).Measurement of radiofrequency radiation with a body-borne exposimeter in Swedish schools with Wi-Fi. Frontiers in Public Health, doi: 10.3389/fpubh.2017.00279

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2016)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)


Scimago (SJR)

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#305). EVALUACIÓN DE LA EXPOSICIÓN A LA PUBLICIDAD TELEVISIVA DE ALIMENTOS POCO SALUDABLES

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Health Promotion International, los autores analizan el impacto que la regulación publicitaria televisiva sobre alimentos no saludables para los niños está teniendo en el Reino Unido.

Es harto conocido en la literatura que la promoción de este tipo de comida, generalmente alta en azúcares, grasa y/o sal influye en el consumo de los jóvenes. La OMS publicó unas guías en 2010  y 2012 para que los estados implantaran políticas para limitar la exposición de niños a comida “densa” (HFSS).

En el Reino Unido, en 2007, comenzó un programa de regulación para reducir la exposición de niños menores de 16 años, que se iba a implementar en varias etapas, de manera progresiva. El objetivo era prohibir  los anuncios en canales dedicados a niños y limitar la de los otros canales no exclusivos para niños.

Aunque los reguladores en 2010 publicaron que habían conseguido una reducción de exposición, otras investigaciones mostraron fallos metodológicos, así, Boyland et al. (2011), realizaron su propio estudio sobre una muestra de anuncios de 2008, con su también propio sistema de codificación. El objetivo de esta investigación es comparar esos datos recogidos en 2008 con una nueva muestra recolectada en 2010, siguiendo exactamente la misma metodología.

Metodología

Se  muestrearon 13 canales de diversa índole dirigidos total o parcialmente aniños, tomando muestras aleatorias en diferentes días de la semana y fines de semana durante febrero, abril, junio, agosto, octubre y diciembre, desde las 06:00 a las 22:00h. Un total de 1931.5 horas fueron grabadas.

Se codificó cada anuncio en 3 categorías: (1) saludable; (2) no saludable; (3) mixto. En esta úlitma categoría mixta entraban los anuncios generalistas, como por ejemplo los de los supermercados, o los de comida “sana” realizados por restaurantes de comida rápida. Como bien indican los autores, hay un estudio que muestra que ese tipo de publicidad de productos más saludables realizada por esas empresas, lejos de incentivar su consumo, incrementan la propensión de los niños a ser atraídos por esas cadenas de restaurantes.

Los anuncios grabados fueron representativos del conjunto de la parrilla televisiva, y fueron codificados por los investigadores en las categorías descritas.

Resultados e implicaciones

Los resultados muestran que apenas hubo variación porcentual desde 2008 (0.9% de reducción de los anunciones), con la distribución que se muestra en la siguiente tabla:

b305_2Se puede apreciar que en categorías como “comida rápida” o “bebidas azucaradas” hay un aumento llamativo.

En cuanto a la distribución en las categorías de la investigación, la siguiente figura muestra que prácticamente no hubo cambios entre 2008 y 2010:

b305_3Además, se encontró una mayor incidencia de anuncios de comida no saludable en el mes de agosto, justo cuando hay vacaciones.

Globalmente, estos resultados indican que el programa, pese a que en 2009 debía estar aplicado en su plenitud, no ha propiciado cambios importantes en el patrón de pubicación, aunque sí que ha habido un trasvase de anuncios desde soportes dedicados exclusivamente a niños atros más generalistas (pero igualmente dirigidos al público familiar).

Limitaciones/Comentarios

La codificación realizada por los autores difiere de la de Ofcom (la organización dedicada a implementar la regulación), pero es ciertamente razonable y, sobre todo, permite una comparación directa con los resultados de 2008.

Aunque es cierto que la fiabilidad entre codificadores es alta (93%), quizá hubiera sido más indicado hacer una doble codificación, en lugar de testar el cacuerdo con sólo una porción de la muestra.

Las variables empleadas son sólo una aproximación a la exposición, y no se habla de datos de audiencia. Esta es una limitación importante porque los canales dedicados pueden tener una audiencia mayor. en cualquier caso, al final, como indican los autores, lo que sucede es que hay un trasvase de anuncios de un canal a otro, y esto hace que todavía haya mucho trabajo por hacer.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Whalen, R. et al. (2017).Children’s exposure to food advertising: the impact of statutory restrictions. Health Promotion International, doi: 10.1093/heapro/dax044

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2016)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

1.722

Q2

HEALTH POLICY & SERVICES

Scimago (SJR)

0.74

Q1

HEALTH (SOCIAL SCIENCES)

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#300). ENTREVISTA A CEFERINO MAESTÚ SOBRE BIOELECTROMAGNETISMO

[DESPIERTA] Interesante entrevista realizada por Ana Montes a Ceferino Maestú, uno de los pocos científicos españoles con experiencia en biolectromagnetismo, y prácticamente el único médico en este país con la valentía suficiente como para divulgar públicamente los problemas de salud relacionados con la exposición a radiación no ionizante.

Maestú aboga porque se legislen medidas más restrictivas de niveles de campo electromagnético en altas frecuencias. Los niveles permitidos en España están 4000 veces por encima de lo que sería idóneo según varios estudios y recomendaciones científicas.

El doctor aborda sin tapujos el tema de la electrosensibilidad (o electrohipersensibilidad), alertando contra el riesgo de desarrollar esta patología en el futuro a un número mayor de personas, que Maestú cifra entre un 3 y un 5% de la población europea.

Como bien indica Maestú, cada organismo responde de manera diferente a la exposición de las ondas electromagnéticas, y esto dificulta su aceptación como enfermedad para la OMS.

En relación al Wi-Fi en las escuelas, Maestú también es claro;no deben usarse conexiones inalámbricas porque se está sometiendo a los niños a un riesgo totalmente innecesario, y más cuando por su biología tienen menor capacidad de defensa que los adultos.

En definitiva, una interesante entrevista que merece la pena leer en su totalidad, a un científico que paga un precio muy alto por divulgar estos temas. No es nada fácil ir en contra de la industria y de una parte de la comunidad científica que (inexplicablemente para mí) rabia y proyecta su odio en investigadores que lo único que están diciendo es que hay varios miles de estudios científicos publicados alertando sobre esta situación.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados