(#442). LAS RAZONES POR LAS QUE LA EPA Y LA IARC DIFIEREN SOBRE EL GLIFOSATO

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Environmental Sciences Europe, el autor analizó las causas por las cuales la EPA de Estados Unidos y la IARC llegaron a conclusiones opuestas sobre la genotoxicidad de los herbicidas basados en glifosato.

La EPA considera al glifosato como no probable cancerígeno para los humanos, mientras que la IARC lo ha categorizado como probable cancerígeno (2A). La IARC concluye que hay una evidencia fuerte de que la exposición al glifosato es genotóxica a través de al menos dos mecanismos conocidos: el daño al ADN y el estrés oxidativo.

El autor se adentró en el cuerpo de estudios analizados por ambas agencias. Así, la EPA confió principalmente en estudios realizados por las compañías, no publicados en revistas científicas, de los cuales el 99% reportó resultados negativos. SIn embargo, la IARC se basó fundamentalmente en estudios publicados en la literatura científica de los cuales el 70% (83 de 118) fueron positivos.

Además, la EPA empleó datos se estudios centrados en evaluar la versión técnica del glifosato, es decir, la que no llega compuestos adyuvantes para mejorar su eficacia (que es la formulación real que se emplea en las fumigaciones), y tampoco tuvo en cuenta los estudios sobre su principal metabolito, el AMPA, que es también tóxico. Recordemos que las fórmulas de los herbicidas basados en glifosato contienen compuestos que altera la absorción, la distribución, el metabolismo, la excreción y  (posiblemente) la toxicidad del glifosato.

La siguiente tabla muestra un ejemplo de la diferencia en toxicidad en células humanas; los herbicidas basados en glifosato son tóxicos a concentraciones mucho menores que el glifosato técnico.

Assay/marker Glyphosate technical Formulated GBHs Differential Source
Viability of human peripheral blood mononuclear cells 1640 μg/mL 56.4 μg/mL 29 Martinez et al. [40]
LC 50 in HepG2 cells (ppm) 19,323 62 312 Mesnage et al. [33]
LC 50 in JEG3 cells (ppm) 1192 32 37 Mesnage et al. [33]
1/LC 50 JEG3 cells (ppm) [glyphosate IPA-salt; Roundup Classic] 0.000082 0.0081 99 Defarge et al. [32]
DNA damage to peripheral blood mononuclear cells 250 μM 5 μM [Roundup 360 PLUS] 50 Wozniak et al. [34]
LC 50 in human HepaRG cells 2 mg/mL 0.04–0.1 mg/mL 20–50 Rice et al. [41]

Otra fuente de discrepancia entre la evaluación de ambas agencias es la consideración de los usos ocupacionales del pesticida, no siendo tenidos en cuenta por la EPA.

La siguiente tabla, elaborada por los autores después de revisar todos los estudios tenidos en cuenta por esas agencias es bastante clara; hay una diferencia extraordinaria entre los resultados de los ensayos realizados por la industria (“Reg”) y los implementados por investigadores publicados en la literatura científica ( “Pub”).

Assay type and compound tested Number of assays Number of positives Percent positive
Reg. Pub. Total Reg. Pub. Total Reg. (%) Pub. (%) Total (%)
Bacterial reverse mutation
 Glyphosate technical 23 4 27 0 0 0 0 0 0
 Formulated GBHs 28 3 31 0 1 1 0 33 3
In vitro and in vivo mammalian gene mutation
 Glyphosate technical 4 2 6 0 1 1 0 50 17
 Formulated GBHs 0 1 1 0 1 1 0 100 100
In vitro chromosomal aberration
 Glyphosate technical 4 5 9 0 3 3 0 60 33
 AMPA 0 1 1 0 1 1 0 100 100
 Formulated GBHs 0 2 2 0 1 1 0 50 50
In vitro micronuclei induction in mammals
 Glyphosate technical 0 6 6 0 4 4 0 67 67
In vivo chromosomal aberration
 Glyphosate technical 5 2 7 0 2 2 0 100 29
 Formulated GBHs 0 8 8 0 6 6 0 75 75
In vivo micronuclei induction in mammals
 Glyphosate technical 14 6 20 1 2 3 7 33 15
 AMPA 0 1 1 0 1 1 0 100 100
 Formulated GBHs 15 13 28 0 7 7 0 54 25
DNA damage
 Glyphosate technical 2 27 29 0 23 23 0 85 79
 AMPA 0 3 3 0 3 3 0 100 100
 Formulated GBHs 0 38 38 0 33 33 0 87 87
All assays
 Glyphosate technical 52 52 104 1 35 36 2 67 35
 AMPA 0 5 5 0 5 5 0 100 100
 Formulated GBHs 43 65 108 0 49 49 0 75 45
 All tested compounds 95 122 217 1 89 90 1 73 41
  1. 1. Table includes assays on glyphosate technical cited in EPA’s 2016 “Glyphosate Issue Paper: Evaluation of Carcinogenic Potential,” Sect. 5: Data Evaluation of Genetic Toxicity, Table 5.1, 5.2, 5.3, 5.4, 5.5, 5.6, and 5.7. Assays on formulated GBHs considered by EPA come from Tables F.1, F.2, F.3, F.4 and F.5 in Appendix F: “Genotoxicity Studies with Glyphosate Based Formulations” [3]
  2. 2. Also included are additional assays on glyphosate technical, AMPA, and formulated GBHs from IARC Monograph 112 on the carcinogenicity of glyphosate [4] from Tables 4.1, 4.2, 4.3, 4.4, 4.5, or 4.6
  3. 3. Additional file 1: Tables S1–S7 list all assays in the core tables from EPA 2016 [3] and IARC 2017 [4] based on genotoxicity assay type

Finalmente, los autores incluyen una revisión de los estudios publicados desde que ambas agencias evaluaron el glifosato. Los resultados, de nuevo, son rotundos en relación a la genotoxicidad del pesticida:

Citation Compound tested Dose/concentration Test target Assay Result
Genotox assay type
 Mammalian in vivo
  Kasuba et al. [48] Glyphosate technical 0.5, 2.91 and 3.5 μg/mL Human CBMN assay, oxidative stress Positive, oxidative stress (all conc.)
  Kasuba et al. [48] Glyphosate technical 0.5, 2.91 and 3.5 μg/mL Human HepG2 cells, oxidative stress Positive, oxidative stress (all conc.)
  Milic et al. [49] Glyphosate technical 0.1, 0.5, 1.75 and 10 mg/kg/day Wistar rat COMET, DNA damage, leukocytes, liver cells Positive, DNA damage in leukocytes and liver cells (all conc.)
 Mammalian in vitro
  Luaces et al. [50] Formulated GBH (Roundup Full II®) 280, 420, 560, 1120 μmol/L Armadillo Chromosomal aberrations Positive (all conc.)
  Luo et al. [51] Formulated GBH (Roundup®) Not provided in abstract Human L-02 hepatocytes, oxidative stress Positive, oxidative stress
  Kwiatkowska et al. [52] Glyphosate technical 0.1–10 mM Human blood cells Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (at 0.5–10 mM doses)
  Townsend et al. [53] Glyphosate technical 0.1 μM–15 mM Human Raji cells Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (at doses above 1 mM)
  De Almeida et al. [54] Formulated GBHs (Roundup®and Wipeout®) 10–500 μg/mL Human cancer cell lines Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (all conc.)
  Rice et al. [41] Glyphosate technical and formulated GBHs 0.0007–33 mM Human HepaRG and HaCaT cell lines Cell Titer-Glo, ROS-Glo and JC10, oxidative stress Positive, oxidative stress (pure glyphosate ≥ 10 mM, formulations all conc.)
  Rossi et al. [55] Formulated GBH (Roundup Full II®) 0.026–0.379 mL/day Armadillo Chromosomal aberrations Positive (all conc.)
  Santovito et al. [56] Glyphosate technical 0.5, 0.1, 0.05, 0.025 and 0.0125 μg/mL Human lymphocytes Chromosomal aberration and micronuclei Positive (all conc.)
  Szepanowski et al. [57] Glyphosate technical and formulated GBH 0.0005–0.005% of culture medium Human ganglia cultures Myelination Positive (all conc. of GBH)
  Wozniak et al. [34] Glyphosate technical, formulated GBH (Roundup 360 PLUS®) and AMPA 1 to 1000 μM Human cells Breaks, peripheral mononuclear cells, DNA damage Positive, DNA damage (GBH ≥ 5 μM, glyphosate ≥ 250 μM, AMPA ≥ 500 μM)
 Non-mammalian in vivo
  Schaumburg et al. [58] Formulated GBH (Roundup®) 50, 100, 200, 400, 800, 1600 μg/egg Salvator merianae (reptile) Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (≥ 100 μg/egg)
  Soloneski et al. [45] Formulated GBH (Credit®) and formulated dicamba herbicide (Banvel®) 5–10% formulation of GBHs Rhinella arenarum larvae (amphibian) SCGE, DNA breaks Positive, DNA breaks (above 5%)
  Vieira et al. [59] Formulated GBHs (in situ exposure) Not provided in abstract Prochilodus lineatus (fish) DNA damage, erythrocyte abnormalities Positive
  Burella et al. [60] Formulated GBH (Roundup®) 750, 1250, 1750 μg/egg Caiman latirostris (reptile) Comet, embryos, DNA damage Positive, DNA damage (all conc.)
  de Moura et al. [61] Formulated GBH (Roundup®) Not provided in abstract Leiarius marmoratusx/Pseudoplatystoma reticulatum (fish) Micronucleus Positive (≥ 1.357 mg/L)
  Hong et al. [62] Glyphosate technical 0, 4.4, 9.8, 44 and 98 mg/L Eriocheir sinensis (crab) Haemocyte DNA damage Positive (> 4.4 mg/L)
  Lopez Gonzalez et al. [63] Formulated GBHs (Roundup Full II® and PanzerGold®) 500, 750, 1000 μg/egg Caiman latirostris (reptile) Micronucleus, embryos Positive, embryos (≥ 1000 μg/egg)
  Hong et al. [64] Formulated GBH (Roundup®) 0.35, 0.70, 1.40, 2.80 and 5.60 mg/L Macrobrachium nipponensis(shrimp) Micronucleus Positive (≥ 1.40 mg/L)
 Non-mammalian in vitro
  Baurand et al. [65] Formulated GBH (Roundup Flash®) Range around EC50 values Cantareus aspersus (snail) DNA damage Positive (≥ 30 mg)
  Perez-Iglesias et al. [66] Glyphosate technical 100, 1000 and 10,000 μg/g Leptodactylus latinasus (frog) Hepatic melanomacrophages–erythrocyte nuclear abnormalities Positive (all conc.)
  Bailey et al. [67] Formulated GBH (TouchDown®) 2.7%, 5.5%, or 9.8% glyphosate Caenorhabditis elegans(nematode) Mitochondrial chain complexes, oxidative stress Positive, oxidative stress (≥ 5.5%)
  de Brito Rodrigues et al. [68] Formulated GBHs (Roundup®and glyphosate AKB 480) Low doses not specified, high doses up to 37.53 mg/L Danio rerio (fish) Genotoxicity Negative (lethal at high doses but no genotoxicity observed)
  Bollani et al. [69] Formulated GBHs (in situ exposure) Glyphosate ≤ 13.6 μg/L, AMPA ≤ 9.75 μg/L Allium cepa (plant) Micronucleus Positive
  Santo et al. [70] Formulated GBH (Roundup®) 5.0 mg/L Danio rerio (fish) Micronucleus, oxidative stress Positive, oxidative stress
Glyphosate technicala Number of studies 11
Number positive 11
Percent positive 100%
Formulated GBHsb Number of studies 19
Number positive 18
Percent positive 95%
All new studies Number of studies 27
Number positive 26
Percent positive 96%
  1. aIncludes studies published after 02/01/2015, the publication date of Marques et al. [43], the most recent study cited in IARC [4] or EPA [3]
  2. bNote that since some studies conducted assays on BOTH glyphosate technical and formulated GBHs, the number of studies on glyphosate technical plus formulated GBHs exceeds the total number of new studies

De este modo, los resultados reportados por investigadores independientes de la industria muestran claramente la genotoxicidad de los herbicidas basados en glifosato.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Benbrook, C. M. (2019). How did the US EPA and IARC reach diametrically opposed conclusions on the genotoxicity of glyphosate-based herbicides? Environmental Health Europe, doi: 10.1186/s12302-018-0184-7

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2018) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 5.878 Q1 ENVIRONMENTAL SCIENCES
Scimago (SJR) 1.128 Q1 POLLUTION

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#419). MUERE ANA ZABALOY, DOCENTE Y SÍMBOLO DE LA LUCHA CONTRA LAS FUMIGACIONES

[DESPIERTA] Ana Zabaloy falleció el pasado 8 de junio de 2019, víctima de un cáncer. La docente se convirtió en un símbolo de la lucha contra las fumigaciones que afectaban a las escuelas rurales de Argentina.

Somos testigos obligados del costo humano del actual sistema productivo. Vimos a nuestros alumnos sufrir los efectos de las fumigaciones en la salud, así como si la Constitución Nacional y los derechos del niño ni la mismísima ley de educación nacional no fueron aplicables a los niños de las zonas rurales ni a sus familias, todos rociados con venenos por aire y tierra

En este vídeo de la Red Federal de Docentes por la Vida, Zabaloy explica cómo son envenenados prácticamente a diario, y las presiones a las que se ha visto sometida desde las propias instituciones públicas para que no hablara del tema. Merece la pena dedicar unos minutos a verlo.

Descanse en paz.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados




(#378). LA ALIMENTACIÓN ECOLÓGICA REDUCE EL RIESGO DE CÁNCER

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En esta investigación publicada en JAMA Internal Medicine, los autores encuentran que el consumo de comida orgánica está asociado a un menor riesgo de cáncer. Para ello, emplean una cohorte de 68946 participantes.

Los autores comienzan el artículo aludiendo a la relación robusta entre la exposición a pesticidas y el cáncer, aunque admiten que la respuesta a la dosis y el efecto cóctel aún han de se mejor investigados. No obstante, los efectos tóxicos de combinaciones de pesticidas, incluso a bajas dosis, se han reportado.

En los últimos años, el mercado de comida orgánica ha crecido. Esos productos se cultivan sin el uso de fertilizantes sintéticos, pesticidas y organismos genéticamente modificados, además de restringir el uso de medicamentos para uso veterinario. Así, como bien indican los autores, la comida orgánica tiene menos residuos de pesticidas que la convencional. Para sostener esa afirmación, comentan un informa de la EFSA de 2018 donde se indica que el 44% de las muestras analizadas de productos convencionales contenían 1 o más residuos cuantificables, mientras que el porcentaje en los productos ecológicos era sólo del 6.5%. 

El objetivo de esta investigación es, por tanto, analizar esa hipotética reducción de riesgo en el desarrollo de cáncer.

Metodología

Los autores emplearon el NutriNet-Santé estudio, una cohorte de voluntarios franceses que debían cumplimentar cuestionarios en internet sobre sus hábitos nutricionales, estilos de vida, estado de salud, actividad física, y otras variables sociodemográficas y antropométricas.

Los participantes debían indicar la frecuencia de consumo de 16 tipos de productos orgánicos (lácteos, huevos, frutas, verduras, etc.).

La cohorte la formaron 68946 personas adultas que se enrolaron en el estudio desde 2009 hasta noviembre de 2016, con un tiempo de seguimiento medio de 4.56 años. Un 78% de esos voluntarios eran mujeres.

Durante el seguimiento se detectaron 1340 casos de cáncer.

Resultados e implicaciones

El consumo de comida ecológica está positivamente asociado con ser mujer, tener un estatus socioeconómico y nivel de estudios alto, y tener mejores hábitos alimenticios (por ejemplo, más fruta y verdura y menos comida procesada) y de actividad física. En definitiva, tener un estilo de vida más saludable. Es de destacar además, que también está asociado al historial familiar de cáncer, de forma que aquellas personas con mayor nivel de riesgo familiar consumen más productos orgánicos.

Todos esos factores pueden añadir confusión a la relación entre el consumo de productos orgánicos y el riesgo de cáncer. Por ello, los autores los consideran en un modelo estadístico (regresión de Cox), dividiendo el consumo en cuatro cuartiles.

Los resultados se muestran en la siguiente tabla:

b378_2

Los modelos 2 y 3 son los que contemplan un mayor número de variables de control. Como puede observarse, existe una relación clara significativa, y con un patrón de respuesta a la dosis entre el consumo de productos orgánicos y el riesgo de cáncer.

La relación con los tipos de cáncer se muestra a continuación:

b378_3

Los resultados muestran una asociación significativa en la reducción de los linfomas, y resultados también a tener en cuenta en el cáncer de piel y cáncer de mama.

De este modo, apostar por una dieta orgánica puede reducir el riesgo global de cáncer, sobre el cáncer post-menopáusico en mujeres y los linfomas.

Los resultados contrastan con los encontrados en Bradbury et al. (2014), donde en una cohorte sólo de mujeres en el Reino Unido no se encontró una reducción del riesgo global. Eso sí, había una asociación negativa con el desarrollo de linfoma No-Hodgkin, lo que en ese caso sí que concuerda con lo encontrado en el estudio realizado sobre población francesa. Es precisamente el linfoma No-Hodgkin, un tipo de cáncer asociado directamente al uso de varios pesticidas.

El proceso mediante el cual los pesticidas podrían causar el cáncer no es totalmente conocido, aunque se barajan varias rutas para ello, como el daño en el ADN, la disrupción endocrina, y la perturbación en la homeóstasis celular.

Limitaciones/Comentarios

Los autores reconocen limitaciones relacionadas con la sobre representación de mujeres, el poco tiempo de seguimiento que podría dejar fuera cánceres desarrollados con un horizonte temporal más alto, y el error atribuible a los cuestionarios auto administrados.

No obstante, y pese a estas limitaciones, la gran muestra empleada, el control estadístico de las variables de confusión y los análisis de sensibilidad realizados dan robustez a los resultados. En cualquier caso, habría sido interesante también tener en cuenta aspectos relacionados con la exposición a radiación ionizante y no ionizante.

Aunque los resultados necesitan ser replicados, este estudio ofrece una importante señal para advertir sobre el riesgo de uso de pesticidas y la idoneidad de una dieta con presencia de más productos ecológicos.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Baudry, J. et al. (2018). Association of Frequency of Organic Food Consumption With Cancer Risk. Findings From the NutriNet-Santé Prospective Cohort Study. JAMA Internal Medicine, doi: 10.1001/jamainternmed.2018.4357.

 
 Indicadores de calidad de la revista*
 

Impact Factor (2017)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

19.989

Q1

MEDICINE, GENERAL & INTERNAL

Scimago (SJR)

8.032

Q1

INTERNAL MEDICINE

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#357). NUEVAS EVIDENCIAS SOBRE LOS RIESGOS DEL BISFENOL A (BPA)

[REVISIÓN DE ARTÍCULO]  En esta investigación publicada en el Journal of Mental Health & Clinical Psychology, los autores realizan una mini revisión de los últimos estudios que relacionan la exposición a bisfenol A (BPA) con desórdenes conductuales en niños, como por ejemplo TDAH, ansiedad y depresión.

El BPA es un disruptor endocrino que interfiere con el equilibrio hormonal, incluso a dosis pequeñas. De especial relevancia es la alteración de los patrones estructurales y conductuales que son específicos de cada sexo en experimentos con animales, incrementando, reduciendo y/o eliminando diferencias atribuibles al sexo. Los BPA afectan a la expresión génica de varios receptores de estrógenos, por lo que su exposición en el útero podría predeterminar posteriores respuestas a las hormonas esteroides en el cerebro.

Los autores actualizan la revisión realizada en 2015 sobre este mismo tema, reforzando los resultados encontrados entonces. Los fetos masculinos, según la evidencia mostrada en varios estudios, se ven afectadas con más frecuencia que los femeninos, aunque también los autores comentan dos estudios en los que sucede al contrario. En cualquier caso, estos datos indican una probable asociación asimétrica de la exposición a BPA con el comportamiento de los niños y las niñas. Pero no sólo la exposición intra uterina puede afectar al comportamiento futuro de esos niños, sino también la exposición en sus primeros meses o años de vida.

Como indican los autores, más del 90% de la población europea y americana tiene concentraciones detectables de BPA en la orina, siendo la alimentación la principal ruta de exposición en humanos. Sin embargo, y aunque el BPA está en múltiples productos recipientes de comida (plásticos, latas), su corta  vida biológica hace que sea muy complejo valorar la exposición. Es más, los autores sugieren que puede haber una infra estimación sistemática de esa exposición debido precisamente a las características no persistentes de esos tóxicos, lo que puede afectar los resultados de los estudios epidemiológicos.

Desde 2008, diferentes gobiernos han implementado medidas preventivas, como la prohibición del BPA en biberones en Canadá y la Unión Europea, y la total prohibición del BPA en Francia. La European Food Safety Authority (EFSA) ha reducido progresivamente la estimación de la dosis diaria tolerable de 50 µg/kg/día, hasta 4 en 2015. Pero como comentan los autores, estudios recientes en ratas sugieren que dosis cercanas o incluso menores a ese umbral actual pueden impactar el cerebro y el comportamiento, por lo que es probable que ese nivel de protección en la normativa europea sea insuficiente.

Los autores concluyen el artículo con dos anotaciones importantes. La primera de ellas se refiere al hecho de que algunos productos que están libres de BPA contienen otras formas de bisfenol (BPS y BPF), que también son al menos tan hormonalmente activos como el BPA. La segunda alude a la necesidad de aplicar el principio de precaución dadas las evidencias que acumula la literatura. Es más, enfatizan que inferir causalidad entre un disruptor endocrino y un desorden conductual específico puede ser una tarea prácticamente imposible, pero que una valoración global de los estudios experimentales y epidemiológicos debe ser suficiente para aplicar la prudencia, y tener regulaciones más estrictas.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Mustieles, V. et al. (2018). Is Bisphenol A (BPA) a Threat to Children’s Behavior? Journal of Mental Health & Clinical Psychology 2 (1), 6-9.

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2017)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

– 

Scimago (SJR)

  – 

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#355). SCOTT PRUITT DEJA LA EPA DEBIDO A SUS ESCÁNDALOS

[DESPIERTA]  Por fin dimitió Scott Pruitt, el Administrador de la EPA que había demandado a ésta en varias ocasiones cuando era fiscal en Oklahoma. El hombre que estaba al lado de los contaminadores, de los lobbistas. No obstante, y como suele suceder en estos casos, para el Presidente Trump, Pruitt ha hecho un gran trabajo en estos meses que ha estado a cargo de la agencia ambiental norteamericana. Qué iba a decir Trump, al fin y al cabo fue él quien lo puso a dedo, compartiendo, además, ideario ambiental.

Pruitt dimite principalmente por sus extravagancias, sus poco disimulados vínculos con la industria, y porque muchos de sus compañeros se han quejado de sus actividades y su abuso de poder.

Nihal Kirshan, el periodista que escribe para Open Secrets, detalla una lista (no exhaustiva) de las andanzas de Pruitt como Administrador de la EPA. Hay para todos los gustos: usar la sirenas de su coche para ir más rápido a un restaurante, vivir en una casa de un lobbista y pagar un alquiler menor al de mercado, gastarse 90 mil dólares de los contribuyentes en un mes en vuelos en jets privados y militares, utilizar a sus ayudantes para tareas personales como buscar perfumes o adquirir colchones, mantener una agenda de eventos secreta, destinar mucho más dinero del adecuado para su seguridad personal, etc.

Su sucesor es Andrew Wheeler, un antiguo lobbista de la industria del carbón. Esta gente es la que tiene el poder de la regulación ambiental en Estados Unidos. No sé si cabe decir mucho más.

IR A LA FUENTE DE ESTA NOTICIA

Todos los posts relacionados




(#344). TOXIC COMMUNITIES; PROFUNDIZANDO EN LAS CAUSAS DEL RACISMO MEDIO AMBIENTAL

[MONOTEMA]  Con unos pocos años de diferencia con respecto a Sacrifice Zones, Toxic Communities vuelve a incidir sobre la desigualdad en la exposición a tóxicos, clamando por una justicia medio ambiental, porque también las minorías étnicas y los más pobres tienen que sufrir una amenaza adicional; la polución.

Toxic Communities (2014) es un libro excelentemente documentado que, a diferencia, de Sacrifice Zones (2010), no se centra tanto en relatar el drama humano de las comunidades expuestas a industrias extremadamente contaminantes, sino que intenta indagar en las causas que subyacen a este fenómeno.

No tiene, por tanto, la crudeza de esas historias con nombres y apellidos; sin embargo, y a cambio, provee de una completísima revisión de la literatura académica sobre las diferentes teorías que se han proupuesto para explicar la relación entre la desigualdad social y la exposición a tóxicos, mostrando contradicciones en la investigación, discusiones entre diferentes posturas y una precisión excelente en los detalles.

La autora

Dorceta E. Taylor (en la foto) es una socióloga que se doctoró en Yale, y que imparte clases en la Universidad de Michigan. Ha trabajado durante toda su vida en la investigación sobre justicia medio ambiental, y eso se nota en cada página de este obra.

Taylor, en algo que es poco habitual en este tipo de libros, referencia puntualmente en el texto los trabajos que cita (sin emplear las clásicas notas al final), lo que personalmente me parece más indicado para esta clase de obras. Así, este libro simula un artículo en una revista académica, pero de 300 páginas de extensión.

Ejemplos de casos para comenzar

Taylor comienza el libro describiendo el caso de Triana (Alabama), un pequeño pueblo que tuvo la desgracia de encontrarse en las cercanías de una fábrica de DDT (Olin Corporation), situada a apenas 6 millas.

La autora recuerda que a comienzos de la década de los 50, tanto los investigadores como los fabricantes sabían que este pesticida era muy tóxico para los humanos y el medio ambiente. Fue prohibido en 1970 en Estados Unidos, justo 6 meses después de que esa fábrica cerrara. Pero Olin Corporation había contaminado ya todo el entorno, incluyendo el río donde pescaban los habitantes de la zona, convirtiendo a esos peces en comida enormemente tóxica.

Se estimó que Olin Corporation había vertido unas 417 tonelas de DDT al agua y sedimentos de la zona. Pero los habitantes de Triana (de mayoría negra) no fueron avisados sobre el peligro que corrían hasta la década de los 70. Así, en 1979, el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos hizo un estudio a 518 residentes. El nivel medio de DDT en sangre era de 159.4 ng/ml, cuando el americano medio entre 12 y 74 años tenía 15 ng/ml.

Taylor continúa describiendo otros casos en su primera parte del libro, como el del Condado de Warren, en Carolina del Norte, donde los residentes (de nuevo de mayoría negra) protestaron en 1982 contra la construcción de una planta de residuos de PCB.

Cuando se decidió llevar la planta allí, el Governador dijo que era un “bien público” y la población sería protegida “de la mejor manera posible”. Pero los ciudadanos estaban preocupados porque sabían de los efectos nocivos de la exposición a PCBs; además, los activistas argumentaron que habían elegido ese lugar por racismo (aludiando a esa reiterada idea de la desigualdad en exposición a tóxicos).

pcbs

La movilización fue un referente para esta lucha en la comunidad afroamericana (Foto de Timeline.com)

La autora también comenta el caso del barrio de Diamond (Louisiana), habitado únicamente por afroamericanos, y que lindaba con una refinería de Shell. Así, 250 residentes del barrio demandaron a la empresa; sus casas se habían devaluado y además su salud estaba en riesgo. El caso fue a juicio en 1997 y Shell trajo a expertos en toxicología para testificar que la planta no suponía riesgo para la salud. Uno de los abogados de la compañía dijo: “Todos vivimos en una sociedad que tiene que tolerar ciertos inconvenientes”. Seguramente el abogado no tenía ningún familiar viviendo al lado de la refinería.

El juicio lo ganó Shell, pero finalmente en 2012 la compañía acordó con los vecinos comprar todas las casas del barrio y se los vecinos se realojaron en otros lugares.

Por tanto, en este primera parte del libro, Taylor describe brevemente varios casos que nos incitan a pensar que ciertamente existe ese sesgo en la elección de los lugares para la ubicación de las industrias más contaminantes. Además, como indica la autora, muchos estados y ciudades ofrecen incentivos fiscales para que se creen este tipo de industrias, que a su vez proveen de empleos e impuestos a esas comunidades y a las arcas públicas. Es, de este modo, atractivo políticamente, aunque luego ocurra que los efectos sobre la naturaleza y la salud de las personas acaben por levantar a comunidades enteras y resolver esas contiendas en los tribunales.

Diferentes teorías

La segunda parte del libro es mucho más extensa, y discute con gran detalle las diferentes teorías que se han propuesto para explicar este fenómeno. Taylor, como buena investigadora, muestra todas las evidencias encontradas, tanto las que que son consistentes con la hipótesis del racismo, como las que defienden que en realidad el fenómeno es mucho más compejo y obedece a múltiples causas relacionadas con la dinámica del mercado. Además, comenta diversas aproximaciones metodológicas, mostrando debilidades de varias de ellas, que probablemente hagan que los resultados sean sesgados.

En este aspecto, este libro es mucho más preciso que el de Steve Lerner. Por ejemplo, muestra diferentes investigaciones que seriamente cuestionan la aseveración de que las multas a las empresas en vecindarios ricos y eminentemente blancos sea mayor que las que se ponen en los vecinderios más pobres y negros, tal y como Lerner sostenía.

Uno de los aspectos más destacados de esta parte es, a mi juicio, la dedicada al colonialismo interno, en especial cuando habla de los indios navajos y las minas de uranio. Este capítulo es auténticamente descorazonador, y cualquiera debería plantearse tras su lectura cómo es posible que haya personas que defiendan las centrales nucleares. No sólo se trata del peligro de accidentes y de almacenamiento de residuos, sino de todo el proceso de extracción de la materia prima, cómo literalmente se “sacrifica” a miles de personas (en este caso de mayoría nativa) que trabajan en condiciones precarias y que sufren enfermedades terribles. El relato es desgarrador, y desde luego en cualquier análisis de coste-beneficio deberían imputarse estos costes humanos (incalculables para mí), y los ocasionados por la contaminación de esas áreas donde se extraen (y lo que significa para las comunidades cercanas). Si luego añadimos los costes que, en ocasiones, los gobiernos tienen que incurrir para tratar de limpiar esas zonas y, a veces, en indemnizaciones. ¿De verdad es tan “rentable” la energía nuclear habiendo otras alternativas?

Las discusiones sobre todos los modelos propuestos llevarán al lector al final del libro, y creo que les dejará un buen sabor de boca por la honestidad con la que Taylor recorre cientos de referencias bibliográficas que se han aproximado a este temática.

Cómo citar este artículo: Martínez, J. A. (2018, junio 18). Toxic communities; profundizando en las causas del racismo medio ambiental. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b344

Todos los posts relacionados




(#340). SACRIFICE ZONES: LA DESIGUALDAD SOCIAL Y LA EXPOSICIÓN A TÓXICOS EN ESTADOS UNIDOS

[MONOTEMA]  Las zonas de sacrificio eran lugares que los gobiernos estadounidense y soviético empleaban para realizar todo tipo de actividades nucleares. Esos sitios quedaban para siempre inhabitables, aunque no todos ellos realmente se vaciaban de personas. Eran zonas (y personas) que se “sacrificaban” para un supuesto bien mayor. Pero ellos nunca pidieron ser sacrificados y, desde luego, es muy discutible que cualquier objetivo político-económico pueda prevalecer sobre la salud de una comunidad.

Sacrifice zones cuenta la terrible historia de diferentes comunidades norteamericanas que han sufrido de manera directa la contaminación de industrias situadas en sus aledaños. Son las nuevas zonas de sacrificio; esta vez no hay residuos nucleares, pero sí dioxinas, benzeno, residuos de pesticidas, arsénico, tungsteno o manganeso.

En este post voy a comentar brevemente algunos de los puntos más relevantes de esta obra (publicada en 2012), que presenta además la constatación de que la desigualdad social también lleva aparejada una mayor desigualdad en la exposición a tóxicos industriales. A través de 12 casos en diferentes comunidades de Estados Unidos, el libro muestra una desesperante realidad de mentiras, inoperancia, dolor y muerte.

El autor

Steve Lerner (en la foto) es un premiado escritor que está ampliamente familiarizado con temas ambientales, y que para realizar este trabajo ha pasado 2 años de su vida recorriendo Estados Unidos para entrevistar a cientos de personas que forman parte de esas comunidades “sacrificadas”.

Lerner pone nombre y apellidos al dolor y a la lucha de individuos que se convirtieron en héroes incidentales. Y lo hace de manera honesta, mostrando la desesperanza de colectivos que sabían que estaban sufriendo las consecuencias de una contaminación, mientras las empresas y el Gobierno seguían imbuidos en falsedades e inoperancia.

Desigualdad en la ubicación de focos contaminantes

La segregación racial llevó a construir barrios para negros, a dividir las ciudades en zonas donde el color de la piel (y el del dinero) designaban quién debía habitarlas. Aunque esa época se fue diluyendo, muchos vecindarios segregados mantuvieron su estructura racial; los hijos y nietos de esos primeros habitantes siguieron viviendo allí.

A la discriminación histórica y la depresión económica, algunas de esas comunidades han añadido la presencia de industrias altamente contaminantes. Lerner muestra los datos de diferentes investigaciones que indican que la exposición a tóxicos ambientales es mayor para esas personas en relación a las que viven en zonas más ricas. Además, las empresas se aprovechan de esos vecindarios deprimidos; su menor nivel educativo y económico les confiere menos capacidad para organizarse y protestar contra los atropellos medioambientales que sufren.

El autor muestra que esas empresas mienten sistemáticamente, y que no controlan de manera adecuada sus contaminantes. Aunque existen abogados y asociaciones que asesoran y ayudan a este tipo de comunidades a organizarse, lo cierto es que se ven casi siempre impotentes ante las dificultades de probar que están siendo envenenados, y la burocracia de las instituciones gubernamentales que deberían haber realizado un mejor trabajo.

Casas con las ventanas permanentemente cerradas, con la gente odiando volver del trabajo para no encontrarse de nuevo con el insoportable olor, o beber y bañarse en agua contaminada. Vecindarios que quedan para siempre estigmatizados, porque aunque hay casos (pocos) en los que finalmente se ha conseguido que la industria se vaya, la contaminación persiste,  los suelos siguen envenenados; la comunidad queda marcada para siempre.

Aunque el Gobierno multa a veces a esas empresas, lo hace en menor medida que a las que están ubicadas en zonas más ricas. También hay desigualdad en eso. Además, Lerner, enfatiza la injusticia de la redistribución de esas multas, porque deberían ir directamente a compensar a la familias que viven al lado de esos focos contaminantes, y no perderse en la recaudación global.

Los vecinos se convierten en expertos ambientales sin quererlo, sin tener la formación necesaria, aprenden a hablar en partes por millón. Sin embargo, y pese a los esfuerzos en recopilar información sobre las enfermedades que sufren, no son capaces de convencer a la comunidad científica; claro, no es válido desde el punto  de vista metodológico. Pero esos casos particulares constituyen en sí una evidencia también, aunque luego se disipe entre los que claman que para inferir una relación causal hace falta mucho más. Es siempre la misma historia; se pretende que se pruebe estadísticamente algo que es evidente, pero que luego se pierde entre los vericuetos de la jerga académica. Y entonces los que defienden a los envenenadores argumentan que aunque haya realmente más casos de enfermedades, ello es debido a que en esas comunidades se fuma más, se bebe más o se drogan más. Es cierto, eso ocurre, pero esa confusión en las variables no debería tapar una realidad terrible. Pero lo hace. No es de extrañar que el Centro de Control de Enfermedades haya sido incapaz de probar causalidad en decenas de clusters de enfermedades en esas zonas.

El Gobierno no puede atribuir causalidad, pero en Pensacola, en su tristemente famosa montaña de dioxinas, nunca se completaron las labores de limpiado. Los vecinos se bañaban y bebían agua contaminada. No, el Gobierno no podía atribuir causalidad, pero las muestras de suelo daban 950 ppt de dioxinas, cuando el límite residencial es de 7 ppt. De dieldrín 2000 ppb, cuando el límite es de 40 ppb. De arsénico 9400 ppb, cuando el límite es de 370 ppb. De benzopirenos 1133 ppb, cuando se considera seguro un máximo de 88 ppb. Pero el Gobierno no puede atribuir causalidad.

Lerner cuenta diversos ejemplos de tremendas mentiras, de cómo la industria sin ningún pudor escribe un discurso falso, sin importar las consecuencias. Por ejemplo, en agosto de 2005, después de recibir muchas quejas sobre la planta de carbon de Royal Oak, en Florida, un representante de la misma enfatizaba que los test de emisiones hechos en la fábrica habían demostrado estar en relga; no sólo cumplían con la ley de Florida, sino que lo hacían de manera holgada. Un mes después, sin embargo, los inspectores encontraron que la planta emitía 9 veces más metanol que lo permitido. Tres meses después de las declaraciones de ese individuo, los inspectores habían hallado 9 violaciones de la ley. Al día siguiente, la fábrica cerró.

Contaminación del aire, del agua, del suelo. Lerner muestra industrias del carbón, plásticos, armas, refinerías…todas ellas colocadas prácticamente en el patio de atrás de esos vecindarios “sacrificados”. No importa, al fin y al cabo son negros, indios, hispanos o blancos que se merecen lo que tienen. Por cierto, los omnipresentes hermanos Koch también son protagonistas. Pese a que han recibido millonarias multas, ellos siguen escribiendo su relato, como el que muestra este vídeo.

El autor concluye el libro abogando por reducir los impuestos a los ciudadanos e incrementarlos a los fabricantes de este tipo de productos hechos con sustancias tan tóxicas. También sugiere una monitorización independiente, y destinar más recursos a ello. Hay que ser prudentes, bajar los límites máximos permitidos, proteger a la población más vulnerable y ser mucho más conservadores debido a que desconocemos el efecto sinérgico de la combinación de diferentes tóxicos.

Todos aquellos que defienden el neoliberalismo, la auto regulación, y les abren las puertas a este tipo de empresas sin exigir el control adecuado, deberían irse a vivir con sus familias a uno de estos vecindarios. Tal vez así, verían las cosas de otra manera.

Cómo citar este artículo: Martínez, J. A. (2018, junio 12). Sacrifice zones; La desigualdad social y la exposición a tóxicos en Estados Unidos. Descargado desde www.cienciasinmiedo.es/b340

Todos los posts relacionados




(#333). RESULTADOS PRELIMINARES SOBRE LA TOXICIDAD DEL GLIFOSATO PRESENTADOS EN EL PARLAMENTO EUROPEO

[MONOTEMA] El pasado 16 de mayo tuvo lugar en Bruselas la presentación de los primeros resultados del macro estudio que está realizando el Instituto Ramazzini sobre el glifosato.

Son sólo los resultados preliminares de una serie de estudios que se han financiado públicamente a través de diferentes aportaciones, y en las que puede colaborar todo el mundo a través de un sistema de donaciones. Es el Global Glyphosate Study, que pretende dar respuesta a los indicios mostrados en la literatura sobre la toxicidad de este herbicida. Pero ya hay datos que llaman bastante la atención.

El Instituto Ramazzini está realizando estudios a largo plazo y con dosis permitidas, es decir, realizar un completo dibujo sobre la toxicidad del herbicida (carcinogenicidad, disrupción del sistema endocrino, neurotoxicidad, efectos multigeneracionales, desarrollo fetal, efectos en el microbioma).

El informe presentado en el Parlamento Europeo se puede ver íntegramente aquí:

b333_2Philippe Lamberts, político belga, Presidente del Grupo de Los Verdes/Alianza Libre Europea en el Parlamento Europeo, es claro al comienzo de la intervención: En relación al glifosato se está legislando en contra del Principio de Precaución, que es un principio básico en la Unión Europea.

También interviene Marco Affronte, del mismo grupo parlamentario y que, entre otros, pertenece a la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, que presenta la investigación del Instituto Ramazzini.

Resultados preliminares

Fiorela Belpoggi, directora del estudio comienza agradeciendo la ayuda de unas 30000 personas que con sus aportaciones económicas están ayudando a financiar este proyecto, que obviamente es independiente de la industria (algo que recalca en repetidas ocasiones).

Belpoggi incide en la importancia de este proyecto, ya que el glifosato tiene que ser evaluado de nuevo por la Comisión Europea en 2022. Además, los resultados pueden servir tanto a la EFSA, como a la IARC, e incluso a la EPA.

Y ya como adelanto destaca que los niveles permitidos por la EPA en Estados Unidos (dosis permitida de 1.75 mg/kg/día) son insuficientes.

Seguidamente, otro integrante del equipo de investigación, Daniele Mandrioli, detalló esos primeros resultados, no sin antes destacar otras universidades que han colaborado con el Instituto.

Los autores exposieron a ratas a glifosato y a su formulación comercial (Roundup). La diferencia entre ambos productos es que en el Roundup están presentes adyuvantes que también tienen su propia toxicidad.

Mandrioli reconoce que la mayoría de los residuos de glifosato y AMPA se excretan por la orina. Dado que existe una tendencia en los niveles de excreción de glifosato y Roundup, es posible que exista un efecto de bioacumulación. Es decir, dosis diarias iguales durante un largo tiempo propician un incremento en el tiempo de la presencia de glifosato en la orina.

Los autores también estudiaron el efecto en el microbioma, ya que el estado de la microbiota intestinal se cree que está asociado a múltipes enfermedades (obesidad, diabetes, etc.).

En ratas cachorras el efecto sobre el microbioma del Roundup y del glifosato es claro, alterando la diversidad del sistema bacteriano. Ese efecto no se produce en ratas adultas, sólo en sus cachorros, advirtiendo además un efecto divergente del Roundup frente al glifosato, lo que podría ser indicativo de que esos adyuvantes contribuyen a que se produzca una toxicidad mayor.

Sin embargo, una vez llegados a este punto, se necesitan más estudios para saber si esos cambios en el microbioma se asocian a otros efectos sobre la salud.

También se consideraron otros endpoints (variables dependientes de interés) relacionados con la reproducción. Destaca el incremento de la distancia ano-genital en ratas de ambos sexos expuestas a Roundup, y en ratas macho tratadas con glifosato, lo que puede ser una señal de disrupción endocrina. Asimismo, hubo un retraso en el ciclo estral de las ratas hembra, lo que sugiere de nuevo cambios hormonales. Finalmente, hubo un incremento significativo de la frecuencia de micronúcleos en ratas tratadas con Roundup, que puede indicar daño en el ADN (genotoxicidad).

Conclusiones/Comentarios

Los autores tienen varios artículos en “peer review” en la actualidad que, una vez publicados, ayudarán a entender mejor estos resultados preliminares. No obstante, estos primeros datos confirman varios de los efectos nocivos que otras investigaciones habían identidicado con anterioridad (ver con extensión aquí).

A dosis permitidas por la EPA se han encontrado efectos sobre el microbioma, reproductivos y mutagénicos. La propia Dra. Belpoggi reconoce que para analizar efectos carcinogénicos se necesita diseñar nuevos estudios con un seguimiento mayor.

Bajo mi punto de vista, los autores también deberían realizar el mismo experimento pero con dosis de 0.3 mg/kg/día, que es la que en la actualidad de permite en la Unión Europea. Está muy bien rebatir el límite de la EPA, pero ya sabemos cómo se “las gasta” la agencia americana en relación a los pesticidas. Creo que es fundamental trabajar en dosis máximas admitidas en Europa para, si estos resultados se confirman durante el desarrollo del proyecto, poder tener un argumento más sólido de cara a los reguladores.

Todos los posts relacionados




(#329). EL GLIFOSATO ALTERA LA MICROBIOTA INTESTINAL Y EL COMPORTAMIENTO DE RATONES

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este estudio publicado en Neurotoxicology and Teratology, los autores investigan la relación entre la exposición a herbicidas basados en glifosato y los cambios en la microbiota intestinal en ratones.

Recientemente se ha encontrado una asociación entre la microbiota intestinal y las funciones del sistema nervioso central. En experimentos realizados con animales, los resultados han mostrado mayores niveles de ansiedad y depresión cuando la microbiota se ve alterada negativamente.

Como indican los autores, los pesticidas tienen la capacidad de cambiar la microbiota intestinal a causa de su actividad antimicrobiana. El glifosato, como otros estudios han indicado, puede afectar a las bacterias del intestino en humanos.

El objetivo de esta investigación es, de este modo, testar si existe un vínculo entre la exposición a glifosato y la ansiedad y el comportamiento depresivo, a través del efecto mediador de los cambios en la microbiota.

Metodología

Los investigadores emplearon el herbicida Roundup, con una concentración de glifosato de 360 g/l, comercializado por Monsanto.

Se emplearon 54 ratones que fueron divididos en 3 grupos a los que se daba una dosis de 0.3 ml al día de Roundup. La diferencia entre esos grupos es que en el primer sólo se le daba esa dosis durante un día, en el segundo durante 6 semanas (exposición subcrónica) y en el tercero durante 12 semanas (exposición crónica). Y dentro de cada grupo, dividieron a los ratones en 3 subgrupos diferentes. A 6 de ellos le daban placebo, a otros 6 una dosis diaria de 250 mg/kg y a los otros 6 una dosis diaria de 500 mg/kg.

De este modo, todos los ratones ingerían algo de glifosato, la diferencia entre ellos estaba en el tiempo de exposición (agudo, subcrónico y crónico), y en la dosis diaria añadida (control, 250 mg/kg y 500 mg/kg).

Para evaluar el comportamiento de los ratones una vez terminado el proceso de exposición, los autores realizaron varias puebas comportamentales enfocadas a medir variables de  estrés crónico, ansiedad y depresión.

Después de realizar los test de comportamiento, los animales fueron sacrificados y se obtuvieron muestras de su tracto intestinal, contabilzando firmicutes, bacteroidetes, lactobacilus y corynebacterium (una clase actinobacterias).

Resultados e implicaciones

Los resultados pueden contemplarse gráficamente en estas dos figuras:

b329_2

b329_3Claramente se puede ver que a medida que la dosis diaria de glifosato se incrementa, los ratones tenían un comportamiento relacionado con la ansiedad, la depresión y el estrés. Asimismo, se muestra una dismunución significativa de firmicutes y corynobacterium.

Además, los ratones expuestos dosis de 250 mg/kg/día y 500 mg/kg/día, tenían carencia de lactobacilus y bacteroidetes.

b329_4Por tanto, estos resultados sugieren que la exposición a esos niveles de glifosato actúa en el sistema nervioso central a través de la modificación de la microbiota intestinal, tal y como postulaban los autores.

Limitaciones/Comentarios

El estudio confirma la asociación entre el glifosato y la perturbación de la flora intestinal. Sin embargo, hay varias cosas que mercen ser comentadas para relativizar las conclusiones del mismo.

En primer lugar, los autores no indican los adyuvantes del producto. Hemos de interpretar que utilizan la formulación comercial de Monsanto, pero como hemos advertido en otros artículos, los efectos de esos adyuvantes pueden ser tanto o más grandes que los del propio glifosato. Por tanto, sería recomendable separar esos efectos en futuras investigaciones. En cualquier caso, este hecho no resta en absoluto valor al estudio, puesto que en realidad, la exposición en humanos se da al conjunto de principio activo + adyuvantes.

En segundo lugar, los autores emplean una dosis pequeña para todos los ratones, quizá queriendo simular una “dosis de fondo” para todos los individuos, lo que podría ser coherente con la realidad. Emplean 0.3 ml por día, lo que  significaría que en ratones de 30 g, estarían expuestos a unos 4-5 mg/kg/día, que está por encima de lo que se acepta en humanos (0.3 mg/kg/día en la Unión Europea, y 1.75 mg/kg/día en Estados Unidos). Y esto, a falta de más explicaciones, es lo que chirría un poco de este estudio, ya que se está exponiendo a todos los ratones a una dosis de fondo que está por encima de la permitida en humanos. Por supuesto, que las dosis de 250 y 500 mg/kg/día, están también muy lejanas de las máximas permitidas en humanos, pero que a su vez son más pequeñas que lo que la EPA considera como el umbral de carencia de efecto.

Esto tienen una doble lectura. Por un lado los grupos de control tienen un comportamiento similar con esa dosis de fondo, lo que sería indicativo de que no hay una perturbación de la microbiota (ni tampoco comportamental). Sin embargo, hay que reconocer una disminución de firmicutes y corynobacterium entre los controles del grupo de exposición aguda y el de exposición crónica, lo que es en sí muy interesante porque precisamente podría estar indicando que a largo plazo en esas dosis existe un efecto perjudicial. De este modo, y tomando factores de seguridad, sería justificable bajar aún más el umbral de seguidad para humanos.

En conclusión, este estudio añade una evidencia más sobre los peligros del glifosato, aunque maneja dosis demasiado elevadas como para poder sacar conclusiones más claras de su efecto en humanos.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Aitbali, et al. (2018). Glyphosate based- herbicide exposure affects gut microbiota, anxiety and depression-like behaviors in mice. Neurotoxicology and Teratology, doi: 10.1016/j.ntt.2018.04.002

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2015)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

2.410

Q2

TOXICOLOGY

Scimago (SJR)

0.94

Q2

TOXICOLOGY

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#316). IGNORAR LA TOXICIDAD DE LOS ADYUVANTES FALSEA LOS PERFILES DE SEGURIDAD DE LOS PESTICIDAS

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Frontiers in Public Health, los autores hacen un nuevo llamamiento a la necesidad de considerar los adyuvantes de los pesticidas en las regulaciones sobre la toxicidad de los productos.

Esos adyuvantes son llamados elementos “inertes” porque simplemente no funcionan como principio activo. Pero ello no significa que no tengan efectos biológicos (que en su mayoría los tienen), tal y como los autores recalcan. Esta falacia lingüística hace que enmascaren los efectos reales en el entorno de pesticidas como el glifosato (y otros también, por supuesto). Es más, a veces el hecho de que investigadores no distingan entre el efecto de la molécula activa y el de los adyuvantes perturba los resultados de las investigaciones sobre toxicidad de un pesticida en concreto. Esto ocurre porque un pesticida puede ser producido por diferentes compañías, y no necesariamente tienen que coincidir ni el número ni la concentración de adyuvantes. De este modo, se añade ruido al cuerpo de evidencia de los estudios, porque se mezclan resultados que pueden ser causados por diferentes elementos tóxicos.

Parte de esta confusión es debida a la consideración de los elementos inertes como secreto comercial, como ocurre en Estados Unidos, donde para registrar un pesticida se debe aportar información sobre los elementos activos pero no necesariamente sobre los tóxicos adyuvantes.

Al consumir alimentos (o a través de otras formas de interacción) nos exponemos a esos pesticidas en formas de residuo. Pero, de nuevo, tenemos que contar que ese residuo está formado por toda la combinación química del producto, no sólo el elemento activo. Y como bien comentan los autores, hay estudios que muestran que la toxicidad de los adyuvantes puede ser mayor que los de la molécula principal.

Tipos de coadyuvantes

Los autores presentan una lista no exhaustiva de los elementos inertes más empleados en la formulación de pesticidas:

b316_2Los más utilizados son los surfactantes, que modifican la interacción entre las superficies de la planta y del elemento activo, facilitando su penetración, adherencia y dispersión. Y, como enfatizan los autores, no sólo lo hacen con las plantas, sino también con la piel humana cuando hay exposición.

Uno de esos surfactantes, el POEA (polioxietileno amina) ha sido prohibido por la Comisión Europea para su uso como adyuvante del glifosato. Sin embargo, y como indican los autores, eso no excluye su uso, ya que los agricultores pueden comprar el adyuvante aparte y mezclarlo con el glifosato. Y, además, no está prohibido como acompañante de pesticidas que contienen 2,4-D. De esta forma, tanto los granjeros como el público general puede estar expuesto a este tóxico incluso después de su prohibición.

Conclusión

Los autores plantean en qué grado son válidas las indicaciones de dosis diaria aceptable (ADI) y niveles de residuo máximo (MRI), dos medidas que se supone que garantizan que, tanto la dosis ingerida como los niveles de pesticidas encontrados en los productos, respectivamente, no producen efectos adversos. Si no se testa adecuadamente la toxicidad de esos (mal llamados) elementos inertes, los resultados pueden ser completamente diferentes. Quizá la inclusión de un nuevo factor de seguridad para tener en cuenta esta variable sería indicado tanto para el ADI como para el MRI, es decir, hacer más exigentes los niveles a cumplir.

Ante esta situación hay que, por un lado, deconstruir las formulaciones comerciales y testar los elementos por separado (adyuvantes y principios activos) y, por otro lado, realizar pruebas de toxicidad en animales con las formulaciones completas, no sólo con los ingredientes activos.

Y, por supuesto, una mayor transparencia sería necesaria a la hora conocer todos los componentes de un pesticida, y eliminar el eufemismo de “inerte” a compuestos tóxicos que deberían tener un trato regulatorio similar al del ingrediente activo.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Mesnage, R. & Antoniou, M. N. (2018).Ignoring Adjuvant Toxicity Falsifies the Safety Profile of Commercial Pesticides. Frontiers in Public Health, doi: 10.3389/fpubh.2017.00361

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2016)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)


Scimago (SJR)

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados