(#450). LA REGULACIÓN SOBRE ETIQUETADO Y PUBLICIDAD DE PRODUCTOS AZUCARADOS FUNCIONA EN CHILE

En un estudio publicado en Plos Medicine, los autores evaluaron la nueva ley sobre etiquetado y publicidad alimentaria en relación a su efecto sobre el consumo de bebidas azucaradas.

Debido al prevelante problema de obesidad, se están implementando medidas de regulación en diversas localizaciones geográficas, la mayoría con efectividad manifiesta, como hemos comentado en otros posts. Los autores identificaron 42 países y 6 ciudades de Estados Unidos que han utilizado medidas impositivas para tal fin.

En este caso, en 2016 Chile comenzó a ejecutar una serie de políticas reguladoras enfocadas a informar mejor al consumidor sobre el contenido en azúcar, energía, sodio y grasas saturadas de los alimentados (en un sistema de etiquetado diseñado para tal fin), limitando la publicidad de estos productos, y prohibiendo su venta en las escuelas.

Previamente, en 2014, este país implementó un incremento de la tasa impositiva a las bebidas con alto contenido en azúcares, es decir, más de 6.25 g/mL (del 13 al 18%) y una reducción para las de bajo contenido (del 13 al 10%). Después del primer año las ventas habían bajado en un 3.4% para las de alto contenido en azúcar, y se incrementaron en 10.7% para las de bajo contenido.

La regulación chilena, a partir de 2016, consistió en la implementación de forma progresiva de obligatoriedad de etiquetado y restricción de publicidad dirigida a niños (menores de 14) años, además de la prohibición de venta en las escuelas. Esa progresión en las medidas se muestra en la siguiente tabla:

Sólidos Junio 2016 Junio 2018 Junio 2019
Energía (kcal/100g) 350 300 275
Sodio (mg/100g) 800 500 400
Azúcares totales (g/100g) 22.5 15 10
Grasas saturadas (g/100g) 6 5 4
Líquidos
Energía (kcal/100g) 100 80 70
Sodio (mg/100g) 100 100 100
Azúcares totales (g/100g) 6 5 5
Grasas saturadas (g/100g) 3 3 3

El etiquetado obligatorio se ilustra a continuación:

Metodología

Los autores emplearon datos mensuales sobre compras de bebidas sacados de un panel de compras de 2383 participantes, en el periodo comprendido entre el 1 de enero de 2015 y el 31 de diciembre de 2017. 

Resultados e implicaciones

El volumen de compra de bebidas con alto contenido en azúcares decreció en 22.8 mL/per cápita/día. También disminuyó el consumo de calorías en 11.9 kcal/per cápita/día (un 27.5%). El nivel educacional de los hogares no tuvo un efecto relevante en las reducciones absolutas de compra, aunque los hogares con mayor nivel educativo tuvieron una reducción porcentualmente mayor.

Estos resultados indican que mediante este tipo de regulación no impositiva se han producido resultados con un tamaño de efecto mayor que la (débil) regulación impositiva que precedió a estas medidas.  En cualquier caso, parece evidente que la literatura muestra que la adopción de medidas de este tipo es necesaria para reducir el consumo de este tipo de productos:

Referencia

Taillie LS, Reyes M, Colchero MA, Popkin B, Corvalán C (2020) An evaluation of Chile’s Law of Food Labeling and Advertising on sugar-sweetened beverage purchases from 2015 to 2017: A before-and-after study. PLoS Med 17(2): e1003015. https://doi.org/10.1371/journal.pmed.1003015

Posts relacionados




(#442). LAS RAZONES POR LAS QUE LA EPA Y LA IARC DIFIEREN SOBRE EL GLIFOSATO

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Environmental Sciences Europe, el autor analizó las causas por las cuales la EPA de Estados Unidos y la IARC llegaron a conclusiones opuestas sobre la genotoxicidad de los herbicidas basados en glifosato.

La EPA considera al glifosato como no probable cancerígeno para los humanos, mientras que la IARC lo ha categorizado como probable cancerígeno (2A). La IARC concluye que hay una evidencia fuerte de que la exposición al glifosato es genotóxica a través de al menos dos mecanismos conocidos: el daño al ADN y el estrés oxidativo.

El autor se adentró en el cuerpo de estudios analizados por ambas agencias. Así, la EPA confió principalmente en estudios realizados por las compañías, no publicados en revistas científicas, de los cuales el 99% reportó resultados negativos. SIn embargo, la IARC se basó fundamentalmente en estudios publicados en la literatura científica de los cuales el 70% (83 de 118) fueron positivos.

Además, la EPA empleó datos se estudios centrados en evaluar la versión técnica del glifosato, es decir, la que no llega compuestos adyuvantes para mejorar su eficacia (que es la formulación real que se emplea en las fumigaciones), y tampoco tuvo en cuenta los estudios sobre su principal metabolito, el AMPA, que es también tóxico. Recordemos que las fórmulas de los herbicidas basados en glifosato contienen compuestos que altera la absorción, la distribución, el metabolismo, la excreción y  (posiblemente) la toxicidad del glifosato.

La siguiente tabla muestra un ejemplo de la diferencia en toxicidad en células humanas; los herbicidas basados en glifosato son tóxicos a concentraciones mucho menores que el glifosato técnico.

Assay/marker Glyphosate technical Formulated GBHs Differential Source
Viability of human peripheral blood mononuclear cells 1640 μg/mL 56.4 μg/mL 29 Martinez et al. [40]
LC 50 in HepG2 cells (ppm) 19,323 62 312 Mesnage et al. [33]
LC 50 in JEG3 cells (ppm) 1192 32 37 Mesnage et al. [33]
1/LC 50 JEG3 cells (ppm) [glyphosate IPA-salt; Roundup Classic] 0.000082 0.0081 99 Defarge et al. [32]
DNA damage to peripheral blood mononuclear cells 250 μM 5 μM [Roundup 360 PLUS] 50 Wozniak et al. [34]
LC 50 in human HepaRG cells 2 mg/mL 0.04–0.1 mg/mL 20–50 Rice et al. [41]

Otra fuente de discrepancia entre la evaluación de ambas agencias es la consideración de los usos ocupacionales del pesticida, no siendo tenidos en cuenta por la EPA.

La siguiente tabla, elaborada por los autores después de revisar todos los estudios tenidos en cuenta por esas agencias es bastante clara; hay una diferencia extraordinaria entre los resultados de los ensayos realizados por la industria (“Reg”) y los implementados por investigadores publicados en la literatura científica ( “Pub”).

Assay type and compound tested Number of assays Number of positives Percent positive
Reg. Pub. Total Reg. Pub. Total Reg. (%) Pub. (%) Total (%)
Bacterial reverse mutation
 Glyphosate technical 23 4 27 0 0 0 0 0 0
 Formulated GBHs 28 3 31 0 1 1 0 33 3
In vitro and in vivo mammalian gene mutation
 Glyphosate technical 4 2 6 0 1 1 0 50 17
 Formulated GBHs 0 1 1 0 1 1 0 100 100
In vitro chromosomal aberration
 Glyphosate technical 4 5 9 0 3 3 0 60 33
 AMPA 0 1 1 0 1 1 0 100 100
 Formulated GBHs 0 2 2 0 1 1 0 50 50
In vitro micronuclei induction in mammals
 Glyphosate technical 0 6 6 0 4 4 0 67 67
In vivo chromosomal aberration
 Glyphosate technical 5 2 7 0 2 2 0 100 29
 Formulated GBHs 0 8 8 0 6 6 0 75 75
In vivo micronuclei induction in mammals
 Glyphosate technical 14 6 20 1 2 3 7 33 15
 AMPA 0 1 1 0 1 1 0 100 100
 Formulated GBHs 15 13 28 0 7 7 0 54 25
DNA damage
 Glyphosate technical 2 27 29 0 23 23 0 85 79
 AMPA 0 3 3 0 3 3 0 100 100
 Formulated GBHs 0 38 38 0 33 33 0 87 87
All assays
 Glyphosate technical 52 52 104 1 35 36 2 67 35
 AMPA 0 5 5 0 5 5 0 100 100
 Formulated GBHs 43 65 108 0 49 49 0 75 45
 All tested compounds 95 122 217 1 89 90 1 73 41
  1. 1. Table includes assays on glyphosate technical cited in EPA’s 2016 “Glyphosate Issue Paper: Evaluation of Carcinogenic Potential,” Sect. 5: Data Evaluation of Genetic Toxicity, Table 5.1, 5.2, 5.3, 5.4, 5.5, 5.6, and 5.7. Assays on formulated GBHs considered by EPA come from Tables F.1, F.2, F.3, F.4 and F.5 in Appendix F: “Genotoxicity Studies with Glyphosate Based Formulations” [3]
  2. 2. Also included are additional assays on glyphosate technical, AMPA, and formulated GBHs from IARC Monograph 112 on the carcinogenicity of glyphosate [4] from Tables 4.1, 4.2, 4.3, 4.4, 4.5, or 4.6
  3. 3. Additional file 1: Tables S1–S7 list all assays in the core tables from EPA 2016 [3] and IARC 2017 [4] based on genotoxicity assay type

Finalmente, los autores incluyen una revisión de los estudios publicados desde que ambas agencias evaluaron el glifosato. Los resultados, de nuevo, son rotundos en relación a la genotoxicidad del pesticida:

Citation Compound tested Dose/concentration Test target Assay Result
Genotox assay type
 Mammalian in vivo
  Kasuba et al. [48] Glyphosate technical 0.5, 2.91 and 3.5 μg/mL Human CBMN assay, oxidative stress Positive, oxidative stress (all conc.)
  Kasuba et al. [48] Glyphosate technical 0.5, 2.91 and 3.5 μg/mL Human HepG2 cells, oxidative stress Positive, oxidative stress (all conc.)
  Milic et al. [49] Glyphosate technical 0.1, 0.5, 1.75 and 10 mg/kg/day Wistar rat COMET, DNA damage, leukocytes, liver cells Positive, DNA damage in leukocytes and liver cells (all conc.)
 Mammalian in vitro
  Luaces et al. [50] Formulated GBH (Roundup Full II®) 280, 420, 560, 1120 μmol/L Armadillo Chromosomal aberrations Positive (all conc.)
  Luo et al. [51] Formulated GBH (Roundup®) Not provided in abstract Human L-02 hepatocytes, oxidative stress Positive, oxidative stress
  Kwiatkowska et al. [52] Glyphosate technical 0.1–10 mM Human blood cells Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (at 0.5–10 mM doses)
  Townsend et al. [53] Glyphosate technical 0.1 μM–15 mM Human Raji cells Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (at doses above 1 mM)
  De Almeida et al. [54] Formulated GBHs (Roundup®and Wipeout®) 10–500 μg/mL Human cancer cell lines Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (all conc.)
  Rice et al. [41] Glyphosate technical and formulated GBHs 0.0007–33 mM Human HepaRG and HaCaT cell lines Cell Titer-Glo, ROS-Glo and JC10, oxidative stress Positive, oxidative stress (pure glyphosate ≥ 10 mM, formulations all conc.)
  Rossi et al. [55] Formulated GBH (Roundup Full II®) 0.026–0.379 mL/day Armadillo Chromosomal aberrations Positive (all conc.)
  Santovito et al. [56] Glyphosate technical 0.5, 0.1, 0.05, 0.025 and 0.0125 μg/mL Human lymphocytes Chromosomal aberration and micronuclei Positive (all conc.)
  Szepanowski et al. [57] Glyphosate technical and formulated GBH 0.0005–0.005% of culture medium Human ganglia cultures Myelination Positive (all conc. of GBH)
  Wozniak et al. [34] Glyphosate technical, formulated GBH (Roundup 360 PLUS®) and AMPA 1 to 1000 μM Human cells Breaks, peripheral mononuclear cells, DNA damage Positive, DNA damage (GBH ≥ 5 μM, glyphosate ≥ 250 μM, AMPA ≥ 500 μM)
 Non-mammalian in vivo
  Schaumburg et al. [58] Formulated GBH (Roundup®) 50, 100, 200, 400, 800, 1600 μg/egg Salvator merianae (reptile) Comet assay, DNA damage Positive, DNA damage (≥ 100 μg/egg)
  Soloneski et al. [45] Formulated GBH (Credit®) and formulated dicamba herbicide (Banvel®) 5–10% formulation of GBHs Rhinella arenarum larvae (amphibian) SCGE, DNA breaks Positive, DNA breaks (above 5%)
  Vieira et al. [59] Formulated GBHs (in situ exposure) Not provided in abstract Prochilodus lineatus (fish) DNA damage, erythrocyte abnormalities Positive
  Burella et al. [60] Formulated GBH (Roundup®) 750, 1250, 1750 μg/egg Caiman latirostris (reptile) Comet, embryos, DNA damage Positive, DNA damage (all conc.)
  de Moura et al. [61] Formulated GBH (Roundup®) Not provided in abstract Leiarius marmoratusx/Pseudoplatystoma reticulatum (fish) Micronucleus Positive (≥ 1.357 mg/L)
  Hong et al. [62] Glyphosate technical 0, 4.4, 9.8, 44 and 98 mg/L Eriocheir sinensis (crab) Haemocyte DNA damage Positive (> 4.4 mg/L)
  Lopez Gonzalez et al. [63] Formulated GBHs (Roundup Full II® and PanzerGold®) 500, 750, 1000 μg/egg Caiman latirostris (reptile) Micronucleus, embryos Positive, embryos (≥ 1000 μg/egg)
  Hong et al. [64] Formulated GBH (Roundup®) 0.35, 0.70, 1.40, 2.80 and 5.60 mg/L Macrobrachium nipponensis(shrimp) Micronucleus Positive (≥ 1.40 mg/L)
 Non-mammalian in vitro
  Baurand et al. [65] Formulated GBH (Roundup Flash®) Range around EC50 values Cantareus aspersus (snail) DNA damage Positive (≥ 30 mg)
  Perez-Iglesias et al. [66] Glyphosate technical 100, 1000 and 10,000 μg/g Leptodactylus latinasus (frog) Hepatic melanomacrophages–erythrocyte nuclear abnormalities Positive (all conc.)
  Bailey et al. [67] Formulated GBH (TouchDown®) 2.7%, 5.5%, or 9.8% glyphosate Caenorhabditis elegans(nematode) Mitochondrial chain complexes, oxidative stress Positive, oxidative stress (≥ 5.5%)
  de Brito Rodrigues et al. [68] Formulated GBHs (Roundup®and glyphosate AKB 480) Low doses not specified, high doses up to 37.53 mg/L Danio rerio (fish) Genotoxicity Negative (lethal at high doses but no genotoxicity observed)
  Bollani et al. [69] Formulated GBHs (in situ exposure) Glyphosate ≤ 13.6 μg/L, AMPA ≤ 9.75 μg/L Allium cepa (plant) Micronucleus Positive
  Santo et al. [70] Formulated GBH (Roundup®) 5.0 mg/L Danio rerio (fish) Micronucleus, oxidative stress Positive, oxidative stress
Glyphosate technicala Number of studies 11
Number positive 11
Percent positive 100%
Formulated GBHsb Number of studies 19
Number positive 18
Percent positive 95%
All new studies Number of studies 27
Number positive 26
Percent positive 96%
  1. aIncludes studies published after 02/01/2015, the publication date of Marques et al. [43], the most recent study cited in IARC [4] or EPA [3]
  2. bNote that since some studies conducted assays on BOTH glyphosate technical and formulated GBHs, the number of studies on glyphosate technical plus formulated GBHs exceeds the total number of new studies

De este modo, los resultados reportados por investigadores independientes de la industria muestran claramente la genotoxicidad de los herbicidas basados en glifosato.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Benbrook, C. M. (2019). How did the US EPA and IARC reach diametrically opposed conclusions on the genotoxicity of glyphosate-based herbicides? Environmental Health Europe, doi: 10.1186/s12302-018-0184-7

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2018) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 5.878 Q1 ENVIRONMENTAL SCIENCES
Scimago (SJR) 1.128 Q1 POLLUTION

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#413). CÓMO COCA-COLA DEFIENDE SUS INTERESES EN CHINA

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En esta artículo publicado en BMJ, la autora expone algunas de las estrategias que Coca-Cola está siguiendo en China para promocionar su marca, fomentando el consumo de este tipo de bebidas y presionando para que no se tomen medidas que ya en otros países están siendo implementadas para reducir el consumo de azúcar.

En 1991 el procentaje de adultos que tenía sobrepeso o era obeso en China era de 20.5%; en 2011 era de 42.3%.

La autora, destaca varias de esas acciones, que no son más que una mera reproducción de lo que la industria de bebidas azucardas ha realizado en Estados Unidos y el resto de países del norte global durante las últimas décadas:

1. Injerencia del International Life Sciences Institute (ILSI) en la política de salud china. El ILSI, creado en 1978 por un ejecutivo de Coca-Cola, se encarga de “manejar” la ciencia de la nutrición al servicio de los intereses de la industria. Este lobby  está integrado en el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) chino, por lo que su nivel de influencia en las políticas públicas es enorme. De este modo, compañías como Nestlé, McDonald’s, PepsiCo o Coca-Cola (entre otras) tienen una posición privilegiada para influir en la toma de decisiones públicas.

2. Una vez establecido dentro del entramado guvernamenal chino, a comienzos de la década de 2000 Coca-Cola retomó en el país una de las grandes bazas de la industria para defenderse: esas marcas  (Coca-Cola, PepsiCo, etc.) promueven un estilo de vida saludable, porque para llevar esa vida saludable hay que comer y beber de todo, y la clave está en hacer ejercicio físico. De este modo, se envía el mensaje de que: (1) las marcas se preocupan por la salud de los ciudadanos; (2) todos los alimentos se equiparan como pertinentes dentro de la dieta, comer y beber de todo significa igualar por ejemplo, el agua a la Coca-Cola. Es más, las bebidas azucaradas son buenas porque están compuestas principalmente de agua, con lo que hidratan oportunamente; (3) si la gente engorda es porque no se mueve lo suficiente, no porque no lleve una alimentación adecuada.

3. Dentro de las actividades de “educación” están la organización de conferencias. Entre 2004 y 2015, ILSI-China organizó 6 eventos internacionales sobre obesidad. Se elegieron invitados (ej. Steve N. Blair) cuya perspectiva sobre la prevención de la obesidad estaba basada principalmente en el equilibiro energético (calorías gastadas vs calorías ingeridas), independientemente de la calidad nutricional de los alimentos. Además, se esponsorizaron numerosos congresos y actividades centradas en la actividad física como clave en la lucha contra la obesidad.

Un ejemplo de este modus operandi es la financiación por parte de ILSI al CDC del programa “Happy 10 minutes”, una campaña nacional que pretende incentivar la introducción de descansos de 10 minutos en la jornada escolar donde en ese corto espacio de tiempo se debe practicar ejercicio. ILSI transfirió $50000 al CDC. De este modo, la industria financiaba una campaña pública que además enviaba un mensaje que se centraba en el ejercicio físico y no en la dieta o en una combinación de ambos.

Un esquema gráfico de buena parte de lo expuesto por la autora es el siguiente:

Comentarios

La autora termina el artículo exponiendo que para algunos de los investigadores y personas implicadas en este estudio, la intervención de la industria es inevitable y hasta cierto punto positiva para que se financie la investigación. Para otros, sin embargo, supone una compra de voluntades políticas y una manipulación del mensaje a la población.

Nosotros, aquí en España, ya hemos explicado que tenemos un ejemplo con ciertas similitudes, y ese plan HAVISA promovido conjuntamente por el Ministerio y la industria (Fundación Alimentum).

Este tipo de empresas explota hacia la extenuación una parte del discurso, y empequeñece el resto, sesgando la percepción de realidad de gran parte de la población. No es el azúcar, no son las calorías vacías, es que no te mueves lo suficiente, como bien decía Coca-Cola en México.

Por eso se necesita mayor y mejor regulación, y una independencia total de los poderes públicos con respecto a la industria. Ese es el primer paso, pero es fundamental. Desafortunadamente es menos probable que las empresas dejen de financiar investigaciones e investigadores que les sean leales, o participar en parte de los presupuestos de asociaciones de enfermos y sociedades médicas. Sin embargo, si existe esa independencia, a través de políticas públicas (educación y regulación) se puede luchar en pos del interés común.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Greenhalgh, S. (2019). Making China safe for Coke: how Coca-Cola shapedobesity science and policy in China. BMJ, doi: doi: 10.1136/bmj.k5050.

Indicadores de calidad de la revista*

  Impact Factor (2017) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 23.295 Q1 MEDICINE
Scimago (SJR) 2.893 Q1 MEDICINE (MISCELLANEOUS)

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados

Limitaciones/Comentarios

Globalmente se muestra un patrón claro de reducción del consumo, pero es importante que la magnitud del impuesto sobre la producción se traduzca en un significativo incremento del precio de venta. Como ocurre con otros productos, como el tabaco, las medidas impositivas son efectivas per se, pero deben ser complementadas con estrategias de comunicación para educar a la población, aunque esos resultados siempre deban evaluarse en el largo plazo.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Greenhalgh, S. (2019). Making China safe for Coke: how Coca-Cola shapedobesity science and policy in China. BMJ, doi: doi: 10.1136/bmj.k5050.

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2017) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 23.295 Q1 MEDICINE
Scimago (SJR) 2.893 Q1 MEDICINE (MISCELLANEOUS)

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#392). REVISIÓN SOBRE LA EFECTIVIDAD DEL IMPUESTO A LAS BEBIDAS AZUCARADAS

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En esta artículo publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, los autores realizan una revisión sistemática sobre el impacto de las medidas impositivas sobre las bebidas azucaradas, productos que son una de las principales causas del incremento de la obesidad ligada a la mala alimentación.

Recordemos que ya en 2010, la OMS recomendó implementar impuestos específicos sobre este tipo de bebidas con el fin de reducir su consumo.

El objetivo de esta investigación es resumir la evidencia empírica disponible en los estudios realizados sobre la eficacia de las medidas impositivas.

Metodología

Los autores consideraron estudios publicados entre el 1 de enero de 2011 y el 31 de diciembre de 2017. Tras superar diferentes criterios de exclusión, un total de 17 estudios fueron incluidos en el análisis, entre los cuales estaban 5 estudios observacionales que evaluaban el resultado de los impuestos en México y Estados Unidos. De los 12 restantes, 6 de ellos fueron experimentos realizados para evaluar intervenciones locales (en restaurantes y distribuidores), y los otros 6 fueron experimentos que evaluaban las intenciones de comportamiento.

Resultados e implicaciones

En 4 de los 5 estudios que evaluaron el impacto de los impuestos en México y Estados Unidos se encontraron reducciones significativas de consumo. Esas reducciones en el consumo se estima que son efectivas con un incremento de al menos un 8% en el precio de venta, siendo más importante en los estratos socioeconómicos más bajos (precisamente los más obesos).

En los 12 estudios restantes en los que la intervención fue específica en establecimientos de venta o se evaluaron intenciones de comportamiento los resultados tienen una línea similar, aunque en estos casos los autores estiman que el rango del impuesto debiera estar entre el 10 y 20%, aunque existe cierta variabilidad entre todos ellos.

Los autores finalmente recomiendan un impuesto que produzca un incremento en el precio de venta entre el 20 y 25% como la forma más apropiada de reducir el consumo de estos productos y reorientarlo hacia bebidas más saludables.

Limitaciones/Comentarios

Globalmente se muestra un patrón claro de reducción del consumo, pero es importante que la magnitud del impuesto sobre la producción se traduzca en un significativo incremento del precio de venta. Como ocurre con otros productos, como el tabaco, las medidas impositivas son efectivas per se, pero deben ser complementadas con estrategias de comunicación para educar a la población, aunque esos resultados siempre deban evaluarse en el largo plazo.

 LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Redondo M. et al. (2018). The impact of the tax on sweetened beverages: a systematic review. The American Journal of Clinical Nutrition, 108, 548-563.

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2017)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

6.549

Q1

NUTRITION

Scimago (SJR)

3.438

Q1

NUTRITION AND DIETETICS

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#379). ¿LOS ARGUMENTOS CIENTÍFICOS SIRVEN DE ALGO?. EL CASO DE MICHIGAN Y EL 5G

[MONOTEMA] Este año el estado de Michigan ha aprobado un proyecto de ley para el despliegue del 5G. Primero fue el Senado, y luego la Comisión de Energía de la Cámara de Representantes; en ambos casos las votaciones terminaron con una clara mayoría del sí.

En este proceso ha habido la oportunidad de escuchar a voces que estaban a favor y en contra del despliegue, y el objetivo de este post es hacer visible algunos de esos testimonios, además de (tristemente) comprobar que los argumentos científicos no sirven para nada cuando el dinero está de por medio.

El senador Patrick J. Colbeck

El senador republicano ha sido uno de los pocos políticos que se ha mostrado contrario al despliegue 5G en Michigan, dadas las evidencias que hay sobre los efectos de la radiación no ionizante y la sobre exposición que los ciudadanos sufren en la actualidad a las radiaciones de todas las tecnologías inalámbricas.

Colbeck es ingeniero aeroeaspacial, e incluso estuvo trabajando en Boeing diseñando dispositivos para la Estación Espacial Internacional. No es por tanto ningún “friki” conspiranoico, o magufo (esa palabra que tanto gusta a cierto sector pseudo escéptico). Es una persona formada, con amplios conocimientos y experiencia en este sector. Su intervención del 15 de marzo de 2018 fue la siguiente:

En esos casi 7 minutos de exposición Colbeck mostró su preocupación por los efectos que esta tecnología tendrá en la población, especialmente en los más vulnerables, como niños y mujeres embarazadas.

La tecnología 5G operará una banda entre 24 y 90 GHz, mucho más energética que la actual, y requerirá de dispositivos emisoras cada 2-10 casas, para dar servicio.

Colbeck también aludió a que los estándares de la FCC son obsoletos y no son válidos porque debe ser una institución relacionada con la salud, como el CDC (Center for Disease Control) quien sea el responsable de establecerlos.

El senador también nombró los múltples efectos no térmicos que la investigación ha reportado a intensidades por debajo de los umbrales permitidos por la FCC.

Es más, se pregunta la razón por la cual sus compañeros políticos recientemente habían aprobado leyes para proteger la salud de los niños, y ahora estaban apoyando una ley que iba a perjudicarles gravemente.

Finalmente, cita el artículo 4 de la sección 51 de la Consitución de Michigan, que indica que el bienestar general de las personas del estado es declarado como de interés primordial, algo que se está obviando al promover ese despliegue sin antes conocer los posibles efectos. Colbeck concluye su intervención pidiendo que se proceda con precaución.

El 29 de mayo, Colbeck compareció ante la Cámara de Representantes, esgrimiendo un discurso similar, pidiendo que se proteja a las personas electrohipersensibles, que se creen zonas libres de radiación, y que se siga empleando la tecnología (por supuesto), pero de otra manera, sin la necesidad de inundar de muchas más antenas las ciudades. De nuevo, arremetió contra los conflictos de intereses de la FCC, cuyos miembros (ligados a la industria) no deberían tomar decisiones sobre salud en Estados Unidos.

La pediatra Angie Colbeck

El 4 de octubre, de nuevo ante la Comisión de Energía de la Cámara de Representantes de Michigan, varios testimonios defendieron el rechazo de la ley; no se puede aprobar que las compañías tengan la posibilidad de desplegar el 5G sin antes conocer qué niveles de exposición tienen los ciudadanos en la actualidad, y cuáles serán las consecuencias de ese despliegue, una vez que la literatura científica ha asociado la exposición a este tipo de radiación con diversas enfermedades, incluyendo el cáncer.

La pediatra Angie Colbeck, esposa del senador Patrick J. Colbeck, fue una de las personas que intervenieron en la sesión. Y lo hizo con una vehemencia y claridad apabullantes.

La pediatra recalcó los miles de estudios que relacionan la exposición a esta radiación con cáncer, daño en el ADN, arritmias, desórdenes de comportamiento, perturbación del sueño, fertilidad, etc. Aludió con determinación al sinsentido de que la FCC marque los límites de seguridad (impuestos en el lejano 1996), y no sea el CDC, la EPA o la FDA. Es más, un antiguo abogado de Verizon (una de las más grandes compañías de telecomunicaciones), Ajit Pai, es el actual presidente. Colbeck pone un ejemplo muy ilustrativo: es como dejar que una tabacalera decida cuántos paquetes de cigarrillos se deben fumar al día para que no perjudique la salud.

La médico Sharon Goldberg

De la doctora Goldberg ya habíamos hablado en un anterior post, ella estaba sufriendo el problema de la electrohipersensibilidad con sus propios hijos.

Pero no vino a la Cámara de Representantes a hablar de su caso, sino a presentar un testimonio conciso y directo; no hay discusión sobre los efectos sobre la salud de la radiofrecuencia, ya se ha demostrado sobradamente en la literatura científica.

Goldberg trajo consigo multitud de artículos publicados para justificar sus argumentos. Entre ellos están los que aquí enlazo (gracias a la propia doctora que amablemente me los envió), algunos de los cuales incluso hemos comentado en esta web::

A pesar de que Goldbeg sólo disponía de 5 minutos, varios representantes de la Cámara le hicieron preguntas que permitieron que la doctora ampliara las explicaciones. Y ciertamente lo hizo sin vacilar, insistiendo en que lo que se discutía aquí no era si era perjudicial o no, algo ya obvio en la literatura, sino en qué medida los legisladores querían ir con la ciencia o en contra de ella.

Goldberg explicó las enfermedades asociadas a la exposición a la contaminación electromagnética, incidiendo en la diabetes y los costes asociados a esta y otras enfermedades crónicas. Para la doctora es esencial medir la exposición actual antes de pensar en realizar cualquier despliegue que añada más contaminación todavía.

Es más, para Goldberg es un experimento con humanos. Según ella, es increíble cómo a los investigadores se les obliga a pasar comités éticos y se les exigen unas condiciones muy determinadas para experimentar con humanos, incluídos los consentimientos informados donde los participantes admiten entender los riesgos, pero a esta tecnología que sabemos ya que es perjudicial (al menos en las bandas de frecuencias que no son 5G), lo permitimos sin problema.

Ante la pregunta del presidente de la Cámara sobre la posición de la American Cancer Society, Goldberg apuntó a los conflictos de interés como la posible razón de esa postura. Esa organización está financiada por empresas del sector, como IBM. En España, sucede algo parecido con la Asociación Española Contra el Cáncer, con vínculos con Iberdrola y Telefónica.

El físico Paul Heroux

Paul Heroux es profesor de toxicología en la Facultad de Medicina de la McGill University, en Montral, además de ser doctor en física y un investigador con gran experiencia en el campo del bioelectromagnetismo.

La intervención de Heroux comenzó aludiendo al hecho de que varias grandes aseguradoras no contemplan los daños por exposición a la radiación no ionizante. Temen que las compañías de telecomunicaciones, automóviles o cualquier otra que emplee esta tecnología sean profusamente demandadas en el futuro por los ciudadanos ante la evidencia existente en la literatura científica.

El doctor Heroux indicó que estaba presente cuando la FCC elaboró los estándares en 1996, directamente dictados por el Institute of Electrical and Electronics Engineers (IEEE), quienes deliberadamente obviaron todas las evidencias científicas que podrían perjudicarles en sus objetivos.

Heroux vehementemente pidió al tribunal que no lo escucharan a él, sino a miles de ratas y ratones que han sido objeto de experimentos y han mostrado una relación causal con el cáncer y otras enfermedades.

Ante el comentario de uno de los miembros de la comisión acerca de que General Motors y Ford habían apoyado la propuesta de ley porque la creían necesaria para el desarrollo de sus vehículos autónomos, Heroux recordó algunas de las barbaridades cometidas por estas empresas en materia de seguridad hace unas décadas, o su defensa del plomo en el combustible (que ha contribuido en la reducción del coeficiente intelectual en millones de niños). Estas empresas no tienen un historial brillante de decisiones a estos niveles, recordó el doctor.

Conclusión

Después de escuchar todos estos testimonios, y también de otras personas afectadas de electrohipersensibilidad, 19 de los 23 miembros de la Comisión votaron que sí a la ley, es decir, hicieron caso omiso a todas las evidencias mostradas.

¿De qué sirven entonces los argumentos científicos, los miles de artículos publicados, la evidencia sobre conflictos de intereses, y la experiencia de físicos y médicos que tratan con este tema a diario?.

No obstante, es de agradecer la tenacidad de todos estos investigadores y profesionales que, pese a las continuas derrotas, siguen plantando cara a este gigante que es el lobbby de las telecomunicaciones.

Quizá la única parte positiva de todo esto es que algunas personas están despertando y miran a este tema desde una perspectiva diferente. Es hora de movilizarse. Sus hijos se lo agradecerán.

Todos los posts relacionados




(377). AVANZANDO EN LA COMPLEJIDAD; DOBLE DEPENDENCIA

[MONOTEMA] Una vez introducidos en los campos direccionales y en la filosofía de análisis de las ecuaciones diferenciales, vamos a complicar un poco más el caso a estudiar. Ahora, tenemos que el crecimiento de la población de individuos, es decir, la derivada de la población con respecto al tiempo no sólo depende de la propia población (y del tiempo, claro), sino que lo hace también de otra población que actúa como limitante.

Pensemos en una población de presas (conejos) y una de predadores (zorros). A la primera la llamaremos x, y a la segunda y. En este post vamos a mostrar qué sucede cuando existe esa dependencia, mostrando la propuesta de Lotka-Volterra.

Ecuaciones de Lotka-Volterra

Comenzamos especificando la ecuación:

Ahora tenemos dos parámetros más, alfa y beta. El primero representa la tasa de natalidad de las presas (conejos), y el segundo la de mortalidad cuando se encuentran con los predadores (zorros). Por tanto, el crecimiento dependerá de la diferencia entre los que nazcan y los que mueran.

Del mismo modo, podemos pensar que la población de zorros depende de la de conejos, si no hay otras presas que cazar. La ecuación de crecimiento para los zorros sería:

Aquí representa una especie de tasa de transferencia energética en cada interacción entre zorros y conejos, y la tasa de mortalidad de los zorros.

Se crea, por tanto, una interdependencia entre ambas poblaciones, siendo complejo a nivel intuitivo predecir cómo evolucionarán en el tiempo.

Solución de la ecuación

Podemos dividir ambas ecuaciones, y llegar a esta expresión:

De este modo, podemos intentar resolverla con Maxima. Para ello, hemos de especificar un valor para los 4 parámetros, y también unas condiciones iniciales para las dos variables: conejos y zorros.

En cuanto al valor de los parámetros, especificamos lo siguiente:

Y también exploramos dos condiciones iniciales. En la primera (y=6 , x=2), y en la segunda (y=2 , x=2).  Podemos ya, entonces, programar el siguiente código:

A:0.5;B:0.5;C:0.5;D:0.5;
ecuacionLotkaVolterra: ‘diff(y,x) -(((C*x*y)-(D*y))/((A*x)-(B*x*y)))=0;
solucionLotkaVolterra: ode2(ecuacionLotkaVolterra,y,x);
solucionfinal_1: ic1(solucionLotkaVolterra,y=6,x=2);
solucionfinal_2: ic1(solucionLotkaVolterra,y=2,x=2);
load(implicit_plot);
implicit_plot([solucionfinal_1,solucionfinal_2] ,[y,0,8],[x,0,8], [ylabel, “Zorros”], [xlabel, “Conejos”], [legend, false]);

Hay que observar que, aunque el tiempo se incremente indefinidamente la dinámica del sistema está regida por el conjunto límite que representa cada una de las curvas solución. Las poblaciones crecen y decrecen siempre de la misma forma.

Podemos representar los campos direccionales también:

load(drawdf)$
drawdf([x*(0.5-0.5*y),-y*(0.5-0.5*x)],[x,0,8], [y,0,8],[xlabel=”Conejos”], [ylabel=”Zorros”],[trajectory_at,2,6],[trajectory_at,2,2]);

b377_3

Conejos y zorros en el tiempo

Nos falta ahora conocer la evolución de los conejos y zorros en el tiempo. En realidad ya hemos visto que deber ser un recorrido periódico, aunque nos queda la duda de qué sucede realmente en el caso en que y=6 y x=2, porque parece que hay un momento en el que la trayectoria indica que la población de conejos y zorros es cero.

Para representar esa evolución temporal de las poblaciones, hemos de emplear el método de Runge-Kutta para obtener una solución numérica.  Vamos a ayudarnos del material creado por el profesor Renato Álvarez.

Para el caso de 2 conejos y 2 zorros (x=2, y=2), obtenemos lo siguiente:

kill (all);

sol:rk([x*(0.5-0.5*y),-y*(0.5-0.5*x)],[x,y],[2,2],[t,0,40,0.1]);

x:makelist([sol[k][1],sol[k][2]],k,1,length(sol))$
y:makelist([sol[k][1],sol[k][3]],k,1,length(sol))$
ciclo:makelist([sol[k][2],sol[k][3]],k,1,length(sol));

wxplot2d([[discrete,x],[discrete,y]],[legend, “Conejos”, “Zorros”],
[xlabel, “Tiempo”], [ylabel, “Población de conejos y zorros”] );

b377_5Pero para el caso de 2 conejos y 6 zorros (x=2, y=6), obtenemos lo siguiente:

kill (all);

sol:rk([x*(0.5-0.5*y),-y*(0.5-0.5*x)],[x,y],[2,6],[t,0,40,0.1]);

x:makelist([sol[k][1],sol[k][2]],k,1,length(sol))$
y:makelist([sol[k][1],sol[k][3]],k,1,length(sol))$
ciclo:makelist([sol[k][2],sol[k][3]],k,1,length(sol));

wxplot2d([[discrete,x],[discrete,y]],[legend, “Conejos”, “Zorros”],
[xlabel, “Tiempo”], [ylabel, “Población de conejos y zorros”] );

b377_4

Por tanto, los conejos se extinguen en esta segunda situación y, si no hay un repoblamiento o entran nuevos conejos en el hábitat, la población de zorros también se extinguirá.

Un recomendable texto para introducirse en el significado de la interdependencia puede encontrarse aquí.  Al mismo tiempo, los estudiantes pueden explorar de manera interactiva el comportamiento del sistema acoplado en las demostraciones de Wolfram.

Como puede verse en estos dos “pantallazos”, los resultados concuerdan con nuestra programación (los colores están cambiados)

b377_6b377_7

Conclusión

En esta simple introducción a la dinámica de la interacción para ilustrar la complejidad, los alumnos de marketing pueden comprobar que, cuando existe acoplamiento, el comportamiento de las poblaciones es extremadamente difícil de inferir sin ayuda de las matemáticas.

Los parámetros pueden variar (aquí los hemos mantenido todos igual a 0.5), y las condiciones iniciales también. Es más, el modelo se puede complicar con la introducción de competencia en el hábitat (los conejos compiten por recursos limitados de alimentación) y otras restricciones en las ecuaciones.

Todo esto nos sirve para entender que cuando se planea una intervención sobre un sistema acoplado que está en homeóstasis, las consecuencias sobre el sistema pueden ser contra intuitivas o indeseables  Y aquí el alumno puede imaginar sistemas biológicos, económicos, políticos, etc.

Todos los posts relacionados




(#375). LOS LOBBIES Y LA REGULACIÓN SOBRE EXPOSICIÓN A RADIOFRECUENCIA EN ESTADOS UNIDOS

[MONOTEMA] En 2015, el veretano periodista Norm Alster realizó una investigación mientras cursaba un posgrado en el Edmon J. Safra Center for Ethics, de la Universidad de Harvard.

El trabajo consistía en analizar cómo la industria de las telecomunicaciones se había apoderado de la voluntad de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), la agencia reguladora estadounidense. La investigación es de libre acceso, y puede descargarse aquí.

Alster proporcionaba datos muy interesantes sobre los conflictos de intereses permanentes en los altos cargos de la FCC (puertas giratorias), así como acerca de las presiones de la industria para conseguir dinero público en forma de subsidios en programas nacionales de expansión de internet a centros educativos y bibliotecas.

En este post, vamos a comentar brevemente algunos de los puntos más destacados de este trabajo.

Agencia capturada

La FCC está “capturada” por la industria de las comunicaciones, principalmente por dos grupos de presión: The National Cable and Telecommunications Association (NCTA) y la Cellular Telecommunications Industry Association (CTIA) – a esta última pertenecen grandes gigantes del sector como Verizon, AT&T y T-Mobile USA.

Alster indica que el sector gastó casi $800 millones en actividades de lobby en 2013-2014. Sin embargo, podemos intentar completar esos datos con algunas cifras más actuales. Visitando OpenSecrets.org, podemos comprobar que la NCTA gastó en el ciclo 2017-18, $1.9 millones en contribuciones políticas (candidatos, PACs, partidos) y $19.41 millones en actividades de lobby. Además, 84 de los 104 lobbistas habían tenido anteriormente un empleo en el gobierno.

La CTIA, por su parte, en el mismo periodo a gastado casi $300000 en aportaciones políticas, y $16.46 millones en actividades de lobby. Como en el caso anterior, la mayoría de sus lobbistas habían sido cargos públicos (46 de 57).

Es importante señalar que, aparte de estas organizaciones “sin ánimo de lucro”, sus asociados contribuyen también individualmente. Por ejemplo, Verizon, gastó casi $2.2 millones en contribuciones políticas, mientras que en lobby la inversión fue de $18.95 millones. De nuevo,  gran parte de su plantel había sido antes cargo gubernamental (127 de 150).

Así podríamos seguir un buen rato más, pero creo que es suficiente para ilustrar cómo actúan las empresas de telecomunicaciones para defender sus intereses. Por un lado, contribuyen individualemente con donaciones con interés político y actividades de lobby y, por otro, lo hacen indirectamente a través de las diferentes asociaciones que engloban los intereses del sector. Como hemos dicho muchas veces en este blog, aunque las empresas compiten entre ellas, no dudan en unirse siempre en esas organizaciones para presionar al gobierno.

Quizá alguien piense que las organizaciones ambientalistas/ecologistas también pueden hacer lo mismo (y de hecho lo hacen), pero es un ejercicio interesante comprobar la diferencia en cuanto al dinero que manejan unas y otras. Por ejemplo, y para el mismo periodo de tiempo anterior, Greenpeace invirtió $682 en contribuciones políticas, y $0 en actividades de lobby. Y si nos vamos a una de las que más invierte, Environmental Defense Fund, gastó poco más de $69000 en contribuciones políticas y $1.84 millones en actividades de lobby.  Veinte de sus 31 lobbistas habían tenido cargos públicos.

Pero cuidado, hay que hilar fino y no dejarse engañar, porque algunas de las organizaciones ambientalistas más “poderosas”, como la mencionada Enviromental Defense Fund, tiene vínculos claros con la industria, por lo que no está tan clara su independencia. Por tanto, aunque veamos alguna organización ambientalista realizar donaciones y actividades de lobby, deberíamos primero ahondar en las particularidades de cada una. No obstante, y pese a ello, la cantidad invertida por estas organizaciones es totalmente irrisoria en comparación con las grandes compañías privadas. Es imposible que puedan defender sus intereses en igualdad de condiciones.

Al margen de la CTIA y la NCTA, tenemos otra organización más en este juego de siglas, la WIA (the Wireless Infraestructure Association), que es la que se encarga de defender la infraestructura de las decenas dem miles de antenas que recorren el país. Y Alster, con la siguiente figura, ilustra muy bien el baile de altos cargos entre la FCC y esos grupos de presión.

b375_2

Llegados a este punto, supongo que muchos lectores comenzarán a explicarse la razón por la cual la FCC sigue anclada en sus recomendaciones de 1996 sobre los niveles legales de exposición a radiofrecuencia en humanos. Por cierto, que Alster en su trabajo se refiere a la ley de Telecomunicación de 1996 como “la más presionada de la historia”, según palabras del senador Larry Pressler. Una legislación que permite a las empresas colocar antenas donde ellas quieran siempre que cumplan con las especificaciones sobre emisiones de la FCC, es decir, deja a los gobiernos estatales o locales sin opción alguna a decidir sobre la ubicación, aunque a la ciudadanía le preocupe, y aunque la evidencia científica sobre los riesgos sea ingente. Más o menos como ocurre en España con la  Ley de telecomunicaciones del ex ministro Soria.

Ni zonas blancas, ni zonas sensibles, ni especial cuidado en entornos como guarderías, jardines, hospitales…nada. Antenas por doquier a criterio de la industria siempre y cuando cumplan con los trasnochados y absurdos niveles (dada la evidencia científica) de la FCC.

Pero es que Alster señala que incluso esos niveles de la FCC son sobrepasados en un porcentaje relevante de las instlaciones: entre un 10 y un 20% señala tras una entrevista a Marvin Wessel, un ingeniero con varias década de experiencia en el sector. Es cierto que Alster no provee ninguna prueba más que la declaración de Wessel (y una investigación de EMF Policy Institute), pero tras el “escándalo Phonegate”, no es nada descabellado pensar que, al igual que los móviles no cumplen con los límites legales, tampoco lo hagan algunas antenas, considerando además, como indica Alster, la carencia de recursos para su adecuado control.

Si el lobby no lo consigue, lo harán los juzgados

Es el modus operandi de la industria. Cuando el control sobre la FCC y otras agencias gubernamentales no basta, entonces se recurre a los juzgados.

Así ocurrió cuando la ciudad de San Francisco quiso ejecutar una ordenanza que requería que los teléfonos móviles llevaran información bien a la vista sobre sus emisiones. Fue en 2010, y la demanda de la industria hizo que se retirara esa propuesta.

El alcalde de la ciudad, Gavin Newsom, dijo que la ordenanza no pretendía ser un ataque a la industria, sino una forma de informar mejor al ciudadano, y que le sorprendía que, en lugar de colaborar, a la CTIA no le importara gastarse grandes sumas de dinero en un proceso judicial. Pero así es la industria.

En 2015, el ayuntamiento de Berkeley propuso una ordenanza similar. Se pretendía que, de manera inequívocamente visible (no enmascarada en letra pequeña de manuales que casi nadie lee), los fabricantes de teléfonos móviles especificaran que si el usuario emplea el dispositivo en los pantalones, sujetador o bolsillo cuando está conectado a una red inalámbrica se podrían superar los niveles recomendados por la FCC, siendo mayor el riesgo potencial en niños. El caso está todavía en los tribunales, ya que la CTIA ha seguido exactamente la misma estrategia. Aquí se puede encontrar información actualizada sobre la evolución de los acontecimientos.

Los timos del despliegue en la educación

Alster comenta también diversas investigaciones acerca de la necesidad de regular mejor los niveles de exposición, algo de lo que en esta web hemos dado profusa información. Por eso nos vamos a centrar ahora sólo en uno de los puntos fundamentales de su trabajo, lo que ha ocurrido con el despliegue tecnológico para la educación financiado por la FCC, es decir, por los ciudadanos estadounidenses.

El “E-Rate” es uno de los programas del Universal Service Fund, un sistema de subisdios y pagos promovido para hacer que la tecnología llegue a las escuelas y bibliotecas. Alster comenta que, en 2015, se habían gastado ya $40 mil millones sólo en ese programa.

El funcionamiento es simple, los fondos públicos del Universal Service Fund se emplean para ayudar a las instituciones educativas a adquirir material informático y conectividad (incluyendo sistemas Wi-Fi y tablets para alumnos). De este modo, a esas instituciones les sale mucho más barato esa compra con respecto a si tuvieran que hacerlo sin el subsidio, pero las compañías siguen haciendo negocio. Esos descuentos pueden estar entre el 20 y el 90%. Es decir, un trasvase de dinero público a manos privadas.

Sin embargo, hay más. Los casos de fraude se han multiplicado en los últimos años, donde compradores y vendedores han realizado prácticas corruptas para obtener beneficio propio. Así, Alster comenta casos de soborno por parte empresas (IBM, HP, AT&T) para que las compras se hicieran a ellas. La responsabilidad es doble, que conste, de las empresas pero también de aquellas personas/instituciones que han aceptado ser parte del juego corrupto (documentación falsa, licitaciones irregulares). Y no son casos aislados, según Alster.

Como comenta el autor, la industria (por supuesto) quiere que se destinen aún más fondos al programa, y si por ella fuera, cada alumno estadounidense tendría un iPad para su uso en el colegio (y fuera de él, claro). Sin embargo, el “experimento” realizado en Los Ángeles en 2014 ha dado resultados que no invitan al optimismo. Así, en pocos días, más de 300 estudiantes habían crackeado su dispositivo para “estudiar” las redes sociales y los vídeo juegos.

Alster se plantea si realmente lo primordial es dar a cada alumno un iPad en lugar de invertir en la mejora de la educación pública a nivel de profesorado e infraestructuras. Yo hago la misma relfexión, ya que aquí en España da la sensación de que a algunos educadores y padres les importa más que sus hijos tengan una tablet desde bien pequeñitos que la calidad del profesorado o la delicada situación de las instalaciones de muchos colegios. Dada la cantidad de horas de pantalla que viven niños y adolescentes en este contexto de hipertecnológico, que ese segmento de población pase también las 5 horas de clase en la escuela pegados a una tablet es, cuando menos, objeto de debate.

Conclusión

El autor nos muestra de manera convincente que la FCC no es una organización independiente que vela por los intereses generales de los ciudadanos. Esto no es nuevo, ya que conocemos sobradamente lo que sucede con otras agencias, como la EPA, o incluso ya fuera de Estados Unidos, la ICNIRP. 

De hecho, esta última agencia publicó el pasado 4 de septiembre de 2018 una nota en la que argumentaba que la evidencia mostrada por los dos estudios experimentales más ambiciosos realizados en los últimos años (NTP y Ramazzini) no es convincente para plantearse un cambio en las guías de exposición, pese a que muchos investigadores de este campo se han posicionado a favor de una evidencia clara en la relación con el cáncer.

Comportarse de forma menos arrogante y más prudente, dadas las circunstancias comentadas (evidencias de investigación y conflictos de intereses en la regulación), sería lo lógico desde el punto de vista científico y político. Seguir disfrutando de la tecnología pero informando de los riesgos y legislando de forma más sensible. Pero el dinero…

Todos los posts relacionados




(#364). LA NECESIDAD DE REDUCIR EL ARSÉNICO EN LA ALIMENTACIÓN

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En esta investigación publicada en Enrivonmental Health Perspectives, los autores proponen realizar más intervenciones para minimizar el impacto del arsénico en la salud. Este tóxico, tiene su principal vía de entrada a través de la alimentación.

La relevancia de este tema ha hecho que en Estados Unidos se forme el “The Collaborative on Food with Arsenic and associated Risk and Regulation” (C-FARR), que ha resultado en la publicación de varios estudios sobre este asunto

Los autores indican que, pese a que el arsénico inorgánico es un evidente cancerígeno y ocasiona diversas enfermedades, también se debe prestar atención a la toxicidad crónica de especies orgánicas. En el agua potable, el arsénico aparece en su forma inorgánica (la más tóxica), pero en la comida existe una combinación de ambas. 

Sin embargo, la exposición debida al agua de bebida es menor que en la comida. Según datos que muestran los autores, menos de un 4% de estadounidenses estaban expuestos a agua potable con concentraciones de arsénico >1μg/L, y sólo un 1% estaba por encima del límite de 10μg/L que marca la EPA.

Es interesante repasar los estudios epidemiológicos que citan los autores sobre la relación entre el consumo de arroz y enfermedades cardiovasculares y cáncer. La evidencia es limitada, pero sugiere que el consumo de arroz puede incrementar el riesgo de enfermedad, aunque es difícil separar si esa exposición viene fundamentalmente por el agua de bebida o por el propio arroz.

No obstante, en Estados Unidos, no hay regulación con respecto a los niveles de arsénico en los alimentos. Ante esta lentitud en realizar esa regulación, los autores proponen varias formas de intervención en todos los niveles de la cadena de valor, involucrando a diversos grupos de interés.

Así, y con el ejemplo del arroz, los autores proponen realizar práctica de agricultura sostenible, rebajando el uso del agua en los cultivos. Además, aconsejan emplear fertilizantes de silicio (haciéndolos accesibles a los pequeños agricultores, ya que son más caros). Por supuesto, hay que evitar el uso de pesticidas que contengan arsénico y no cultivar en zonas próximas a fuentes de contaminación.

Los ingredientes de ciertos alimentos también podrían cambiarse por alternativas con menos riesgo. Por ejemplo, usar el jarabe de maíz alto en fructosa en lugar de jarabe de arroz orgánico en productos dirigidos a niños, y el empleo de carragenina como sustituto a la gelatina. No obstante, y como bien indican los autores, el arsénico se reduciría pero aún estaría presente el debate sobre si pueden existir otros efectos adversos producidos por ese cambio.

Los autores también recomiendan modificar los hábitos de cocción del arroz, tanto a nivel industrial como en casa, por ejemplo, cambiando el agua de cocción varias veces durante el cocinado. Las reducciones conseguidas son altamente relevantes.

Los celíacos, que en ocasiones pueden abusar del arroz para llevar una dieta libre de gluten, son un segmento de población especialmente sensible a esta cuestión, al igual que los niños y las mujeres embarazadas.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

 Nachman, K. E. et al.  (2018).Opportunities and Challenges for Dietary Arsenic Intervention . Environmental Health Perspectives, doi: 10.1289/EHP3997.

 Indicadores de calidad de la revista*
 

Impact Factor (2017)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

8.309

Q1

ENVIRONMENTAL SCIENCES

Scimago (SJR)

3.41

Q1

HEALTH, TOXICOLOGY AND MUTAGENESIS

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#357). NUEVAS EVIDENCIAS SOBRE LOS RIESGOS DEL BISFENOL A (BPA)

[REVISIÓN DE ARTÍCULO]  En esta investigación publicada en el Journal of Mental Health & Clinical Psychology, los autores realizan una mini revisión de los últimos estudios que relacionan la exposición a bisfenol A (BPA) con desórdenes conductuales en niños, como por ejemplo TDAH, ansiedad y depresión.

El BPA es un disruptor endocrino que interfiere con el equilibrio hormonal, incluso a dosis pequeñas. De especial relevancia es la alteración de los patrones estructurales y conductuales que son específicos de cada sexo en experimentos con animales, incrementando, reduciendo y/o eliminando diferencias atribuibles al sexo. Los BPA afectan a la expresión génica de varios receptores de estrógenos, por lo que su exposición en el útero podría predeterminar posteriores respuestas a las hormonas esteroides en el cerebro.

Los autores actualizan la revisión realizada en 2015 sobre este mismo tema, reforzando los resultados encontrados entonces. Los fetos masculinos, según la evidencia mostrada en varios estudios, se ven afectadas con más frecuencia que los femeninos, aunque también los autores comentan dos estudios en los que sucede al contrario. En cualquier caso, estos datos indican una probable asociación asimétrica de la exposición a BPA con el comportamiento de los niños y las niñas. Pero no sólo la exposición intra uterina puede afectar al comportamiento futuro de esos niños, sino también la exposición en sus primeros meses o años de vida.

Como indican los autores, más del 90% de la población europea y americana tiene concentraciones detectables de BPA en la orina, siendo la alimentación la principal ruta de exposición en humanos. Sin embargo, y aunque el BPA está en múltiples productos recipientes de comida (plásticos, latas), su corta  vida biológica hace que sea muy complejo valorar la exposición. Es más, los autores sugieren que puede haber una infra estimación sistemática de esa exposición debido precisamente a las características no persistentes de esos tóxicos, lo que puede afectar los resultados de los estudios epidemiológicos.

Desde 2008, diferentes gobiernos han implementado medidas preventivas, como la prohibición del BPA en biberones en Canadá y la Unión Europea, y la total prohibición del BPA en Francia. La European Food Safety Authority (EFSA) ha reducido progresivamente la estimación de la dosis diaria tolerable de 50 µg/kg/día, hasta 4 en 2015. Pero como comentan los autores, estudios recientes en ratas sugieren que dosis cercanas o incluso menores a ese umbral actual pueden impactar el cerebro y el comportamiento, por lo que es probable que ese nivel de protección en la normativa europea sea insuficiente.

Los autores concluyen el artículo con dos anotaciones importantes. La primera de ellas se refiere al hecho de que algunos productos que están libres de BPA contienen otras formas de bisfenol (BPS y BPF), que también son al menos tan hormonalmente activos como el BPA. La segunda alude a la necesidad de aplicar el principio de precaución dadas las evidencias que acumula la literatura. Es más, enfatizan que inferir causalidad entre un disruptor endocrino y un desorden conductual específico puede ser una tarea prácticamente imposible, pero que una valoración global de los estudios experimentales y epidemiológicos debe ser suficiente para aplicar la prudencia, y tener regulaciones más estrictas.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Mustieles, V. et al. (2018). Is Bisphenol A (BPA) a Threat to Children’s Behavior? Journal of Mental Health & Clinical Psychology 2 (1), 6-9.

Indicadores de calidad de la revista*

 

Impact Factor (2017)

Cuartil

Categoría

Thomson-Reuters (JCR)

– 

Scimago (SJR)

  – 

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#333). RESULTADOS PRELIMINARES SOBRE LA TOXICIDAD DEL GLIFOSATO PRESENTADOS EN EL PARLAMENTO EUROPEO

[MONOTEMA] El pasado 16 de mayo tuvo lugar en Bruselas la presentación de los primeros resultados del macro estudio que está realizando el Instituto Ramazzini sobre el glifosato.

Son sólo los resultados preliminares de una serie de estudios que se han financiado públicamente a través de diferentes aportaciones, y en las que puede colaborar todo el mundo a través de un sistema de donaciones. Es el Global Glyphosate Study, que pretende dar respuesta a los indicios mostrados en la literatura sobre la toxicidad de este herbicida. Pero ya hay datos que llaman bastante la atención.

El Instituto Ramazzini está realizando estudios a largo plazo y con dosis permitidas, es decir, realizar un completo dibujo sobre la toxicidad del herbicida (carcinogenicidad, disrupción del sistema endocrino, neurotoxicidad, efectos multigeneracionales, desarrollo fetal, efectos en el microbioma).

El informe presentado en el Parlamento Europeo se puede ver íntegramente aquí:

b333_2Philippe Lamberts, político belga, Presidente del Grupo de Los Verdes/Alianza Libre Europea en el Parlamento Europeo, es claro al comienzo de la intervención: En relación al glifosato se está legislando en contra del Principio de Precaución, que es un principio básico en la Unión Europea.

También interviene Marco Affronte, del mismo grupo parlamentario y que, entre otros, pertenece a la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, que presenta la investigación del Instituto Ramazzini.

Resultados preliminares

Fiorela Belpoggi, directora del estudio comienza agradeciendo la ayuda de unas 30000 personas que con sus aportaciones económicas están ayudando a financiar este proyecto, que obviamente es independiente de la industria (algo que recalca en repetidas ocasiones).

Belpoggi incide en la importancia de este proyecto, ya que el glifosato tiene que ser evaluado de nuevo por la Comisión Europea en 2022. Además, los resultados pueden servir tanto a la EFSA, como a la IARC, e incluso a la EPA.

Y ya como adelanto destaca que los niveles permitidos por la EPA en Estados Unidos (dosis permitida de 1.75 mg/kg/día) son insuficientes.

Seguidamente, otro integrante del equipo de investigación, Daniele Mandrioli, detalló esos primeros resultados, no sin antes destacar otras universidades que han colaborado con el Instituto.

Los autores exposieron a ratas a glifosato y a su formulación comercial (Roundup). La diferencia entre ambos productos es que en el Roundup están presentes adyuvantes que también tienen su propia toxicidad.

Mandrioli reconoce que la mayoría de los residuos de glifosato y AMPA se excretan por la orina. Dado que existe una tendencia en los niveles de excreción de glifosato y Roundup, es posible que exista un efecto de bioacumulación. Es decir, dosis diarias iguales durante un largo tiempo propician un incremento en el tiempo de la presencia de glifosato en la orina.

Los autores también estudiaron el efecto en el microbioma, ya que el estado de la microbiota intestinal se cree que está asociado a múltipes enfermedades (obesidad, diabetes, etc.).

En ratas cachorras el efecto sobre el microbioma del Roundup y del glifosato es claro, alterando la diversidad del sistema bacteriano. Ese efecto no se produce en ratas adultas, sólo en sus cachorros, advirtiendo además un efecto divergente del Roundup frente al glifosato, lo que podría ser indicativo de que esos adyuvantes contribuyen a que se produzca una toxicidad mayor.

Sin embargo, una vez llegados a este punto, se necesitan más estudios para saber si esos cambios en el microbioma se asocian a otros efectos sobre la salud.

También se consideraron otros endpoints (variables dependientes de interés) relacionados con la reproducción. Destaca el incremento de la distancia ano-genital en ratas de ambos sexos expuestas a Roundup, y en ratas macho tratadas con glifosato, lo que puede ser una señal de disrupción endocrina. Asimismo, hubo un retraso en el ciclo estral de las ratas hembra, lo que sugiere de nuevo cambios hormonales. Finalmente, hubo un incremento significativo de la frecuencia de micronúcleos en ratas tratadas con Roundup, que puede indicar daño en el ADN (genotoxicidad).

Conclusiones/Comentarios

Los autores tienen varios artículos en “peer review” en la actualidad que, una vez publicados, ayudarán a entender mejor estos resultados preliminares. No obstante, estos primeros datos confirman varios de los efectos nocivos que otras investigaciones habían identidicado con anterioridad (ver con extensión aquí).

A dosis permitidas por la EPA se han encontrado efectos sobre el microbioma, reproductivos y mutagénicos. La propia Dra. Belpoggi reconoce que para analizar efectos carcinogénicos se necesita diseñar nuevos estudios con un seguimiento mayor.

Bajo mi punto de vista, los autores también deberían realizar el mismo experimento pero con dosis de 0.3 mg/kg/día, que es la que en la actualidad de permite en la Unión Europea. Está muy bien rebatir el límite de la EPA, pero ya sabemos cómo se “las gasta” la agencia americana en relación a los pesticidas. Creo que es fundamental trabajar en dosis máximas admitidas en Europa para, si estos resultados se confirman durante el desarrollo del proyecto, poder tener un argumento más sólido de cara a los reguladores.

Todos los posts relacionados