(#441). ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS Y CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En esta investigación publicada en Medical Hypotheses los autores plantean la hipótesis de que el incremento de la morbilidad por enfermedades neurodegenerativas en el mundo occidental sea debido al aumento de la exposición a campos electromagnéticos artificiales, y a su interacción con otros contaminantes ambientales.

Los autores advierten que muchas enfermedades ambientales necesitan 20 o más años para desarrollarse, por lo que quizá el mayor impacto de estos campos electromagnéticos en la salud de la población está por llegar.

El incremento de enfermedades autoinmunes, alergias, reducción de la calidad del esperma, autismo, al margen de otras patologías como el síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, sensibilidad química múltiple y electrohipersensibilidad es un hecho en las últimas décadas. Ocurre lo mismo con el Parkinson, el Alzheimer y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Lo que los autores plantean es que todas estas enfermedades pueden tener una misma conexión, la exposición masiva a los campos electromagnéticos artificiales, ya que ni el incremento de la longevidad, ni las mejoras en los diagnósticos pueden explicar tal aumento.

Por ejemplo, la  British Parkinson’s Society ha tenido que establecer una sección de “Young Persons” para sus servicios, dirigida a personas menores de 40 años. Asimismo, existe en el Reino Unido una organización “Young Dementia”, enfocada en el creciente número de enfermos menores de 65 años.

El incremento de la esperanza de vida no explica el crecimiento de estas enfermedades

Los autores muestran en las siguientes 3 tablas el incremento porcentual de la población fallecida a causa de enfermedades neurodegenerativas. Sin embargo, el aumento de la población mayor de 75 años no ha sido comparable a ese crecimiento, tal y como indica la Tabla 2. Esto quiere decir, que la variable edad es insuficiente para explicar el aumento de la morbilidad y mortalidad.

Table 1. Age-Standardised-Death-Rates for Neurological Disease Deaths (NDD) & Alzheimer Deaths (Alz) & Total Neurological Deaths (TND) both Sexes rates per million 1989–91 v2013-15. # NDD higher than Alz.

Country & Years 2014 &1979 Ranks NDD
1989–2015
Alzheimer
19879–2015
TND
1989–2015
1-1. Finland
Ratio Change
118–458 #
3.88
231–453
1.96
349–911
1:2.61
2-14. USA
Ratio Change
110 #–238
2.16
72–301
4.18
182–539
1:2.96
3-14. Netherlands
Ratio Change
123 #–171
1.39
69–266
3.86
192–437
1:2.28
4-3. UK
Ratio Change
132–167
1.26
122–262
2.15
254–424
1:1.67
5-6. Sweden
Ratio Change
76–162
1.99
111–244
2.22
187–406
1:2.17
6-2.Switzerland
Ratio Change1995
154 #–168
1.09
127–228
1.80
281–396
1:1.41
7-18. Canada 2013–13
Ratio Change
136 #–169
1.24
103–218
2.12
239–387
1:1.62
8-7. Belgium 2011–13
Ratio Change
211#–188 #
0.89
148–187
1.26
359–375
1:1.04
9-9. Norway 1986
Ratio Change
112 #–170
1.52
92–204
2.22
204–374
1:1.83
10-12. Denmak 1994–15
Ratio Change
94 #–162
1.72
48–211
4.40
142–373
1:2.63
11-5. Spain 1980
Ratio Change
85–172
2.02
114–193
1.69
186–365
1:1.96
12-11. Australia
Ratio Change
107 #–163
1.52
76–199
2.62
183–362
1:1.98
13-10. Ireland 2012–14
Ratio Change
135 #–178
1.32
66–183
2.77
201–361
1:1.80
14–4.France 2012–14
Ratio Change
117 #–193 #
1.65
60–162
2.70
203–355
15-8. N. Zealand 2010–12
Ratio Change
105 #–158
1.50
100–169
1.61
205–327
1:1.60
16-13. Germany 1990–2015
Ratio Change
96 #–123 #
1.28
44–120
2.73
140–243
1:1.74
17-19. Italy
Ratio Change
104 #–136 #
1.31
57–119
2.09
161–255
1:1.58
18-19. Portugal 1980–2014
Ratio Change
70#–133 #
1.90
28–96
3.43
98–229
1:2.34
19-16. Austria
Ratio Change
96 #–132 #
1.38
28–49
1.75
124–181
1:1.46
20-15. Greece
Ratio Change
52 #–75 #
1.44
20–29
1.45
72–104
1:1.44
21-21. Japan
Ratio Change
42 #–66 #
1.57
24–37
1.54
66–103
1:1.56

Table 2. Over-75′s Population & Total Neurological Mortality rates per million 1989–2015. Ratio of change Population to TNM then Odds Ratios. Ranked by highest TNM.

Country Population 1989 Ratio of Change Rates TND Ratio of Change Odds Ratio
1-3. Finland 1989
2015
0.281
0.467
1.66 7204
31,246
4.33 2.61
2-8. USA 1989
2015
13.103
19.621
1.50 3355
18,056
5.38 3.59
3-4.UK 1989
2015
3.98
5.19
1.30 4767
15,438
3.24 2.49
4-7. Netherlands 1989
2015
0.814
1.282
1.57 3420
14,868
4.35 2.77
5-10. Sweden 1995
2015
0.683
0.830
1.22 3322
13,801
4.15 3.40
6-2. Switzerland 1989
2015
0.471
0.675
1.43 7344
12,693
1.73 1.21
7-17. Canada 1989
2013
1.296
2.357
1.82 1374
12,235
8.90 4.89
8-11. Spain 1989
2015
2.142
4.298
2.01 3297
11,920
3.62 1.80
9-11. Norway 1989
2015
0.299
0.358
1.20 3297
11,735
3.56 2.97
10-6. France 1989
2014
3.931
5.853
1.49 4227
11,177
2.64 1.77
11-15. Denmark 1994
2015
0.362
0.420
1.16 2279
11,122
4.88 4.21
12-5. Australia 1989
2014
0.744
1.496
1.98 4488
11,064
2.47 1.25
13-9. Ireland 1989
2014
0.159
0.240
1.51 3329
10,812
3.25 2.15
14-1.Belgium 1989
2015
0.659
0.998
1.51 8101
10,771
1.33 1:0.88
15–13.New Zealand 1989–2013 0.152
0.265
1.74 3265
9844
3.02 1.74
16-14. Italy 1989
2015
3.678
6.595
1.79 2493
7319
2.94 1.64
17-16. Germany 1990
2015
5.549
8.459
1.52 1977
6422
3.25 2.14
18-17. Austria 1989
2015
0.527
0.752
1.43 1640
5570
3.40 2.38
19-19. Portugal 1989
2014
0.527
1.003
1.90 899
5551
6.17 3.25
20-20 Japan 1989
2015
5.974
15.896
2.66 759
2682
3.53 1.33
21-18. Greece 1989
2015
0.608
1.158
1.90 1080
2261
2.09 1.10

Table 3. Total Neurological Deaths both Sexes aged 55–74 rates per millions years 2005, 2010 and 2015% Change 2005 to 2015 Indicting Accelerating Change. Ranked by Biggest Increase.

Country & Final Year 2005 2010 2015 % Change
1. Greece 225 245 378 +68%
2. Netherlands 387 412 602 +56%
3. Japan 161 186 242 +50%
4. Germany 325 405 478 +47%
5. UK 449 496 653 +45%
6. Austria 263 304 366 +39%
7. Denmark 438 519 602 +37%
8. USA 541 621 713 +32%
9. Australia 385 400 504 +31%
10. Sweden 479 554 631 +31%
11. Finland 794 946 1006 +27%
12. N. Zealand 2013 394 474 475 +21%
13. Switzerland 445 516 536 +20%
14. Italy 386 413 460 +19%
15. Portugal 2014 374 369 432 +16%
16. Norway 500 534 566 +13%
17. Ireland 2014 479 470 521 +9%
18. Spain 485 467 505 +8%
19. Canada 2013 479 489 481 1%
20. Belgium 568 542 558 −2%
21. France 2014 485 457 433 −11%

La hipótesis de los campos electromagnéticos artificiales

Los autores repasan decenas de artículos recientes que muestran una asociación entre la exposición a radiación no ionizante y el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas. Los mecanismos causales todavía no están claros, pero probablemenente estén relacionados con el estrés oxidativo.

Es cierto que también existen estudios identificando otros factores ambientales, como la exposición a disolventes, y también que es de esperar que el incremento de otros contaminantes ambientales interaccione con los campos electromagnéticos artificiales produciendo efectos combinados.

Los autores inciden en que el peligro reside en la exposición crónica o la sobre exposición a este tipo de radiación no ionizante, y que los efectos comienzan a materializarse ahora, pero se espera que se visualicen con más intensidad en un futuro próximo, ya que este es un fenómeno relativamente reciente (década de los 90).

Para terminar, los investigadores reflexionan sobre la manera de concebir este cambio tecnológico y la forma de vida occidental. No se trata de ir en contra de la tecnología, ni siquiera de desacelerar su difusión; simplemente hay que hacerla más segura. Para ello, hay que reconocer de una vez por todas que existe un efecto negativo sobre la salud de las personas.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Pritchard, C. et al.  (2019).Are rises in Electro-Magnetic Field in the human environment, interacting with multiple environmental pollutions, the tipping point for increases in neurological deaths in the Western World?.Medical Hypotheses, doi: 10.1016/j.mehy.2019.03.018

 
Indicadores de calidad de la revista*
  Impact Factor (2018) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 1.322 Q4
MEDICINE GENERAL & INTERNAL
Scimago (SJR) 0.432
Q3 MEDICINE ( (MISCELLANEOUS)

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#440). DIFERENCIAS EN LOS CEREBROS DE LAS PERSONAS EXPUESTAS AL SUPUESTO ATAQUE EN LA HABANA

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En esta investigación publicada en JAMA los autores confirmaron las diferencias en el cerebro de los trabajadores de la embajada de Estados Unidos en Cuba hipotéticamente expuestos a un ataque sónico o electromagnético, tras realizar diversos exámenes de neuroimagen.

La naturaleza del ataque sigue sin dilucidarse, y los investigadores emplearon el término de “fenómeno direccional”, como forma de englobar las diferentes posibilidades que se han planteado.

El objetivo de esta investigación fue examinar potenciales diferencias en el volumen de tejido cerebral, microestructura y conectividad funcional en el personal expuesto, frente a individuos no expuestos.

Metodología

Los investigadores evaluaron 40 casos, trabajadores gubernamentales expuestos y que experimentaron síntomas neurológicos. Como control se analizaron los resultados de 48 individuos saludables con características demográficas similares y que no fueron expuestos.

Todos los participantes (casos y controles) se vieron sometidos a técnicas avanzadas de neuroimagen.

Resultados e implicaciones

Los resultados mostraron diferencias significativas en el volumen de materia blanca total, volumen de materia gris y blanca regional, la integridad microestructural  de lo tejidos del cerebelo, y la conectividad funcional en la redes auditivas y visoespacial.

La imagen por resonancia magnética con tensores de difusión mostró resultados microestructurales con niveles más bajos de difusividad media difusividad radial y difusividad axial, pero con mayor anisotropía fraccional en los pacientes expuestos, lo que es contrario a lo que ocurre en individuos con daños cerebrales debidos a traumatismos o contusiones.

Limitaciones/Comentarios

El relativamente escaso tamaño de la muestra, el tiempo transcurrido entre la exposición y los análisis, y el desconocimiento sobre la dosis y la realidad en sí del fenómeno añaden ruido a esta investigación.

Por ello, los investigadores deberán seguir analizando este asunto,  que cada vez resulta más complejo; parece innegable que algo les ocurrió, pero todavía se sabe qué.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Verma, et al.  (2019).Neuroimaging Findings in US Government Personnel With Possible Exposure to Directional Phenomena in Havana, Cuba. JAMA, doi: 10.1001/jama.2019.9269

Indicadores de calidad de la revista*
Impact Factor (2018) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR)  51.273 Q1
MEDICINE GENERAL & INTERNAL
Scimago (SJR) 7.477
Q1 MEDICINE (MISCELLANEOUS)

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#439). ASOCIACIÓN LIMITADA ENTRE VIVIR CERCA DE LÍNEAS DE ALTA TENSIÓN Y EL RIESGO DE PARKINSON Y ALZHEIMER

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en International Journal of Epidemiology, los autores estudiaron la relación entre la exposición a los campos eléctricos y magnéticos generados por líneas de alta tensión y el riesgo de desarrollar Alzheimer y Parkinson.

La literatura ha mostrado una asociación entre la exposición a campos electromagnéticos de baja frecuencia el riesgo de desarrollar Alzheimer, Parkinson, esclerosis múltiple y ELA, aunque las evidencias difieren en cuanto al tipo de exposición (residencial vs. ocupacional). Por tanto, parece que el cuerpo de estudios relacionando estas enfermedades neurodegenerativas con la exposición prolongada a niveles altos de intensidad de campo en bajas frecuencias es cada vez más consistente, aunque todavía hay muchas incógnitas.

El objetivo de esta investigación fue estudiar a  residentes en Italia en base a su proximidad a líneas de alta tensión, considerando como enfermedades atribuibles a esa exposición el Alzheimer y el Parkinson.

Metodología

Se estudiaron como casos los individuos diagnosticados con demencia (Alzheimer) y Parkinson desde el 1 de enero de 2011 hasta el 31 de diciembre de 2016. Aquellos cuya enfermedad era probablemente atribuible a causas genéticas (Alzheimer diagnosticado en menores de 65 años y Parkinson en menores de 45) fueron excluidos.

Como controles se tomaron individuos no diagnosticados con esas enfermedades.

La distancia a las líneas de alta tensión se categorizaron en 4 niveles: <50m, entre 50 y 199 m, entre 200 y 599 m, y mayor de 599 m. Se consideraron, además, variables de control como indicadores socioeconómicos (“deprivation index”) y la distancia a carreteras con intenso tráfico.

Como novedad en este estudio, también se realizó un análisis sobre el desarrollo de diabetes mellitus entre 6751 casos y 27004 controles, con el fin de comparar los resultados con los de las enfermedades neurodegenerativas, para una enfermedad (diabetes) que la literatura muestra que no tiene relación con los campos electromagnéticos.

Resultados e implicaciones

Los resultados se muestran en las siguientes tablas:

Los resultados mostraron un exceso de riesgo entre los habitantes que viven a menos de 50 metros de la línea con respecto a los que viven a 600 metros o más, pero no es significativo, por lo que la evidencia es bastante limitada.

Sin embargo, este pequeño patrón que encontraron los autores no se mantiene en el análisis de la diabetes, por lo que es un punto a favor en la validez del estudio y de la hipótesis planteada. Los autores concluyen que hay suficientes evidencias para seguir considerando esa relación con las enfermedades neurodegenerativas.

Limitaciones/Comentarios

No se distingue entre diferentes niveles de voltaje de las líneas, ni obviamente sobre otras variables confusoras ambientales. Sin embargo, la comparación con el riesgo de sufrir diabetes es una fortaleza del estudio, que muestra que, aunque limitada, existe evidencia de un tamaño de efecto pequeño.

Este tamaño de efecto se ve condicionado por los pocos casos que hay en las exposiciones más cercanas (menores de 50 metros), lo que es un problema estadístico de potencia, que también es una constante en este tipo de estudios, y que probablemente enmascare los posibles efectos reales.

Por otro lado, la división en 4 categorías no obedece a ningún criterio biofísico, por lo que quizá un análisis tomando un espectro continuo podría haber sido más adecuado.

 

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Gervasi, F et al. (2019).Residential distance from high-voltage overhead power lines and risk of Alzheimer’s dementia and Parkinson’s disease: a population-based case-control study in a metropolitan area of Northern Italy.International Journal of Epidemiology, doi: doi: 10.1093/ije/dyz139

Indicadores de calidad de la revista*

  Impact Factor (2018) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR)  7.738  Q1 PUBLIC, ENVIRONMENTAL & OCCUPATIONAL HEALTH
Scimago (SJR) 4.18 Q1 EPIDEMIOLOGY

* Es simplemente un indicador aproximado para valorar la calidad de la publicación

 

Todos los posts relacionados




(#430). ASOCIACIÓN ENTRE DISTANCIA A ANTENAS DE TELEFONÍA Y ELA

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este estudio publicado en Environmental Research, los autores analizan la relación existente entre la distancia de exposición a antenas de telefonía móvil y el desarrollo de esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

La ELA es una enfermedad rara neurodegenerativa que suele llevar a un desenlace fatal tan sólo 15-20 meses después del diagnóstico. Su etiología es desconocida, aunque se han propuesto varios factores ambientales como posibles causas, entre ellos los campos electromagnéticos artificiales.

El objetivo de esta investigación es evaluar la relación entre la exposición residencial a radiofrecuencia generada por las antenas GSM de telefonía y el riesgo de desarrollo de ELA.

Metodología

El estudio fue realizado en la región de Limusin, en la zona central de Francia, cubriendo 747 localidades, con un área de 16942 km2. Durante el periodo del estudio (2000-2012), la población total creció de 714012 a 738766 personas.

La incidencia de ELA en la región estudiada se estimó en 3.19/100000 personas/año de seguimiento, con una exhaustividad del registro del 98.4%. A esos casos de ELA se les identificó con una serie de variables añadidas: edad en el momento del diagnóstico, sexo, fecha del diagnóstico, fecha de inicio de los síntomas, dirección residencial en el momento del diagnóstico y año de muerte, entre otras.

Se registraron, asimismo, los datos sobre las antenas GSM, proveídos por la Agencia Nacional Francesa de Radio Frecuencias (ANFR): año de instalación, periodo operativo, geo-localización, orientación, frecuencia, e información técnica. Esas antenas emiten entre 900 y 2600 MHz. La exposición es inversamente proporcional a la distancia de la fuente, y proporcional a la potencia de la antena, que es evaluada en términos de la potencia isotrópica radiada equivalente (EIRP – PIRE, en español). Este valor de EIRP es calculado por el producto de la potencia proveída por la antena y el máximo de la ganancia de la antena relativa a una antena isotrópica.

Los parámetros técnicos usados en el modelo estuvieron basados en la guía técnica de la AFNR. Dependiendo de la distribución de antenas, el EIRP se estimó en 250 W en áreas urbanas y 500 W en áreas rurales. La máxima exposición se estimó en lugares situados a 300 m de la antena, con coberturas máximas de 1000 y 4000 m para áreas urbanas y rurales, respectivamente.

Se dividió la geografía en celdas de 50×50 m representadas por píxeles, cuya exposición se calcula usando la distancia del píxel a la antena y el ángulo de emisión (azimut), con una apertura de 120º. La emisión superpuesta de varias antenas se calculó usando una suma cuadrática. Los posibles clusters de ELA fueron analizados empleando el estadístico de Kulldorff.

Se analizaron dos modelos teóricos, uno acumulativo y otro no acumulativo. En el primero de ellos se computó la exposición acumulada censurando 3 años antes del diagnóstico. En el segundo de ellos se midió la exposición en periodo específico de tiempo independientemente de la exposición pasada.

Resultados

No se encontraron clusters espaciales de ELA. La exposición estimada tuvo un rango entre 0.00 y 2.81 V/m en el modelo de exposición no acumulada, y entre 0.00 y 6.75 V/m al año en el modelo de exposición acumulada. Para el 90% de la población, la exposición estuvo por debajo de 1.72 y 1.23 V/m en áreas urbanas y rurales, respectivamente, para el 90% de la población.

Tanto para el modelo de exposición acumulada como para el de exposición no acumulada existe un gradiente de riesgo, un patrón claro de incremento con la exposición a la intensidad de los campos electromagnéticos.

Limitaciones y comentarios

Los autores reconocen adecuadamente que su modelo teórico asume que las antenas GSM transmiten al mismo tiempo, continuamente y al máximo de potencia, lo que claramente sobre estima la exposición, lo que en realidad es una muestra de que esa asociación con la ELA se ha podido producir con intensidades menores aún de las reportadas. Es más, los investigadores sólo consideraron antenas unidireccionales, pero no omnidireccionales En Francia, los límites legales para GSM 900 MHz es de 41 V/m y para GSM de 1800 MHz es de 58 V/m, lo que indica lo alejado que esta la ley de la evidencia epidemiológica sobre riesgos.

También los autores admiten que, aunque por un lado sobre estiman la exposición a las antenas GSM, no tienen en cuenta la exposición individual a otras fuentes de radiofrecuencia, especialmente los propios teléfonos móviles de los individuos y el Wi-Fi. Esta es una limitación importante, porque es probable que haya gran variabilidad en la exposición, y no tenemos forma de saber si se ha distribuido aleatoriamente entre los grupos de casos estudiados.

Los autores son prudentes a la hora de hablar de causalidad, y hacen bien en ser cautos. Admiten que este tipo de estudios en los que los factores de confusión pueden ser muy variados son más útiles para generar hipótesis que para dar una respuesta definitiva sobre la asociación. Sin embargo, la evidencia encontrada en algunos estudios sobre exposición a campos electromagnéticos de baja frecuencia, el patrón de respuesta a la dosis, y la tendencia en el incremento de riesgo son factores importantes a considerar para llegar a una de las conclusiones que comentan los autores, y es que en personas con susceptibilidad, los campos electromagnéticos en la banda usada para las comunicaciones inalámbricas podrían estimular la neurodegeneración.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Luna, J. (2019). Residential exposure to ultra high frequency electromagnetic fields emitted by Global System for Mobile (GSM) antennas and amyotrophic lateral sclerosis incidence: A geo-epidemiological population-based study. Environmental Research, doi: 10.1016/j.envres.2019.108525

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2017) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 5.026 Q1 ENVIRONMENTAL SCIENCES
Scimago (SJR) 1.567 Q1 ENVIRONMENTAL SCIENCES (MISCELLANEOUS)

*Es simplemente un indicador aproximado de la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#425). GARRAPATAS ATRAÍDAS POR LA RADIACIÓN DE LOS MÓVILES

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Experimental and Applied Acarology,  los autores estudian el comportamiento de una variedad de garrapatas ante la exposición a radiofrecuencia.

Los  investigadores comienzan repasando múltiples evidencias publicadas acerca de los efectos notables de los campos electromagnéticos no ionizantes sobre vertebrados, invertebrados, plantas y bacterias. Así, por ejemplo,  se ha mostrado que este tipo de radiación puede perturbar la capacidad de orientación de los animales.

Dado que las garrapatas son un vector de una amplia gama de patógenos, tanto para animales como para humanos,  el  objetivo de esta investigación es analizar su reacción ante su exposición a diferentes frecuencias.

Metodología

Los autores emplearon 806 garrapatas adultas D. reticulatus, a las que dispusieron para ser analizadas en un tubo apantallado, que es un dispositivo con estructura plástica de polietileno en el que la mitad está apantallado con  un revestimiento de cobre de 1 mm de espesor. De este modo, hay dos compartimentos, uno en el que la radiación incidente es recibida, y el otro en el que esa radiación se apantalla.

Plantearon dos frecuencias diferentes, 900 MHz y 5000 MHz, que concuerdan con una de las frecuencias de la telefonía móvil y una de las frecuencias del Wi-Fi. Para el primer caso, la densidad de potencia en el lado sin apantallar era de 1.05 mW/m2 y en el apantallado era de 0.493 nW/m2, y para el segundo caso era de 1.05 mW/m2 y en el apantallado era de 75.85 μW/m2, respectivamente.

Los experimentos fueron realizados en una cámara anecoica para evitar la perturbación de campos electromagnéticos externos, y en completa oscuridad, parar evitar la posible influencia de la luz (que obviamente también es una radiación electromagnética).

Se crearon entonces 2 grupos experimentales y uno de control, con una distribución aleatoria respectiva de las garrapatas de 290, 300 y 220.

Resultados e implicaciones

Los resultados mostraron que existe un efecto significativo de la exposición a la frecuencia de 900 MHz sobre el movimiemto de las garrapatas hacia la zona irradiada, algo que no ocurre para la frecuencia de 5000 MHz.

Los autores advierten sobre las posibles consecuencias epidemiológicas de sus resultados; en entornos naturales con crecientes inmisiones de radiofrecuencia puede haber un incremento de riesgo  de manifestación de garrapatas, con el consiguiente efecto potencial sobre la transmisión de enfermedades.

Limitaciones/Comentarios

Es evidente que el estudio necesita ser replicado para darle robustez. No obstante, no es en absoluto el primer estudio que muestra un cambio en el comportamiento de invertebrados ante las emisiones de radiación no ionizante.

Es importante señalar que la densidad de potencia que han empleado los autores está 3 órdenes de magnitud por debajo de los límites legales en España, por ejemplo, es decir, son 4500 veces menores del máximo permitido.

Tal vez los autores deberían haber analizado de nuevo los datos empleando un modelo logit fraccional o una regresión beta, dada las características de la variable dependiente (un ratio entre 0 y 1).

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Vargová, B. (2018). Electromagnetic radiation and behavioural response of ticks: an experimental test. Experimental and Applied Acarology, 75 (1), 85-95.

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2017) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 1.929 Q2
Scimago (SJR) 0.685 Q2 ECOLOGY

*Es simplemente un indicador aproximado de la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#423). DAÑO INDUCIDO EN EL ADN POR LAS ONDAS DE TELEFONÍA MÓVIL

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Mutation Research-Reviews in Mutation Research,  el autor revisa las evidencias existentes sobre el daño genético que causa la exposición a campos electromagnéticos producidos por la telefonía móvil y otros tipos de campos electromagnéticos artificales.

Presenta algunos de los resultados de los estudios realizado por su equipo entre 2006 y 2016 acerca de la fragmentación del ADN inducida por campos eletromagnéticos de diferente origen en la ovogénesis de moscas de la fruta. Esos efectos sobre el ADN no sólo repercuten sobre la reducción en las células sexuales, sino que producen mutaciones que se transfieren a futuras generaciones.

El autor concluye que los campos electromangéticos en el rango de las microondas, como los generados por la telefonía móvil, son los más biológicamente activos, ya que se combinan con ondas de baja frecuencia que actúan como moduladores de la señal.

Recordemos que las señales como el Wi-Fi o las ondas de telefonía móvil están polarizadas, y se transmiten con pulsos (no son ondas continuas). Esto las diferencia de las fuentes de luz natural. Están además, como hemos dicho, moduladas por ondas de baja frecuencia, y tienen una amplia variación en la intensidad. De este modo, las exposiciones reales son muy diferentes a las realizadas con simulaciones, donde los parámetros de las señales están más controlados.

Los resultados presentados por el autor son producidos por radiación no ionizante, y esto es importante remarcarlo, porque se muestra que el daño genético es posible sin necesidad de ionizar diretamente. El principal mecanismo propuesto para ese efecto sería el estrés oxidativo, donde la disrupción de los canales iónicos es postulada como la causa. Una pequeña variación de 30 mV en el potencial de membrana puede llevar a la despolarización y a la apertura de los canales iónicos. Y este mecanismo de acción puede perturbar el equilibrio celular.

El autor también destaca que la exposiciones en el mundo real tienen una variabilidad que puede llegar al 100% de la intensidad media, dependiendo de condiciones que son imposibles de controlar (cambios en el patrón de la conversación, localización con respecto a la antena, conductividad atmosférica, etc.). Esto explicaría que se haya encontrado un mayor porcentaje de resultados significativos (daño biológico) en estudios realizados en condiciones realistas (95.8%) con respeto a estudios de simulación (aproximadamente 50%). No obstante, incluso combinando ambos tipos de diseños la relación es favorable al daño biológico en una relación de 60/40.

El autor concluye abogando por un uso más prudente de este tipo de tecnología, así como una reducción de los límites de exposición legales.

Comentarios

Simplemente recomiendo consultar la extensa bibliografía que provee el autor para valorar la evidencia empírica existente.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Panagopoulos, D. J. (2019). Comparing DNA damage induced by mobile telephony and other types of man-made electromagnetic fields. Mutation Researh-Reviews in Mutation Researh, doi: 10.1016/j.mrrev.2019.03.003

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2017) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 5.205 Q1
Scimago (SJR) 2.078 Q1 GENETICS

*Es simplemente un indicador aproximado de la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#415). LA RADIACIÓN EMITIDA POR LOS MÓVILES EXCEDE LOS LÍMITES LEGALES

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en IEEE Access el autor comenta algunos de los resultados del caso Phonegate, es decir, del descubrimiento de que la radiación emitida por un gran número de teléfonos móviles excede los niveles recomendados por las legislaciones de diversos países.

Como hemos comentado en otras ocasiones en este blog, las guías de seguridad sobre exposición a microondas están regidas principalmente por las propuestas de dos comités: En los Estados Unidos por el IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers), y en otros países (entre ellos España), por el ICNIRP (International Committee for nonionizing radiation protection).

Ambos estándares no son homogéneos. De hecho, el IEEE propone una tasa de absorción específica máxima (SAR) de 1.6 W/kg por 1g de tejido, mientras que el ICNIRP prescribe un máximo de 2.0 W/kg por cada 10 g de tejido. Como indica el autor, esta diferencia metodológica de considerar 1 g frente a 10 g de tejido hace que los estándares de la ICNIRP permitan aproximadamente una radiación con una intensidad entre 2.5 y 3 veces mayor que el equivalente del IEEE.

Esas recomendciones son para todas las partes del cuerpo excepto para las extremidades, donde se permite un máximo de 4 W/kg. Sin embargo, la industria lo que está haciendo es recomendar que se emplee el móvil entre 5 y 25 mm alejado del cuerpo para cumplir los estándares.

Esto lleva a dos cuestiones importantes: (1) qué usuario de teléfonos móviles lee o hace caso de esas recomendaciones; (2) en qué medida es realista esa distancia de seguridad en relación al uso común del dispositivo.

Phonegate

El autor reproduce algunos de los resultados del estudio llevado a cabo por la Agencia Nacional de Francia (ANFR) en 2017, sobre el SAR de 450 dispositivos móviles. Al margen de comprobar que se cumplen las especificaciones de los fabricantes (el SAR a la distancia recomendada), la ANFR también midió a distancias de 5 mm y 0 mm del cuerpo, mucho más congruentes con el empleo común de los móviles. La Agencia francesa empleó la misma metodología que el ICNIRP, es decir, medir el SAR en 10 g de tejido.

En la primera tabla se muestran los valores de SAR del fabricante comparados con los de la evaluación a 5 mm, y el porcentaje de absorción que está por encima (o por debajo) de los límites legales para cuerpo y extremidades.


Fabricante Modelo SAR Distancia (mm) SAR (5mm) ICRNP cuerpo (%) ICRNP extremidades (%)
POLAROID PRO 881A 1.05 15
HTC ONE SV .366 15
BLACKBERRY Z 10 .934 15
MOTOROLA MOTOLUXE .254 25
ORANGE NEVA 80 (ZTE BLADE V770) 1.39 15
HUAWEI P9 (EVA-L09) 1.32 15
MOTOROLA RAZAR I .507 25
SONY XPERIA S CITYZY LT26i .748 15
APPLE iPHONE 5 .825 10
SAMSUNG GALAXY S 5 SM-G900 F .545 15
ECHO NOTE 1.35 5
APPLE iPHONE 5C 1.11 5
SAMSUNG GALAXY J7 (SM-J710FN) 1.29 5

En la segunda tabla se muestran los valores de SAR del fabricante comparados con los de la evaluación a 0 mm,  e igualmente el porcentaje de absorción que está por encima (o por debajo) de los límites legales para cuerpo y extremidades.


Fabricante Modelo SAR Distancia (mm) SAR (0 mm) ICRNP cuerpo (%) ICRNP extremidades (%)
POLAROID PRO 881A 1.05 15 .86
HTC ONE SV .366 15 .8
BLACKBERRY Z 10 .934 15 .7
MOTOROLA MOTOLUXE .254 25 .47
ORANGE NEVA 80 (ZTE BLADE V770) 1.39 15 .45
HUAWEI P9 (EVA-L09) 1.32 15 .4
MOTOROLA RAZAR I .507 25 .38
SONY XPERIA S CITYZY LT26i .748 15 .36
APPLE iPHONE 5 .825 10 .33
SAMSUNG GALAXY S 5 SM-G900 F .545 15 -.11
ECHO NOTE 1.35 5 .04
APPLE iPHONE 5C 1.11 5 -.22
SAMSUNG GALAXY J7 (SM-J710FN) 1.29 5 -.11

Comentarios

Los resultados son bastante claros; varios de los dispositivos analizados sobrepasan los límites legales para la exposición del cuerpo a 5 mm, y todos lo hacen (algunos de ellos en más de un 200%) cuando el móvil está a 0 mm. No sólo hay que considerar estos hechos para tomar las decisiones legislativas pertinentes, sino también para valorar en qué medida futuros contenciosos judiciales de enfermos que demanden a estas empresas pueden verse condicionados.

Es cierto que el SAR para las extremidades no se sobrepasa a 5 mm, pero sí a 0 mm, que es precisamente lo que ocurre cuando tenemos el móvil en la mano. Además, como indica el autor, al trasladar estos resultados al método de 1 g de tejido empleado por el IEEE, habría que usar un factor multiplicador de 2.5 a 3, lo que haría que no cumpliesen en absoluto los límites propuestos en países como, por ejemplo, Estados Unidos.

Por tanto, no sólo hay que preocuparse por las posibles consecuencias de la exposición prolongada a microondas (efectos no térmicos), sino también porque, en numerosos casos, los dispositivos no cumplen ni siquiera con los niveles recomendados para evitar efectos térmicos.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Gandhi, O. P. (2019). Microwave Emissions From Cell Phones Exceed Safety Limits in Europe and the US When Touching the Body. IEEE Access, doi:10.1109/ACCESS.2019.2906017

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2017) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 3.557 Q1 ENGINEERING
Scimago (SJR) 0.548 Q1 ENGINEERING (MISCELLANEOUS)

*Es simplemente un indicador aproximado de la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#414). ASOCIACIÓN NO SIGNIFICATIVA ENTRE EL CÁNCER DE TIROIDES Y LA EXPOSICIÓN A MÓVILES

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en Annals of Epidemiology, los autores realizan un estudio caso-control sobrel a asociación entre el uso del teléfono móvil y el riesgo de cáncer de tiroides.

Como indican los autores, el cáncer de tiroides es el que más rápido crece en los Estados Unidos; su incidencia se ha triplicado desde los años 80, de 4.3 casos por 100000 habitantes a 15 casos por 100000 habitantes en el periodo 1980-2014.

Aunque se estima que es probable que ese sobre crecimiento se haya debido en parte al incremento del sobre diagnóstico, también se sospecha que factores del entorno y del estilo de vida sean también causas probables. No obstante, la radiación ionizante es el único factor del entorno que se relaciona consistentemente con el cáncer de tiroides, con especial mención a las radiografías y los TACs antes de la edad adulta.

Dado que la glándula tiroides es el órgano más radiosensible en el cuerpo humano, y está muy cercano a las zonas de mayor exposición de la radiación de los teléfonos móviles, los autores se plantean si existe una asociación entre ambas variables, pese a que la radiación de microondas es no ionizante. Además, el SAR del tiroides es mayor que el de la mayoría de los órganos, lo que de nuevo refuerza la idea de la necesidad de estudiar este posible vínculo.

Metodología

El estudio incluyó 462 casos confirmados de cáncer de tiroides, diagnosticados entre 2010 y 2011 en Connecticut, y 498 controles alteatoriamente seleccionados. Todos los participantes tenían entre 21 y 84 años.

Como es habitual en este tipo de diseño metodológico, los participantes fueron entrevistados personalmente para recoger información sobre sus estilos de vida, demografía, trabajo, dieta, y por supuesto sobre el uso del teléfono móvil. Es importante destacar que el uso de los teléfonos inalámbricos no se tuvo en cuenta.

Resultados e implicaciones

La siguiente tabla muestras los resultados principales. Como puede apreciarse, no se encontró ningún incremento de riesgo significativo ni para la muestra total, ni cuando se desagregó en hombres y mujeres, una vez realizado el control estadístico pertinente de las covariables.

Sin embargo, en algunas variables relativas al uso del móvil se observó una tendencia al incremento de riesgo que hay que considerar,sobre todo en cuanto a las horas acumuladas y al uso diario y anual.

Tampoco hubo asociaciones significativas cuando se realizó ese mismo análisis por tipo de tipo histológico.

Limitaciones/Comentarios

Al margen de la no consideración de la exposición a teléfonos inalámbricos, lo cual es una limitación relevante, los autores reconocen que la mayoría de los participantes no empezaron a usar teléfonos móviles hasta los 21 años, por lo que esa exposición podría haber ocurrido tarde en términos de la ventana temporal que se maneja sobre la sensibilidad a radiaciones (ionizantes) en edades no adultas.

Las limitaciones relacionadas con el nivel de recuerdo de las variables medidas y la no consideración del tipo de marca de teléfono empleada (lo que varía la radiación) son también destacables. Además, la penetración de los smart phones en el periodo en el que el estudio fue realizado (2010-11) era mínima comparada con lo que sucede en la actualidad.

Los autores sugieren que, pese a los resultados no significativos, hay suficiente peso estadístico para justificar futuros estudios y no descartar el riesgo de asociación. Ese patrón de incremento de riesgo mostrado en algunos de sus análisis podría resultado significativo con unas decenas más de casos muestreados.

En cualquier caso, los resultados de este estudio hay que tenerlos en cuenta para realizar valoraciones globales sobre los riesgos de la radiación por microondas.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Luo, J. et al. (2019). Cell phone use and risk of thyroid cancer: a population-based case-control study in Connecticut. Annals of Epidemiology , 29, 39-45.

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2017) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR) 2.804 Q2 PUBLIC, ENVIRONMENTAL & OCCUPATIONAL HEALTH
Scimago (SJR) 1.553 Q2 EPIDEMIOLOGY

*Es simplemente un indicador aproximado de la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados




(#406). POSIBLE ATAQUE CON MICROONDAS TAMBIÉN EN CHINA

[MONOTEMA] URSS, Cuba, y ahora China. Al histórico “ataque” con microondas a la embajada de Estados Unidos Moscú durante la guerra fría, y el posterior (y todavía sin resolver) caso de la embajada en La Habana en 2016, se une una nueva historia, esta vez en China y en 2017, protagonizada otra vez por diplomáticos estadounidenses, y con exactamente el mismo cariz.

El programa “60 minutos” de la cadena CBS ha publicado esta semana, a través de Scott Pelley, una serie de entrevistas a afectados por lo que ellos creen que puede ser algún tipo de arma que se dirige hacia sus casas, empleando un flujo de energía que les hace tener unos síntomas que ya (tristemente) nos suenan: irritabilidad en la piel, pérdida de memoria, desorientación, dolores de cabeza, mareos, zumbidos en los oídos, pérdida de audición, cansancio, e incluso sangrados nasales.

Son síntomas asociados a conmociones, como se ha demostrado tras el estudio a 21 trabajadores de La Habana, pero que también están apareciendo en trabajadores en China. Y son síntomas asociados a la electrohipersensibilidad.

Mark Lenzi y Catherine Werner

Mark y Catherine son dos empleados gubernamentales que desempeñan distintas tareas en Guangzhou; él, técnico en dispositivos electrónicos que trabaja en temas de seguridad para el Departamento de Estado, y ella, promotora de negocios para el Departamento Comercial. Ambos viven en el mismo edificio, Catherine un piso por encima de Mark.

Los dos reportan los mismos síntomas, al igual que sus familiares. La esposa de Mark y la madre de Catherine (que tuvo que viajar de Estados Unidos a China para ayudarla por sus continuas indisposiciones) también los sufrieron. Incluso los perros de esta última aparentemente se vieron afectados.

Para Mark no hay duda, es un arma de microondas empleada deliberadamente con el objetivo de hacerles enfermar.

El Departamento de Estado lo niega

Ambos trabajadores se quejan de que el gobierno americano no está haciendo todo lo que debería para esclarecer este hecho y para ayudarles. Aluden que la razón subyacente es que no quieren perjudicar las relaciones comerciales con China.

Lo cierto es que, según el reportaje, Mark Lenzi está, junto a otros 39 trabajadores en China, siendo sometido a diferentes pruebas neurológicas por investigadores de la Universidad de Pennsylvania.

Sin embargo, el Departamento de Estado ha negado que los síntomas de Lenzi estén asociados a los que sufrieron los empleados en La Habana. La senadora Jeanne Shaheen ha pedido al Departamento de Estado que vuelva a examinar los casos reportados en China, y que los trate de manera similar a los acontecidos en La Habana.

¿Histeria colectiva?

Es una de las hipótesis que siempre se barajan en este tipo de casos. Sin embargo, los resultados obtenidos en el estudio de los afectados en La Habana contradicen esta idea.

Los diversos testimonios que ahora conocemos por parte de los trabajadores gubernamentales en China pueden indicar que estamos ante un caso prácticamente idéntico al de Cuba. Según la doctora Teena Shetty, la neuróloga que está tratando a Mark Lenzi, sus síntomas son iguales a los que reportaban sus compañeros en La Habana. Tras examinar a Catherine Werner, los investigadores de la Universidad de Pennsylvania sí que encontraron las mismas lesiones que en el estudio realizado a los afectados en Cuba.

Aunque otros casos están siendo negados por parte del Departamento de Estado, Werner es un caso confirmado que concuerda con lo acontecido en La Habana.

Armas de microondas

El reportaje también recuerda que las armas de microondas no son ciencia ficción, ni pertenecen a teorías conspiranoicas sin base alguna.

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA), en este documento que adjuntamos debajo, en 2014 admitió que el servicio de inteligencia había detectado en un país hostil para Estados Unidos (no dice cuál), un arma de microondas de alta potencia que tenía la capacidad de debilitar, intimidar o matar a un enemigo sin dejar aprarentemente ningún rastro. Este arma es capaz de causar numerosos efectos físicos, incluyendo daño al sistema nervioso.

Este documento se publicaba en respuesta a la reclamación de Michael Beck, un antiguo trabajador de la NSA aquejado de Parkinson, y que liga el desarrollo de su enfermedad a su estancia en ese país y los supuestos ataques que sufrió. Aunque, como dice el documento, la NSA no pueda asegurar que Beck recibiera esos ataques en el momento temporal en el que estuvo en ese país, la aceptación de que desde 2012 esa nación dispone de ese arma de microondas es ciertamente relevante para todo el campo de investigación en bioelectromagnetismo. Muy importante.

Conclusión

Una vez más, tenemos ante nuestros ojos nuevos indicios y pruebas fisiológicas de los efectos dañinos de la radiación no ionizante. Es evidente que, dado el secretismo que caracteriza a este tipo de casos, nos movemos siempre con prudencia entre la escasa información pública. Pero los testimonios, los exámenes médicos, y las revelaciones que puntualmente sacan a la luz los servicios de seguridad e inteligencia estadounidenses dibujan un escenario congruente con la evidencia científica publicada desde hace más de 50 años.

Todos los posts relacionados




(#404). EFECTOS NO TÉRMICOS DE LAS MICROONDAS

[REVISIÓN DE ARTÍCULO] En este artículo publicado en el  International Journal of Innovative Research in Engineering & Management, uno de los investigadores más importantes en el campo del bioelectromagnetismo, Martin L. Pall, vuelve a justificar el porqué de la necesidad de tomar precauciones con la radiación no ionizante.

En la primera parte del artículo, Pall hace referencia a la amplia evidencia que ya existía sobre los efectos no térmicos de la radiación no ionizante durante las décadas de los 70, 80 e incluso 90, justo antes de que se masificara el uso de la telefonía inalámbrica y, por supuesto, del resto de dispositivos que vendrían después. Estos 4 trabajos realizados para diferentes organizaciones gubernamentales, y que citamos a continuación, resumieron los resultados de miles de estudios.

  • Naval Medical Research Institute Research Report, June 1971. Bibliography of Reported Biological Phenomena (“Effects”) and Clinical Manifestations Attributed to Microwave and RadioFrequency Radiation. Report No. 2 Revised.
  • Tolgskaya, M. S., Gordon, Z. V. 1973. Pathological Effects of Radio Waves, Translated from Russian by B Haigh. Consultants Bureau, New York/London, 146 pages
  • Raines, J. K. 1981. Electromagnetic Field Interactions with the Human Body: Observed Effects and Theories. Greenbelt, Maryland: National Aeronautics and Space Administration 1981; 116 p.
  • Bolen, S. M. 1994 Radiofrequency/Microwave Radiation Biological Effects and safety standards: a review. AD-A282 886, Rome Laboratory, U.S. Air Force Material Command, Griffiss Air Force Base, New York.

Los informes anteriores, muestran efectos sobre el sistema nervioso, endocrino, reproductor y cardiovascular, citando evidencias tanto en experimentos en animales como en humanos.

Si ya en la década de los 90 había una evidencia acumulada de ese calibre, parece incongruente que la ICNIRP propusiera entonces unos estándares donde únicamente contaban los efectos térmicos. Pall vuelve a recordarnos que, aunque decenas de científicos han mostrado su perplejidad ante este hecho, y que se han continuado publicando múltiples estudios que seguían apoyando la necesidad de precaución, esos estándares continúan más  de 20 años después, dejando desprotegidos a la población.

Cuatro factores que caracterizan los efectos biológicos

Pall recoge de nuevo cuatro características particulares de la interacción de la radiación no ionizante con los tejidos, que hacen que sus efectos sean difíciles de dilucidar.

  1. Radiación pulsante: Los pulsos de ondas son biológicamente más activos que las ondas no pulsantes. La literatura sobre los efectos terapéuticos de las microondas así lo atestigua de manera sólida con alrededor de 4000 estudios al respecto. Los dispositivos inalámbricos se comunican con pulsos de ondas de diferente nivel de complejidad, lo que dificulta su análisis sobre los seres humanos.
  2. El patrón de respuesta a la dosis es no lineal, con evidencia de que pueden suceder ciertas “ventanas” en la intensidad de la exposición donde el efecto negativo se maximiza. Obviamente, esto es un desafío para obtener conclusiones y recomendaciones claras con respecto a las dosis perjudiciales.
  3. Los efectos no son iguales a diferentes frecuencias, por lo que esa interacción entre frecuencias, pulsos e intensidades multiplica las posibilidades de producir efectos, siendo complejo el estudio de todas las combinaciones.
  4. Los campos electromagnéticos artificiales están linear o circularmente polarizados, mientras que la mayoría de los naturales poseen una débil polarización o simplemente no están polarizados. Los campos polarizados producen mayores fuerzas sobre las partículas cargadas, lo que es clave en la explicación de los efectos biológicos, tal y como indica Pall.

Los mecanismos causales

Una de las más importantes aportaciones de Pall en su carrera como investigador en bioelectromagnetismo es la propuesta del mecanismo de perturbación de los canales iónicos del calcio, esas puertas de entrada en las membranas de las células que regulan el equilibrio iónico.

Y esos efectos se han confirmado al emplear fármacos que bloqueaban la activación de esos canales. Cuando eso sucedía, los efectos de la exposición a microondas se aminoraban o desaparecían. Esos canales iónicos tienen unos sensores de voltaje que detectan cambios eléctricos que pueden hacer que las puertas se abran. Esos sensosres, además, son extremadamente sensibles incluso a bajas intensidades de esos campos artificiales.

Si esos canales se abren de forma “descontrolada” se puede producir un incremento excesivo de los iones de calcio dentro de la célula lo que, entre otros efectos, puede producir un aumento del óxido nítrico, el cual a su vez puede contribuir a la producción de radicales libres y aumentar el estrés oxidativo, y a partir de ahí manifestarse diferentes patologías.

Conclusión

Martin L. Pall muestra la complejidad del análisis de los efectos de la exposición a radiación no ionizante, donde existe una relación no lineal de respuesta a la dosis (quizá de hormesis) e interactúan carácterísticas física de esas ondas, como la frecuencia, amplitud y pulso.

No obstante, los efectos no térmicos a intensidades por debajo de las que marcan las guías de la ICNIRP se han mostrado en múltiples estudios publicados en la literatura (ya evidentes en los años 70 del siglo XX). Queda, por tanto, avanzar más en los mecanismos causales, habitualmente esquivos en esta disciplina, pero que, según Pall, tienen mucho que ver con la perturbación de los canales iónicos del calcio.

LEE EL ARTÍCULO ORIGINAL AQUÍ:

Pall, M. (2015). How to Approach the Challenge of Minimizing Non-Thermal Health Effects of Microwave Radiation from Electrical Devices. International Journal of Innovative Research in Engineering & Management , 2 (5).

Indicadores de calidad de la revista*

Impact Factor (2017) Cuartil Categoría
Thomson-Reuters (JCR)
Scimago (SJR)

*Es simplemente un indicador aproximado de la calidad de la publicación

Todos los posts relacionados